miércoles, 30 de diciembre de 2009

Feliz año nuevo

Año 2010: un año 10. 10 deseos:


Porque el año que viene sea un año valiente, y nosotros más.

Porque el año que viene tengamos salud.

Porque si tenemos salud tendremos ganas de echar a andar.

Porque si tenemos salud podremos abrazar con fuerza a los demás.

Porque si tenemos salud tendremos ilusión por las pequeñas cosas.

Porque si tenemos salud tendremos ganas de salir, de entrar, de conocer nuevos lugares.

Porque si tenemos salud podremos sonreír, para luego reír a carcajadas.

Porque entonces, tendremos sueños y pelearemos por ellos.

Porque el año que viene seamos felices.

Porque sigais ahí,

Aquí.



¡Feliz año nuevo!



martes, 29 de diciembre de 2009

Un cuento infantil recitado por Ana Nieto


Hoy os voy a presentar a otra amiga artista que tengo.

Se llama Ana Nieto. Y fuímos compañeras de grupo de teatro en los tiempos del instituto. De ayer es la fecha.

Bueno, pues hoy me ha hecho un regalo. Uno, que me ha gustado mucho. Un cuento. Un cuento infantil recitado por ella.

Me dice que hay que escucharlo con "oídos de niña". De niña muy pequeña...

Qué sorpresa recibir su correo con ese regalo. Y qué bien recita... Me dejado ahí con la sonrisa pegada a la cara durante todo el cuento. Teneis que escucharla.

Pero claro intentar hacerlo, con los oídos y el corazón que teníais a los cuatro o cinco años, más o menos volviendo atrás unos cuaaaaantos años...

A ver qué os parece.

http://desdetierrasminusculas.blogspot.com/2009/12/la-reina-de-los-besos-de-kristien.html

lunes, 28 de diciembre de 2009

"Madrileños. Un álbum colectivo". Una exposición. Una frase



"No hay ni una sola fotografía que no sea en sí misma un viaje,
del pasado hacia nosotros, de nosotros al pasado"


Cuando la leí, me gustó mucho esta frase. Es cierto. Hay mil y una historias detrás de cada fotografía. Hay también como dice la frase dos viajes, uno hacia el pasado y otro hacía el hoy. Además de todos los cortos viajes que te das cuenta que surgieron, si piensas unos momentos, durante todo ese trayecto.

Las fotografías y los viajes, dos de mis aficiones.

La frase la leí en un panel de la exposición en la que estuve el sábado.



“MADRILEÑOS. UN ÁLBUM COLECTIVO”.
SALA DE EXPOSICIONES CANAL DE ISABEL II, MADRID.


"El Archivo Fotográfico de la Comunidad de Madrid comenzó en abril de 2007 a través de un llamamiento a los ciudadanos de la Comunidad para que aportasen sus fotografías personales y familiares, desde la creación de la fotografía en 1839, hasta el año 2000, con el objetivo de reunir y dar a conocer las imágenes que los madrileños guardan en sus álbumes familiares y que constituyen la guía sentimental de nuestra existencia. Una cámara digital conectada a un ordenador ha sido el medio necesario para obtener estas reproducciones que, además, han sido descritas por los mismos protagonistas de esas imágenes a veces de manera anónima, otras con nombre y apellidos."


Me gustó mucho esta exposición. Muy curiosa. Las fotos estaban ordenadas por temas: Familia, fiesta, retratos, gente... Y según ibas subiendo por la escalera las ibas encontrado.


Todas ellas, junto a su información correspondiente, pueden ser vistas en www.madrid.org/archivofotografico.


La sala de exposiciones del Canal que está en la calle Santa Engracia 125, es un lugar digno de ver. Yo ya había estado en otra ocasión, pero me gustó volver. Dentro de los espaciosos jardines con los que cuenta en pleno centro de Madrid el Canal de Isabel II, se ha habilitado uno de los deposítos antiguos del agua, para dedicarlo a esposiciones. Por dentro en circular vas ascendiendo por las escaleras metálicas a los estrechos pasillos de las plantas superiores. En la Plaza Castilla también hay otro de estos antiguos depósitos pero me parece más pequeño.


En este caso, en el centro de la sala pueden verse unas tiras enormes que caen desde la parte superior, a modo de negativos de película fotográfica, donde se leen los nombres de todos los participantes en el proyecto del Archivo Fotográfico de la Comunidad de Madrid. También en el hueco de la escalera se presentan los dos audiovisuales con unas 1.000 imágenes.


"Las tres plantas superiores contienen cada una dos temas presentados al inicio. RECUERDO trata imágenes de nuestra historia, de las costumbres y modas del pasado siglo en nuestra comunidad; FAMILIA se plantea como una sección donde reconocernos en los tipos, las modas, y la evolución de una sociedad; FIESTA representa el rito, el ocio, y las fiestas populares que nos acompañan generalmente en verano por toda la sierra; RETRATO nos muestra la evolución del género fotográfico, desde los retratos caseros a los de estudio, los modelos, las posturas y la evolución de la sociedad a través de los mismos.Por último, LUGAR nos cuenta el cambio de las ciudades y pueblos como la Plaza Mayor, o el Acueducto de Segovia; y GENTE pone en relación diferentes grupos de persona como el de reinas del baile, quintos en fiestas, etc."


A mí me gustó mucho. Las fotos de cómo eran la Plaza Mayor, Cibeles, el Manzanares o el Paseo de Recoletos son muy interesantes. Es una exposición entretenida y curiosa.


"El comisario de la muestra es Chema Conesa (Murcia, 1952). Periodista, fotógrafo y editor gráfico, Conesa ha sido jefe de Fotografía en el semanario El Globo, editor gráfico en El País Semanal, y actualmente es subdirector de Fotografía del Magazine de El Mundo. Dirige la colección de monografías de fotógrafos españoles PHotoBolsillo, y es asesor de la Fundación World Press Photo. Como comisario ha realizado diversas exposiciones, como Contactos, de Ramon Masats, y Lusofonías. Pisadas sonánmbulas, de Navia.


Con motivo de la exposición se ha realizado un catálogo con textos del comisario Chema Conesa y del escritor Andrés Trapiello."

La exposición Madrileños. Un álbum colectivo estará abierta al público de martes a sábado, de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.30 horas, y el 24, 31 diciembre, domingos y festivos, de 11.00 14.00. Los días 25 diciembre, 1 y 6 de enero y los lunes permanecerá cerrada. Asimismo, se realizan visitas guiadas gratuitas los sábados a las 12:00, 13:00, 18:00 y 19:00 horas, y los domingos a las 12:00 y 13:00 horas.

martes, 22 de diciembre de 2009

Feliz Navidad a todos


Si ya suena la musiquita familiar y cansina de la lotería ya sí que no hay vuelta atrás.

Ya llegó, ya estamos en Navidades. Y otra vez, que no nos tocó...

Pero a mí, me gustan estos días. Son fiestas para pasar buenos ratos con la familia y con los amigos, son fiestas para hacer y recibir regalos.

Aunque también es cierto que si me descuido me puede secuestrar la melancolía.

Antes de que eso ocurra, antes de que me dé por hacer balance de las cosas, los proyectos, los sueños que se me han cumplido o no en este año que está a punto de terminar, y empiece a engordar la lista del que viene; antes de que el torbellino de celebraciones que ya ha empezado me engulla, o me rapten los ogros de los centros comerciales, os quería desear desde aquí felices fiestas.

A todos.

A los que habéis decidido seguirme, para quienes no tengo gracias suficientes. A los que me dejáis comentarios a pesar de la vergüenza y la prisa. A los que me decís que me leeis pero no me dejáis rastro de vuestro paso. Y a los que ni tan siquiera me lo decís. A todos. A los que decidais, quién sabe, más adelante dejarme. Y a los que algún día, quién sabe, no están hoy pero estarán. Muchas gracias por estos seis meses y por los que vengan.

Os deseo desde aquí feliz Navidad. Felices Fiestas. Ojalá tengais muchos ratos alegres, o tranquilos, de lecturas y letras.

Y si llaman a vuestra puerta, como a la de Mafalda, al menos mirad por la mirilla, no vaya a ser que sea la felicidad...

Un abrazo,
Rocío


lunes, 21 de diciembre de 2009

Un relato de navidad de Rocío Díaz



21 de diciembre de 2009.
Otra vez ya es navidad, y en Madrid hoy nos hemos despertado con una gran capa blanca y espesa tapizándolo todo… Sí. Ha nevado mucho esta noche.

Es Navidad y parece navidad.

En estos días blancos y fríos, los ojos te piden luces y colores, te piden ventanas iluminadas con las cortinas entreabiertas, dejándote ver grupos de personas conversando y sonriendo. En estos días las manos te piden tazas de humeante café o espeso chocolate que caliente la piel. En estos días los oídos piden en voz baja historias y relatos que nos arropen por dentro.

