Mostrando entradas con la etiqueta NOVELA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta NOVELA. Mostrar todas las entradas

sábado, 18 de enero de 2020

"La reina Roja" de Juan Gómez Jurado



Y ocurrió que pasé la última página del penúltimo libro de Juan Gómez Jurado, "La Reina Roja", la leí, y a continuación abrí el siguiente libro del mismo autor "Loba negra" y comencé a leer la primera página.

Es lo bueno de leerse un libro cuando ya te está esperando otro con los mismos personajes. 

Y a mí la voluntad siempre me la ganan los personajes, más que las historias en sí. Y Antonia Scott es todo un personaje.


¿Y que nos cuenta el argumento de "La Reina Roja"? Pues nos presenta a una Antonia Scott, una mujer muy especial, muy inteligente, que vive en un piso casi vacío del barrio de Lavapies de Madrid y del que no tiene intención de salir porque nada de lo de fuera le interesa en absoluto.
Por otro lado está el inspector Jon Gutiérrez acusado de corrupción y suspendido de empleo y sueldo. 
 A ambos les va a unir la propuesta de un misterioso desconocido que le ofrece a Jon la posibilidad de limpiar su nombre, si consigue sacar a Antonia Scott de su "retiro". Pero Antonia no es una persona fácil. 


 En cuánto al estilo literario en que está escrita, me ha parecido una novela muy entretenida, pues tiene un ritmo rápido, es bastante ágil, se le van sirviendo tantos obstáculos a los personajes que no puedes dejar de leer para comprobar cómo los van salvando. Tiene una estructura con capítulos cortos y bastante diálogo. Todos esos ingredientes imprimen a la narración mucho ritmo.  Contada de forma sencilla, directa, amena.


La trama está ambientada en el centro de Madrid y en la actualidad. Que esté ambientada en la ciudad que vives, lógicamente te la devuelve más reconocible. Y por último sus constantes alusiones a la música de Joaquín Sabina, me hacen sonreír casi sin darme cuenta. Una novela de misterio ambientada en Madrid y con una banda sonora entre líneas que me encanta. Son tres puntos a favor indiscutibles.


Los dos personajes principales me han parecido muy atractivos.

Por una parte tenemos a la susodicha, Antonia Scott. Que resulta que ni es policía ni criminalista. Pero resuelve muchísimos crímenes. No sabe disparar, pero tiene una inteligencia prodigiosa en la que "están saltando muchos monos a la vez de liana en liana" mientras las neuronas debe estar estableciendo conexiones a muchísima velocidad. Es una persona difícil y reservada, con una situación familiar muy complicada y a la que no le gustan que le toquen.

"Antonia Scott solo se permite pensar en el suicidio tres minutos al día. Para otras personas, tres minutos pueden ser un período minúsculo de tiempo. No para Antonia. Diríamos que su mente lleva muchos caballos debajo del capó, pero la cabeza de Antonia no es como el motor de un deportivo. Diríamos que es capaz de muchos ciclos de procesamiento, pero la mente de Antonia no es como un ordenador. La mente de Antonia es más bien como una jungla, una jungla lleva de monos que saltan a toda velocidad de liana en liana llevando cosas. Muchos monos y muchas cosas, cruzándose en el aire y enseñándose los colmillos."

 Y por otra parte tenemos a Jon, un policía vasco, que pesa 100 kilos, es gay y muy honesto.  Es muy bonachón, aunque no entiende para nada a Antonia que no deja de sorprenderle. Es un personaje que cae bien, le ves venir y es buenazo.

Juan Gómez Jurado ha inventando un tandem protagonista que resulta muy atractivo, como os decía, da mucho juego y no me extraña que escriba más libros con ellos.

Lo que menos me ha gustado de "La Reina Roja" es su final. Pero como expresamente al final del libro el autor nos pide por favor que no hablemos de él, yo voy a respetarlo. 


Lo más importante, en cualquier caso, es que yo ahí estoy ya, leyendo el siguiente de Juan Gómez Jurado: "Loba negra".

Dicho ésto, dicho todo ¿no?




#Juan Gómez Jurado
#La Reina Roja"


jueves, 28 de noviembre de 2019

"La cara norte del corazón" de Dolores Redondo

Resultado de imagen de dolores redondo libros

Tenemos que poner orden en las reseñas de libros que se nos están acumulando.

He pasado unas semanas en Nueva Orleans, uno de mis destinos pendientes, uno de los que siempre quise conocer. Y puestos a ir, lo he hecho a lo grande, he estado en uno de sus momentos más trágicos, cuando pasó el huracán Katrina. Así que fijaos lo empantanada, nunca mejor dicho, que he estado, cómo para andar haciendo reseñas...

Ya sabéis ¿no? Me estoy refiriendo a La cara norte del corazón de Dolores Redondo.

La última novela de la autora de la trilogía del Baztán me ha parecido entretenida. Tenía muchas ganas de recuperar a Amaia Salazar, la protagonista. Ese personaje navarro tan sugerente y con un pasado tan turbulento. Pero tengo que reconocer que creo que me gustó bastante más la trilogía o su libro "Todo ésto te daré".

Pero vamos a reseñar éste que nos ocupa: "La cara norte del corazón". 
Para empezar el título me parece un acierto, muy sugerente.

Os copio el argumento:
"En agosto de 2005, mucho antes de los crímenes que conmocionaron el valle del Baztán, una joven Amaia Salazar de veinticinco años, subinspectora de la Policía Foral, participa en un curso de intercambio para policías de la Europol en la Academia del FBI, en Estados Unidos, que imparte Aloisius Dupree, el jefe de la unidad de investigación. Una de las pruebas consiste en estudiar un caso real de un asesino en serie a quien llaman «el compositor», que siempre actúa durante grandes desastres naturales atacando a familias enteras y siguiendo una puesta en escena casi litúrgica. Amaia se convertirá inesperadamente en parte del equipo de la investigación que les llevará hasta Nueva Orleans, en vísperas del peor huracán de su historia, para intentar adelantarse al asesino...
Pero una llamada de su tía Engrasi desde Elizondo despertará en Amaia fantasmas de su infancia, enfrentándola de nuevo al miedo y a los recuerdos que la dotan de un extraordinario conocimiento de la cara norte del corazón."

 Bueno pues cómo os decía me ha parecido entretenida. Pero, aunque no se debe comparar, es inevitable, y creo que sus otras novelas me han llegado más que ésta.

Creo que está muy logrado el ambiente en el que se desenvuelve la novela. Yo creo que es muy importante que resaltemos lo conseguido que está. Es un ambiente reflejo de la devastación previa y posterior al paso del huracán Katrina. Oscuridad, inundación, desastre. Dejó casi 1900 muertos en la ciudad. Eso en lo que toca a los capítulos que se desarrollan en Nueva Orleans, ciudad de músicos y fantasmas, tan bien retrada por la autora. Y en los capítulos que se desarrollan en Navarra, en el Baztán, también tenemos lluvia, oscuridad, desasosiego, inquietud, peligro. Luego ya veis que no hay luz por ninguna parte, la ambientación ya te pone rápidamente en situación.

