Mostrando entradas con la etiqueta Mis palabras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mis palabras. Mostrar todas las entradas

viernes, 6 de octubre de 2017

De la palabra PISCOLABIS




Supongo que "piscolabis" es una palabra a extinguir. No creo que muchos jóvenes de hoy en día la utilicen. ¿No os parece?
Desde luego hay que reconocer que la palabra es sonora y original.



Nos dice el Diccionario de la Real Academia:

piscolabis


De or. inc.
1. m. En algunos juegos de naipes, como el tresillo, acción de echar un triunfo superior al que ya está en la mesa, con lo cual se gana baza.
2. m. coloq. Ligera refacción que se toma, no tanto por necesidad como por ocasión o por regalo.
3. m. Méx. dinero (‖ moneda corriente).


Yo creo que la mayoría de las personas la hemos utilizado con la segunda acepción. Aunque esa palabra "refacción" yo creo que no la había escuchado nunca.


refacción


De refección.
1. f. Alimento moderado que se toma para reparar las fuerzas.
2. f. Compostura o reparación de lo estropeado.
3. f. Restitución que se hacía al estado eclesiástico de aquella porción con que había contribuido a los derechos reales de que estaba exento.
4. f. Gratificación que se daba a los militares en compensación del mayor precio de los víveres, a causa de la contribución de consumos, de la cual estaban exentos.
5. f. coloq. Aquello que en cualquier venta se da al comprador sobre la medida exacta, por vía de añadidura.
6. f. Cuba. Gasto que ocasiona al propietario el sostenimiento de un ingenio o de otra finca.
7. f. Hond. y Méx. recambio (‖ pieza para sustituir a otra igual). Llanta de refacción.


Pero sí, efectivamente yo me estaba refiriendo a ese alimento moderado que tomas para reponer fuerzas.

Dice la Rae que su origen es incierto. Nos dice Roque Barcia en su diccionario etimológico que se supone que se ha formado por la unión de "pizca" y "labio". Y Amando de Miguel apunta que cree que se trata de un falso latinismo.

En la página de Etimologías de Chile, a la que solemos acudir porque es bastante fiable, también indican que aparece por primera vez en el año 1846 en un diccionario, y que seguramente será un "remedo castizo y burlesco", muy de argot madrileño, como ese "requeté" que tienen muchas palabras.




También con cierta gracia se formó es su sinónimo "tentempié", al que tendremos que dedicar otra entrada.


En cualquier caso y en lo que se refiere a "piscolabis", como veréis, incluso hay bares con ese nombre tan sonoro como el de la fotografía que tome en la Isla de Gran Canaria.

domingo, 3 de septiembre de 2017

De la palabras y sobre todo de la palabra: PERPLEJO




Había días que una palabra se le quedaba, sin saber por qué, enredada entre los dientes y la lengua. Por más que quería sacarla de allí dándole empujoncitos con la punta de la lengua y con el cepillo de dientes y hasta el mondadientes, la palabra se hacía fuerte en el cielo de la boca y nada, que no conseguía decirla.

Sabía cómo conseguiría sacarla de allí, porque lamentablemente no era la primera vez que le ocurría. Pero no quería rendirse tan pronto, quería que la palabra se diese cuenta de quién mandaba allí. Y si él quería decirla, la palabra tenía que obedecer y salir dicha de su boca como las leyes de la comunicación mandan. 

Y no, no era porque ya se hiciera mayor, y las palabras a veces se les resistiesen cómo había visto millones de veces en sus abuelos o incluso en sus padres ya. No, no era eso, ojalá fuera la explicación tan sencilla. Que va. Lo cierto es que a veces, muchas veces de un tiempo a esta parte, las palabras tomaban el mando, se hacían con sus conversaciones y querían ser protagonistas. Era una cuestión de voluntad. La santa voluntad de las palabras.

Cuando ya se cansaba de azuzar a su lengua contra la desobediente palabrita en cuestión, cuando se hartaba de intimidarla armado con el cepillo de dientes, y de embestirla con el vulgar mondadientes, pero aún así la palabra se aplastaba contra las paredes de su boca, para que no la alcanzara y se hacía fuerte y conseguía evadir cada ataque, llegaba un momento que él le gritaba a su propia palabra: ¡Vale tú ganas! Y entonces rendido, se levantaba y acudía al diccionario etimológico.

