domingo, 11 de abril de 2021

Las fachadas de Madrid

 


 Siempre deberíamos hacerlo, porque hay tesoros brillando solo para nosotros. 

Pero a menudo la prisa que tenemos insertada en nuestro ADN todos los habitantes de esta ciudad, no nos da tregua. Los horarios y las distancias con las que tenemos que lidiar cotidianamente, no nos permiten que nos fijemos como deberíamos en lo que vemos, sin ver, cada día.

Sin embargo, ahora que es primavera, ahora que en tiempos de pandemia huímos de los lugares cerrados, Madrid nos da otra oportunidad para que la paseemos como verdaderos viajeros. 

Venga, nos dice, regalándonos un guiño pícaro con sus edificios modernistas, con sus fachadas de colores y motivos peculiares, con ese buen aspecto que tiene desde siempre para los que vivimos en ella.

Venga, nos dice, fíjate en  mí. 

Fíjate despacio, 

contémplame con orgullo.

Soy la ciudad en la que vives, la ciudad mejor comunicada de tu país, la ciudad que seas o no seas de aquí te está esperando siempre.

 

Y entonces podrás admirar, en la esquina de la calle San Mateo con Mejía Lequerica, una casa modernista que llama la atención por la decoración de los lagartos de su fachada. Efectivamente se llama La Casa de los Lagartos, y se construyó entre 1911 y 1912, por Benito González del Valle. Todas sus habitaciones son exteriores.

 

 
 
 Tampoco deberías dejar escapar, en la calle Montserrat, en el núm. 12, otra casa modernista que data del año 1912. 
Una casa pícara, que parece que nos susurra al pasar, mientras nos muestra impúdica esos dibujos fálicos que la adornan de arriba abajo.
 
 
 

 
 
 
Y en la plaza de Cristino Martos esquina con la calle del Duque de Osuna, te espera otra fachada que no podemos perdernos porque está decorada con dibujos del genial Mingote.
 
 



Y para terminar, en la calle Almagro, fíjate en ésta, qué monumental su fachada. Si hasta se llevó un premio a la casa mejor construída.


 

Porque hay tesoros brillando solo para nosotros, deberíamos ir siempre por Madrid con los ojos bien abiertos.

Tendríamos que pasear esta ciudad, siempre, seamos de aquí o allí, como si fuéramos viajeros.

Porque nunca se termina de admirarla, nunca de conocerla.

viernes, 9 de abril de 2021

"Miss Marte" de Manuel Jabois. Reseña Literaria

 


 “De la novia se dijo que había aparecido en su propia boda de blanco ‘como si estuviese metida en una secta”.

 

Tengo pendiente hacer la reseña de "Miss Marte" de Manuel Jabois, me he dicho muuuuuchas veces a mí misma. Está visto que la vida no me deja tiempo para llevar ordenadas todas las facetas que me gustaría.

Pero aquí estoy ya, más que dispuesta a enmendarme.

En cuánto supe que esta novela salía, me dije que me la tenía que leer. Me gusta leer a Jabois, me encantó "Malaherba". Os dejo aquí de nuevo la reseña que hice en su día de esta novela que disfruté tanto:

http://rociodiazgomez.blogspot.com/2019/08/malaherba-de-manuel-jabois.html

Ahora le tocaba el turno a "Miss Marte".

Cuando te ha gustado una novela como me gustó a mí "Malaherba" sin querer buscas esa sensación en la siguiente. Tengo que admitir que mientras iba leyendo yo pensaba que "Malaherba" me había "llegado" más. Pero eso no quiere decir que no estuviera a gusto leyendo ésta, porque me gusta mucho la forma de narrar de este autor. En la primera volvimos a la infancia, y en esta segunda novela aterrizamos de lleno en la adolescencia. y qué bueno el guiño a Malaherba en esta novela, qué ilusión me hizo.