La obra está narrada alternado dos hilos temporales. Eso le otorga un poco más de agilidad, que dicho sea de paso, no le viene mal. Por un lado está la actualidad con el crimen del asesino en serie de Nueva Orleans que parece que está basado en un hecho real. Y por otra parte está la vida de Amaia cuando era pequeña en Elizondo. Eso nos permite bucear aún más en la psicología, en el retrato de la protagonista, perfilándose más nítidamente. También nos permite conocer mejor a tía Engrasi, descubrimos a una tía más jóven que tuvo un papel fundamental en la vida de Amaia y eso lo desconocíamos.

Y como ya estamos con los personajes, lo bueno también que tiene esta novela es que en la historia que se desarrolla en la actualidad recuperamos el personaje de Aloisius Dupree del FBI. En la trilogía estaba rodeado de misterio su breve incursión telefónica y aquí por fin sabemos qué les unió y cómo es realmente Dupree. Me ha gustado bastante el breve epílogo que tiene la obra donde están Amaia y él, no os digo más para no desvelar.

Luego entonces yo destacaría de esta novela su ambientación, muy lograda. Dentro de ésta habría que señalar su inclinación hacia lo mágico, hacia lo inexplicable, lo que se escapa a la razón, que es muy sugerente. Y por otra parte también, hay que poner en relieve la caracterización de sus personajes principales, muy lograda también. 

Por otra parte, en la novela hay dos tramas, la principal que es la de la caza del asesino en serie, que es con la que comienza, y luego hay otra que aparece mucho más adelante que es el mito del Barón Samedi. Pues bien, creo que la resolución de la primera trama se alarga demasiado, es como si fuera flojeando a medida que van pasando los capítulos, va perdiendo pasión; y en cambio la de la segunda, en mi opinión, queda coja, no termina de resolverse. Eso me ha faltado. Y mucho. Tenía muchas ganas de saber cómo se resolvía esta trama. No sé si la autora lo quiero retomar más adelante en otra novela, o nos va a dejar así para siempre.

En cualquier caso yo creo que Dolores Redondo tiene una prosa muy cuidada, precisa en los detalles, que se desenvuelve muy bien en los diálogos y que merece la pena conocerla porque te suele atrapar con las historias que cuenta.

Pero si no la conocíais ya, que me extraña, sí que os aconsejaría que la leyérais en el orden en que han ido publicándose sus libros, así no os faltará información.


#Dolores Redondo
#La cara norte del corazón
#Trilogía del Baztán
#Novela
#Reseña

viernes, 11 de octubre de 2019

"Flores sobre el infierno" de Ilaria Tuti


"Una leyenda gravitaba alrededor de aquel sitio. Una de esas que se adhieren a los lugares igual que un olor persistente. Se decía que a finales de otoño, antes de que las lluvias se convirtieran en nieve, el lago alpino exhalaba siniestras emanaciones."


Bueno pues me acabo de terminar "Flores sobre el infierno" de Ilaria Tuti y ahí que me ha tenido varios días enganchadita con su trama oscura.

La novela negra puede conmigo, qué le vamos a hacer.

En este caso se trata de novela negra de la italiana, que de todo hay. 

Al primer muerto que nos encontramos le encuentran con los ojos arrancados, desfigurado y desnudo. Pues ya tenemos el cadáver servido. 

Si a eso le añadimos que pronto conoceremos a una inspectora singular: Teresa Battaglia, comisaria de policía especializada en perfiles criminales, de unos sesenta años, diabética, que empieza a tener problemas con su cabeza y que tiene un humor de mil demonios, pues ya tenemos otro punto más. Y enseguida también aparece un jóven inspector: Massimo Marini, que va a ser el novato al que va a hacer sufrir un poco, bastante, Teresa con su talante endiablado.Ya vemos que los personajes tienen su miga, forman una buena pareja, están bien perfilados, son originales y te los crees con sus miedos y sus problemillas. Me ha gustado bastante tanto el personaje principal de Teresa, tan contradictorio pero por el que terminas sintiendo cierta ternura como el personaje del asesino, que es el menos convencional de todos.

Por otra parte la novela tiene dos tramas, la principal que es la que se desarrolla en la actualidad, en italia, en Taverni, un pequeño pueblecito de la montaña donde ha aparecido el cadáver y comienza la investigación. Y una segunda trama en la que la autora nos hace retroceder al pasado, al 1978, en Austria, a una especie de institución llamada La Escuela donde ocurre algo misterioso. Por lo tanto tenemos dos tramas que van a ir paralelas, con un salto temporal y ambiental, hasta que confluyan. Eso ya imprime a la novela mucha agilidad pues el lector está todo el rato saltando de una historia a otra, a cual más enigmática.

Está narrada en tercera persona, en estilo directo, con un lenguaje sencillo que va fluyendo. Las descripciones de la naturaleza son buenas, muy pormenorizadas. Y también el narrador es reflexivo, se detiene de vez en cuando en las relaciones afectivas, sobre todo en las de las madres y los hijos. Todo eso hace que aunque sea una novela negra su ritmo no sea muy rápido.

La ambientación está muy lograda. En la primera trama, la historia se desarrolla en un pueblo italiano de las montañas (que no tiene nada que ver con "Marco"...), con un relieve muy abrupto, con bosques, niebla, nieve... vamos que invita a que se te encoja ya el ánimo un poquito. Y si saltamos a la otra trama, ya se te encoge del todo porque lo que te van contando da su "cosilla". Total que buena ambientación.

"Marini estaba concentrado en la conducción y no había dicho ni una palabra desde que se habían puesto en marcha. Teresa observaba el paisaje. En cuánto empezaron a subir fueron tragados por nubes bajas que rodeaban la montaña como una corona. El mundo había cambiado de nuevo: era un limbo suspendido entre bruma, hielo y la ausencia de luz.
Después de algunas curvas cerradas, la quitanieves se detuvo. Desde la ventanilla bajada, el conductor llamó su atención con el brazo levantado. Pararon el coche y se bajaron. El aire era denso, cargado de minúsculas partículas de agua. Estaban respirando nubes. "

No os voy a decir que sea una obra maestra del género, se parece a otras en conjugar dos tramas, en tener una pareja de inspectores que son el contrapunto el uno del otro, quizás hay algunos detalles previsibles... Pero da un poco igual que no sea súper original en ésto, porque creo que funciona bien, resulta entretenida aunque no es trepidante, entretenida mucho, cada vez más a medida que vas avanzando en la lectura de la novela porque las dosis de la intriga están muy bien repartidas. Yo la he disfrutado mucho.

Nunca había leído nada de esta autora y leo ahora que es su primera novela. Pues qué más queremos. Está muy lograda para ser una primera novela, y yo, después de haber leído ésta, espero leer más de Ilaria Tuti, prometen.