Decimos en mi tertulia que escribimos por necesidad, por placer, quizás en definitiva para que nos quieran. Quizás. Pero yo creo que también es muy cierto que sabemos que nos quieren porque nos cuentan cuentos.

¿Me dejáis que os cuente uno de los míos?

Se titula “Cierra los ojos y dime que ves…” y fue premiado en el IX Certamen de Relatos Breves de Navidad de Navalmoral de la Mata convocado por Radio Navalmoral-COPE de Navalmoral de la Mata (Cáceres). 2008.

Espero que os guste.

Felices días blancos.




Cierra los ojos y dime que ves

- “Cierra los ojos y dime que ves”
- “Veo el mar y los Reyes Magos”

Ella no se toma tiempo para contestar, sino que nada más apretar sus párpados deja escapar la respuesta doble e inmediata. La musita con la certeza que dan los recuerdos, y nada más hacerlo vuelve a abrir los ojos y la corona con la sonrisa y el brillo en las pupilas del que se acuna a salvo en ellos.


Es por ella doctor, ya que me pregunta le respondo, es por estar con ella por lo que no me importa llegar a la consulta mucho antes de una hora sobre mi cita. Me gusta sentarme a su lado ¿sabe? Porque hacerlo es vencerle en un pulso al tiempo, es vivir más despacio. Pero bastante nos escucha ya ¿no? De verdad que no quiero entretenerle, hace usted una labor demasiado importante con nuestros males, como para estar escuchando también la vida y milagros de todos los pacientes. Pero no hombre, si no es que no quiera contárselo. No me importa hacerlo, pero... sería hacerle perder el tiempo... y el de usted sí que es precioso, sí que es valioso de verdad. Bueno, yo, por usted. Si insiste, claro que se lo cuento. Al fin y al cabo es Navidad ¿verdad?, y éste bien podría ser un cuento de navidad.


La vi por primera vez en los pasillos del hospital. Casi tropecé con ella, acurrucada en un oscuro rincón de las escaleras, escondiendo la cabeza entre sus piernas dobladas, balanceándose ajena al mundo. Al principio, acelerada porque era la hora de mi consulta, ni me planteé pararme. Y mi atención para con ella duró lo que duran dos pasos atropellados, intentando no tropezar con aquel bulto, más una fugaz ojeada a mi reloj, antes de volver a recuperar el equilibrio y echar a andar.

Pero a la vuelta, aún seguía allí.

Al principio dudé en pararme, en los hospitales no hay demasiadas alegrías esperando en sus rincones, y lo último que necesitaba mi complicada existencia era una loca, una vagabunda o sabe Dios qué, colándose en mi vida. Pero con la segunda mirada tuve que admitir que su aspecto parecía desmentir esas opciones, su vestimenta era la de cualquier joven, limpia, cómoda, algo desgastada. Su pelo travieso a cada movimiento queriendo salir de la coleta, su cara recién abandonando la redondez y los granos de la adolescencia. Me acordé de mi propios hijos. “Oye, ¿te encuentras bien?” le dije agachándome a su lado. “No creo que no” me contestó, mirándome. “¿Te has mareado, te duele algo?” “No, creo que no...” “Pues ¿qué haces ahí entonces? ¿No ves que te van a pisar? ¿Cómo te llamas?” Seguí insistiendo con mis preguntas viendo en su cara la de mi propia hija, la de la hija de otra pobre madre como yo. Pero no volvió a contestar y reanudó el balanceo, ignorándome por completo. Entonces decidí continuar mi camino, el conejo apresurado de Alicia que duerme en mi interior sintió que allí estaba perdiendo el tiempo, y seguí bajando las escaleras. Pero eso que llaman conciencia, ese compañero de viaje que muchos no sé si tenemos la suerte o la desgracia de acarrear, no dejaba de empujar a trompicones su imagen, hasta hacerla asomarse al balcón de mi mente una y otra vez. Y cada pocos escalones, en cada recodo de la escalera, otra vez tenía frente a mí sus ojos, su coleta, su balanceo incesante. Y conociendo a mi conciencia como la conozco, lo pesada que se puede poner, aunque no había dejado de caminar saliendo del recinto, supe que si no hacía algo, no me dejaría tranquila. Y dando media vuelta, volví a entrar en el hospital, me paré en el control de la entrada y le hablé de ella a las enfermeras.

No le dieron ninguna importancia, en un hospital tan grande se ve de todo... y de no haber sido porque mucho tiempo después volví a cruzármela, me hubiera olvidado de ella. Pero el destino es un dios caprichoso y por alguna extraña razón se había empeñado en hacer que nosotras coincidiéramos.

Pero de verdad que no quiero entretenerle más, fuera debe haber ya varios pacientes esperando su turno y estoy yo aquí acaparando su tiempo, el de usted y el de ellos... Otro día si quiere se lo sigo contando... Bueno es verdad, aún no es la hora, yo por no aburrirle... Gracias doctor, pues si quiere sigo...

Habían pasado algunos años. Tres o cuatro quizás. Mis revisiones se habían espaciado, ya lo sabe, pero aún seguía atada a un diagnóstico, a una consulta, a unas visitas recurrentes al mismo hospital. Ese día, cuando entré, presa de la prisa y del tiempo que te roban los atascos, corriendo por llegar a mi cita, y no perder más minutos de los indispensables, no reparé en ella. Pero al salir me llamó la atención una figura parada frente al estanque de la entrada. Algo en ella me resultó familiar, pero aunque la miraba no lograba acertar por qué, sin embargo a medida que mis pasos se aproximaban a ella, la cadencia de un balanceo lejano, a oleadas, fue acercando al presente una imagen perdida en mi memoria, y cuando estuve casi a su altura, conseguí solapar aquel bulto lejano en la escalera, a esa figura que impasible miraba el estanque. Las dos eran la misma persona.

Esta vez no dudé en acercarme a ella y ya a su lado le pregunté “Hola ¿Te acuerdas de mí?”. “No, creo que no” me contestó mirándome abiertamente. “Nos vimos hace ya tiempo, yo bajaba por las escaleras del hospital y tú estabas allí, acurrucada...” Pero ella ya no me miraba, de nuevo había vuelto sus ojos hacia el estanque y seguía con ellos el movimiento del agua caer de los distintos chorros de la fuente... como si yo, al no requerir de su atención preguntándole directamente, ya no estuviera hablando con ella. Quizás cualquier otro día, ante aquella clara indiferencia me habría dado la vuelta y siguiendo mi camino habría decidido olvidarla... Seguro que cualquier otro día me hubiera regañado por pararme donde no me llaman y hubiera continuado andando, decidida a seguir con mi vida... Pero tal vez porque estaba medianamente contenta, los resultados de mis últimas pruebas no habían sido malos, o porque aún pone piel de gallina en mi calendario el cinco de enero, o porque estaba escrito en algún lugar que tuviera que quedarme allí. No me fui, sino que continué a su lado, acompañando su silencio, sus ojos nadando en el agua, su tranquila respiración, y lo hice durante tanto tiempo que solo mi conciencia se atrevió a preguntarme “¿Pero qué haces aquí?”

Y sabiendo lo insistente que se puede poner mi conciencia abogando por la sensatez, por no perder ni un pedacito de ese tiempo que tras cada visita al médico celebro como un regalo, aún me alegro de haberme rebelado, haberme concedido unos minutos más para no hacer nada, solo estar a su lado, mirando el agua. Solo diez minutos más, me dije. Diez. Pero los suficientes para que otra figura se nos uniera, y tras sonreírme, le preguntara con cariño a mi muda acompañante: “Ángela ¿nos vamos ya?” “No, creo que no” dijo ella mirando a la mujer que con suavidad la cogía por el brazo. “Sí Ángela, hay que irse” “No, creo que no” seguía diciendo ella sin moverse, volviendo a concentrarse en el agua... Pero empujándola con cuidado, la más mayor continuó “Ángela, luego volvemos al mar...” Y antes de que ella volviera a decir que no, tomó su cara entre las manos y dijo: “...porque ahora hay que ir a la cabalgata... La cabalgata Ángela, ¿te acuerdas? Los Reyes Magos...” Y solo entonces ella sonrió, sonrió con la boca y con los ojos como quién sabe, como un náufrago que por fin divisa un salvavidas al cual aferrarse...

Y abandonando mi papel de espectadora les pregunté: “¿Puedo acompañarlas?, ¿Puedo?” repetí ante sus miradas interrogantes. Todavía no sé por qué lo hice.

Doctor, el mundo se divide entre los que intentamos aprovechar y disfrutar cada segundo de nuestra existencia sabiéndola frágil, y los frágiles que sin saberlo simplemente la disfrutan.

