Mostrando entradas con la etiqueta Mis autores David Trueba. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mis autores David Trueba. Mostrar todas las entradas

lunes, 26 de abril de 2010

La Noche de los Libros: Debate Jose Mª Ridao y David Trueba



A David Trueba cómo se le nota el acento catalán cuando habla. Eso pensé nada más comenzar a escucharle. Después me fui sumergiendo en su discurso entretenido y ameno como quién se sumerge en una piscina tibia y agradable que te va refrescando la mente.


Esa fue mi primera forma de disfrutar de todo el despliegue que “La noche de los libros” ofrecía en Madrid con motivo del 23 de abril, día del libro. Después de pensar mucho dónde iría (a veces cuando hay tantas posibilidades, elegir resulta casi abrumador) acabé en el debate que había en Alcalá 31 entre el cineasta y escritor David Trueba y el escritor Jose Mª Ridao.

 “¿Está en crisis la imaginación?”

El salón de actos estaba lleno de personas de todas las edades. Y a todas se las veía interesadas en cuánto allí se decía. La palabra saltaba de uno a otro e intentaban retenerla en su lado el máximo tiempo posible, conscientes de cuánto había que decir y el poco tiempo que tenían.

“La imaginación no está en crisis: la gente sigue creyendo en otra vida, en lugares exóticos…”

“Se utiliza a menudo el rótulo “basado en hechos reales” como una legitimación de la ficción, porque por una parte exime al artista de plantearse un pacto con el lector y además se hace con un afán ageográfico y moralizante…” “La ficción basada en hechos reales le da una “utilidad”: “Mientras leo aprendo sobre los Cátaros…”

“¿Pero por qué la ficción, la imaginación sobrevive a los tiempos? Porque es un placer. Y como tal no es utilitaria, no se puede medir, es inasible…”

“La ficción se nutre de la experiencia, la observación, la fascinación por el ser humano…”

“La ficción permite un orden, una “solución”, porque ofrece un recorrido perfecto de la vida del personaje, y le da al lector la satisfacción a algunos de sus dilemas personales”.

La ficción engancha elementos de verosimilitud y los ordena. La ficción genera una complejidad, un mismo hombre puede cometer actos buenos y actos malos, y eso lo hace más real…”

“La ficción gana a la realidad echándole un pulso: “Si vas por Castilla La Mancha los monumentos que vas viendo son a Don Quijote y a Sancho, no a Bono…”

“Cuento es una palabra maravillosa, solo con escuchar esa misma palabra ya el niño obtiene un placer. Luego cuando vamos creciendo la palabra se vuelve “despreciativa”: “No me vengas con cuentos”. ..”

“El novelista querría que el personaje que ha inventado ya acompañara al lector en su vida, después incluso de cerrar el libro…”.

“Lo mejor es que al terminar una novela estés mucho menos seguro de las cosas, que plantee preguntas”. Buñuel decía: “Odio que la película me de respuestas”.

Sí. Fue un debate interesante, entretenido. Me sorprendió muy gratamente David Trueba. Yo ya sabía que me gustaba cómo escribía, me gustaban sus personajes, sus novelas. Ahora sé que también me gusta escucharle, que es ocurrente y ameno.

Bueno… del primer evento al que asistí en la Noche de los libros, no me llevé ningún libro, ni ninguna flor, es cierto. Pero me llevé un ramillete de frases sobre la creación literaria y me guardé en los bolsillos algunos comentarios que hacen que tu cabeza se mueva sola de adelante a atrás asintiendo. En ese primer encuentro con la Noche de los libros, me encontré abanicándome con una hilera de frases ocurrentes y amenas que me espantaron de dentro la rutina, y al salir y sin querer, me llevé conmigo el perfume a papel que pueden tener algunas conferencias con sabor literario.



David Trueba, nacido en Madrid en 1969 y hermano del director ganador de un Óscar, Fernando Trueba, es un escritor, director y guionista de cine español.

Formado como periodista, viajó a Estados Unidos para estudiar escritura de guiones. A su vuelta realizó sus primeros trabajos como guionista, sobre todo para televisión, aunque también compuso letras musicales por encargo.