Os dejo un enlace a una entrevista con la autora por si os apetece leerlo. Me gustó mucho el títular que escogieron:

Ilaria Tuti: "Los cuentos son para contar el mal a los niños; los thrillers, para contárselo a los adultos"




#Ilaria Tuti
#Novela
#Thriller
#Flores sobre el infierno

"Largo petalo de mar" de Isabel Allende



“El soldadito era de la Quinta del Biberón, la leva de niños reclutados cuando ya no quedaban hombres jóvenes ni viejos para la guerra. Víctor Dalmau lo recibió junto a otros heridos que sacaron del vagón de carga sin mucha consideración, porque había prisa, y tendieron como leños en esterillas sobre el piso de cemento y piedra de la estación del Norte, en espera de otros vehículos para llevarlos a los centros hospitalarios del Ejército del Este. Estaba inerte, con la expresión tranquila de quien ha visto a los ángeles y ya nada teme. Quién sabe cuántos días llevaba zarandeado de una camilla a otra, de una posta de campaña a otra, de una ambulancia a otra, hasta llegar a Cataluña en ese tren. En la estación, varios médicos, sanitarios y enfermeras recibían a los soldados, mandaban de inmediato a los más graves al hospital y clasificaban al resto según dónde estaban heridos —grupo A los brazos, B las piernas, C la cabeza, y así seguía el alfabeto— y los enviaban con un cartel al cuello al lugar correspondiente. Los heridos llegaban por centenares; había que diagnosticar y decidir en cuestión de minutos, pero el tumulto y la confusión eran sólo aparentes. Nadie quedaba sin atención, nadie se perdía. Los de cirugía iban al antiguo edificio de Sant Andreu en Manresa, los que requerían tratamiento se mandaban a otros centros y a algunos más valía dejarlos donde estaban, porque nada se podía hacer para salvarlos. Las voluntarias les mojaban los labios, les hablaban bajito y los acunaban como si fueran sus hijos, sabiendo que en otra parte habría otra mujer sosteniendo a su hijo o a su hermano. ..."



He vuelto a pasar unos días de placer en el universo de Isabel Allende.

Viajar de nuevo a sus historias, volver a vivir entre sus páginas es garantía de disfrute, de conocer personajes entrañables, de vivir muchas vidas fascinantes.

“Largo pétalo de amor” no ha sido ninguna excepción.

Me daba pena que se terminara, y de hecho fue lo que menos me gustó de todo el libro, que se termina casi sin que te des cuenta. El final no me convence mucho. Llegas a la última página y te preguntas: ¿Ya? Y sí, más o menos te imaginas qué pasará después. Pero querrías que también eso te lo hubiera contado, porque la Allende cuenta las cosas “tan bonito…”.

El tema de la novela es la patria y el desarraigo. Y por supuesto creo que también podría ser el amor.

"Y entonces ese vasco alegre y corajudo, que había visto tanta muerte y sufrimiento, tanta violencia y maldad, lloró disimuladamente con la cara escondida en la nuca de la joven, cuyo olor no olvidaría. Lloro por ella, porque todavía no sabía que era viudad, lloró por Guillem, que nunca conocería a su hijo ni volvería a abrazar a su novia, lloró por Carme, que se había ido sin despedirse, lloró por sí mismo, porque estaba muy cansado y por primera vez en su vida dudaba de su buena suerte."

Por primera vez la historia está ambientada en España, en tiempos de la Guerra Civil. Ahí arranca esta novela. Y después nos hablará del barco Winnipeg, donde un puñado de republicanos, ni más ni menos que dos mil, buscarán otro lugar para vivir: Chile. Y ahí la historia se trasladará a ese país mientras nos cuenta las vidas del médico Víctor Dalmau y la que será su mujer, la pianista Roser Bruguera y su historia de amor.

Pablo Neruda tiene un papel importante en la obra y la autora le hace un homenaje en este libro. Por esta historia circulan junto a los personajes ficticios, personajes reales como, ya he dicho Pablo Neruda, pero también Salvador Allende o Elizabeth Eidenbenz.

Temporalmente  la novela comprende un periodo de tiempo entre el año 1936 y el 1994. 

No quiero contaros mucho porque es mejor zambullirse en esta nueva novela e ir descubriéndola poco a poco. La gesta del Winnipeg, barco del que yo nunca había oído hablar y un ramillete de vidas a las que toca no solo pasar la Guerra Civil, sino también el golpe de Pinochet. 

Como siempre la autora disecciona los sentimientos y los sabe traducir a palabras de forma efectiva y delicada. 

A mí me ha parecido una novela muy entretenida y amena. Creo que me ha gustado más que la anterior novela de esta autora, pero quizás a otras personas ésta le guste menos que alguna que otra, porque Isabel Allende tiene muchas novelas entrañables, y para gustos…

  En fin, por mi parte, muy recomendable.


#Reseñas
#Isabel Allende

lunes, 23 de septiembre de 2019

"El último akelarre" de Ibon Martín




Aquelarre, palabra formada a partir del vascuence akelarre 'prado donde pasta el cabrón o macho cabrío', compuesta por aker 'macho cabrío' y larre 'prado'. 



Pues me terminé de leer "El último akelarre" de Ibón Martín. Y muy entretenido.

Ya me había leído el primero de esta saga que tiene como protagonista a la escritora Leire Altuna, "El faro del silencio". Y había topado con algunas críticas del segundo, entonces me pasé al tercero directamente. Estas cosas que una hace a veces... Pero bueno he recapacitado y creo que me tendré que leer el segundo en algún momento, y el cuarto desde luego.

En este caso la acción, espacialmente, se desarrolla entre Bilbao y Zugarramurdi.  Y temporalmente vamos a estar saltando en la novela entre el siglo XVII y el año 2015. Así que el ritmo de la novela es muy ágil. Que vayan paralelas las dos tramas y se nos obligue al leer a ir cambiando de una otra imprime al texto una buena dosis de dinamismo.

Eso unido a la cantidad de giros que el autor sabe ir imponiendo a la trama hace que se haga una novela fácil de leer y que te la bebes.

La estructura de la novela son 63 capítulos muy cortos encabezados todos por una fecha, con lo cual te sitúas rápidamente en el tiempo en que estás.

La novela comienza en Bilbao durante la noche que se celebra una regata famosa, la Nocturna de Bilbao, en la que Leire Altuna, una famosa escritora de género negro y nuestra protagonista, participa. Lo que va a ocurrir es que de pronto llamará la atención de todo el mundo un fuego en lo alto de una chimenea en el parque Etxebarria. Y lo peor de todo es que proviene de un ser humano que se está quemando.

Leire, se acercará hasta ese lugar donde se encontrará con Ana Cestero, una joven ertzaina con la que ya trabajó en anteriores casos.

Éste es el comienzo del argumento con el que parte la primera de las tramas de la novela. 

La segunda trama se desarrollará en el año 1609 en Zugarramurdi, donde conoceremos la historia de María, una joven que se dedica al cuidado del ganado y al oficio de partera. Conoceremos como, a partir del nacimiento de un niño muerto, será acusada por la Santa Inquisición de brujería. Y el Santo Oficio no solo la acusará a ella, sino a un tercio de la población de aquella zona. 