Durante aquella cabalgata, mientras nos agachábamos y nos levantábamos recogiendo caramelos, mientras contemplábamos las carrozas, y disfrutábamos viendo como Ángela revivía, su madre compartió conmigo los jirones de su historia. Cuando aún era niña, a su reloj infantil al ir a zambullirse en una ola, le entró agua; demasiada agua, tanta, que las manecillas de su interior se oxidaron con la sal, deteniéndose para siempre. Todo ocurrió tan deprisa que cuando alguien quiso darse cuenta, ella se mecía en el agua boca abajo. Consiguieron revivirla, pero su presente quedó flotando allí para siempre.

Ángela es una mariposa clavada con dos únicos alfileres a la realidad, un alfiler en el mar donde colgaron para ella el cartel de “fin” y el otro en los Reyes Magos. Único recuerdo de aquella infancia que fue lo suficientemente fuerte como para no naufragar con todo el resto de su memoria.

¿Y sabe doctor? Ahora me gusta perder mi precioso tiempo muchas veces a su lado. Me gusta preguntarle para que solo me conteste su silencio. Me gusta intentar sincronizar nuestros relojes, porque así quizás su atrasado reloj compense al mío que usted mejor que nadie sabe que suele adelantar... y así ambas de alguna manera ajustemos el paso a la realidad.

Sí, creo que eso me hace un poco más feliz.

En un vano intento de que ella quizás también lo sea, de vez en cuando le tapo los ojos, hasta que consigo que los cierre y entonces le digo “Cierra los ojos y dime que ves” y ella no contesta “No, no creo” con el brillo de la educación, sino que por alguna extraña razón eso hace que encuentre la puerta dentro de ella. Una puerta entornada a la Navidad, a la felicidad, al mundo. Y al abrirla rápidamente dice “Veo el mar y los Reyes Magos”. Y lo dice con la certeza que dan los recuerdos, y nada más hacerlo, vuelve a abrir los ojos y sonríe, sonríe acunándose a salvo en ellos.

Y este es el fin del cuento. Y de verdad que no le entretengo más, muchas gracias por escucharme. Me alegro, me alegro de le haya gustado. No es un cuento bonito, ya lo sé. Pero es el nuestro... Gracias de nuevo, si me disculpa... me voy volando. Otra vez es cinco de enero y nada me gustaría más que acompañar a alguien a la cabalgata...



©Rocío Díaz Gómez

viernes, 18 de diciembre de 2009

Asteísmo: Figura Literaria



El último día en la tertulia, Javier Díaz, me enseñó lo que era el "asteísmo".

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua:

asteísmo.
(Del lat. asteismus, y este del gr. ἀστεϊσμός).

1. m. Ret. Figura que consiste en dirigir graciosa y delicadamente una alabanza con apariencia de reprensión o vituperio.

Ejemplo de Asteísmo sería decirle a un viajero: "Te falta mundo".


El Asteísmo es la más fina forma de la ironía, voz derivada del griego y que significa urbanidad. Es una de las nueve clases de ironía que existen, pero en esta entrada nos las vamos a nombrar porque sería extendernos demasiado, aunque la más conocida es el sarcasmo ("cuando la burla es tal y tan cruel que se convierte en un redondo insulto").


A mí la ironía me parece muy interesante. Con la ironía se afirma lo que no se piensa, escondiéndolo de quien no llega a entenderlo, unas veces para rehuir el castigo o reprobación, otras veces por afecto respetuoso, otras por no herir ni suscitar discusiones y las mayoría de las ocasiones por burla y afán de superioridad, como cuando dijo Pilatos “Salve, rey de los judíos”.

Francisco Umbral afirmaba que “la ironía es la ternura de la inteligencia”. Y no estoy de acuerdo con muchas de las afirmaciones de Umbral, pero ésta sí que me gusta.

Pero bueno ya hablaremos otro día de la ironía.

Las fotografías de Chema Madoz son una foto poesía, un modo de enseñarnos la realidad, los objetos cotidianos con ironía, de forma que se trasciende al mero objeto para convertirlo en otra cosa, otra mundo.
Todas las fotografías de esta entrada son de él.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Amor al mar. Las caracolas de Neruda




Ayer, antes de nuestra tertulia, estuve en la exposición que hay en el Instituto Cervantes sobre Neruda.

En ella, se muestra por primera vez, parte de su colección de caracolas, así como algunos ejemplares de sus libros, fotografías, mapas y otros objetos.

Es una exposición agradable. Agradable a la vista y curiosa.

Nada más entrar encuentras un gran panel con fragmentos de sus obras que aluden al mar y a la naturaleza. En la parte superior de la exposición, hay una especie de salita improvisada con curiosas lámparas y sillas blancas decoradas con versos del autor y una televisión donde se pueden ver imágenes de su casa de Isla Negra, y a Neruda hablando. En la parte inferior están las vitrinas con las caracolas. Las hay de todos los tamaños y colores. Algunas son grandes y preciosas. Están ordenadas por su procedencia, por su origen geográfico, las hay de todos los mares del mundo.

Son curiosos también dos paneles que hay expuestos, con forma caracolada, en su parte exterior se han ido estampando versos y fragmentos poéticos del autor y en su parte interior están colocadas diversas piezas.

Se dice en uno de esos paneles que Neruda tardó 20 años en juntar casi 9.000 caracolas. Caracolas que junto a 5.000 volúmenes escogidos en muchos países donó un día cualquiera, porque su colección ya alcanzaba unas dimensiones excesivas para ser una colección privada, a la Universidad de Chile. De esas 9.000 podemos ver en estos días hasta casi cuatrocientas caracolas en Madrid.

Os dejo con un par de fragmentos de sus obras de los allí expuestos:

Gracias doy a la tierra
por haberme
esperado
a la hora en que el cielo y el océano
se unen como dos labios,
porque no es poco, no es así? Haber vivido
en una soledad y haber llegado a otra,
sentirse multitud y revivirse solo.


¡Que naturales son los peces!
Nunca parecen inoportunos.
Están en el mar invitados
y se visten correctamente
sin una escama de menos,
condecorados por el agua.

También, como nunca había entrado al Instituto Cervantes, me llamó mucho la atención el edificio en sí. Es muy bonito. Y tiene una gran sala central donde hay fotos antiguas en blanco y negro de cómo era la plaza de Cibeles antes de existir el edificio y luego como ha ido evolucionando con el tiempo. Hay una foto muy curiosa en la que se ve la acera con unos niños jugando al lado de una bomba en plena guerra civil. Qué lástima que una cinta no deje entrar demasiado en el recinto, con lo cual no se pueden apreciar las fotos del fondo.


Fecha
Del 2 de diciembre del 2009 al 24 de enero del 2010

Horario de visita:
De lunes a sábado de 11 a 14h y de 17h a 21h
Domingos y festivos de 11 a 14h.

Lugar
Instituto Cervantes - Sala de exposiciones
C/ Alcalá, 49
Madrid

lunes, 14 de diciembre de 2009

Los poemas para adultos de Gloria Fuertes. Esos desconocidos...

“No creer todo lo que os digan,
el lobo no es tan malo como Caperucita”

“Mi profesión, las letras.
Mi vocación, vivir.
Soltera por capricho.
Universal, por votación.
Amante de las fieras, de los niños.
Y de los que me quieran más que yo” (“Mujer de verso en pecho”, pág. 131).

“Fue el crimen a sangre fría,
duró tres años,
ese horror lo viví día a día,
en plena juventud
tuve hambre y frío
muriendo y conviviendo
con el cadáver de mi alegría” (“Mujer de verso en pecho”, pág. 166)

-Mujer de verso en pecho”, Madrid, Cátedra, 1995, (Letras Hispánicas, 388). Prólogo de Francisco Nieva.


Ya ves qué tontería

Ya ves qué tontería,
me gusta escribir tu nombre,
llenar papeles con tu nombre,
llenar el aire con tu nombre;
decir a los niños tu nombre
escribir a mi padre muerto
y contarle que te llamas así.

Me creo que siempre que lo digo me oyes.

Me creo que da buena suerte:
Voy por las calles tan contenta
y no llevo encima nada más que tu nombre.



ESCRIBO

Escribo sin modelo
A lo que salga,
Escribo de memoria
De repente,
Escribo sobre mí,
Sobre la gente,
Como un trágico juego
Sin cartas solitario,
Barajo los colores,
Los amores,
Las urbanas personas
Las violentas palabras
Y en vez de echarme al odio
O a la calle,
Escribo a lo que salga.

(De Historia de Gloria, Madrid: Cátedra).


“El divorcio no es cosa de tres,
es cosa de dos
que no aciertan a ser uno” (“Historia de Gloria”, pág. 173).


“Cargada de espaldas
de amores
de años
y de gloria,
ahí queda la Fuertes” (“Historia de Gloria”, pág. 151.)