- No era tan difícil... -parecía decirle por encima del hombro la palabra, irguiéndose aún más con su l y b, bien derechita, cuando al fin se dignaba a salir de su boca.-¿Por qué te resistías? -parecía seguir diciéndolo poniéndose en cursiva- sabías  bien lo que tenías que hacer. ¡Buscar de dónde vengo! ¡¿Es tan difícil de entender que a nosotras también nos guste que nos hagan caso?! solo nos usáis y nos usáis todo el santo día sin prestarnos una mínima atención... Nos utilizais sin ni siquiera pensarnos un momento. No hay derecho.

Perplejo, ya con el diccionario en sus manos, soportó estoicamente la regañina y asintiendo leyó en voz alta:


La palabra perplejo proviene del latín "perplexus". Una palabra formada por el prefijo "per" (intensidad) y el participio pasivo del verbo "plectere" que significaba: tejer, torcer, dar muchas vueltas, enredar...

Llegó a nuestra lengua a través del francés antiguo perplex, y su definición alude a un concepto abstracto, sería algo así como estar totalmente enredado o confuso.

Perplejo se suele aplicar más a personas que a cosas. La perplejidad es una especie de nudo intelectual, como el enredo sugerido por plectere.

Perplejo aparece registrado por primera vez con su forma actual en el diccionario de Terreros, que define su significado como 'dudoso, indeterminado', pero se usaba ya desde el siglo XIII bajo la grafía antigua: perplexo, como en este trecho de la Gran conquista de ultramar:
E porende estaua muy perplexo que no sabia a qual destas cosas se acoger.
Siempre me ha parecido una palabra muy sonora con esas "p" y esa unión de la "p" con la "l", además está muy "manoseada". Es mucho más corriente que alguien utilice al adjetivo sorprendido, extrañado, aturdido  o ya en el lenguaje coloquial muchos otros: noqueado, ojiplático... que perplejo.
Se merecía su entrada.

miércoles, 3 de mayo de 2017

De la palabra "Trabajo"



En Madrid hemos tenido cuatro días seguidos libres. Cómo dirían en los tebeos: ¡¡Yuhuuuu!!

Los dos días del fin de semana se unieron al lunes porque era 1 de mayo el Día del Trabajo, y al 2 de mayo el día de la Comunidad de Madrid.

El caso es que hoy miércoles 3 de mayo estamos viviendo como si fuera lunes. Y parece mentira lo que nos ha costado hoy madrugar... Ese era el comentario general en el trabajo.

Por eso he pensado que podíamos hablar de esa palabra: TRABAJO.

Y ha sido cuando he empezado a investigar sobre ella, cuándo he comprobado una vez más cuánta razón hay escondida en la etimología.

Porque parece ser que la palabra "trabajo" proviene de la palabra latina "Trebajo" que significa esfuerzo o sacrificio. Ésta a su vez vendría del término latino "tripiliare" que significa torturar. Y "Tripiliare", a su vez, provendría de "tripalium"(tres palos), que alude a un instrumento de tortura, un cepo formado por tres maderos cruzados donde quedaban inmovilizados los sujetos mientras se les azotaba. 

La palabra trabajo finalmente procede de un instrumento ¡de tortura!

Ahora se explican muchas cosas...

Es curioso ¿verdad?

Bueno, pero ya sabemos todos que por supuesto hay que trabajar, y sobre todo es una suerte poder hacerlo. Así que venga, con alegría que aún quedan dos días laborables esta semana...

miércoles, 29 de marzo de 2017

De la palabra "Coca cola"



Yo supongo que la mayoría de vosotros lo sabéis, pero si yo lo supe algún día se me había olvidado, lo cual no es de extrañar, porque de un tiempo a esta parte creo que el olvido me tiene un poco secuestrada...

¿La edad? ¿El trabajo? ¿Las dos cosas?

Pues no sé, pero el caso es que si yo alguna vez supe por qué la coca cola se llama así, ya no me acordaba, y cómo ahora acabo de volver a saberlo, pues os lo cuento.

El origen del nombre de esta conocida bebida procede de que en Atlanta en el año 1886, un farmaceutico llamado Pemberton quería inventar un jarabe para los problemas digestivos que diese mucha energía. Nació esta bebida de una formula secreta de ingredientes, entre los cuales estaban la hoja de coca y extractos de la nuez de cola: "Coca Cola".

Parece ser que un derivado de la coca, el clorhidrato de cocaína, estaba de moda por entonces. la utilizaba incluso Freud para tratar los síntomas de la histeria.

La nuez de cola procede del árbol de cola, un árbol tropical. Este alimento tiene un origen histórico por ser una nuez consumida en muchas culturas del África Occidental debido a su aparente capacidad para saciar el apetito y aumentar la vitalidad. Tiene una larga historia terapeútica: aporta cafeína, teobromina, taninos, potasio, calcio... Es un importante estimulante, aumenta la agilidad mental, y la fuerza muscular.

