Mostrando entradas con la etiqueta Feria del Libro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Feria del Libro. Mostrar todas las entradas

viernes, 14 de junio de 2019

Feria del Libro 2019 y Eduardo Bieger y "El emocionario"


Y llegó otro año más la Feria del Libro.

Y llegó tan especial o más que otras veces.

Reencuentros con compiches de letras con los que una tiene buenísimos recuerdos. Encuentros entrañables con buenas personas con las que no importa que pasen los años. Qué bueno verte Eduardo Bieger, compañero de relatos.

Y la ilusión de volver a casa con un botín estupendo que estoy deseando interiorizar: "Mujeres de vanguardia" de la Residencia de Estudiantes, "La biblioteca de agua" de Clara Obligado, "Cuaderno de faros" de Jazmina Barrera y "El emocionario" de mi querido Eduardo Bieger.

Y ahora la gran pregunta: ¿Cómo encontraré sitio en "la Cueva de Rocio y los cuarenta mil libros" a estos cuatro más?





#Feria del Libro 2019
#Eduardo Bieger
#Libros

miércoles, 6 de junio de 2018

La Feria del Libro contada desde el interior de una caseta




Quería compartir con vosotros un artículo sobre la Feria del Libro que he leído en la revista Traveler, publicación que siempre me parece interesante.







25·05·2018


La Feria del Libro contada desde el interior de una caseta


Se vendieron libros por un valor de 43.339,75 pesetas (toda una proeza en esos años) en aquellas casetas de colores donde se instalaron altavoces para escuchar a los escritores del momento recitar versos y arengas.
77 ediciones dan para mucha feria

Tal fue el éxito de la primera edición que al año siguiente se decidió apuntar a México para darle un impulso internacional. El protagonismo del idioma se iba haciendo cada vez más evidente, dejando huella en los sucesivos años hasta estallar la Guerra Civil en 1936.
No tendríamos Feria del Libro hasta ya 1944, bajo la denominación de Feria Nacional del Libro, haciéndose evidente los distintivos de la dictadura. En estos años la Feria viajó a varias ciudades, estableciéndose en Barcelona en 1946 y 1952 y en Sevilla en 1948.
Durante la década de los 50 aparecieron diversas iniciativas como la de dedicar cada día de la Feria a un determinado género, superando ya el número de casetas el centenar.
Cuesta Moyano: la feria permanente


En los años 60 la Feria del Libro se traslada a su actual ubicación, El Retiro (1967), y comienza a organizarse en otras provincias de manera simultánea. Este crecimiento no paró a lo largo de los años 70, en los que las ventas superaban ya los 37 millones de pesetas (222.000€) y se empezaron a buscar nuevos emplazamientos por falta de espacio.
Fue en 1979 cuando se tuvo la fatal idea de trasladar la Feria a la Casa de Campo, un fracaso que devolvió la Feria al parque de El Retiro tan solo un año después.
Los años 80 devolvieron la denominación de Feria del Libro de Madrid al evento y trajeron a la Casa Real a la ceremonia de inauguración.
En los 90 aparecen las primeras páginas web dedicadas a la Feria del Libro y comienza la fiebre de los “superventas” que tanto han oscurecido el espíritu literario.
La llegada del nuevo milenio provoca un cambio bestial en la Feria. Las actividades culturales se multiplican.
En Madrid ya se ha asociado la Feria del libro como algo muy de aquí, que habla mucho de las costumbres de la ciudad. Aunque viajamos entre luces y sombras.
Famosos del papel couché y estrellas de las redes sociales llegan a acaparar gran parte de la atención de los lectores en detrimento de autores consagrados y escritores nóveles que buscan un hueco en el mundo editorial.
Pero eso, mejor que nos lo cuenten los que están dentro de las casetas este año.


Gema Nieto: desde Rumanía con amor
Gema nieto es una inquieta madrileña licenciada en Filología Hispánica y Teoría de la Literatura y Literatura Comparada por la Universidad Complutense.
Actualmente trabaja en el mundo de la edición y colabora en revistas, escribiendo artículos sobre libros, cómics y videojuegos. Su primera novela, La pertenencia, fue publicada por Caballo de Troya en 2016 de la mano de Alberto Olmos.
Este año, Gema no firmará ejemplares de su novela, aunque nos adelanta que en breve, saldrá su segunda novela de la mano de Dos Bigotes.


El país invitado de la Feria será Rumanía, tomando el testigo que dejó Portugal el año pasado. El Instituto Cultural Rumano le ha pedido a Nieto que participe en dos de las actividades que han organizado (cosa que hará encantada) el lunes 4 en la presentación del libro Relaciones enfermizas, de Cecilia Stefanescu, y el miércoles 6 moderando una mesa redonda de escritoras rumanas que han publicado en nuestro país.
Durante sus primeros años en el mundo editorial trabajó algunos fines de semana en las casetas de la Feria, acompañando a autores, recomendando libros o atendiendo al público. Para ella, la Feria del Libro es un buen reclamo cultural y que dice mucho del amor que siente Madrid por los libros, aunque también existen sus sombras, debidas a ciertos intereses puramente comerciales, sobresaturación del mercado editorial, espectáculo y vacuo famoseo.
La Feria del Libro es sin duda para Nieto un lugar de encuentro idóneo entre escritores, editores y libreros y donde puedes saludar a conocidos, recomendar libros y realizar actividades interesantes, para acercar la lectura también a los más pequeños.
“Si soy tan crítica es precisamente porque me gustaría que la Feria recuperase su carácter literario y cultural original y se olvidase de famosillos y youtubers. Ojalá los libros más vendidos fueran los que contribuyen a amar la literatura de verdad, la que nos golpea y no nos deja indiferentes, la que sirve para hacernos preguntas, aprender, pensar y cuestionarlo todo, y no los que alejan de ella a los lectores para acomodarles entre páginas tóxicas o inofensivas”, explica Nieto.
¿Un libro imprescindible para Gema Nieto? El ruido y la furia, de William Faulkner.