-“Historia de Gloria. Amor, humor y desamor”, Madrid, Cátedra, 1981, (Letras Hispánicas, 131). Edición de Pablo González Rodas.



viernes, 11 de diciembre de 2009

Las palabras largas. Alex Grijelmo


" ... Ya es conocida la propensión de los personajes públicos a estirar las palabras por esa creencia tan absurda y tan arraigada según la cual los términos con muchas sílabas resultan más prestigiosos. Buscan con ello la fascinación de los oyentes, que se quedan perplejos ante esa supuesta elevación de los conceptos...

... Así , en lugar de aplicar un método, los políticos establecen una metodología.
Donde la gente sencilla dice ejercer, ellos pronuncian ejercitar.
Si nosotros hablamos de completar, ellos se refieron a complementar.
Los unos cumplimos y ellos cumplimentan.
Nosotros hablamos de señalar un asunto, y ellos los señalizan.
Si nosotros hablamos de clima, ellos se refieren a la climatología.
Un ciudadado analiza los problemas, pero los políticos examinan la problemática.
Si cualquiera tiene una intención, ellos muestran una intencionalidad.
Si nosotros buscamos un fin, ellos van en pos de una finalidad. Si nosostros cumplimos una obligación, ellos plantean una obligatoriedad.
Si nosotros seguimos las normas, ellos aprueban la normatividad y defienden la normativa.
Si nosotros lamentamos los accidentes, ellos ofrecen los datos de la accidentalidad (o la siniestralidad).
Si nosotros concretamos, los administradores de la sociedad concretizan; si nosotros deseamos aclarar algo, los políticos buscan esclarecerlo.
En lugar de potencia, hablan de potencialidad; en lugar de necesidad, de necesariedad; en vez de culpar, culpabilizan; contabilizar y no contar, rumorología y no rumores.
Si los ciudadanos sienten una obligación, ellos decretaran la obligatoriedad.
Si nosotros decimos todos, ellos dicen la totalidad.
Nosotros buscamos tener crédito y ellos quieren disfrutar de credibilidad.
Y así sucesivamente: en lugar de peligro, peligrosidad;
en lugar de disfunción, disfuncionalidad;
en lugar de límites, limitaciones;en lugar de influir, influenciar;
en vez de emoción, emotividad;
en lugar de distinto, diferenciado, y en el puesto de regulación, ellos colocan regularización.
Si nosotros nos referimos al uso, ellos hablan de la utilización.
Y si nosotros vemos un exceso, ellos aprecian un sobredimiensionamiento.
Nosotros generalmente sufrimos una gripe. Pero cualquier persona importante o cualquier deportista destacado, lo que sufre es un proceso gripal.

Son éstos algunos ejemplos claros del poder de las palabras, aunque se trate en ciertos casos de términos inexistentes. Pero quién los emplee buscará la seducción con ellos... Pretende fascinar y repartir perplejidad. ... Hace creer que las palabras largas también prolongan su contenido."

Alex Grijelmo
La seducción de las palabras

Taurus 2000




Álex Grijelmo
BURGOS, 1956
Álex Grijelmo (Burgos, 1956) escribió a los dieciséis años su primer artículo en La Voz de Castilla, un periódico de su ciudad en el que después trabajaría como redactor en prácticas mientras estudiaba Ciencias de la Información. En 1977 ingresó en la agencia de noticias Europa Press, y en 1983 fue contratado por el periódico español El País, en el que trabajó durante dieciséis años. Diez de ellos, como redactor jefe; y en ese periodo fue el responsable del Libro de Estilo. Después dirigió la cadena de diarios locales y regionales del Grupo Prisa; y, más tarde fue nombrado director general de contenidos de Prisa Internacional, división que englobaba las emisoras de este grupo en América Latina, así como tres periódicos y una cadena de televisión en Bolivia y la edición mexicana de la revista Rolling Stone. Desde 2004 preside la Agencia Efe, y en 2007 fue elegido presidente del Consejo Mundial de Agencias. Ha escrito los libros Defensa apasionada del idioma español (Taurus, 1998), La seducción de las palabras (Taurus, 2000), La punta de la lengua (Aguilar, 2004), El genio del idioma (Taurus, 2004) y La gramática descomplicada (Taurus, 2006). Ha recibido el «honorary degree» en dirección y administración de empresas por la fundación universitaria ESERP, y es profesor de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, que preside Gabriel García Márquez, con quien codirigió, en 1998, un curso sobre estilo periodístico. En enero de 1999 recibió el premio nacional de periodismo Miguel Delibes.

Los escritores y el juego


"No hay exorcismo que valga cuando un escritor se encuentra poseído por el demonio del juego. Una vez en timba se jugará hasta la camisa y le dará igual galgos que jamelgos, lotería que bingo, ruleta o palillo de barquillero. Si le pegamos un repaso a la historia universal de la literatura encontramos ejemplos de endemoniados célebres, hombres de letras que, valga la comparación se mostraron tan animosos alrededor de un tapete como ladillas alrededor de un coño. Faites vos jeux. Hagan juego, que aquí la pasión por jugar se queda chica cuando se trata de perder para después contarlo".

Así comienza un artículo titulado ¡Hagan Juego! Escritores y tahúres: el azar en la literatura, publicado en la revista Qué Leer, en marzo del 2004. De él voy a entresacar algunas curiosidades sobre autores y juego.

Porque señores y señoras, aquí estamos de nuevo en otra entrada del "Mentidero".

¿Qué? ¿Curioseamos un poco en las miserias de algunos célebres escritores?

- Fiódor Dostoievsky: "Tuvo la poca verguenza de confesarle a su esposa, y por escrito, que después de perder una notable cantidad de dinero jugando a la ruleta había experimentado algo parecido a un orgasmo". "Condenado a perder, Dostoievski alumbra un relato donde el demonio del juego se convierte en el verdadero protagonista de la historia. Y aunque recurra al exorcismo de la escritura para así neutralizarlo, no se lo arrancará nunca, prueba de ello es que seguirá jugando, lo mismo que Poe, o el protagonista de una novela mágica escrita por Balzac: La piel de zapa."

"El personaje principal está tan lleno de vida que me parece tenerlo delante" diría de "El Jugador" a su amigo de vodkas, Strakhov (sept. de 1863)

- Edgard Allan Poe, "... de una patada en el culo, lo expulsaron de la academia militar de West Point. Parece ser, que en sus ratos de recreo y taberna, le daba por montar timbas y andar a coz y bocado sobre el infame tapete verde. ..."
...
"En la introducción de Los crímenes de la rue Morgue, Poe hace alusión al juego, un descarnado balance del ajedrez y las damas, y se inclina por éstas últimas, ya que, según explica, despiertan las condiciones mentales necesarias para el análisis. Y a continuación asegura que, si tales condiciones se poeen en grado extraordinario son una fuente de vivísimos goces. Otra vez el orgasmo, al que se llega ejerciendo una especie de frotamiento con la actividad intelectual, lo que Poe llama "desentrañar" ..."

- Balzac: "Si bien Balzac no era ludópata declarado, toda su vida se la pasó jugando. Murió jóven y fue un hombre que se hizo a sí mismo. Nacido Honoré Balzac, prefirió anteponer un de al apellido. Lo hizo en nombre de la acristocracia del talento, jugando a trepar por un árbol genealógico negado desde la cuna y que más que árbol fue cucaña."
...
"...Balzac se pasó la vida huyendo de prestamistas, saltando de un lado a otro, como en un juego de la oca en el que dejar de escribir significaba dejar de jugar. No olvidemos que era amigo del lujo y de las faldas, sobre todo si estas las llevaba alguna rica heredera, condesa, marquesa, marquesina o entoldada que le pudieses arreglar el futuro. "

- Freud: "Freud que le sacaba punta a un lápiz, creyó ver momentos culminantes de la masturbación en el frotamiento de manos del que baraja los naipes así como en el meneo del cubilete de los dados..."

- Manuel Vicent: "Marino y jugador de poquer..." "Jugador en una timba nocturna donde uno de los jugadores se quedó fiambre. Esa historia la escribiría Vicent años después en una novela titulada "La Muerte bebe en vaso largo" publicada por entregas en el Colorín de El País, y que al día de hoy, es otro título de culto, y que está a la espera de que la reediten".

- Alberto Vazquez-Figueroa: "Cuando Vazquez-Figueroa anda por su casa de Lanzarote, ya puede estar hablando con Dios, que a las 17.00 horas despacha a todo el mundo pues llegan sus amigos a jugar al dominó. No son capitalistas, ni intelectuales, sino gente de la isla que aparecen en coches modestos y algo descacharrados, amigos de toda la vida, vaya..."... "Todos los años visita el festival de Cannes y confiesa que "Son mis vacaciones y no las perdono por nada ni por nadie. De día voy al festival y de noche, al casino. De vez en cuando voy a Las Vegas."