Con el tiempo, a principios del 1900 la cocaína fue retirada de la formula y sustituida por otros productos, algunos dicen que la cafeína, y otros no especifican cuales. Y también se dice que ya no contiene la nuez de cola. Aunque su formula sigue siendo un secreto.

Pero el nombre, que es lo que finalmente queremos reseñar en esta entrada, sigue siendo "Coca cola". Y se dice que es una de las palabras más utilizadas en todo el mundo. He leído que seguramente la segunda más utilizada después de OK.

jueves, 2 de marzo de 2017

De la palabra "Lechuzo"





Mi madre siempre que nos veía meter la cuchara en el frasco de la Nocilla, o el bote de leche condensada nos llamaba "lechuzos".

Es una de esas palabras que una hereda y siempre me devuelve a "casa".

El otro día hablaba con mis hermanos de esta palabra. Y rastreamos su camino.


Nos encontramos con que en el Diccionario de la Real Academia no viene con ese significado. Aquí os lo copio:



lechuzo1.


De lechuza.
1. m. coloq. Hombre que anda en comisiones, y se envía a los lugares a ejecutar los despachos de apremios y otros semejantes.





lechuzo2, za.
De leche.
1. adj. Dicho de un muleto: Que aún no tiene un año. U. t. c. s.


Real Academia Española © Todos los derechos reservados



Sin embargo siempre nos quedará el diccionario de María Moliner, mi favorito, donde sí que viene recogida esta acepción con la palabra Lechucear:

Lechucear:
Andar comiendo golosinas u otras cosas apetitosas.

¡Bien por mi María Moliner!


El diccionario Espasa también lo contempla:

Lechucear:
1.intr.col. Estar continuamente picando o comiendo golosinas. deja de lechucear,

En el diccionario de la RAE no está lechucear.



Si rastreamos el origen de la palabra lechuza tenemos dos opciones:


Por un lado está en la confluencia entre las palabras "leche" y "nechuza". Nechuza es como se las llamaba antiguamente, y que a su vez viene de la palabra latina "noctua" de noche. Según el diccionario etimológico de Corominas el paso de "nechuza" a "lechuza" viene de la antigua costumbre de las lechuzas de echarse sobre los bebés, como si les amamantaran.


Aunque hay otra opción, la de los que opinan que puede venir de la palabra latina "Lectus" o lo que es lo mismo lecho o cama. En castellano evolucionaría hasta "lechu" y después se le agregó el sufino "uza" y su traducción sería algo así como "guardiana del lecho".



Pero y ¿Lechuzo?


No encuentro por ninguna parte el origen de esta palabra como adjetivo, como "goloso". Podría venir perfectamente de "leche", como dicen algunos a propósito de "lechuza".

Lo que sí está claro es que debe ser coloquial, y más frecuente en unas regiones que en otras. Mi madre era de Toledo.


Y por otra parte yo creo que es un adjetivo que casi no se escucha. ¿Estará desapareciendo?


¿Qué me decís? ¿Vosotros habíais escuchado la palabra "lechuzo" como goloso?


lunes, 30 de enero de 2017

De la palabra: "Chambergo"








"No soy un nostálgico de la España imperial, pero la miro con interés para explicar el presente. No me gustaría ir por ahí con espada y chambergo de pluma, pero sin la España de Alatriste no se entiende la de hoy..."

Arturo Pérez Reverte



A raíz de una conversación con mis hermanos ha surgido mi curiosidad por la palabra "Chambergo".

Si os pregunto por ella ¿Qué diríais sin pensarlo mucho: es una especie de abrigo o un sombrero?

Porque tenemos opiniones para todos los gustos.

Lo primero que vamos a hacer es buscar en el diccionario de la Real Academia la palabra en cuestión:

chambergo, ga


De C. Schömberg, 1601-1656, mariscal de Francia que introdujo la moda en el uniforme durante la guerra de Cataluña hacia 1650.

1. adj. Dicho de una guardia: Creada en Madrid durante la minoría de edad de Carlos II para su protección. U. t. c. s. f.
2. adj. Integrante de la guardia chamberga. U. t. c. s. m.
3. adj. Dicho de algunas prendas de vestir, especialmente de la casaca: Semejantes a las que llevaban los chambergos. Apl. a casaca, u. t. c. s. f.
5. m. Moneda de plata que circulaba en Cataluña en el siglo XVIII, y valía algo menos que un real de Castilla.
7. f. And. Género de cinta de seda muy estrecha.
a la chamberga
1. loc. adj. Dicho de una prenda de vestir: Semejante a las que llevaban los chambergos.
2. loc. adv. Con chamberga y las prendas que pusieron de moda los franceses a finales del siglo XVII.
de chambergo
1. loc. adv. a la chamberga (‖ con chamberga).
Real Academia Española © Todos los derechos reservados


sombrero chambergo

1. m. sombrero de copa más o menos acampanada y de ala ancha levantada por un lado y sujeta con presilla, el cual solía adornarse con plumas y cintillos y también con una cinta que, rodeando la base de la copa, caía por detrás.



