Mostrando las entradas para la consulta Elizondo ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta Elizondo ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

viernes, 4 de septiembre de 2015

Dolores Redondo, el Valle del Baztán y yo


“Duerme pequeña zorra, la amá no te comerá esta noche”


Tenía muchas ganas de conocer este lugar de la foto. Es bonito ¿verdad? Verde, elegante, fresco, con clase... y de un tiempo a esta parte un lugar muy literario también.

¿Sabéis cual es?

Está en España, en Navarra, en el Valle del Baztán... Ahora ya sí que lo sabéis ¿no? Elizondo. 

A partir de la trilogía del Baztán de Dolores Redondo se ha hecho muy conocido. "El guardian invisible", "Legado en los huesos" y "Ofrenda a la tormenta". Los tres libros reseñados ya en el blog, os copio el enlace:


Pues el pasado mes de julio estuve visitándo todo el Valle del Baztán, precioso. Y estuve alojada en Elizondo, por supuesto.

Me ha gustado mucho toda la zona, no la conocía, y ha sido un gran descubrimiento. Tras leer la trilogía tenía ya muchas ganas de visitarla y la verdad es que no ha defraudado mis expectativas. Me ha encantado. 

Quería dejaros con lugares de Elizondo y alrededores de los que habla Dolores Redondo en sus novelas. Allí estaban, tal y como ella nos había narrado. Y hasta me llovió, como no podía ser de otra manera. Así que pude sentir esa humedad, esa lluvia que sufre la inspectora Amaia Salazar cada dos por tres. Lluvia que no hace más que dejar todo mucho más brillante y sereno. 

Qué buena visita, si no lo conocéis no os lo perdais. Y si os gusta la novela negra, preferiblemente visitarlo después de imaginarlo leyendo esta trilogía. 


 La foto de arriba es de una librería de Elizondo. 

Y las fotos de debajo son todas de lugares de los que habla la protagonista: La tienda de ropa Belzunegui donde su madre les compraba la ropa cuando eran pequeñas. El autoservicio Adela donde le mandaba a comprar. Los calzados Virgilio donde les compraba los zapatos... De todos estos lugares tan cotidianos habla Amaia cuando vuelve a Elizondo y recordaba su infancia.







La escuela de Elizondo "Ikastola" Baztán

Cómo no incluir una foto de la escuela, la "ikastola", bien bonita por cierto...


El cementerio de Elizondo
 Y por supuesto del cementerio. Donde enterraban a las niñas asesinadas en el primero de los libros y donde de alguna manera arranca la historia. Vemos en la foto que además de las cruces hay alguna que otra estela discoidal, esas piedras de forma circular unidas al rito mortuorio que se utilizaron en Navarra hasta principio del siglo XIX.




Y también se mencionan en la trilogía otros pueblos del Valle del Baztán como Amaiur/Maya (en la foto de arriba) o Arizcun, en la de debajo, donde se ambienta el principio de la segunda novela que comienza con unos actos de profanación en la Iglesia de Arizcun.



Bueno, ya no os dejo con más fotos (que podría... de tantas como hice) porque yo creo que con éstas ya queda un poco ilustrado el ambiente de la trilogía del Baztán.

jueves, 28 de noviembre de 2019

"La cara norte del corazón" de Dolores Redondo

Resultado de imagen de dolores redondo libros

Tenemos que poner orden en las reseñas de libros que se nos están acumulando.

He pasado unas semanas en Nueva Orleans, uno de mis destinos pendientes, uno de los que siempre quise conocer. Y puestos a ir, lo he hecho a lo grande, he estado en uno de sus momentos más trágicos, cuando pasó el huracán Katrina. Así que fijaos lo empantanada, nunca mejor dicho, que he estado, cómo para andar haciendo reseñas...

Ya sabéis ¿no? Me estoy refiriendo a La cara norte del corazón de Dolores Redondo.

La última novela de la autora de la trilogía del Baztán me ha parecido entretenida. Tenía muchas ganas de recuperar a Amaia Salazar, la protagonista. Ese personaje navarro tan sugerente y con un pasado tan turbulento. Pero tengo que reconocer que creo que me gustó bastante más la trilogía o su libro "Todo ésto te daré".