“Sólo las semillas tenían ganas
cuando el mundo
empezó”.
Xacobe Casas

Para empezar me ha encantado la cita que encabeza la novela, de Xacobe Casas. Les he escuchado en un programa de radio, El Ojo Crítico, a ambos, a Xacobe y a Manuel, hablando precisamente de las citas que le ha regalado el uno al otro. La verdad es que Xacobe Casas, que creo que solo tiene un libro publicado y descatalogado,  tiene unas frases, convertidas en citas que están genial.

¿Pero cual es el argumento de "Miss Marte"? 

La novela arranca en la boda de Mai Lavinia, una misteriosa, carismática y peculiar joven que llegó a un pueblo de Galicia, y enseguida se integró en una pandilla y se ennovió con uno de los chicos. Mai tenía ya una niña, Yulia, que desaparece en esa boda para siempre. La novela cuenta que 25 años después llega al pueblo Berta Soneira, una jóven perioriodista que pretende rodar un documental sobre aquel caso abierto de la desaparición de la niña por medio de entrevistas a las personas afectadas.

 Esta es una novela de suspense con un ritmo lento. No es trepidante para nada, aunque queramos saber todo el tiempo que dura la novela qué pasó. 

Es una novela con muchos personajes, incluído Dios y el Diablo. Están los dos periodistas. Berta Soneira que es la periodista que ha triunfado, que ya escribe en medios nacionales e incluso ha escrito varios libros. Y está el narrador, Nico, un periodista de provincias. Está el padre de Santi, que dice aquello tan curioso de que sabes cuando has perdido un hijo, cuando le ves con su novia. Están los amigos. Y por supuesto está Mai Lavinia:

“Tan cínica como delicada, una luz bellísima y frágil que se interrumpía por cualquier cosa; la luz de los mundos que se extinguen despacio y se esfuerzan por dejar el mejor de los recuerdos antes de apagarse del todo”.

 El tiempo de la novela oscila entre 1993 que es cuando aparece Mai Lavinia con su Yulia de dos años en aquel pueblo gallego dejando a todos impresionados. Y 2019, cuando la periodista Berta Soneira vuelve al pueblo a hacer entrevistas a todos tratando de descubrir que fue de la pequeña Yulia. Eso es la cronología de la novela. Y en cuándo a sus coordenadas espaciales ya hemos dicho que está ambientada en un pueblecito costero gallego, un pueblecito de la Costa da Morte, cerca de la fantástica playa de la Fora. Qué preciosidad de paisaje, la verdad. 

“Nos cambia para siempre, y toda la vida, la primera persona que nos quiso o que nos protegió”.

"Miss Marte" es una novela sobre la verdad. También es una novela sobre el amor y la locura. Una novela sobre la verdad y las sospechas. Una novela sobre aquellos veranos felices y sobre las abuelas que quieren hablar mientras pelan patatas. Una novela sobre la amistad y el paso del tiempo. Una novela sobre la vida, la familia y los secretos. Una novela sobre lo tramposa que es la memoria. Una novela de suspense que apenas lo tiene, aunque el misterio dura hasta el final.

Y tiene un final que cierra todas las hebras que se habían ido quedando sueltas. Y en mi caso, reconozco que había encontrado un puñado. Pero al final hallé verdades y gestos que te deja un poso dentro que dura hasta bastante después de haber terminado la novela. 

La prosa de Jabois es sencilla, es delicada, conmovedora. Tiene toques de humor y conlleva sentimiento. Las historias de Jabois se quedan contigo. Cómo me gusta cómo cuenta este autor.

Pero si no has leído ninguna, yo empezaría por  mi especial "Malaherba". Y después "Miss Marte". Y luego ya, me cuentas.

 


miércoles, 7 de abril de 2021

Frase del día. Seres imaginarios

 


 

Las personas reales están repletas de seres imaginarios.

Graham Greene

domingo, 4 de abril de 2021

"Máquina y maquinaciones" de Ana García Pineda en La Tabacalera

 

No sé si alguna vez habéis ido a la galería de arte que está en lo que era la Antigua Fábrica de Tabacos de Madrid. 