Esta palabra etimológicamente viene de “chamberga” y con ella del flamenco “Schömberg” en honor a un célebre mariscal francés que inició la moda de la vestimenta durante la guerra de Cataluña en el año 1650. Nos estamos refiriendo en concreto al conflicto bélico que enfrentó a Francia y a España entre los años 1640 y 1652, y del que salió como resultado que perdiéramos el condado del Rosellón y la mitad de la Cerdaña.

Los españoles se quedaron admirados de la vestimenta del Duque de Schomberg, que debía ser un caballero francés de lo más elegante y llamativo. Y a continuación a los españoles les admiró el uniforme de sus hombres que llamaban la atención por sus sombreros emplumados y las casacas de mangas tan amplias.


De "schomberg" a la española vino "chamberg" y "chambergo" denominación que se extendió para aludir a esa moda.

Luego entonces en un primer momento vemos que la palabra en cuestión nos llegaría de un apellido francés.

Por otra parte, se hizo tan famosa la denominación que también existió el nombre para referirse a una guardia que se creó en Madrid para custodiar a Carlos II (1661-1700) "El hechizado", mientras duró su minoría de edad (su madre estableció su mayoría en los 14 años).  Esta guardia la creó la regente Mariana de Austria (1634-1696), su madre, cómo ya hemos dicho para custodiarle.



"Durante el reinado de Carlos II los Generales vistieron casaca chamberga de color pasacorinto con bordados de plata pasada. No tenemos ningún texto legal que avale esta afirmación, pero sí cuadros que la apoyen9

Otros detalles curiosos de la indumentaria son los relativos a las plumas y a los pañuelos. El consumo de rapé, nombre con el que se conoce al tabaco en polvo, trajo la moda del uso de pañuelos de tela gris o marrón. A la pluma del sombrero se le denominó "respondiente", pues llevada de una u otra forma señalaba el estado de ánimo de quien la traía. En estos años aparecen también los lazos de colores en los sombreros, que ayudaban a sujetar el ala. Son los antepasados de nuestras escarapelas y se los denominaba rosa y pedrada. Su color más habitual es, como siempre, el rojo. Tenemos una representación muy clara de esta rosa en el cuadro de Antonio Puga "El afilador" , hoy celosamente guardado en el Ermitage de la ciudad de Pedro el Grande. "


Luego entonces la palabra "chambergo" nos viene de un apellido y después ya tiene un origen militar.


Aludiría a toda la indumentaria, pero parece que es más conocida refiriéndose más al sombrero.




Fuentes:

jueves, 12 de enero de 2017

De la palabra "pachucho"







Me gusta la palabra "pachucho".

Es de esas palabras del lenguaje coloquial que una lleva escuchando toda la vida y se hacen entrañables. Es un adjetivo que tiene un aire de familiaridad, de cercanía, y un punto de ternura. Y no es extraño que aparezca en diminutivo: "Está pachuchillo..."

He buscado la definición, como hacemos siempre en este blog, en el diccionario de la Real Academia y encuentro:

pachucho, cha

1. adj. Pasado de puro maduro.
2. adj. coloq. Flojo, alicaído, desmadejado.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados


La primera acepción se refiere a la fruta. Sin embargo, aunque claro que había oído este adjetivo para referirse a ella, lo he escuchado muchísimas más veces referida al estado anímico o físico de las personas.

¿Vosotros no?

De todos modos, aunque "pachuchos" somos muchos, y más en este enero de gripes, no hay demasiada información sobre esta palabra. Y su etimología es incierta.

Sin embargo, quería dedicarle una entrada, aunque sea pequeña. Tan pequeña como se siente uno cuando está "pachucho"...

Para terminar os dejo con un poema infantil que he encontrado en un blog muy variado y entretenido sobre literatura infantil:


Poesía Infantil: Lucho esta pachucho

Lucho esta pachucho
Estornuda y moquea mucho
No para de moquear
No deja de estornudar
Por culpa de su enfermedad
Fuego ya no puede echar
Con un pañuelo de lunares
Quiere curarse los males
Y es que…
Lucho esta pachucho
Estornuda y moquea mucho




Estrella Montenegro

miércoles, 11 de enero de 2017

De la palabra "GANGA"







Es enero, tiempo de rebajas, tiempo de gangas.