"Invierno de 1610
María se sentía aturdida, desorientada. ¿Cuánto tiempo llevaba allí? ¿Horas, días, semanas? Lo último que recordaba era la sensación de agonía, el ardor en el pecho y el agua colándose por su nariz en plena tortura. Aquel barreño infame en medio de la sala de interrogatorios le había brindado las sensaciones más escalofríantes de su vida. Todavía reverberaban en su cabeza las preguntas del inquisidor. ¿Confiesas que adoras al demonio? ¿Cuántas veces has yacido con el maligno? ¿Cuántos hijos diabólicos le has dado ya? ¿Cuántos bebés has matado? ¿Cuántos bebés...? esta era sin duda la más dolorosa. Ella ayudaba a los niños a llegar al mundo, no los mataba. Por más que lo aseguró, el verdugo no tuvo piedad. Una y otra vez su cabeza era introducida con saña en el agua gélida. Cada vez más tiempo, cada vez con menos segundos para recuperar el resuello. ..."


Esta segunda trama está basada en los hechos reales que ocurrieron en Zugarramurdi y aledaños en esa época. 

Y a seguir leyendo se ha dicho. 

El estilo de este autor es sencillo, con un buen manejo en la dosis de la intriga y los giros en la narración, que hacen que la atención de los lectores no decaiga. Domina la técnica.

Lo único que me ha chirríado un poco, es que creo que hay un abuso de frases hechas. Y no formando parte del lenguaje de un personaje, que no estaría mal porque lo caracterizaría. En este caso se trata de un abuso tanto en el narrador como en algunos diálogos sin distinguir quién las dice. Aunque por otra parte, al mismo tiempo se ve que hay un lenguaje muy rico, así que no es por falta de vocabulario, yo creo que simplemente ha faltado algún repaso en este tema a alguna parte de la novela.

Pero salvo por ese detalle, me ha parecido una novela muy entretenida, donde se han manejado muy bien los ingredientes de la novela negra, como decíamos, la intriga y los giros. Novela negra de la nuestra que merece la pena. 

Por otra parte la ambientación está muy lograda, como he comentado ya en otra entrada, yo conocía ya Zugarramurdi, pero me parecía que estaba allí de nuevo. Muy bien la ambientación.

Novela negra, de "la nuestra", recomendable.


#IbonMartin
#Elúltimoakelarre


viernes, 21 de junio de 2019

"El guardián de los secretos" de Óscar Hernández Campano




Tenía pendiente hablaros de la última novela que he leído: "El guardián de los secretos" de Óscar Hernández Campano. 

Una novela de la que no había oído hablar y que llegó a mí por casualidad pero que me ha parecido muy entretenida. 

Está ambientada tanto en Madrid como en Peñíscola. Temporalmente también se rompe a menudo la linealidad de la historia puesto que la acción salta del Madrid actual a sesenta años atrás para situarnos en la Peñíscola de la Guerra Civil. Los saltos espaciales y temporales imprimen ritmo a la narración.

El tema es el amor entre personas, independientemente del sexo que tengan. Pero también toca nuestra historia, la sociedad española durante la II República, la Guerra Civil, los desaparecidos, el Franquismo. También la culpa y hasta la magia.

El argumento lo podríamos sintetizar contando que un viejo escritor llamado Miguel, contacta con Enara, una jóven enfermera, para que le ayude en sus últimos días. Enara descubre que el escritor está trabajando en lo que será su última novela: Una autobiografia donde habla de su juventud como hijo de un alto cargo de la República, al que envian a Peñíscola para mantenerlo a salvo de la guerra. Allí en el pueblo costero, el jóven Miguel, conocerá a su primer amor. 

Creo que es una novela que está muy bien ambientada, nos podemos sentir tan cerca del mar como sus protagonistas cuando navegan o nadan, como horrorizados dentro de una casa que están bombardeando en ese momento. El autor ha sabido reflejar muy bien las coordenadas de la historia, la ambientación como os decía de los lugares en los que se desarrolla. Está llena de pequeños detalles que se huelen, se escuchan. 

Para trasladarnos del presente al pasado, el autor se ha valido también del cambio de narrador, de la primera persona o la tercera. La primera persona te acerca más al personaje, y le ha venido muy bien para las memorias de Miguel, para que empatizáramos más con el personaje principal. 

Además de ser entretenida, es emocionante. Está impregnada de sentimiento. Es intimista.

No sé si habrá influido que la he leído mientras estaba pasando unos días en Levante, pero a mí me ha parecido que está tan lograda su ambientación como bien definidos los personajes. Son personajes que te caen bien o regular, que te llegan, te los crees, sientes cómo se mueven.

Es una novela que quizás sea en muchos momentos previsible, pero a mí me ha tenido atrapada, me ha entretenido bastante y la he disfrutado.




#Oscar Hernández Campano
#Novela
#El guardián de los secretos

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Las horas del silencio de Marta y Rafael Martín Masot







He terminado la novela “Las horas del silencio” que me ha tenido entretenida en los últimos días.
Todo el tiempo he tenido la sensación de que me parecía una serie vespertina de amores contrariados y desigualdades sociales. Pero no está mal escrita, con la dosis justa de intriga, para querer saber más.


El argumento comienza cuando Ana Gaitán, Marquesa de Ganianza, visita al obispo Damián Belmonte para devolverle un reloj que él olvidó en su dormitorio treinta años atrás y pedirle un favor…
No está nada mal para comenzar una historia.  


La historia arranca en el año 1966, pero se combina con otra línea argumental de principios de siglo, más concretamente del año 1917, y además la historia central acude a los años de la guerra, treinta años antes. Así consiguen los autores que la narración sea ágil, saltando años hacia delante y hacia atrás, dándonos a conocer las vidas de los personajes en diferentes etapas de sus azarosas vidas. Eso en lo que se refiere al tiempo de la narración. En cuanto al espacio está ambientada en España. Muy bien ambientada retratando tanto la vida rural en un pequeño pueblo Barranca de las Paveras, como en las ciudades, comienza la novela en una del Sur, y después llegamos a Madrid.
El tema cómo os decía son los secretos, las desigualdades sociales, la guerra civil, y el robo de bebés. Temas complejos, ya veis, aunque ya muy tratados en la literatura, un poco trillados la verdad. 

Los personajes centrales están bien perfilados, y tienen las suficientes aristas para que los encontremos humanos, aunque se podría sacar mucho más partido de ellos, sobre todo del protagonista. Hay otra serie de personajes quizás un poco ya más manidos, y hasta previsibles. La verdad es que después de haber leído otras novelas que tocan estos temas, como por ejemplo las de Almudena Grandes, donde los personajes son sobresalientes pues a éstos de esta novela es como si les faltara un punto. La más conseguida es la protagonista femenina, Ana Gaitán.
Pero bueno, en general, está bien escrita, la prosa está cuidada, y en algunas ocasiones incluso tiene buenas imágenes salpicándola, aunque es verdad que en otras quizás abuse un poco de los adjetivos. Creo que va mejorando según transcurren los capítulos. Es una novela entretenida, como os decía, y a quién le gusten estas historias románticas, de amores apasionados y complicados, le puede atrapar.


Yo destacaría su ambientación, está muy bien ambientada tanto en los momentos históricos que tratan, principios del siglo XX, la guerra civil, los años 50 y 60, como en el reflejo de la sociedad de esos períodos, el clero, la burguesía, las desigualdades sociales en general.
Es entretenida, aunque un poco previsible.

domingo, 7 de octubre de 2018

"Tuyo es el mañana" de Pablo Martín Sánchez



Habla pueblo habla
Tuyo es el mañana
Habla y no permitas
Que roben tu palabra
Habla pueblo habla


He terminado "Tuyo es el mañana" de Pablo Martín Sanchez pensando que me he leído una buena novela literariamente hablando.