Pero vamos a reseñar éste que nos ocupa: "La cara norte del corazón". 
Para empezar el título me parece un acierto, muy sugerente.

Os copio el argumento:
"En agosto de 2005, mucho antes de los crímenes que conmocionaron el valle del Baztán, una joven Amaia Salazar de veinticinco años, subinspectora de la Policía Foral, participa en un curso de intercambio para policías de la Europol en la Academia del FBI, en Estados Unidos, que imparte Aloisius Dupree, el jefe de la unidad de investigación. Una de las pruebas consiste en estudiar un caso real de un asesino en serie a quien llaman «el compositor», que siempre actúa durante grandes desastres naturales atacando a familias enteras y siguiendo una puesta en escena casi litúrgica. Amaia se convertirá inesperadamente en parte del equipo de la investigación que les llevará hasta Nueva Orleans, en vísperas del peor huracán de su historia, para intentar adelantarse al asesino...
Pero una llamada de su tía Engrasi desde Elizondo despertará en Amaia fantasmas de su infancia, enfrentándola de nuevo al miedo y a los recuerdos que la dotan de un extraordinario conocimiento de la cara norte del corazón."

 Bueno pues cómo os decía me ha parecido entretenida. Pero, aunque no se debe comparar, es inevitable, y creo que sus otras novelas me han llegado más que ésta.

Creo que está muy logrado el ambiente en el que se desenvuelve la novela. Yo creo que es muy importante que resaltemos lo conseguido que está. Es un ambiente reflejo de la devastación previa y posterior al paso del huracán Katrina. Oscuridad, inundación, desastre. Dejó casi 1900 muertos en la ciudad. Eso en lo que toca a los capítulos que se desarrollan en Nueva Orleans, ciudad de músicos y fantasmas, tan bien retrada por la autora. Y en los capítulos que se desarrollan en Navarra, en el Baztán, también tenemos lluvia, oscuridad, desasosiego, inquietud, peligro. Luego ya veis que no hay luz por ninguna parte, la ambientación ya te pone rápidamente en situación.

La obra está narrada alternado dos hilos temporales. Eso le otorga un poco más de agilidad, que dicho sea de paso, no le viene mal. Por un lado está la actualidad con el crimen del asesino en serie de Nueva Orleans que parece que está basado en un hecho real. Y por otra parte está la vida de Amaia cuando era pequeña en Elizondo. Eso nos permite bucear aún más en la psicología, en el retrato de la protagonista, perfilándose más nítidamente. También nos permite conocer mejor a tía Engrasi, descubrimos a una tía más jóven que tuvo un papel fundamental en la vida de Amaia y eso lo desconocíamos.

Y como ya estamos con los personajes, lo bueno también que tiene esta novela es que en la historia que se desarrolla en la actualidad recuperamos el personaje de Aloisius Dupree del FBI. En la trilogía estaba rodeado de misterio su breve incursión telefónica y aquí por fin sabemos qué les unió y cómo es realmente Dupree. Me ha gustado bastante el breve epílogo que tiene la obra donde están Amaia y él, no os digo más para no desvelar.

Luego entonces yo destacaría de esta novela su ambientación, muy lograda. Dentro de ésta habría que señalar su inclinación hacia lo mágico, hacia lo inexplicable, lo que se escapa a la razón, que es muy sugerente. Y por otra parte también, hay que poner en relieve la caracterización de sus personajes principales, muy lograda también. 

Por otra parte, en la novela hay dos tramas, la principal que es la de la caza del asesino en serie, que es con la que comienza, y luego hay otra que aparece mucho más adelante que es el mito del Barón Samedi. Pues bien, creo que la resolución de la primera trama se alarga demasiado, es como si fuera flojeando a medida que van pasando los capítulos, va perdiendo pasión; y en cambio la de la segunda, en mi opinión, queda coja, no termina de resolverse. Eso me ha faltado. Y mucho. Tenía muchas ganas de saber cómo se resolvía esta trama. No sé si la autora lo quiero retomar más adelante en otra novela, o nos va a dejar así para siempre.