- Juan Marsé o Luis Sepúlveda : "El dóminó es juego literario y que, entre sus adeptos, cuenta con Juan Marsé o Luis Sepúlveda".

- Julio Cortazar. "Jugador de dominó y de rayuela"


¡Hagan Juego! Escritores y tahúres: el azar en la literatura
Texto: Montero Glez.
Qué Leer, marzo 2004

Ayer se presentó la nueva Gramática. Juan Cruz


El Rey y Miguel Delibes dan emoción a la Nueva Gramática

Tras 11 años, ve la luz el mayor proyecto de las academias de la lengua - Se trata de un instrumento único para los 500 millones de hispanohablantes

JUAN CRUZ - Madrid - 11/12/2009
El Rey se puso la mano en el corazón y rompió sus propios protocolos; en medio de las invocaciones académicas a la Elocuencia y a la Poesía, antes de leer el discurso formal con el que cerraba el acto de presentación de la Nueva Gramática de la Lengua Española, dijo simplemente el Monarca: "Gracias, gracias, gracias", y declaró, sencilla pero enfáticamente, que estaba emocionado. Y siguió, antes de dar lectura a los papeles que tenía en la mano: "Me emociona y me enorgullece que estemos todos juntos haciendo un esfuerzo por nuestra lengua".
De la Concha subraya el sentido hispanoamericano del proyecto
En el salón, abarrotado, había sensación de estar ante un hito
Era, eso quiso decir, un acto histórico, porque después de mucho tiempo en que las academias hispanoamericanas (la primera, la Española, y las que fueron surgiendo en la América que habla español) echaron a andar, por fin aparece una Gramática "de todo el español", como reza el eslogan con el que se han puesto a la venta los dos volúmenes, editados por Espasa Calpe; una gramática que sirve a todas las comunidades y que recoge de todas las particularidades que constituyen la esencia de un idioma global, que necesitaba, dijo Víctor García de la Concha, director de la Española, "de una gramática a la altura de las grandes lenguas de nuestro entorno".
No fue el Rey el único que declaró ese entusiasmo emocionado por un acontecimiento académico cuya trascendencia él quiso realzar saltándose el protocolo; la breve intervención con la que el académico Miguel Delibes celebró desde un vídeo la conclusión del proyecto de sus compañeros levantó a la gente, académicos, escritores, fuerzas vivas, de la formalidad de sus asientos. Delibes no asiste a la Academia desde hace dos décadas al menos, pero su intervención de ayer fue la de un entusiasta miembro de la Casa, feliz, dijo, de que muchas de sus palabras constituyeran parte de las referencias con que aparece esta gramática de todos...
Él aprendió en Castilla esa bella lengua, y la escuchó luego "a los viejos desdentados", y tan solo ha querido trasladar en sus obras lo que un día escuchó en caminos y valles y en las calles donde sigue viviendo, aunque ya el cuerpo, anunció el autor de La sombra del ciprés es alargada, ya no le está dando tanto de sí. Delibes mostró "el orgullo" por el trabajo "ímprobo" de sus compañeros, y trasladó a la sala, sin solemnidad, como él habla, la verdadera trascendencia popular del proyecto. "La lengua nace con el pueblo; que vuelva a él, que se funda con él porque el pueblo es el verdadero dueño de la lengua".
El salón estaba abarrotado. Y había, en efecto, la sensación de que no sólo se estaba inaugurando una nueva gramática que constituye un hito, porque jamás hubo un instrumento así para "los quinientos millones de hispanohablantes", como dijo Mario Vargas Llosa desde otra intervención grabada. Había también la constancia de que acaso éste es un acto central entre todos los que en el futuro inmediato van a conmemorar las independencias hispanoamericanas.
En el estrado, junto al Rey, los académicos de las distintas academias hispanoamericanas, y los académicos españoles. Víctor García de la Concha, director de la Española y presidente de la Asociación de las Academias, relató el sentido hispanoamericano que ha tenido el proyecto, desde la lejana inspiración de don Ramón Menéndez Pidal hasta el impulso definitivo que hace una docena de años marcó su antecesor en la dirección de la Academia, "el llorado Fernando Lázaro Carreter".
Pero fue García de la Concha, según dijo Ignacio Bosque, director del proyecto que ahora concluye, "el capitán, el cómitre" de "este esfuerzo colectivo", que ha tenido tantas etapas como descubrimientos; entre éstos, los de la capacidad que han tenido los académicos de habla española de ponerse de acuerdo para dotar a la lengua de un instrumento global que ahora ya empieza a marcar una etapa. Es un material, cuatro mil páginas en total, en el que se ofrece la gramática para "el español de todo el mundo", como señaló el director de la Academia Española de México, José Moreno Alba.
Cuatro mil páginas. El Rey, mientras se desarrollaba el acto, miraba constantemente los dos volúmenes que le entregó García de la Concha. A veces miraba el índice, y comentaba con el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, aspectos de su contenido; verdaderamente regocijado parecía que el Monarca no veía la hora de intervenir para decir justamente eso, que estaba encantado, y que sabía que éste era, para él, continuador de otros monarcas imprescindibles en la historia formal de las Academias, un momento especialmente histórico. Hasta que lo dijo.
Dirigiéndose a él, antes, el director de la Academia le dijo que mucha gente pensaba que esta Gramática "es un milagro". Y lo es, subrayó García de la Concha. "Es un milagro". El Rey la tomó al peso, y empezó de nuevo a hojearla. Como quien pesa un milagro.

martes, 8 de diciembre de 2009

Oximorón


Y como no está ni medio bien decir una palabrota del estilo de "Oximorón", como he dicho en la anterior entrada, y no explicar qué es ( y sobre todo antes de que se me olvide), aquí os dejo con la definición que de dicha figura literaria da el diccionario de la Real Academia de la Lengua.

oxímoron.

(Del gr. ὀξύμωρον).

1. m. Ret. Combinación en una misma estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significado opuesto, que originan un nuevo sentido; p. ej., un silencio atronador.



Y con otra definición y algunos ejemplos extraídos de la página de internet www.retóricas.com :

El Oxímoron es una Figura Retórica que consiste en reunir dos palabras de sentido contrario.

Ejemplos de Oxímoron:

1. ‘un silencio ensordecedor

2. ‘el agudo estúpido’

3. ‘la docta ignorancia’




La imagen superior (el cenicero con el cartel de no fumar) está extraída de:
http://palabras.bligoo.com/content/view/110846/Oximoron.html
El guardián del idioma
Y es en sí misma un oximorón.

"Relatos reales" Javier Cercas



Ya he confesado otras veces mi debilidad por este autor.

Javier Cercas es escritor, licenciado en Filología Hispanica y profesor de literatura en la Universidad de Gerona. En otra entrada hablé de la conferencia a la que asistí el mes pasado en la que hablaba con Juan Cruz de su último libro "Anatomía de un instante", dentro del festival Eñe. Pero en esta ocasión me voy a referir a otro de sus libros.


Acabo de terminar el libro "Relatos reales" de Javier Cercas. Este libro reúne un conjunto de crónicas que se habían publicado entre el año 1997 y el año 1999 en la edición catalana del diario El País.

Lo primero que hace el autor es explicar en el prólogo este título "Relatos reales", expresión algo burlona, según el autor, donde quería hacer ya una declaración de sus intenciones con este libro, también claro ejemplo de la figura literaria denominada "oximorón" (que comentaremos en otra entrada) y señala "Todo relato parte de la realidad, pero establece una relación distinta entre lo real y lo inventado: en el relato ficticio domina esto último; en el real, lo primero. ... El relato ficticio anhela emanciparse de la realidad; el real, permanecer cosido a ella".

El libro, entonces, se divide en cuatro partes que aglutinan las distintas crónicas. Estas cuatro partes son: Cosas que pasan, los vivos, los muertos y cosas raras.

A mí me gustan estas crónicas. Hablan de todo, de literatura, de cine, de muchos autores, de los amigos, y sobre todo de la vida cotidiana sin más. Y lo hace con una prosa ágil, distendida, sencilla, vivaz. Muy entretenida.

En tres páginas y poco más te cuenta cada historia real hecha relato y no necesita más. A mí que cuando escribo tiendo a alargarme, ésto me parece una proeza. Además casi todas las crónicas empiezan con frases que en un segundo tienen la virtud de zambullirte en la historia. Por ejemplo os copio aquí el principio de la crónica titulada "Domingueros" de la primera parte.

"Como uno aspira ante todo a ser un hijo ejemplar, el domingo me pongo mi camisa floreada, cojo a mi mujer y a mi hijo, los meto en mi bólido, pongo mi canción favorita de Luis Aguilé (Es una lata el trabajar / todos lo días te tienes que levantar, / y aparte de eso / gracias a Dios... ) y en un periquete me planto en casa de mis padres en Gerona. ..."