Me gusta la palabra "ganga". He pensado que podíamos hoy dedicar la entrada del blog a ella.

Buscamos en el diccionario de la Real Academia el significado de esta palabra y observamos que hay tres acepciones:

ganga1.

Voz imit. del grito de esta ave.
1. f. Ave del orden de las columbiformes, algo mayor que la tórtola y de aspecto semejante, gorja negra, con un lunar rojo en la pechuga, y el resto del plumaje, variado de negro, pardo y blanco.
2. f. Bien que se adquiere a un precio muy por debajo del que normalmente le corresponde.



ganga2.
Del fr. gangue.
1. f. Ingen. En minería, materia que acompaña a los minerales y que se separa de ellos como inútil.
2. f. Alm., Córd., Gran. y Jaén. Arado tirado por una sola caballería.



ganga3.
Del ingl. gang 'banda', 'pandilla'.
1. f. P. Rico. Pandilla callejera de mala reputación.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados



Nuestra palabra correspondería a el bien que se adquiere a un premio muy por debajo del que corresponde.

Hay quién dice que tiene su origen en el ave llamada "ganga", muy parecida a la perdiz y que parece ser que era complicado cazarla y además tenía una carne muy dura, por lo que se vendía más barata.




Sin embargo otros apuntan a que viene directamente del francés "gangue", y éste a su vez del alemán "gang" o filón de una mina. Por tanto procedería de esta acepción que nos llega de la minería en la que hay un material que acompaña al mineral precioso y que se separa de éste y se deshecha al extraerlo de la mina como algo inútil o inservible.  Con esta última procedencia, aparece en nuestro diccionario a partir del siglo XIX.




Pues ya le hemos dado un repasito a esta palabra tan curiosa y sonora.



martes, 13 de diciembre de 2016

Un rifirrafe con la palabra "rafe". PALABRAS


Hoy vamos a dedicar la entrada a una palabra, que al menos yo había escuchado mucho, pero que no sabía su significado.

Me estoy refiriendo a la palabra: Rafe. Me ha sugerido mi hermano mayor que podría dedicar una entrada del blog a ella, y la verdad es que yo creo que sí que la merece.

Mil veces había escuchado yo eso de "Rifirrafe". ¿Vosotros no? ¿Y sabíais lo que significa "rafe"? ¿Y "rifi"?

Bueeeeno vamos por partes.

Lo más escuchado, lo de "rifirrafe", así todo seguidito y con dos erres, sí que viene en el diccionario de la Real Academia, y se trata del significado que utilizamos habitualmente:


rifirrafe
De or. onomat.
1. m. coloq. Contienda o bulla ligera y sin trascendencia.

Es de esas palabras que provienen de la onomatopeya, de querer plasmar en palabras el sonido del ruido de la bulla. 


onomatopeya
Del lat. tardío onomatopoeia, y este del gr. ὀνοματοποιΐα onomatopoiḯa.
1. f. Formación de una palabra por imitación del sonido de aquello que designa. Muchas palabras como quiquiriquí han sido formadas por onomatopeya.
2. f. Palabra cuya forma fónica imita el sonido de aquello que designa; p. ej., runrún.

Hasta aquí bien. Pero empezábamos hablando de la palabra "rafe". El diccionario de la Real Academia nos habla de dos acepciones en el significado de esta palabra.

rafe1
Del ár. hisp. ráff, y este del ár. clás. raff.
1. m. Ar. y Mur. Borde, límite externo o superior de algunas cosas.
2. m. Ar. alero (‖ parte del tejado).



rafe2
Del gr. ῥαφή raphḗ 'costura'.
1. m. Anat. Línea prominente en la porción media de una formación anatómica, que parece producida por la reunión o sutura de dos mitades simétricas. Rafe perineal, escrotal.
2. m. o f. Bot. En algunas semillas, cordoncillo saliente que forma el funículo.

El primer signficado nos habla de borde, límite externo o superior. Y el segundo significado nos habla de esa línea que se forma al juntar dos partes. En el primer caso la palabra tiene un origen árabe, en la palabra Raff. Y en el segundo caso, un origen griego, en la palabra Raphe o costura.

Busco en internet y veo que en general parece que es más habitual utilizarla en el lenguaje médico, es decir, en su segunda acepción.

Pero hay algunos localismos que también aluden a ella, por ejemplo he leído que en Aragón se refieren a "rafe" para aludir al alero, es decir en su primera acepción. Y en Murcia también, para designar el borde superior de algunas cosas, incidiendo también en su primera acepción.