A mí es un lugar que me atrae y me sobrecoge a partes iguales, la verdad.

En la parte del enorme edificio que ocupaba esa fábrica y que se abandonó en el año 2000, en la puerta grande de la calle Embajadores de Madrid (número 51) hay exposiciones temporales relacionadas con la fotografía, las artes visuales, el arte contemporaneo... Esta parte la lleva el Ministerio de Cultura y hará como diez años aproximadamente, dependiendo de la sala, se organizan exposiciones. Hay otra parte que da a la Glorieta donde se hacen talleres de teatro, actuaciones, mercadillos y otras actividades, que el Ministerio se lo cedió a los vecinos y a artistas.

Pero yo os hablaba de la parte dedicada a las exposiciones, Tabacalera Promoción del Arte, donde yo había ido ya alguna que otra vez, recuerdo sobre todo una exposición del fotógrafo Alberto García-Alix. 

Es un espacio enorme, oscuro, donde parece que el edificio está tal cual lo abandonaron y sobre las paredes hechas polvo y los suelos "de aquella manera" te ponen las obras de arte. 

Es un lugar muy, muy, curioso. 

 

 Pues bien he estado hace nada, viendo una exposición que celebra los 35 años de dedicación del Instituto de la Juventud (INJUVE) a las artes visuales.

https://www.promociondelarte.com/tabacalera/expo-492-un-momento-atemporal-35-anos-de-la-muestra-de-artes-visuales-injuve

 

Y hoy os traigo una instalación visual que me encantó. Se titula "Máquina y maquinaciones" de Ana García Pineda, y se llevó un premio en el año 2008 de la Muestra de Artes Visuales. 

Es una instalación grande de 6 metros por 1,5 y está lleno de (no sé cómo llamarlo) ¿ideas? ¿inventos? para hacer máquinas para nuestros desastres más ¿domésticos? ¿íntimos?. 

Según la autora lo "escribujó". ¡Qué bueno!

Y hay inventos para la salud, para el amor, para los pequeños desastres domésticos, para el día a día, para los grandes avances de la humanidad, para el amor y desamor... Abarca todos los grandes temas.

Me ha encantado y quería compartirlo con vosotros.

 

Como es grande, he hecho varias fotografías para captar mejor los detalles.

No os lo perdáis está lleno de buenas frases. Os dejo algunos ejemplos, pero hay muchísimos:

- Máquina para que el Alzheimer solo afecte a tus recuerdos tristes.

- Máquina para inventar un sonido para la hache.

- Máquina para que cuando se acabe haya siempre más.

- Máquina para poder elegir tus enfermedades.

- Máquina para que los suicidas cedan los años que les quedaban por vivir.

- Máquina para inventar un gel con olor a ti. 

- Máquina para que tu jersey favorito crezca contigo.

- ...










viernes, 2 de abril de 2021

"Nicolas Muller: La mirada comprometida" en la Sala El Águila de Madrid

 


La vida te sorprende.

Un día ves que hay plazas para reservar en una visita guiada a una exposición de fotografía que va a comenzar en el edificio El Aguila, la sala de exposiciones de Madrid, que hay en la antigua fábrica de cervezas. Como vienen los cuatro días de Semana Santa, te apetece hacer alguna que otra salida cultural, y de pronto encontrar que quedan plazas para una de esas actividades en un Madrid donde hasta en Semana Santa seguimos siendo tantos, es una suerte, así que rápidamente reservas. 

Crees que no sabes gran cosa de ese fotógrafo pero piensas, sin mirar mucho, que puede estar bien. 

Y cual es tu sorpresa cuando una vez allí, al ver algunas fotografías, al escuchar a la guía te das cuenta de que ¡sí conocías a ese fotógrafo!, que ya habías visto muchas de sus fotografías, y que seguramente tú habías estado en esa exposición del año 2014 de la que está hablando la guía. Y cómo tantas veces últimamente maldices esta memoria tuya que ya no te recuerda muchas cosas.