Y luego siempre los sabe cerrar perfectamente con una sencilla frase que no deja cabo suelto, pero en cambio sí te deja con una sonrisa.

Para terminar, porque no debo alargarme que si no seguiría y seguiría..., os dejo con un fragmento del titulado "Perder los papeles":

"Todo el mundo tiene sus pesadillas. La de cualquiera que haya hecho la mili consiste en que recibe una carta en la ue se le comunica que, por un error burocrático, se le licenció antes de tiempo y que por lo tanto tiene que regresar al cuartel. La del actor es que se queda en blanco en medio de la representación. La del conferenciante es que, justo en el momento en que se sienta tras la mesa y enfrenta un puñado de ojos expectantes, advierte que ha perdido los papeles de la conferencia. No conozco a nadie a quién licenciaran antes de tiempo en la mili y haya tenido que volver al cuartel; tampoco, a ningún actor que se haya quedado en blanco. En cuánto a los conferenciantes, la cosa cambia.

Hace un par de décadas. En Buenos Aires. Dámaso Alonso se dispone a pronunciar una conferencia sobre Quevedo. Se sienta tras la mesa y saca de su cartera los folios de la conferencia, pero les echa un vistazo y advierte que no contienen el texto sobre Quevedo sino un texto sobre la picaresca. Entonces levanta la vista y, sin un temblor, suelta: "Señoras y señores: hoy no apetece hablar sobre Quevedo hablaré sobre la picaresca".

"Saharianos y saharauis" No es lo mismo


La activista Aminatu Haidar entra en su 4ª semana de huelga.

Hoy 8 de diciembre del 2009, es triste, pero esta es una de las noticias que más se repiten y se están comentando en la radio.

Este blog quiere también participar de este titular, de la actualidad, de esta noticia, de esta lamentable situación. Y como lo nuestro es la literatura, el español y todo lo que le concierne, solo podemos hacerlo desde este punto de vista. Os dejo con una recomendación de la Fundeu a este respecto.


«saharianos» y «saharauis»


04/12/2009
La Fundación del Español Urgente considera necesario explicar que los términos sahariano y saharaui no son sinónimos.

En las noticias sobre la huelga de hambre de la activista Aminatu Haidar en el aeropuerto de Lanzarote y también en las informaciones relacionadas con el secuestro de tres españoles de una ONG en Mauritania aparecen continuas menciones al desierto del Sáhara, y en ocasiones se producen vacilaciones en el uso de los adjetivos sahariano y saharaui.

En español llamamos sahariano a lo que tiene relación con el desierto del Sáhara, mientras que reservamos el término saharaui para referirnos a lo relacionado con la antigua provincia española del Sáhara Occidental, hoy República Árabe Saharaui Democrática.

Así, pues, todo lo que se incluye en saharaui puede incluirse también en sahariano, puesto que ese territorio antes español está dentro del desierto de Sáhara; pero no puede hacerse al revés, es decir, no todo lo sahariano es saharaui.

Además, la Fundéu BBVA aclara que el nombre Sáhara puede escribirse así (con tilde) y también sin acentuar, Sahara, y recomienda que se prefiera la primera forma por ser esta la más tradicional en español.

lunes, 7 de diciembre de 2009

"Nubes de un cielo que no cambia" exposición de fotografía y poesía en la Casa de América



Ayer, camino del restaurante donde había quedado para comer con unos amigos, me encontré con la exposición "Nubes de un cielo que no cambia" que está ahora mismo en la Casa de América.

Me gustó mucho el título de la exposición y vi que era de fotografía, así que consultamos el reloj y viendo que teníamos tiempo, entramos a verla. Fue todo un descubrimiento.

Se trata de un proyecto conjunto entre un fotógrafo español Ricky Dávila y un poeta de Pereira llamado Dufay Bustamante.

54 imágenes en blanco y negro de este fotógrafo español, considerado como uno de los mejores de España, en las que juega con la luz, y donde consigue intimidad e impacto. Son fotografias de Bogotá.

Los versos de Dufay Bustamante, el título de la exposición es un verso de uno de los poemas, me impresionaron de forma muy grata. Me parecieron muy visuales, muy cercanos. Me gustaron mucho, la verdad.

La unión de la fotografía con los poemas crea un ambiente poético a la vez inquietante y armónico. Ambas formas de poesía, la visual y la escrita, se acomodan creando un conjunto interesante.

Os copio un par de poemas de la exposición que a mí me gustaron mucho:


TIMBRE

Es un ordenador con dos discos duros
cerdos de la época
con piso en el aire
y yo soplaré y soplaré
y tu casa derribaré;

no empujes ese carro que te coge ventaja
aunque lleves su velocidad.

Te llamo apenas consiga un minuto de mis ganas.
¿Te gusta mi timbre de voz?
Llega alto.

Dufay Bustamante


GUERRA

Instrumentos que dejaron las bocas secas,
con llagas en las palabras.
El humo subió por la pared
como un río de cucarachas.
De repente, se vieron gusanos rojos
avanzando por las avenidas,
rojas avenidas del cuerpo.
Pelear era normal
pero usamos las armas equivocadas.

Dufay Bustamante


Lugar: Casa América, Salas Frida Kalho y Diego Rivera Plaza de Cibeles
Fechas: Del 24 de noviembre hasta el 21 de febrero de 2010.
Horario: Lunes a sábado de 11:00 a 20:00 h. Domingos y festivos de 11:00 a 15:00 h.
Precio: gratis

¿Fin del ciclo de Poetas en Vivo en la Biblioteca Nacional?



Ya os he hablado en otras entradas de Enrique Gracia, poeta y conferenciante muy ameno, instructivo y cercano a nuestra tertulia y a nuestro antiguo taller. Él, desde hace ya un montón de años conduce un ciclo de poetas en la Biblioteca Nacional de Madrid "Poetas en vivo" donde han asistido muchos importantes poetas, y que yo he tenido la oportunidad de disfrutar en varias ocasiones.

Hoy nos dice Javier Díaz, el monitor de nuestra tertulia, que ha leído en su blog que Caja Madrid debido a la crisis lo va a suspender...

Es muy importante que nos hagamos eco de esta noticia.

La poesía está visto que es un gasto del que se puede prescindir...

http://enriquegracia.blogspot.com/


¿FIN DE POETAS EN VIVO?

A todos los poetas e interesados por la poesía.

El Director de cultura de Caja Madrid acaba de confirmarme que no seguirán adelante con el programa de lecturas de POETAS EN VIVO que se venía celebrando en la Biblioteca Nacional y que creé hace exactamente 13 años.

¿Los motivos? Recortes presupuestarios.

Se suspende POETAS EN VIVO:
-- A pesar de que se había convertido en un referente de las lecturas poéticas en Madrid, con una frecuencia mensual y una aceptación de público excelente que llenaba cada sesión el salón de actos de la Biblioteca Nacional.
-- A pesar de que por allí pasaron las más variadas y notables voces de la poesía española, y de que estaban pendientes de programación para las futuras sesiones otros tantos autores del máximo interés.
-- A pesar de que la Biblioteca Nacional, donde se celebraba, y los propios responsables de Caja Madrid han reconocido la importancia de este programa.
-- A pesar de que el coste era muy reducido, dado el alto rendimiento cultural y la circunstancia de que Caja Madrid es la cuarta entidad bancaria española.

A pesar de todo ello, la crisis y los criterios bancarios para combatirla han bastado para eliminar sin paliativo alguno este programa de lecturas poéticas que tantos conocéis y valoráis.

Pido desde aquí disculpas a los aficionados a la buena poesía, a los muchos poetas que hubieran pasado próximamente y al público fiel y entusiasta que no podrá acudir más a su cita del último lunes de cada mes en la Biblioteca Nacional.

Intentaré relanzar POETAS EN VIVO con alguna otra entidad que pueda interesarse. Si lo consigo, el programa seguirá adelante y avisaré de cuándo, cómo y dónde; si no es posible, os confieso que siempre estaré orgulloso de haber podido acercar durante trece años la mejor poesía a su mejor público.

Muchas gracias a todos: A cuantas personas en Caja Madrid apoyaron el programa hasta el día de hoy (ojalá lo hubiesen mantenido para combatir la crisis con la cultura) a la Biblioteca Nacional que siempre apoyó, a todos los poetas y a los miles de asistentes que lo hicieron posible.

Enrique Gracia Trinidad



Os invito a la última sesión de
POETAS EN VIVO.
Será el próximo 14-12-2009, con la lectura de José María Muñoz Quirós.
Como hasta ahora, en el Salón de la Biblioteca Nacional, a las 19,00 h.Es una triste paradoja que ese día se celebre la fiesta de
San Juan de la Cruz, patrono universal de la poesía.
POETAS EN VIVO
DURANTE ESTOS 13 AÑOS
Nuestro cariñoso recuerdo a los ya desaparecidos (en azul)
A todos, nuestro agradecimiento y nuestra admiración.