En cualquier caso yo creo que Dolores Redondo tiene una prosa muy cuidada, precisa en los detalles, que se desenvuelve muy bien en los diálogos y que merece la pena conocerla porque te suele atrapar con las historias que cuenta.

Pero si no la conocíais ya, que me extraña, sí que os aconsejaría que la leyérais en el orden en que han ido publicándose sus libros, así no os faltará información.


#Dolores Redondo
#La cara norte del corazón
#Trilogía del Baztán
#Novela
#Reseña

jueves, 29 de agosto de 2019

El Museo de las Brujas de Zugarramurdi y "El último akelarre" de Ibón Martín


"Las salas del museo lograron ponerle la piel de gallina. Lejos de encontrar una muestra folclórica y superficial como la que esperaba, el museo de las Brujas era un escalofriante relato de la persecución que la Inquisición desató en la comarca a comienzos del siglo diecisiete. La estampa más impactante era la recreación del auto de fe que acabó con la quema de once vecinos en la hoguera y decenas de condenados a las penas más diversas.

En una sala contigua, una proyección narraba los pasajes más turbadores del Compendium Maleficarum, el tratado de brujería y demonología escrito por un sacerdote italiano que tuve aterrorizada a media Europa. Incluso desde el escepticismo propio de las mentes del siglo veintiuno, Leire se estremeció al escuchar algunas de las prácticas atribuidas a los adoradores del diablo.
La sección más amable estaba dedicada a la mitología local. Extrañas criaturas espiaban a la escritora desde misteriosas cajas de luz. ..."

El último akelarre de Ibon Martín



A veces te parece que es verdad eso de que todo en esta vida está conectado. De que conocemos a alguien, que a su vez conoce a otro y éste a otro, y que finalmente después de seis o siete personas se llega a otro que también te conoce a ti, cerrándose el círculo.

A veces parece que nos pasamos la vida abriendo círculos que más adelante cerraremos. Porque la vida, al final, es cíclica. 

En el verano del 2014 yo estuve vacacionando por el norte de España. En definitiva haciendo esas dos cosas que son, casi, las que más me gustan en la vida: uniendo los viajes con la literatura. En ese viaje hice una ruta literaria por los pueblecitos del Baztán, con Elizondo a la cabeza. Sí, estuve visitando esa parte tan preciosa de nuestro paisaje mientras recordaba los escenarios de la trilogía del Baztán de Dolores Redondo.

Os dejo varios enlaces a entradas de este blog donde reseñaba aquel viaje.

http://rociodiazgomez.blogspot.com/search?q=Baztan

http://rociodiazgomez.blogspot.com/search?q=Elizondo

Y ya que estábamos por allí, antes y después, conocimos otras ciudades y otros pueblos.

Entre ellos Zugarramurdi, que me gustó mucho, y donde descubrí el Museo de las Brujas. Que me pareció un lugar curioso e interesante. No esperaba nada, no llevaba ningún tipo de expectativas y salí pensando que había hecho bien entrando. Eso sin contar con que todo el entorno es precioso.

http://rociodiazgomez.blogspot.com/search?q=Zugarramurdi

Y ahora, cinco años después, en el libro que estoy leyendo de Ibón Martín "El último akelarre" me describen este Museo y me he sentido otra vez allí.

Se ha cerrado otro círculo.





"Invierno de 1610

María se sentía aturdida, desorientada. ¿Cuánto tiempo llevaba allí? ¿Horas, días, semanas? Lo último que recordaba era la sensación de agonía, el ardor en el pecho y el agua colándose por su nariz en plena tortura. Aquel barreño infame en medio de la sala de interrogatorios le había brindado las sensaciones más escalofríantes de su vida. Todavía reverberaban en su cabeza las preguntas del inquisidor. ¿Confiesas que adoras al demonio? ¿Cuántas veces has yacido con el maligno? ¿Cuántos hijos diabólicos le has dado ya? ¿Cuántos bebés has matado? ¿Cuántos bebés...? esta era sin duda la más dolorosa. Ella ayudaba a los niños a llegar al mundo, no los mataba. Por más que lo aseguró, el verdugo no tuvo piedad. Una y otra vez su cabeza era introducida con saña en el agua gélida. Cada vez más tiempo, cada vez con menos segundos para recuperar el resuello. ..."