Es una historia que transcurre en un solo día, el 18 de marzo del 1977, el día que nació el autor.

Pablo Martín Sánchez ya ha dicho en varias entrevistas que en sus novelas necesita partir de un dato suyo biográfico para arrancar con su libro. En su primera novela "El anarquista que se llamaba como yo" partió de un personaje que se llamaba exactamente como él. Y en éste caso parte de la fecha de su nacimiento, aunque la historia no tenga nada que ver con él.

Es una historia coral porque está contada por seis personajes muy, muy diferentes: un galgo llamado Solitario VI, un cuadro "Maria Dolores Ros de Olano y Figueroa", una estudiante de periodismo "Carlota", una niña "Clara", un profesor de universidad "Gerardo" que vivió en Chile el golpe contra Allende, y un empresario ya mayor, adinerado y crápula "José María Raich". Por tanto cada uno de ellos habla en primera persona  y va contando cada momento del día.

Con ellos el autor utiliza la técnica del multiperspectivismo, cada voz ofrece una perspectiva del mismo día.

Y después hay un bebé al que el narrador habla en segunda persona.

El lapso temporal de la novela es un solo día, ese 18 de marzo del 77. Un día de la transición española.

Los seis personajes se cruzan ese día, sus historias convergen y su vida cambia.

Es una novela donde se nota que se ha trabajado mucho la estructura. No parece una novela donde el autor ha empezado a contar una historia y se ha dejado llevar. No, aquí todo está medido. La estructura está muy pensada.

Aquí hay seis personajes y la estructura se divide en seis partes: Medianoche, madrugada, mañana, mediodía, tarde, noche. Y dentro de cada parte a su vez hay seis partes donde hablan cada uno de los personajes y las manillas del reloj van avanzando las 24 horas.

El título es un verso de la conocida canción "Habla pueblo habla", que se hizo tan famosa en esos años en los que ganó Adolfo Suarez las elecciones y se escuchaba tanto en la campaña.

Y aborda muchos temas esta novela: La venta de bebés, el conservadurismo, el acoso escolar, el maltrato a los animales, las dictaduras... Hay mucha miga y muy importante fluyendo debajo de la trama.

Está muy bien ambientada en aquellos años de la transición: Cruiff en el futbol, "Habla pueblo habla" en la música, Un, dos, tres y Felix Rodríguez de la Fuente en la televisión, el Grapo, Conesa, el recuerdo de las torturas chilenas en la política...   hasta el Tigretón.

Esta novela de la editorial Acantilado me la compré en una librería de Zaragoza donde me entregaron en mayo un premio por un relato. Es curioso y paradójico ¿verdad? que de ese acto literario yo me trajera esta novela que literariamente me ha parecido todo un acierto.

Había oído hablar ya de este autor y de este libro. Pero además me gustó la portada con esa foto en blanco y negro del galgo en plena carrera.

A mi modo de ver la historia está bien contada y es entretenida. El autor ha sabido dosificar los datos a lo largo de la trama, a pesar de ser un lapso de tiempo tan corto. Las voces están logradas en cada uno de los personajes. Están bien perfilados y son muy singulares, hasta el perro y el cuadro. El personaje del Galgo es mi favorito, me ha ganado. Aunque todos son muy reconocibles y creíbles.

La dedicatoria también es muy curiosa A.l.m.q.m.p. ¿A la madre que me parió?

Habrá que leer los relatos de este autor. Seguro que merecen la pena.




#Pablo Martín Sánchez #Tuyo es el mañana #Novela #Reseñas #Editorial Acantilado


jueves, 9 de agosto de 2018

"Lejos del corazón" de Lorenzo Silva



"Era ya de noche cuando recogí a mi hijo en casa de mi madre y le cedí el volante de mi coche, para fuera él quién lo llevara hasta la ciudad donde vivía su abuela. Durante el viaje se interesó por la investigación en la que había estado enfrascado las dos últimas semanas. Por primera vez en su vida, le conté lo que había hecho con todo lujo de detalles. A fin de cuentas, ya no era el niño a quién tenía el deber de no mezclar con el dolor que veía en mi trabajo, sino un hombre a quién debía preparar para soportar el espectáculo de la crueldad humana sin dejar que le debilitara ni le envileciese. Él mismo percibió la diferencia y no me hizo tantas preguntas como solía cuando era más pequeño; se contentó con lo que le conté, que todo lo que creí que importaba saber para entender cuanto yo entendía de aquella historia.
-Hay una idea a la que se ha rendido demasiada gente -le dije-. Pasa por ser una buena idea, una idea astuta incluso, pero una historia como esta te hace ver lo destructiva que puede ser. Viene a decir, la idea en cuestión, que lo que a uno le conviene es siempre legítimo; que lo que puedes hacer, porque tienes los medios o la oportunidad, y te gusta o te apetece o te renta, tienes también el derecho a hacerlo.
-¿A que te refieres, en concreto? -me preguntó.
- A que la gente se ha hecho a tomar lo que tiene a mano, y más si siente que no mira nadie y no siente el daño que pueda hacerle a otro. Pero la vida no es eso: la vida es encontrar un deber. Uno personal, que tú te creas y descubras por ti mismo, no el que otro quiera ponerte. Y a ese deber dárselo todo, pase lo que pase: te festejen o te maldigan, ganes o pierdas, cuando te recompense y cuando sea tu cruz."


Hace veinte años que Lorenzo Silva escribió su primer libro policíaco con la pareja de guardias civiles Ruben Bevilacqua y Virgina Chamorro titulado "El lejano país de los estanques" que me gustó tanto que ya me convertí en incondicional.

Por supuesto no todos los libros de ellos me han llegado por igual, siempre recuerdo como especiales  el tercero "La niebla y la doncella" o el quinto "La reina sin espejo", por ejemplo. Pero ya se sabe que en esto hay mucho de gustos personales o del momento en que justo lo leas.

Lo que creo que no varía es que todos están muy bien escritos. Están bien repartidos los materiales para la intriga, y los personajes tanto los de siempre como los que van surgiendo en cada nueva trama están tan bien perfilados que los ves moverse. En algunos habrá más acción que en otros, pero subyace siempre un poso muy reflexivo que encarna el protagonista Bevilaqua.

"Quizá el mayor reto del arte de vivir consista en haber descubierto una manera de seguir prendido a los días cuando la vida empieza a mandarte señales de que has empezado a serle prescindible. Y quizá no exista una señal comparable a la que me tocó recibir aquella mañana en la explanada barrida por el viento glacial que bajaba de la sierra: la de ver a uno como tú, pero mejor armado, más limpio y con más hambre de todo, en el sitio exacto que tú ocupaste años atrás".

Acabo de terminar el último de la serie "Lejos del corazón" y voy a considerarlo como uno de los que más me han entretenido y conmovido.