Ciclo 1º (1996-1997) (9 poetas)JOAQUÍN BENITO DE LUCAS / RAFAEL MONTESINOS / RAFAEL MORALES / ANTONIO HERNÁNDEZ / JUAN RUIZ DE TORRES / JOSÉ JAVIER ALEIXANDRE / LUIS ALBERTO DE CUENCA / CONCHA ZARDOYA / JOSÉ HIERRO

Ciclo 2º (1997-1998) (9 poetas)CLAUDIO RODRÍGUEZ / LEOPOLDO DE LUIS / FÉLIX GRANDE / DIEGO JESÚS JIMÉNEZ / ENCARNACIÓN HUERTA / JULIO MARTÍNEZ MESANZA / ÁNGEL GARCÍA LÓPEZ / CARLOS MURCIANO / GLORIA FUERTES

Ciclo 3º (1998-1999) (9 poetas)FERNANDO BELTRÁN / JESÚS MUNÁRRIZ / JOSÉ LUIS MORANTE / AMALIA BAUTISTA / PEDRO ANTONIO URBINA / FELIPE BENÍTEZ REYES / JAIME SILES / ÁNGELA REYES / JUAN VAN-HALEN

Ciclo 4º (1999-2000) (8 poetas)
JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD / JAIME ALEJANDRE / J. G. MANRIQUE DE LARA / ALBERTO PORLAN / ANGELINA LAMELAS / MANUEL RÍOS RUIZ / JOSÉ ALCALÁ-ZAMORA / ÁNGEL GONZÁLEZ

Ciclo 5º (2001) (8 poetas)LUIS LÓPEZ ANGLADA / LUIS ANTONIO DE VILLENA / FRANCISCA AGUIRRE / ACACIA UCETA / FINA DE CALDERÓN / MIGUEL GALANES / EMILIO PORTA / JON JUARISTI

Ciclo 6º (2002) (10 poetas)MANUEL LÓPEZ AZORÍN / PUREZA CANELO / CARMEN JODRA DAVÓ / BASILIO RODRÍGUEZ CAÑADA / JOAQUÍN MARTA SOSA / ANDRÉS ABERASTURI / EMILIO RUIZ PARRA / TERESA NÚÑEZ / ALBERTO ESCARPA / MIGUEL ORTEGA ISLA

Ciclo 7º (2003) (10 poetas)CARMINA CASALA / ANA ROSSETTI / FERNANDO DE LANZAS / SALUSTIANO MASÓ / CLARA JANÉS / LUIS GARCÍA / NICOLÁS DEL HIERRO / ANA MARTÍN PUIGPELAT / JOSÉ RAMÓN TRUJILLO / CARMEN RUBIO

Ciclo 8º (2004) (10 poetas)JOSÉ LUIS MORALES / GRACIA IGLESIAS / CARLOS ÁLVAREZ / IGNACIO ELGUERO / JOSÉ LÓPEZ RUEDA / MILAGROS SALVADOR / JESÚS JAVIER LÁZARO / BEATRIZ VILLACAÑAS / MIGUEL LOSADA / ÁNGEL PETISME

Ciclo 9º (2005) (10 poetas)
ELSA LÓPEZ / JORGE RIECHMANN / ALFREDO GÓMEZ GIL / ANTONIO GALA / LUIS ARRILLAGA / BALBINA PRIOR / MARÍA SANZ / JOAN MARGARIT / JUAN CARLOS MESTRE / LUIS GARCÍA MONTERO

Ciclo 10º (2006) (11 poetas)JOSÉ LUIS GARCÍA MARTÍN / AMALIA IGLESIAS SERNA / FRANCISCO CASTAÑO / GUADALUPE GRANDE / ANTONIO GAMONEDA / AURORA LUQUE / ENRIQUE GRACIA TRINIDAD / EUGENIO DE NORA / ALMUDENA GUZMÁN / LUIS ALBERTO AMBROGGIO / LUISA CASTRO

Ciclo 11º (2007) (10 poetas)JESÚS HILARIO TUNDIDOR / MARÍA ROSAL / ANA MARÍA NAVALES / ENRIQUE VILORIA / JAVIER LOSTALÉ / JOSÉ INFANTE / SOLEDAD CAVERO / JUAN RAMÓN BARAT / JUAN BARJA / JULIA BARELLA

Ciclo 12º (2007) (10 poetas)MANUEL RUIZ AMEZCUA / ENRIQUE BADOSA / ISABEL PÉREZ MONTALBÁN / PABLO GARCÍA BAENA / AMPARO AMORÓS / MARÍA DEL VALLE RUBIO / JOSÉ LÓPEZ MARTÍNEZ / ANGELINA GATELL / ÁNGEL GUINDA / MANUEL RICO

Ciclo 13º (2009) (10 poetas)JUSTO JORGE PADRÓN / JUANA VÁZQUEZ / JOSÉ MANUEL LUCÍA / ENRIQUE VALLE / LUZ PICHEL / EMILIO GASTÓN / TEODORO RUBIO / PEPA NIETO / ANTONIO COLINAS / JOSÉ Mª MUñOZ QUIRÓS
.
(DESDE 1996 HASTA 2009 = 124 POETAS)Además de un buen número de jóvenes poetas, actores y rapsodas, que debatieron sobre poesía y/o pusieron voz a grandes poetas del pasado (secciones eliminadas en su día para recortar gastos)

A cuantos quedan pendientes en la nutrida lista de próximos poetas —aparecerán si logro reanudar el programa bajo otros auspicios—, y que son los muchos que escriben interesante poesía en estos tiempos, mis disculpas por no haberlos podido convocar antes de esta suspensión.
No fue cuestión de preferencia sino de oportunidad.
Ojalá pueda contar con ellos en el resurgimiento que intentaré por todos los medios.

Enrique Gracia Trinidad



sábado, 5 de diciembre de 2009

Viñeta de EL ROTO de hoy en El País


Viñeta de hoy, 5 de diciembre de 2009, en ELPAÍS.com.

El Roto

Convocatoría poética en Madrid "Poesía Capital" en Kapital



Ana Delgado Cortés, poeta y compañera de la tertulia del Galdós de quién ya os he hablado en este blog, nos remitió esta semana esta convocatoria de recital poético que va a tener lugar el próximo jueves en Madrid, tal y como nos lo dijo os lo digo yo:


Valga la redundancia: la antología de poetas madrileños Poesía Capital se re-presenta en Kapital.

El jueves, 10 de diciembre a las 22 h. la discoteca Kapital (Atocha, 125) abre sus puertas algunos de los poetas antologados en "Poesía capital".

Será un recital escénico con música, videocreación, títeres... y, sobre todo poesía.

Intervendrán el coordinador de la antología Pepe Ramos y los editores Basilio Rodríguez Cañada y José Ramón Trujillo.

Recitarán:
Aarón García Peña
Ana Delgado Cortés
Bárbara Butragueño Miguel Pastrana
Óscar Martín Centeno
Ruth Gabriel
Vanessa Torres

Presentados por Marina Tapia

Se servirá un cocktail. La entrada es gratuita, pero no olvidéis llevar impresa (vale en blanco y negro cutre) la invitación que os paso en archivo adjunto y que también podéis descargar de http://www.facebook.com/photo.php?pid=30917188&op=1&o=user&view=user&subj=32414234068&aid=-1&oid=32414234068&id=1110436645

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Un melocotón en almibar por muy dulce y pelado que esté, no deja de ser un melocotón. Relato de Rocío Díaz


Os dejo hoy, que hace este día tan tristón en Madrid, con uno de mis relatos. Uno al que, no sé muy bien por qué, yo le tengo mucho cariño.

Espero que os guste.



Un melocotón en almibar por muy dulce y pelado que esté, no deja de ser un melocotón

Lo menos frecuente en este mundo es vivir.
La mayoría de la gente existe, eso es todo.
Oscar Wilde



De hoy no pasa, digo nada más ver el cruasán que viene hacia mí cojeando. De hoy no pasa. Del mundo de la bollería el cruasán para mí, el rey de la selva. En verano y en invierno, en el desayuno y en la merienda, necesito mi cruasán a la plancha. Siempre. Salivo con solo imaginar ese cuerpecito de dulce crustáceo crujiente, esas patitas tostadas, ese aroma a mantequilla derritiéndose, inundando de placer anticipado mi vida entera...

Pero de un tiempo a esta parte un desfile de tullidos es lo que me espera. Un desfile de tullidos cruasanes me da la bienvenida. Todos cojos, cojos los pobres... Ellos que siempre habían hecho la ola cuando me veían entrar en la cafetería... Cojos.