En el cine su primer guión fue Amo tu cama rica (1991), y cinco años más tarde, dio el salto a la dirección, sin abandonar el guión, con La buena vida (1996), película por la que recibió dos nominaciones a los Premios Goya. Su gran éxito le llegó en el año 2000, con la adaptación de la novela Soldados de Salamina, película que fue presentada por la Academia del Cine para representar a España en los Óscar.

Sus últimas películas no han tenido tanta repercusión y destilan un ambiente más intimista que las anteriores, como Bienvenido a casa (2005) y La silla de Fernando (2006).

Como escritor ha publicado ya tres novelas con cierta repercusión crítica y de público. En 2008 le fue otorgado el Premio Nacional de la Crítica por Saber perder.





José María Ridao. Licenciado en derecho y Filología Árabe, ingresó en la carrera diplomática en 1987. Ha estado destinado en Angola, URSS, Guinea Ecuatorial y Francia. En el año 2000, solicitó la excedencia para dedicarse al periodismo y literatura, siendo nombrado Embajador-Representante Permanente de España en la UNESCO, cargo al que renunció en el año 2006.


Novelista, ensayista y periodista, ha tratado temas variados especialmente sociológicos y políticos. Es conocido por sus artículos en el diario El País y sus conferencias. Tiene traducciones en lengua árabe, sobre todo por sus aproximaciones a los problemas de ese pueblo.

Todos los libros y obras de José María Ridao: Por la gracia de Dios. Catolicismo y libertades en España 2008; Elogio de la imperfección 2006; La paz sin excusa. Sobre la legitimación de la violencia 2004; Weimar entre nosotros 2004; El pasajero de Montauban 2003; La elección de la barbarie. Liberalismo frente a ciudadanía en la sociedad ntemporánea 2002; El mundo a media voz 2001; Contra la historia 2000; La desilusión permanente 2000; Excusas para el Doctor Huarte 1999; Agosto en el paraíso 1998.

jueves, 9 de julio de 2009

"Saber perder" de David Trueba


El último libro que me he leído ha sido “Saber perder” de David Trueba. Lo terminé hace tres o cuatro días y me ha gustado mucho.

Ya me había leído previamente otros libros de este autor: “Abierto toda la noche”, “Cuatro amigos” y el guión de “Bienvenido a casa” que dicho sea de paso me lo regaló de sorpresa uno de mis hermanos firmado por el autor. De entre ellos escogería “Abierto toda la noche” que en su día me sorprendió muy gratamente. Y ya llevaba tiempo queriendo leer este último libro, al que le dieron el premio de la Crítica 2009. Me ha costado la verdad hacerme con él. Cuando estaba en todas las librerías, tenía fila en casa de libros por leer y dije pues nada me lo pido para mi cumpleaños a ver si cae... No hubo suerte, no cayó. No pasa nada, pensé, se lo pido a los Reyes Magos de Oriente. Sus Majestades llegado tan señalado día consideraron que mejor me traían otras cosas... Y nada que otra vez me dejaron sin él. Visto el éxito de mi petición me puse yo misma a buscarlo. ¿Y qué paso? que entonces estaba agotado. En fín... Menos mal que vino una amiga en mi auxilio y se presentó una buena mañana de un día cualquiera y por sorpresa con un envoltorio de regalo con toda la pinta de ser un libro: ¡Saber perder! de Trueba. Bieeeen. Una de las mejores cosas de las vida, está claro que son los amigos.

“Saber perder” cuenta cuatro historias que se cruzan. La de cuatro personajes. Sylvia que cumple 16 años cuando comienza la novela, su padre Lorenzo, que intenta sobrevivir a su separación, su abuelo Leandro que quiere “vivir” porque piensa que está dejando de hacerlo, y Ariel Burano, un jugador de futbol argentino al que fichan en un equipo español y conoce a Silvia.

Me gusta cómo escribe David Trueba porque me emociona, porque tiene un fino sentido del humor siempre latente, porque te crees que esos cuatro personajes existen y podrían ser vecinos tuyos.

“Saber perder” habla exactamente de eso, de aprender a perder, de sobrevivir a las pérdidas, de enfrentarte a lo que tú piensas, a lo que tú sientes. Habla de lo que nos importa el juicio de los que tenemos cerca. “Saber perder” podría hablar de cualquiera de nosotros.

Lo dicho. Me ha gustado mucho.

©Rocío Díaz