Me he reencontrado con estos dos personajes y veo que ambos han madurado muy bien. Rubén Bevilacqua es de más o menos de mi edad y vamos por la vida paralelos cumpliendo años, además de que estudió Psícología como yo. No lo puedo evitar, siento debilidad por este personaje sesudo con un mundo interior tan rico. Pero Virgi (Virginia Chamorro) tampoco está madurando nada mal. Se ha convertido en una mujer interesante e inteligente. Yo creo que el autor con mucho acierto y prudencia, novela a novela, ha sabido ir haciendo crecer a esta pareja de guardias civiles, tallándoles de forma brillante a la medida de las experiencias personales y profesionales que les están tocando vivir.

En esta ocasión el autor nos presenta un nuevo caso policial, muy actual, como siempre, y ambientado en el campo de Gibraltar, Algeciras, el Estrecho, toda esa zona con tanto movimiento tanto delictivo como de inmigración. El mundo del narcotráfico anida en ella y hay tanta implicación, que por parte de las autoridades no es nada fácil controlar.

Esta nueva novela toca un tema tan en boga como la delincuencia en el ciberespacio. Ese terreno vasto donde parece que cuesta menos delinquir porque no tienes delante de ti a las víctimas. La facilidad con que se puede llegar a cada uno de nosotros gracias a internet, lo fácil que es hacer que cada uno pague sin darse ni cuenta. Se apuntan muchos otros importantes temas: la inmigración y  la juventud actual con ese dominio increíble de las tecnologías, por ejemplo. Y sobre todo el miedo y la codicia en la base de todos.

El argumento comienza cuando tienen que ir a investigar el secuestro de un joven de 25 años, informático, con antecedentes de delitos informáticos. Su familia ha pagado el rescate pero no lo han soltado, lo que nos lleva a pensar lo peor.

No quiero contar mucho para no decir de más. Pero a mí me ha entretenido mucho.

Como siempre el estilo un poco denso de escritura de Lorenzo Silva está presente. Esas comeduras de tarro de Bevilacqua, sus reflexiones tan bien argumentadas, su forma de ver la realidad tan templada, cada vez más serena.

El autor nos ha mostrado ese mundo delictivo que hay detrás de lo virtual: el blanqueo del dinero, las criptomonedas, el paraíso fiscal de Gibraltar tan cerca. Ha reflejado a la sociedad actual, esa parte de nuestra juventud enormemente preparada en las tecnologías, tanto, que les resulta fácil aprovecharlo para hacerse ricos rozando más o menos la ilegalidad. Me ha resultado muy interesante todo lo que me ha contado sobre estos temas. Pero además me ha parecido que no deja a un lado la cuestión sentimental. Es una novela con mucha carga de nostalgia, y más carga afectiva que en otras novelas de la saga, creo yo. Me parece muy acertada la forma en que el autor describe los sentimientos, cómo los muestra. Es una novela policíaca muy completa.

"Aunque con el tiempo había ganado malicia, jamás se había permitido convertirla en retorcimiento. Seguía siendo tan limpia y tan de verdad como aquella veinteañera pudorosa que muchos años atrás habían puesto a mis órdenes, sólo que ahora era mucho más fuerte. En ella, bien que lo sabía, tenía uno de los puntales de mi fortuna".

En fin, que qué gusto recuperar a Lorenzo Silva con Bevilacqua y Chamorro.
Cuánto lo he disfrutado.



martes, 24 de julio de 2018

"La novia gitana" de Carmen Mola




Terminé "La novia gitana" enseguida, porque me tuvo atrapada desde sus primeras páginas.

De vez en cuando vuelvo a la novela negra, es un género con el que es muy fácil evadirse de la realidad y hay ocasiones en que se necesita solo eso de la lectura. Lo cual no quita para que en cuánto termino una de estas novelas quiera sumergirme en otro tipo de lecturas porque sales un poco saturado de tanto criminal suelto. Y encima en esta que se mueven por las calles de mi ciudad con más motivo.

Pero bueno a lo que vamos.

"La novia gitana" es la primera novela de esta autora, aunque Carmen Mola he leído que es un seudónimo. Yo creo que para ser su primera incursión ha salido de lo más airosa.

El argumento nos dice que Susana Macaya ha desaparecido tras su fiesta de soltera. El cadáver es encontrado dos días después en Carabanchel, un barrio de Madrid, en la Quinta de Vista Alegre. Su muerte ha seguido un ritual horrible, que además coincide exactamente con el  ocurrido a alguien muy cercano a ella años atrás.

No quiero contaros mucho, yo prefiero saber poco como punto de partida de una novela. Pero os aseguro que es durillo en cuánto a la forma elegida por asesino para acabar con su víctima. Me dejó impresionada.

Los personajes están bien perfilados. Tenemos a la protagonista, la inspectora Elena Blanco de la BAC, la Brigada de Análisis de Casos, de la Policía. Sus características están bien plasmadas y empatizas con ella. El resto de su equipo también tiene unas cualidades muy concretas, con lo cual son todos creíbles.

La novela está dividida en cinco partes en los que linealmente se va novelando la historia a partir del asesinato de Susana Macaya, en busca de su resolución. Pero paralelamente hay otra línea argumental sin espacio ni tiempo donde nos van contando la historia de un niño. El capítulo breve del niño encabeza cada una de las cinco partes.

El ritmo de la historia es muy ágil y entretenido. La ambientación está muy lograda porque se desarrolla en Madrid en la actualidad, y tan pronto están en Carabanchel como en la Plaza Mayor, como en otras calles conocidas tanto del centro como de los barrios periféricos, y la verdad es que yo, que soy de Madrid, he podido seguir los pasos de los personajes de forma mucho más visual y verosímil.

En general me ha parecido que esta novela tiene muchos aciertos: Personajes creíbles, dosis de intriga bien repartidas, fácil lectura. 

Novela negra ambientada en Madrid ¿Qué más se puede pedir? Y además seguro volveremos a saber de Elena Blanco, porque tenemos que seguir indagando en su propia historia, así que aquí me quedo a la espera de sus próximas noticias.

Yo os la recomiendo, desde luego.


viernes, 6 de abril de 2018

"Un amor" de Alejandro Palomas



La vida va más deprisa que mi blog. Cómo debe ser.

Así que las entradas se me quedan atrasadas sin remedio. Pero bueno poco a poco iremos poniendo orden.

Hoy le toca a Alejandro Palomas con su libro "Un amor" por el que ganó el Premio Nadal 2018.

Ya hemos leído más libros de este autor, en los que la afectividad y los sentimientos se escriben con mayúscula y planean sobre la historia.

En este caso nos encontramos con el que cierra la trilogía que comenzó con "Una madre" y continuó con "Un perro". Aunque son independientes comparten los personajes.

Estamos de nuevo ante el universo familiar de Amalia y sus hijos. Personajes que están muy bien definidos y que se nos han hecho entrañables. Amalia, es una mujer de más de setenta años que lo único que quiere, como la mayoría de las madres, es que sus hijos estén bien y sean felices. Los hijos son Silvia, la mayor que en este momento está casada y enviciada con las obras. Emma que se nos casa en esta novela con Magali. Y el pequeño, Fer, que es nuestro protagonista, el único hijo varón, homosexual, que tiene un perro del que ya sabemos por el libro anterior.