El último akelarre de Ibon Martín






"La silueta negra del macho cabrío se diujaba en medio de un humo que los focos teñían de un encendido color naranja. Un círculo rojo y un minutero indicaban que la grabación estaba en marcha. Al volver a fijar la vista en la cueva, sintió un escalofrío. Los cuernos torcidos del macho cabrío y sus brillantes ojos rojos resultaban estremecedores a través de aquel juego de luces y sombras. Aquella gruta lateral, en la que de no ser por los focos no hubiera reparado, constituía un altar inmejorable sobre el resto de la cueva."

El último akelarre de Ibon Martín








#Zugarramurdi
#MuseodelasBrujas
#IbonMartín
#Elúltimoakelarre

jueves, 5 de noviembre de 2015

Cementerio de Elizondo en el Valle del Baztan


"Del mismo modo que sobre las puertas de una ciudad se coloca un escudo con sus armas y sus valías, en la puerta del cementerio presidía una calavera que vigilaba desde sus cuencas vacías a los visitantes, avisándoles de que entraban en los dominios de aquel particular gobernador de la ciudad de los muertos..."





Hoy, siguiendo con nuestra semana dedicada a algunos cementerios, puesto que estamos en la semana de Todos los Santos y los Difuntos, nos vamos a fijar en el de Elizondo, en el Valle del Baztán.

Os contaba cuando hablábamos de ello en el blog que tiene su importancia literaria puesto que se habla de él en la Trilogía del Baztán de Dolores Redondo. Y yo lo visité en julio de este año. 

En el primer libro de la trilogía "El guardían invisible" ya hablan de este cementerio porque es donde enterraban a las niñas asesinadas y donde de alguna manera arranca la historia. 

"La tumba de la familia Arbizu se encontraba justo donde comenzaba uno de los ramales; sobre el panteón reposaba un ángel que, indolente y con gesto aburrido, ajeno al dolor de los humanos, parecía observar a los enterradores que habían apartado la losa haciéndola rodar sobre unas barras de acero. Amaia se situó junto a Jonan, que parecía absorto en la base del crucero..."

Qué pena que en estas fotos no sacara yo el ángel. Se me quedó en la parte baja del cementerio. Pero no me diágis que no es bonito este cementerio, tan verde y lleno de flores. Imagino que en esta semana debe estar espectacular si en pleno verano ya tenía tan intensos colores. Con ese fondo de montañas y esa bruma es un lugar muy sugerente literariamente hablando.

Vemos en las fotos que además de las cruces hay alguna que otra estela discoidal, esas piedras de forma circular unidas al rito mortuorio que se utilizaron en Navarra hasta principio del siglo XIX. 





martes, 8 de septiembre de 2015

La vuelta al cole - Las ikastolas del Valle de Baztán


Elizondo (Navarra)

 En uno de éstos días, hoy, mañana, en esta semana "empieza el cole". 

Comenzamos el curso escolar. Cuando yo era pequeña me gustaba mucho cuando llegaba esta semana. Estrenar libros nuevos, la mochila, los cuadernos oliendo todavia a papel... Ver a los amigos que no había visto durante el verano. Me lo pasaba mucho mejor en el colegio y luego en el instituto que en casa. El verano se hacía largo. 

Ahora, que soy solo un poco más mayor, sigue gustándome mucho. Cuánto por hacer, por empezar, por retomar, por aprender... Lo vivo tanto o o más como comienzo que el principio de año. 

Para ilustrar esta época os traigo una colección de fotos con "ikastolas" o escuelas de Navarra, del Valle del Baztán. Qué lujo debe ser eso de aprender en esas casonas blancas y rojas tan chulas rodeadas de naturaleza, de verde, de vacas, de caballos... Cómo me gustan. 

Venga vamos a por el nuevo curso.