En el rastreo de esta palabra encuentro también Rafe, como Red de Apoyo a Futuros Empresarios. Es decir nombra a un organismo que depende de la Agencia de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación. Y se nombra con una sigla: RAFE.

Recordamos lo que era una sigla.

sigla. 1. Se llama sigla tanto a la palabra formada por las iniciales de los términos que integran una denominación compleja, como a cada una de esas letras iniciales. Las siglas se utilizan para referirse de forma abreviada a organismos, instituciones, empresas, objetos, sistemas, asociaciones, etc.


Y para terminar buscamos "rifi". Y... me temo que no existe. No la recoge el diccionario de la Real Academia.

Bueno pues ya hemos investigado hoy en otra palabra: Rafe.

Y además hemos recordado el "rifirrafe". Me gustan las palabra onomatopéyicas, tan sonoras ellas.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

De la palabra "tafanario"



Termina el mes de noviembre, y he pensado que hoy vamos a hacer una entrada sobre palabras.

Hoy os traigo una que no es muy habitual, aunque sí muy antigua. ¿Vosotros sabéis lo que significa: tafanario?

La palabra es sonora, distinta, casi elegante.

Pues nos dice el diccionario de la Rae:




tafanario
 
De antifonario 'trasero'.
1. m. coloq. nalgas (‖ porciones carnosas y redondeadas).


Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Efectivamente, nos estábamos refiriendo a las nalgas, el culo, el pompis, el trasero, las posaderas... Mil y un sinónimos mucho más escuchados que ¡tafanario!

En el diccionario de María Moliner no viene.
 

¿Y cual es el origen de tan ilustre vocablo? Os preguntaréis vosotros y me pregunto yo. 

Vemos que en el diccionario de la Rae nos dice que viene de "antifonario" o trasero. 

Consultando en internet encuentro que Amando de Miguel en uno de sus artículos habla de esta palabra remitiéndonos a otra persona, os lo copio:

"Félix Juan Cabasés (Azpeitia, Guipúzcoa) señala el origen de la voz tafanario (= trasero, culo). Procede de antifonario, el conjunto de antífonas, cantos litúrgicos que se entonan junto a los salmos. El antifonario ocupa la parte última del breviario. El humor clerical se introdujo para llamar tafanario a lo que está detrás, al trasero. La historia es ingeniosa, aunque no me convence del todo. Por lo menos prueba que los ñoñismos se introducen como juego en el idioma."

Pero si no convence a D. Amando de Miguel...

He encontrado también un blog http://palabraria.blogspot.com.es/2014/08/tafanario.html  donde hay una entrada muy extensa sobre este tema, donde se rastrea la historia del vocablo por los distintos e importantes diccionarios que la han recogido:

Nos dice que la palabra en cuestión aparece en el diccionario de Autoridades:

"S. m. La parte posterior, ó assentaderas. Es voz jocosa, y festiva. Lat. Posteriora."



Academia mantiene lo dicho por Autoridades hasta la edición de 1869, en la que lo varía un poco:



"TAFANARIO. m. fam. La parte posterior del cuerpo humano, ó asentaderas."



En la edición de 1899 dice que procede de tabalario, y en la siguiente, la de 1914, de la 2ª acepción de antifonario, trasero. Se mantiene lo dicho en las siguientes. En la de 1985 dicen que este vocablo se utiliza poco, y en la de 1992, la definen solo como "nalgas"
Si queréis mucha más información consultad este blog porque la verdad es que hace una entrada de lo más extensa y pormenorizada.


Y acabamos con unos versos ocurrentes como suelen ser cuando se alude a estos temas:
Quién no tenga monetario
que ponga por relicario
el tafanario.
  - Seguir leyendo: http://www.libertaddigital.com/opinion/amando-de-miguel/el-origen-de-las-palabra

s-38543/

lunes, 31 de octubre de 2016

Jalogüin, Origen de la palabra



Vamos por la calle y es imposible no escuchar a la palabra "Jalogüin" en boca de unos y otros. 

Porque no os engañeis nosotros decimos "Jalogüin" con nuestra "j" y nuestra "g", y como la diéresis no la utilizamos mucho pues en esta palabra nos permitimos su uso.

Y hacemos bien, ya que la adoptamos, la españolizamos.

El caso es que la fiesta de las muertos y las calabazas nos ha invadido. Así que vamos a ver si por lo menos sabemos cual es el origen de la palabra.

Jalogüin, viene de Halloween, que a su vez es una contracción de la expresión escocesa "All Hallows`Even" que significa "anochecer de todos los santos" o "víspera de todos los santos". 