El argumento que cuenta esta tercera novela de la trilogía es que Emma, la hija mediana, se casa, justo en el mismo día en que se celebra el cumpleaños de Amalia. Por otra parte, justo la noche anterior, algunos miembros de la familia se enteran de una fatídica noticia que puede estropear la boda. A partir de aquí ya vemos como los personajes se van moviendo por su existencia con sus propias circunstancias y las de los más allegados. Porque en esta familia, como en la mayoría, todo salpica a unos y a otros. Enredándose en un historia de mentiras y mentirijillas.

Los temas que aborda la novela son varios: la soledad, la amistad, las relaciones de pareja, los hilos familiares. Y en este caso también aborda temas históricos y políticos.

El tono de estas novelas es agridulce. Los dramas y las situaciones hilarantes se continúan las unas a las otras. La emotividad, tal y como decíamos, impregna toda la novela.

El autor escribe rompiendo el hilo cronológico, no es una historia lineal lo cual ayuda a agilizar mucho el ritmo de la narración. Al lector le tiene muy entretenido dosificando los datos, haciendo avanzar y retroceder a la historia a su antojo.  

El estilo del autor es sencillo, natural, cercano, salpicando la narración de muchos momentos de diálogo muy fluidos, muy bien hilados, ocurrentes. El lector sabe como diseccionar los sentimientos alternando la narración con el diálogos de forma acertada. Además en este caso juega mucho con el lenguaje, ridiculizando esos términos que se ponen de moda colocándolos en la boca de Amalia pero a su manera: "Emponderado por empotrado" y demás.

Yo disfruto mucho con las novelas de Alejandro Palomas. Su estilo sencillo pero sentimental me conmueve y sus personajes tan naturales, tan de carne y hueso me los creo.

Hombre lo que desde luego no me creo mucho es que lo del Premio Planeta sea anónimo. Porque claro si Alejandro Palomas presentó esta obra a concurso, por mucho que lo hiciera con otro título, a poco que conozcas las novelas de este autor ya sabes de quién es.

Pero bueno esa es otra cuestión.

En cuánto a sus novelas si quieres leer historias actuales, de sagas familiares, cercanas, con personajes que se hacen de querer, yo creo que hay que leer a Alejandro Palomas.







sábado, 28 de octubre de 2017

"Un lugar a dónde ir" Segunda novela de María Oruña





Ya sabéis que de vez en cuando me gusta volver a las novelas de intriga, o a la novela negra. Y además si son “de casa” mejor que mejor. Nosotros tenemos unos novelistas en estos géneros tan buenos o mejores que los de fuera.

La última novela que he terminado ha sido “Un lugar a donde ir” de María Oruña. Me ha resultado muy entretenida.

Tenía ganas de leerlo porque ya me había leído el primero de esta autora “Un puerto escondido” donde habíamos conocido a sus principales protagonistas y había sido un buen descubrimiento. No es que esta novela sea continuación de la anterior, ambas se pueden leer de forma independiente. Pero los principales protagonistas sí son los mismos. Es como con Amaia Salazar del Guardián invisible, sigue la trama de la teniente pero es otro caso.

El argumento nos cuenta que han pasado varios meses desde los acontecimientos que ocurrieron en Puerto escondido y cuando ya todo parecía haber vuelto a la normalidad, aparece el cadáver de una joven en La Mota de Trespalacios, que es el lugar donde se encuentran las ruinas de una inusual construcción medieval. La joven va vestida de princesa de la Edad Media. Valentina empezará a investigarlo mientras Oliver Gordon (con el que continúa su relación sentimental) sigue buscando a su hermano desaparecido.

Podríamos decir que el tema de esta novela es la importancia que tienen en nuestras acciones nuestra motivación, nuestra “pasión”, ese interés que nos empuja interiormente hacia algo, esa búsqueda de “conocimiento”. Incluso hasta casi perder la razón.  Aquí hay una serie de personajes cuya pasión es la ciencia: la espeleología, la historia, la arqueología… Y por otro lado también están los integrantes de una ONG unidos también por un acicate común.

Los personajes están bien perfilados. Tenemos a nuestros protagonistas que ya conocemos. Por un lado Valentina, una teniente de la guardia civil con sus dos ojos de distinto color, y Oliver, el inglés que se queda a vivir en Suances en la casa heredada. En esta novela vemos como siguen enamorados y tratan de asentar su relación. También aparecerán Michael, su amigo, y su ex mujer Anna. Paralelamente iremos conociendo a los personajes que forman un grupo de espeleólogos y arqueólogos: tres compañeros de aventuras y una bella polaca afincada en Alemania: Wanda. A todos ellos les une la pasión por la Ciencia.

La ambientación de estas novelas está muy conseguida. Como ya sabemos desde la novela anterior la acción se desarrolla en Cantabria. Los principales personajes viven en Suances, pero nos movemos por toda la zona: Comillas, Puente Viesgo... Supone un buen repaso para los que gustamos de viajar por esos parajes tan recomendables. Además en esta novela sobre todo vamos a interesarnos por las cuevas de Cantabria que son muchísimas además de la de Altamira, puesto que como ya hemos dichos son espeleólogos los demás personajes. Muy interesante, la verdad, todo lo que nos va contando la autora de las cuevas de la zona y el arte rupestre: Las Cuevas del Monte del Castillo (en Puente Viesgo), la Cueva de Las Monedas, las de Cullalvera... Dan ganas de ir a conocerlas porque varias son Patrimonio de la Humanidad. Además visitaremos dos lugares fuera de nuestro país, una ciudad medieval Nordlingen construida en el interior de un cráter en Baviera, y otra cueva espectacular la que se llama El Sotano de las Golondrinas en Méjico. Estas curiosidades geográficas y otras históricas añaden más atractivo a esta novela.
En lo que se refiere al manejo del tiempo la autora imprime un ritmo rápido a la narración al mezclar pasado y presente. El romper la linealidad del tiempo dota de mucha agilidad a la lectura.

En cuanto a la estructura de la novela, la autora ha creado tres líneas argumentales. Por un lado están nuestros protagonistas (Valentina y Oliver) con sus pesquisas y sus investigaciones en el presente. Y por otro lado están el grupo de espeleólogos, cuya relación se inicia mucho antes del momento en el que comienza la novela, momentos del pasado donde tenemos que acudir para entender su presente. Estas dos líneas tienen un narrador omnisciente en tercera persona. Y por último hay otra línea argumental, la de las reflexiones de un personaje que no sabemos quién es pero a quién conocemos como El Viajero del Sótano de las golondrinas y que nos habla en primera persona.
La prosa es sencilla y el ritmo ágil puesto que hay mucho diálogo. Está bien estructurada la novela, más elaborada quizá en cuanto a la creación literaria que la primera al utilizar más voces alternándose como narradores.

Yo le pondría un “pero” a esta novela y es que me ha parecido que al final hay demasiadas explicaciones en bloque para contarnos el por qué, el desenlace. Creo que deberían haber estado más dosificadas según íbamos descubriendo lo que ocurría. En este sentido me convenció más la primera novela. Pero bueno esto no deja de ser una apreciación personal, quizás a otro lector no le parezca así.