Elizondo (Navarra)




Amaiur (Navarra)



Azpilicueta (Navarra)

Azpilicueta (Navarra)

Arizcun (Navarra)

lunes, 1 de julio de 2013

"El guardian invisible" de Dolores Redondo



Comenzamos julio con la reseña del penúltimo libro que me he leído.

Llevaba tiempo queriéndolo leer. Creo que fue porque vi la entrevista que hicieron en el programa Página 2 a la autora. Al final me lo leí rápidamente y mis expectativas no se vieron defraudadas.

Me estoy refiriendo al primer volumen de una trilogía titulado "El guardían invisible" de Dolores Redondo.

Se trata de una novela negra al estilo español, y más concretamente al estilo del norte de nuestro país.

Pero os cuento en primer lugar el argumento: "En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en una circunstancia que lo relacionan con un asesinato ocurido en los alrededores un mes atrás.

La inspectora de la sección de homicidios de la policía foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará de vuelta a Elizondo, una pequeña población de la que es originaria y de donde ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino que puede mostrar el rostro más aterrador de una realidad brutal al tiempo que convocar a los seres más inquietantes de las leyendas del Norte... "

Como podéis ver está ambientada en Navarra, en Elizondo y alrededores. Y en la novela tiene mucho peso la mitología vasco-navarra y la tradición. Está muy bien reflejado el ambiente húmedo y oscuro de los bosques del valle de Baztán. La niebla, la llovizna, el viento. Muy buena la ambientación. Muy sugerente y misteriosa. No conozco esta zona de España y después de leer esta novela me ha apetecido mucho hacer en algún momento una escapadita para allá. Ver esas calles de casonas de piedra, esos bosques, esos parajes tan verdes.
 
El título nos remite a la leyenda del basajaun, ese ser protector de los pastores y de los rebaños que, a pesar de que no se deja ver, dicen que algunos hasta lo han visto y se han sentido bajo su protección. 

En cuánto a los personajes están bastante bien perfilados. Comenzando por la protagonista, esa inspectora de homicidios Amaia Salazar que incluso hizo un curso en Cuántico. Me hizo gracia este detalle. Así que no tiene nada que envidiar a esos personajes de series de televisión tan conocidos como CSI, Mentes criminales y demás. Me gusta cómo la autora ha retratado a esta protagonista: mujer policía pero con una vida propia más o menos feliz al margen de su profesión, casada y con unas raíces familiares importantes. Nos ha sacado del cliché de policía masculino de vida gris, dedicado por completo al trabajo con una vida familiar frustrante que tanto abunda en otras novelas negras.
Los demás personajes, hay bastantes, tampoco están mal definidos. Tanto los compañeros de trabajo de la inspectora como su familia son muy creíbles todos en sus rasgos. Han sido retratados de forma muy acertada tanto en sus virtudes como en sus miserias.

Me ha gustado esta novela. La autora paralelamente a la trama principal de descubrir al asesino, va buceando en la historia de la protagonista. Me gusta esa doble trama en el argumento que humaniza la novela. Me gusta que además de tener acción, tenga sentimientos.
 
Por eso el tiempo en la novela no es lineal, sino que salta del presente al pasado cuando quiere hablar de la niñez de la protagonista. El narrador es un narrador omnisciente en tercera persona. 
 
El estilo es muy ágil y sencillo. Resulta una novela muy entretenida, con mucho diálogo. Además la prosa es rica  y sensorial: hay olores que salen de la cocina, hay guisos, hay postres muy tradicionales que encuadran perfectamente la narración en un ambiente y un lugar. Por otro lado ya hemos comentado que la autora combina perfectamente la realidad con algunos aspectos mitológicos muy importantes para los personajes, para esa sociedad que retrata. Y lo hace de una forma muy sutil, encajándolos perfectamente, apenas chirrían cuando saltamos de lo real a lo irreal. Todo ello nos devuelve una prosa rica y sugerente.