Por otra parte tampoco es una fiesta de EEUU, como mucha gente cree, sino que tiene un origen celta, como parte del "Samhain". Ésta es una palabra gaélica que significa "El final del verano" y aludía a unas celebraciones que se hacían cuando se terminaban las cosechas y los días se hacían más cortos. Los celtas creían que esa noche los muertos podían visitar a los vivos. Y se encendían hogueras para ahuyentar a los malos espíritus. Los celtas también iban recogiendo alimentos por las casas para ofrendas a los dioses. De aquí lo de los niños que van por las casas pidiendo dulces. Y preparaban un gran nabo hueco con carbones encendidos dentro representando a un espíritu.

Los inmigrantes irlandeses que emigraron a Norteamerica en el siglo XVIII, y después en el XIX con más fuerza, llevaron sus celebraciones y sus palabras. Pero en EEUU era más fácil encontrar calabazas que nabos...

Y con la globalización, otra vez vuelve a Europa, de donde salió.



La foto la hice yo este verano en Canadá.


jueves, 20 de octubre de 2016

De palabras "Estafermo" y "Testaferro"



Hoy vamos a hablar de dos palabras compuestas (formadas por la unión de dos palabras simples), que proceden ambas del italiano y que además, tienen semejanza en su sonido: la palabra ESTAFERMO y la palabra TESTAFERRO. Me gustan estas asociaciones aleatorias que nos dan la posibilidad de detenernos un poco en ellas.

La primera me la sugirió un día mi hermano mayor, y la verdad es que es una palabra bonita. Y después se me ocurrió que podíamos hablar también de "testaferro", porque se parecen un poco, y eso lleva a veces a confusiones. Al tener el mismo número de sílabas, llevar las mismas vocales y casi las mismas consonantes, se puede prestar a dudas. Son palabras que suenan parecido, tienen semejanza fonética, pero no tienen nada que ver en sus significados.

Quizá sería un caso cercano, aunque yo creo que no llegan a serlo, a lo que se llama palabras PARÓNIMAS: palabras que se escriben parecido y tienen pronunciación y significados distintos. Por ejemplo, actitud/aptitud, perjuicio y prejuicio...


Buscamos en el diccionario de la Rae la palabra "estafermo" nos encontramos con la siguiente definición:



estafermo
 
Del it. sta fermo 'estate firme, tente tieso'.

1. m. En juegos y ejercicios de destreza caballerescos, figura giratoria de un hombre armado con un escudo en una mano y una correa con bolas o saquillos de arena en la otra, al que golpeaban con una lanza los participantes, que debían evitar que, al girar, les devolviese el golpe.

2. m. Persona que está parada y como embobada y sin acción.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados




Efectivamente la palabra estafermo designa una figura o maniquí que podía moverse, y que en la Edad Media se utilizaba para practicar o jugar a tirarle la lanza de tal forma que no se las devolviese. 

Estafermo viene de "stá firme" en italiano.

Y en consecuencia se llama también "estafermos" a las personas paradas, pasivas...



Por otro lado, testaferro también nos viene del italiano:

testaferro.
 
Del it. testa-ferro 'cabeza de hierro'.
1. m. y f. Persona que presta su nombre en un contrato, pretensión o negocio que en realidad es de otra persona.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

 Como ya hemos dicho su origen está en la palabra "testa" que en el latín aludía al caparazón y las conchas de los animales, y al evolucionar pasó a aludir al craneo de las personas y del craneo terminó por pasar a la cabeza.

Consultando en internet he encontrado que un posible origen de la palabra podría haber surgido "en el siglo XVI. El Ducado de Saboya había sido arrebatado a Carlos III, y ocupado territorialmente por el Rey de Francia, Francisco I. Pero en lugar de quitarle el trono, el monarca galo decidió mantener a Carlos III en su cargo, quitándole todo poder decisorio. El monarca desempeñó su papel durante más de 15 años hasta que le sucedió su hijo, Manuel Filiberto cuando era solo un bebé.
Mientras creció el joven Filiberto emuló a su padre, siendo el hombre de paja del Rey de Francia cuando creció gracias a su carácter fuerte fue recuperando el poder del ducado. Entre sus súbditos se le conocía como «testa di ferro» cabeza de hierro o lo que en España llamamos cabezota. Con el tiempo el término fue perdiendo este significado y pasó a designar precisamente lo contrario: a la persona que se deja manejar por otra"




Con tantos casos de corrupción se ha hablado mucho en los periódicos de los "testaferros", personas que han dado su nombre y tras las cuales se esconden muchos casos de ocultamiento de patrimonio. Vamos, que los testaferros "dan la cara"...