Y piensas que cuando llegues a casa, buscarás en tu blog, porque si estuviste, que debiste estar, lo tendrás en el blog...

https://rociodiazgomez.blogspot.com/2014/02/nicolas-muller-obras-maestras-una.html

 Y estaba.


Y cuánto te alegras de que haya en Madrid otra exposición de este fotógrafo, cuánto de haberla visto también.


Nicolás Muller (Orosháza, Hungría,1913 -Llanes, Asturias, España, 2000) es un fotógrafo hungaro que se fue, muy jóven, de su país cuando la II Guerra Mundial, donde vivió los principios del nazismo. A partir de ahí fue haciendo fotografías por todos los países por donde paraba: Francia, Portugal, Marruecos, España.

De hecho la muestra, que recoge 125 fotografías, son un recorrido vital: 26 fotos de Hungría, 26 de Francia, 20 de Portugal, 24 de Marruecos, donde decía que había vivido los años más felices de su vida, y 29 de España, a donde se trasladó por amor y donde se quedó a vivir hasta su muerte en Asturias. 

De Hungría:


 



De Francia:

 
 
 

De Marruecos:





A mí me ha gustado mucho esta exposición. Me gustan las fotografías que hacía Nicolas Muller. Su mirada fija en los más humildes, en los labradores y las lavanderas. Su mirada limpia captando las expresiones infantiles y las caras de quién han sufrido el paso del tiempo o a quiénes la vida no les ha tratado demasiado bien. 
 
A finales de los años 40 es cuando este fotógrafo ya recala en España donde se asentará. Aquí tendrá su estudio en el centro de Madrid y realizará dos tipos de fotografía: retratos y fotografía documental.
 
Hay varias fotografías famosas de nuestros escritores que yo conocía y nunca me acuerdo de quién las hizo. A ver si ya esta vez no lo olvido.
 
Azorín y Baroja

 

 

También hay muchos documentos, álbumes de negativos de sus fotografías, álbumes de las dedicatorias que les dejaban los intelectuales con los que frecuentaba tertulias, o conversaciones. También están las revistas que publicaron sus fotografías, con mayor o menor acierto para su autor. 
 
Dedicatorias de algunos intelectuales. La de Mingote se reconoce fácilmente. Y la de Camilo José Cela es muy cariñosa, leedla ya veréis.

      
Están muy bien estas dos páginas, todas con fotografías de las manos de muchos escritores famosos.

La mayoría de las fotografías de esta exposición son inéditas, pertenecen a muchos negativos que estaban en una caja que encontró su hija en la casa familiar. Otras, las menos, sí que habían sido publicadas pero retocándolas. No conocíamos la fotografía original tal y como la había hecho el fotógrafo. Solo 49 fotografías son del Fondo Nicolás Muller.
 
En el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, entre otros Fondos, está el Fondo de este fotógrafo. El Fondo de Nicolás Muller. La Comunidad de Madrid se lo compró a su hija en el año 2014, y comprende un archivo personal que abarca desde el año 1924 hasta el 2014. 

 
No puedo extenderme tanto en una entrada, pero yo os aconsejo esta exposición, esta muestra de este fotógrafo. Ahora me gustaría volver a visitar la que ya ví en su día, porque allí había otras fotografías distintas.
 
Y cuando vayais, si podéis uniros a alguna visita guiada mucho mejor. La guía que nos ha tocado a nosotros nos lo explicaba muy detalladamente. Iba ilustrando su explicación con otras fotografias que nos enseñaba de su tablet y contándonos anécdotas y curiosidades que enriquecían mucho la visita. 
 
Ha merecido mucho la pena.
 
 

jueves, 1 de abril de 2021

"Ellas mismas. Mujeres que han hecho historia contra viento y marea" de María Teresa Álvarez. Reseña Literaria

 


Y ya estamos en abril. 