Resumiendo, que cómo habéis podido ya intuir me ha gustado esta novela. Me ha parecido bastante entretenida y no creo que tenga nada que envidiar a la novela negra sueca que tanto se ha puesto de moda y que dicho sea de paso también me gusta bastante (sobre todo en autores como Henning Mankell o Camila Lackberg). Ésta, claro, tiene el sabor de lo nuestro y eso me gusta mucho. Quizás, por ponerle alguna pega, el final no me ha parecido de lo más logrado de la narración. Pero bueno tampoco es que me haya parecido mal, pero creo que esperaba más.

En cualquier caso es una novela que he leído volando y me ha tenido ahí enganchada hasta el final. Creo que está bien escrita, es ágil y la autora tiene una prosa muy rica en recursos. Por supuesto estoy esperando a que salgan los dos siguientes para seguir a la Inspectora Amaia.


martes, 21 de enero de 2014

"Legado en los huesos" de Dolores Redondo



“Duerme pequeña zorra, la amá no te comerá esta noche”
Ya me he terminado de leer “Legado en los huesos” de Dolores Navarro. El segundo libro de la trilogía del Baztán. Y me ha gustado, la verdad, me ha gustado casi más que el anterior.
Es otro nuevo caso en el que está envuelta la Inspectora Salazar, Amaia Salazar.
El argumento en éste segundo libro se podría resumir así: En Arizkun, muy cerca de Elizondo, también en Navarra, han ocurrido actos de profanación en la Iglesia. En un principio se pensaba que eran actos vandálicos sin más, pero en la última ocasión también se han acompañado de los restos de un “mairu beso”, o lo que es lo mismo, el brazo del esqueleto de un niño, un bebé que no debió ser bautizado. Se piensa que quizás este acto esté relacionado con Los Agotes, un grupo de vecinos a los que se les consideraba inferiores y sufrían la segregación social y religiosa… Además la inspectora se ve directamente implicada.
Y desde luego el tema es el mal. La maldad que existe en algunas personas.
Este nuevo caso se va a desarrollar en la misma ubicación geográfica, en Navarra. En el valle del Baztán. Otra vez está muy presente la mitología de la tradición vasca. El ambiente es el propio de esa zona, lluvioso, muy lluvioso, oscuro, sombrío, frío. Hay seres mitológicos como en el primero.
Y los personajes principales son los mismos: La inspectora Jefa de Homicidios de la Policía Foral de Navarra, Amaia Salazar, de treinta años, que en este libro ha sido madre de un niño Ibai. Su marido James, su tía Engrasi, sus hermanas Flora y Rosaura y por supuesto su malvada madre. También algunos compañeros de la policía vuelven a salir: Jonan Etxaide, conciliador y homosexual que se lleva muy bien con Amaia, y el Inspector Montes, descarado pero resuelto, enfrentado a la Inspectora. Aunque justamente una escena que hay entre ellos es lo que más me ha chirriado de la trama. No sé muy bien a qué venía… Pero bueno en general me gustan estos personajes, están muy bien perfilados. La autora les hace un retrato psicológico muy ajustado.
En cuanto al ritmo de la novela, es más lento en la primera parte, que en la segunda. Se vuelve, en mi opinión, más entretenida pasado un tercio de la novela.
Estamos otra vez ante un thriller español, a nuestra manera que no tiene nada que envidiar a los de fuera de nuestras fronteras. La autora ha llegado a tener un estilo muy particular en el que mezcla lo policíaco con los rasgos psicológicos de los personajes. Los miedos, los sueños, los secretos familiares están muy presentes en la historia. Más el componente fabuloso de la mitología hace de esta saga ser bastante especial.
A mí este segundo volumen me ha resultado muy entretenido. La intriga está muy bien dosificada por el libro, te atrapa, creo que incluso más que el primero. A mí me ha parecido más intrigante que el primero, el mal me ha impresionado más, ha inventado una trama más rica, con más hilos, que van confluyendo. Y el final es más sorprendente. Y por supuesto aunque se resuelve el caso, deja un cabo lo suficientemente abierto para querer leer el tercero.
Eso sí, creo que no habría que dejar pasar demasiado tiempo entre uno y otro libro. Yo he sentido que tenía que haber tenido el primero más fresco, cuando he leído éste. A ver si el tercero no tarda demasiado en llegar…