También se habla de "testaferros" en el ámbito de la psicología, para referirse a personas con un trastorno de personalidad por el cual adoptan la personalidad de otra, o se ven manipuladas por otras. 


Bueno y lo vamos a dejar aquí, podríamos hablar más de ello pero como repasito está bien así.


sábado, 3 de septiembre de 2016

Nostalgia, la palabra y su origen



Es viernes, el primer viernes de septiembre.

En Madrid se nota que ha venido ya mucha gente, me temo que para muchos se han terminado las vacaciones... Dentro de nada comenzarán los colegios, la rutina se irá imponiendo y el tiempo del sol, del aire libre, del ocio poco a poco irá quedándose atrás. No será dificil que la nostalgia, esa nube húmeda y plomiza, comience a formarse sobre todas las cabezas.


nostalgia.
Del lat. mod. nostalgia, y este del gr. νόστος nóstos 'regreso' y -αλγία -algía '-algia'.
1. f. Pena de verse ausente de la patria o de los deudos o amigos.
2. f. Tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

La palabra nostalgia que, como ya hemos visto en la definición, se formó gracias a la unión de la palabra griega "nostos" que significa regreso y la también griega "algos" que quiere decir dolor. Es decir el dolor que causa el deseo de regresar.

Eso mismo fue lo que quería que significara el médico suizo Johannes Hofer, quién inventó la palabra en su tesis médica escrita hacia el año 1668. Es un neologismo. Una palabra nueva. El médico quería buscar la palabra que significara esa tristeza, ese dolor por estar separado de tu casa, de tu familia, o de una alegría que has perdido. He leído que creó la palabra a raíz del estudio del sufrimiento que experimentaban tanto un estudiante, como su sirviente por estar alejados de su casa. Enfermaron, y solo la vuelta al hogar les curó de su dolor.

Tiene un significado muy parecido a la palabra "saudade" portuguesa.


Me gusta a mí mucho esta palabra, es sonora.

¿Y a vosotros?



viernes, 12 de agosto de 2016

Verano, arte callejero y la palabra "noray"


Es verano. 

El arte de las calles nos lleva hasta el agua. Más exactamente hasta los nórais. Y las fotos las hice en Lisboa.

Me gusta la palabra noray.



noray
 
De or. inc.
1. m. Mar. Poste o cualquier otra cosa que se utiliza para afirmar las amarras de los barcos.
2. m. Mar. Amarra que se da en tierra para asegurar la embarcación.

La palabra noray tiene un origen incierto, no se sabe muy bien de dónde viene. Pero no hay lugar con costa donde no esté esta palabra en un toldo, una cafetería, una heladería... en todas partes.

He leído en la página del Instituto Cervantes que en catalán, norai está documentado en el siglo XV, aunque Corominas lo sitúa en el XVI.

Su plural es noráis o norayes.

Buen fin de semana largo de agosto. 






lunes, 8 de agosto de 2016

"Ultramarinos"



Yo no sé si ya hemos hablado en el blog de la palabra "Ultramarinos". Pero si ya lo hemos hecho, la palabra en cuestión es tan bonita, que no importa que nos repitamos.

Ya apenas hay tiendas de ultramarinos, sin embargo yo las recuerdo de mi infancia como esos establecimientos llenos de misterio, donde había mil y un alimentos que descubrir. Olían además tan bien... Es una palabra llena de nostalgia, muy evocadora.


Nos dice el diccionario de la RAE:



ultramarino, na
1. adj. Que está o se considera del otro lado o a la otra parte del mar.
2. adj. Esp. Dicho de un género o de un comestible, y especialmente del de fácil conservación: Traído del otro lado del mar, y sobre todo de América o Asia. U. m. c. s. m. pl. Lonja, tienda de ultramarinos.

Eran esas tiendas donde estaban los alimentos que traían de tierras lejanas, del otro lado del mar...

Se ve muy claro en la misma palabra: "Ultramarinos", es sencillo desmembrarla: Del prefijo Ultra (más allá), de la palabra "mar" del latín mare, más el sufijo "ino" del latín "inus" que denota relación o pertenencia, en este caso que pertenece al mar.

Eran y son, en los pocos casos en los que aún perviven, tiendas con mucho encanto: sus latas de conserva haciendo torres bien ordenadas, sus mostradores de madera y cristal, sus galletas o cualquier otro alimento a granel o al peso. Alimentos que perduraban, como perdura segurmente la memoria de alguna de ellas en nosotros. 

Os dejo con algunas fotos de ellas, tomadas por mí este verano en León, en Astorga. Dónde aún resisten algunas de ellas, afortunadamente.