Y lo peor de lo peor es que creo saber quién tiene el arma del delito: Ángela, la camarera. Unas miguitas perdidas en su labio superior, sus carrillos moviéndose frenéticos al acercarme el herido, una cintura que ensancha a ojos vistos, son pruebas más que suficientes para demostrar mi teoría. “Ángela come-cruasanes” cada día de cada mes de cada año se queda con una pata de cada cruasán que pasa por sus manos de camarera. Y yo no sé por qué. Yo, no soy capaz de reclamar lo que en derecho es mío.

Se me cambia la cara cuando veo a mi cojito, se me cambia, pero nunca me atrevo a decir ni media, llevándome en silencio mi tullido cruasán. Y mientras me lo como, mientras lo saboreo me arrepiento, me arrepiento de no haberlo dicho... Y la pata ausente me duele en el alma como duele el miembro también ausente a un mutilado.



Como duele la vocal que le falta a mi nombre y que tampoco reclamo.

De hoy no pasa digo, nada más oír ese nombre menguado que cae sobre mí aludiéndome. De hoy no pasa. Cuando me nombran y noto que esas seis letras me tiran de la sisa y aprietan mi amor propio. De hoy no pasa. Siempre me gustó llamarme Mariana. Siendo muy niña alguien me regaló la autobiografía de “Mariana Pineda” y orgullosa, siempre cuando me han llamado, he repetido en mi interior mi nombre poniéndole detrás el Pineda, saboreando la combinación de las dos palabras, de alguna manera sabiéndolas mías.

Pero un mal día Ricardo me abrazó desde atrás mientras mirábamos su acuario. A Ricardo esa gran pecera le tiene robada la voluntad. Le gusta como nada en el mundo, que ambos disfrutemos de él, y la verdad es que en esos momentos de contemplación acuática es cuando más tierno se vuelve mi marido, así que dada su indiferencia habitual hacia mi piel, resignada, considero un mal menor observar a su lado durante horas el ir y venir y otra vez ir de esos aburridos peces.

Y fue entonces, en uno de esos tediosos momentos, cuando abrazándome desde atrás acercó sus labios a mi oreja en uno de los gestos más íntimos que le he conocido nunca, llamándome “Marina” con placer, con verdadero, verdadero placer. ¿Marina Pineda? me dije en mi interior absolutamente espantada, ¿Marina Pineda? me horroricé, pero no me atreví a decir ni media. Y mientras me llama de este modo, me arrepiento de no haberme quejado, me arrepiento... Y me duele en el alma esa vocal que me ha robado como le duele su patria a un exiliado.

Como me duele la falta de voluntad que siempre he tenido, esa falta de decisión que tampoco reclamo.



Un melocotón en almíbar por muy dulce y pelado que esté no deja de ser un melocotón. Y eso lo sabían todos, como lo sabía yo. Pero les convenía aparentar que no, les convenía vestir a Ricardo como a un árbol de navidad, colgándole luces de virtudes, colgándole tiras multicolores de cualidades que no dudo yo a estas alturas que tuviera, pero que a mis ojos no eran las que más brillaban. Sin embargo...

Ricardo era el mejor amigo de mi hermano, llevaba entrando en casa toda la vida, siempre había un plato para él en la mesa, un juego de sabanas a su entera disposición. Era tan cómoda su presencia. Tenía siete años más que yo, me había visto crecer. Aún no me había dado ni tiempo a interesarme por el mundo masculino y ya estaba ahí, esperándome. Era tan adecuada su compañía. Tenía formalidad y estudios y educación. Era tan, tan buen chico. Mi madre y mi hermano no perdieron tiempo ni oportunidades en hacerme ver lo maravilloso que podía ser plantar para siempre y en mi vida aquel árbol de navidad llamado Ricardo Legaz. Y yo, Mariana Abad iba derechita a ser señora de.

A Ricardo yo le gustaba precisamente por todas aquellas razones por las que ahora no me gusto nada a mí misma. A mí vivir me daba tanta pereza... No veía la necesidad de discutir por robarle minutos a la hora de volver a casa, no veía la necesidad de empeñarme en elegir otra carrera, en buscar otro marido... Cuando la vida por alguna extraña razón te da tantas facilidades para inclinarte en una dirección ¿para qué gastar energías y dolores de cabeza en contrariarla?. Qué pereza... Además, quizás hasta era mi príncipe azul... ¿quién sabe? Y yo, Mariana Abad, la muchacha dócil y pacífica, pasé a ser señora de Ricardo Legaz.

Pronto me di cuenta de que no es que mi marido no fuera buena persona, es que solo era buena persona. Pronto me di cuenta de que mi príncipe era de un azul muy, muy clarito.




De hoy no pasa, digo cuando “Angela come-cruasanes” como quién no quiere la cosa me quita siempre la pata de mi cruasán. De hoy no pasa, digo cuando Ricardo me llama día tras día “Marina”. De hoy no pasa cuando esas pequeñas catástrofes diarias van menguando mi autoestima. De hoy no pasa.

Y sigue pasando. Y me duele en el alma mi silencio como le duele al casado la despedida de soltero que nunca celebró.




Ayer noche llegué a casa tan cansada que abrí la puerta lentamente, sin hacer apenas ruido. Me extraño encontrar las luces apagadas, a Ricardo le gusta encender todas y cada una de ellas como si acabara de descubrirse la luz eléctrica. Avancé por la casa casi a tientas buscándole, extrañada, cada vez más extrañada, casi preocupada ante su ausencia. Hasta que con alivio le descubrí de espaldas contemplando su acuario. Siempre su acuario.

- Pero Ricardo me estabas asustando... ¿Que haces a oscuras?

No acababa de hacerle la pregunta cuando al acercarme hasta él, descubrí sus ojos húmedos y brillantes, descubrí el rastro que sin duda las lágrimas habían dejado en ellos.

- Ricardo ¡Por Dios! ¿Pero qué te pasa? ¿Te duele algo? ¿Te encuentras mal? ¿Qué ha pasado que tienes esa cara? traduciendo en frases cariñosas todo el templado amor que sin duda en tantos años de casado había ido creciendo en mí.

- ¿Es que no lo ves? me contestó medio hipando ¡Se me han muerto los peces! ¡Se han suicidado! concluyó con una pasión y un sentimiento que nunca jamás antes había descubierto en él.

No pude evitar que mis lágrimas también se contagiaran de las suyas, y que sin mi permiso iniciaran una loca carrera por mi cara. Pero en la vida hay tantas razones para dejar escapar unas lágrimas... Y las mías nacieron de las risas, unas risas cada vez más ruidosas, más alegres, tan escandalosas que dejaron a mi marido boquiabierto.

- Pero Marina... ¿te has vuelto loca? Te ríes... pero es que ¿no lo ves? ¡se han muerto los peces!
- Mariana, Ricardo, Mariana, acerté a decir entre las carcajadas, Mariana, con una “a”, con la misma “a” que te quedaste, Mariana Ricardo, como Mariana Pineda...
- La visión de los peces Marina te ha trastornado...

Pero yo ya no dejaba de reír, de reír gritando como una loca que Mariana se escribía con “a”, con una enorme y maravillosa “a”, riendo, mientras imaginaba a esos peces con mi cara, flotando en ese acuario perezosamente, muertos, tan muertos como había estado yo...



Una, pasa años diciendo que de hoy no pasa. Años enteros sin hacer nada. Hasta que una noche unos peces muertos te hacen revivir.



Hoy cuando me he levantado he decidido que no iba a ir a trabajar, he decidido que ni tan siquiera iba a llamar para decirlo. Lo he decidido cuando ya Ricardo se había marchado a su oficina sin darme el beso de buenos días. Un melocotón en almíbar por muy dulce y pelado que esté no deja de ser un melocotón.

Hoy cuando me he vestido he decidido ir a desayunar. “Ángela come-cruasanes” ha venido hacia mí con mi dulce y tullido crustáceo recién hecho en sus manos

- ¿Y la patita que le falta?

“Ángela come-cruasanes” al oírme se ha atragantado con los restos de la patita de mi cruasán que a dos carrillos y sin duda alguna estaba masticando. Entre toses y más toses, coloradota por los esfuerzos y el apuramiento que le ha entrado, se ha medio disculpado... He creído entender que traería otro cruasán...


Mientras saboreo las dos patitas, dos, de mi segundo cruasán de hoy, pienso lo curiosa que es la vida, un complicado puzzle cuyas piezas uno se esfuerza y se esfuerza por encajar... Pero a veces y sin ningún esfuerzo encuentran acomodo las unas en las otras y es entonces cuando el aire huele a cruasán a la plancha recién, recién tostado.
©Rocío Díaz Gómez


Este relato fue premiado con el 1º Premio en el VI Certamen de Relatos Breves “Mujeres” convocado por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. 2005.