Y a mi blog ya le tengo "en jarras" con su letanía de que no publico... Y ya le he dicho, que sí, que lo sé, que tengo varias entradas medio hechas pero que no me da la vida...

Y ya sabéis como es, me mira así como de reojo, mueve uno de sus piececillos para meterme prisa y me dice que espabile que se nos va la Semana Santa y no hemos hecho ni torrijas.

¡Ay qué cruz! y nunca mejor dicho en estos días.

Así que voy a ir publicando algunas atrasadas.



Durante el mes de marzo me leí este libro de mujeres.

"Ellas mismas. Mujeres que han hecho historia contra viento y marea" de María Teresa Álvarez es un libro con muchas historias, veintisiete exactamente.

Son pequeñas semblanzas, pequeñas biografías que te aportan un acercamiento a la vida de un puñado de mujeres que fueron unas luchadoras. Mujeres de muchos siglos diferentes que pelearon por salir victoriosas de las circunstancias que las rodeaban y querían anularlas.

Es un libro que me ha parecido entretenido. Muy instructivo. Por supuesto hay capítulos que me han parecido más interesantes que otros, o que me han llegado más sus historias, o incluso que me han parecido más exhaustivos. Sobre todo me ha atrapado más la segunda mitad del libro, aunque por otra parte eran las semblanzas que más conocía. Pero en general te ofrece una visión de la persona que te aporta una idea aproximada de cómo era. Luego ya está en cada uno querer profundizar más. A mí me ha servido para conocer a algunas féminas y encuadrarlas en su época.

La Beltraneja, Beatriz Galindo, Teresa Cabarrús, Juana de Trastamara, la Malibrán, Concepción Arenal, Eulalia de Borbón, Rosalía de Castro... así hasta 27.

Lo dicho, entretenimiento instructivo.

sábado, 27 de marzo de 2021

Antón García Abril y la música de aquellas series

 


La niña que tú eras aún está sentada en el sofá del comedor.

Aquel sofá con cojines de ganchillo de colores. Aquel, donde nos apretujábamos todos los hermanos nada más cenar, justo cuando iba a comenzar el capítulo de la serie que tocara. 

Todos a la vez, todos juntos.

El olor a tortilla francesa inunda el aire, y en nuestras bocas languidece el último sorbo de la leche con colacao y las galletas. 

Los olores son seguros y los afectos también. 

Nunca te sentiste más protegida que en aquella casa de dos plantas donde todos terminásteis cayendo por esa escalera empinada que se quejaba, siempre en los mismos peldaños, de vuestras pisadas alocadas. Esa misma casa donde creciste, entre las voces de los hermanos y la atenta mirada materna.

En aquel mismo sofá os encontraba cada noche el final del capítulo, cada uno recostado sobre el hombro del otro, unos durmiendo y otros no, compartiendo el estrecho espacio, buscando la postura más cómoda. 

Los que estaban despiertos se iban moviendo mientras la madre mandaba a la cama a los dormidos o incluso guiaba al más pequeño, que todavía dormido se dejaba llevar por los hombros mientras caminaba con los ojos cerrados hacia la cama. 

Todos juntos, todos a la vez.

En aquella tele, a la que había que golpear a veces para seguir viéndola, todavía sigue sonando la sintonía de aquellas series.

Esa sintonía ya para siempre familiar.



Curro Jiménez. 


El hombre y la tierra. 1974


Fortunata y Jacinta 1980



Anillos de Oro. 1983



Este marzo del 21 ha muerto Antón García Abril (1933-2021) que, entre otras obras, compuso más de 200 bandas sonoras para cine como 'Los santos inocentes', 'El crimen de Cuenca', Sor Citroën) y sintonías de series de televisión como 'El Hombre y la Tierra', 'Curro Jiménez', 'Anillos de Oro' o 'Fortunata y Jacinta'.

Ha muerto el hombre que compuso la banda sonora de muchas de nuestras noches familiares.