Lo cierto es que en general me ha parecido desde el principio muy entretenida, creo que la intriga está bien dosificada, su mimo y detalle en la ambientación me parece muy positivo y hay un punto de giro casi al final de la novela muy, muy conseguido.

Me alegro de que todavía en un futuro podamos disfrutar más del binomio Valentina-Oliver.

miércoles, 25 de octubre de 2017

"Las tres bodas de Manolita" de Almudena Grandes







"En los buenos tiempos, las jovencitas se casan por amor. En los malos, muchas lo hacen por interés. Yo me casé con un preso en los peores, por dos multicopistas que nadie sabía poner en marcha. Tenía dieciocho años, y hasta que a mi hermano se le ocurrió complicarme la vida, ni siquiera sabía que existieran máquinas con ese nombre.
—¿Pero tú estás tonto, o qué? —le interrumpí a voz en grito—. ¡Sí, hombre, como si no tuviera yo ya bastantes...!
Problemas, iba a decir, pero Toñito se levantó de un salto para sujetarme la cabeza con una mano mientras me tapaba la boca con la otra.
—¡Que no chilles! —susurró, con tanta violencia como si pudiera triturar cada sílaba entre los dientes—. ¿Tienes una idea de la cantidad de policías que puede haber ahí abajo? —asentí con la cabeza, los ojos cerrados, y me fue soltando muy despacio—.
Tú sí que estás tonta, Manolita. "

 


Tenía pendiente escribir la reseña de la última novela que he terminado. Y resulta que casi tengo ya que hacer la siguiente, así que voy a ello rápidamente.

“Las tres bodas de Manolita” de Almudena Grandes me ha parecido una novela absolutamente recomendable.

Forma parte de esa saga que la autora está escribiendo sobre la guerra civil, “Episodios de una guerra interminable” que nos recuerda, salvando todas las distancias, a los “Episodios Nacionales” de Galdós. Los dos libros anteriores también están reseñados en el blog. Cuando vi que Almudena Grandes ya iba a sacar el cuarto, me apresuré a leer el tercero que todavía lo tenía por leer.

Lo cierto es que ha superado mis expectativas para bien. Cada una que leo me parece más entretenida e intensa que la anterior.

El argumento os lo resumo en tres líneas: Manolita, una joven de dieciocho años, recién terminada nuestra guerra civil tiene a su padre y su madrastra encarcelados, mientras que su hermano mayor, Antonio, está escondido en un tablao flamenco, por lo que tiene que hacerse cargo de su hermana Isabel y de otros tres más pequeños. A Antonio se le ocurrirá una manera desesperada de prolongar la resistencia en los años más terribles de la represión: utilizar unas multicopistas que nadie sabe poner en marcha para la propaganda clandestina. Y querrá que sea su hermana Manolita, la señorita “Conmigo No Contéis”, quien visite a un preso que puede darles la clave de su funcionamiento. Poco puede imaginar Manolita lo importante que llegará a ser este preso en su vida.

El tema de esta novela es la pobreza y la tristeza que se respiraba recién terminada la guerra civil española. Las desigualdades y  la lucha por la supervivencia. La resistencia antifranquista y el abuso de poder. Las ganas de vivir y la solidaridad. Aunque hay que reseñar que lo más triste es el tema del abuso sobre los niños. El tema es la posguerra española desde el punto de vista de los perdedores. Pero tampoco trata en ningún momento de ser una novela objetiva sobre aquel tiempo.

 No todo es ficción en esta novela. La autora lo ha dicho ya en múltiples ocasiones. También lo dice al final de la novela donde nos dice que existió de verdad uno de sus personajes: Isabel Perales. A quién conoció porque se acercó a ella en una ocasión para contarle su historia. Isabel Perales es la hermana pequeña de Manolita que sufre abusos por parte de algunas monjas en el colegio donde estuvo internada en Bilbao. Por otra parte muchas escenas están también sacadas de la realidad, como también otro de los personajes. Todo lo cuenta al final de la novela la autora.  

 Doscientas pesetas, un kilo de pasteles y un cartón de tabaco por cada pareja, todo multiplicado por dos, porque si no había padrinos, no había boda. Era muy caro, pero desde hacía unos meses, por cuatrocientas pesetas, dos kilos de pasteles y dos cartones de tabaco, dos mujeres podían comprar una hora a solas para encontrarse con dos presos de Porlier. Aquel negocio, que estaba haciendo rico al capellán de la cárcel y a los funcionarios conchabados con él, era un puro invento, una fachada que no comprometía a nada. No hacía falta aportar papeles, no se celebraba ninguna ceremonia y no quedaba constancia alguna de aquellos simulacros de matrimonio.» (Página 241)


Como os decía está ambientada en los años cuarenta en adelante y en la ciudad de Madrid. No es lineal, sino que hay muchos saltos en el tiempo, tanto para contar la vida de cada uno de los personajes (su pasado, su presente) como la de la propia Manolita que sí linealmente avanzará según va transcurriendo la novela.

Es una novela coral. Tenemos muchos personajes, a cual más rico y poliédrico. Tengo que rendirme siempre ante los personajes de Almudena Grandes. Qué vidas inventa… absolutamente atractivas. Además hace un análisis de cada personaje tan exhaustivo, sobre todo en su interior, que te permite conocerlos tanto que podrías tanto enamorarte de alguno de ellos como aborrecerlo intensamente. Entre mis preferidos de esta novela estarían Palmera o Eladia.

Eso es parte del estilo de esta autora, ese acierto en su forma de contar que trasmite tanto. A mí es una de las características de su escritura que más atractivas me resultan: ese poder que tiene para partir de la emoción y trascenderla hasta tal punto que tú percibes esa emoción. Los personajes de Almudena Grandes duelen. Y su forma de contar diseccionando los sentimientos hace que vuelva a ella cada vez que publica una nueva novela.

Por otra parte hay que reseñar que en este libro la autora hace un homenaje al libro de Robinson Crusoe. Recordareis que en la segunda entrega de esta saga “El lector de Julio Verne”, se aludía a este autor. Aquí en cambio incide sobre Robinson cuando llega a la época de Cuelgamuros, o lo que ahora conocemos como el Valle de los Caídos donde muchos presos redimieron condena trabajando.

A mí me parece que esta novela, que no creo que sea una más sobre las consecuencias de la guerra civil, es absolutamente recomendable. Porque a pesar de contar tanta desgracia y penuria, no es una novela triste. La autora quiere contar, quiere partir de algunos datos y personas reales para escribir ficción y contar muchas cosas que se han callado. La autora habla de nuestra guerra civil, pero lo que en esa se cuenta podríamos extrapolarlo a cualquier otra guerra civil de otro país. Cómo perviven más allá de la paz años y años, porque es una guerra entre personas, entre amigos, que ya se conocían de antes de la contienda. Y parece mentira cómo eso las hace aún más sangrientas y dolorosas.

Y desde luego la forma de contar de Almudena Grandes yo la recomiendo siempre, porque sus novelas además de estar bien escritas con un lenguaje elaborado y muy rico, siempre emocionan.

"...con el tiempo comprendí que la alegría era un arma superior al odio, las sonrisas más útiles, más feroces que los gestos de rabia y desaliento."