UNA NIÑA PRODIGIO: SABINA URRACA
Escritora y periodista, colabora con infinidad de medios de comunicación. También ha dado (y da) talleres de escritura en La Casa Encendida y Fuentetaja. En 2017, coincidiendo con la Feria del Libro, publicó su primera novela, Las niñas prodigio, editada por Fulgencio Pimentel. Ahora está a punto de salir La errabunda. Primer tratado ibérico de deambulología heterodoxa, editado por Lindo&Espinosa, una antología de varios autores en la que participa. Actualmente está escribiendo su segundo libro.
La primera experiencia en la Feria del Libro fue para Sabina muy intensa. Aprovechó el tiempo para sacar fotos desde su peculiar punto de vista, con la compañía indispensable de su perra. Y firmó muchos ejemplares, quizás más de los que esperaba.
“La sensación de firmar en la Feria, sobre todo como escritora recientemente publicada por primera vez, es extraña: de pronto resulta que toda esa gente desconocida que aparece de pronto en la caseta se ha leído tu libro, o se lo está leyendo, o está a punto de leérselo. Recuerdo que esa sensación me provocó unos nervios constantes, una sensación extraña, como de desvalimiento. Dormía mal por las noches. ¿Cómo iba a dormir, si quizás había gente leyéndose mi libro en ese preciso momento? Habría sido como dormir mientras alguien desconocido me miraba fijamente”, relata la autora.


Para Sabina, la Feria del Libro de Madrid no deja de ser un reflejo de nosotros mismos: “Lo que hay es un amor por las costumbres, por el paseo, el dejarse caer por los sitios que ya conocemos, el placer del ritual de cada año repitiéndose. Y eso, a veces, es muy bello, y funciona para crear cosas muy bellas, como la Feria del Libro”, explica.
De hecho, esa sensación de movimiento constante de personas que deambulan por los puestos curioseando, ese interés incipiente en los libros es posiblemente una señal de salud de nuestra literatura para ella.
Las niñas prodigio, que firmará este año en la Feria, es una obra en la que Sabina quiere mostrar todo lo prodigioso y lo oscuro que hay en la vida de una persona que, desde el exterior, parece no brillar en absoluto.
¿Un libro imprescindible para Sabina Urraca? Los Cuentos Completos de Lydia Davis (Seix Barral).


EL ESCRITOR NOVEL: JOHAN VARÓ
Onubense viviendo en Madrid. Se graduó en Derecho y luego se especializó en la Asesoría Jurídica de Empresas en la Universidad Carlos III. Desde joven, su camino estuvo vinculado a la literatura, pues escribía pequeños cortometrajes, relatos cortos, diarios.
“Siempre me ha gustado escribir, aunque nunca me planteé en serio publicar hasta que llevaba más de media novela escrita, fue entonces cuando comencé a barajar la posibilidad”, se sincera el joven.
Y es que apenas, trascurrido un mes y medio desde la puesta a la venta de su primera novela, ya va camino de la segunda edición y manifiesta un profundo agradecimiento a la editorial Max Estrella, que le brindó la oportunidad.
El lenguaje oculto de las olas es su primera novela publicada. “Se trata de una novela que se sumerge entre lo trágico y lo romántico. Una obra que ha sido calificada por algunos lectores como 'necesaria'. Yo no me atrevo a decir que sea necesaria, pero sí me atrevería a asegurar que se trata de una historia que no dejará indiferente a nadie tras su lectura, aunque más que una historia diría que es un viaje, un camino hacia el descubrimiento interior, hacia el progreso”, nos cuenta el autor.
Y además, tilda su obra de inocente y atrevida, apta para todos los públicos, con personajes que dejan huella, utilizada como vinculo de la libertad de pensamiento, de representación de las cosas más bellas y muestrario de la complejidad cultural y costumbrista del siglo en el que vivimos.
Johan se estrena en la Feria del Libro convencido de que es una gran oportunidad para promocionar aquellos títulos que gozan de menor publicidad por falta de recursos. “Bajo mi humilde punto de vista, creo que los grandes grupos editoriales saturan el mercado a veces con libros que aportan poco o nada y cuya avalancha publicitaria acaba haciéndole sombra a obras de autores desconocidos que podrían aportar un gran valor añadido a la literatura española y no lo consiguen por el mero hecho de permanecer en el anonimato”, sentencia el joven escritor.
 ¿Un libro imprescindible para Johan? El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde.




http://www.traveler.es/viajes-urbanos/articulos/feria-del-libro-madrid-curiosidades-datos-que-no-conoces/12706

lunes, 4 de junio de 2018

Feria del Libro de Madrid 2018




La visita obligada de todas las primaveras es ir al Parque del Retiro a la Feria del Libro.

Achicharrarse bajo el sol inclemente o que te pille una de las tremendas tormentas que siempre hay en tiempos de la Feria.

Ir en la dirección de todos los lectores o luchar contra su corriente.

Encontrar a todos los escritores que tanto te gustan.
Ver las fotografías y leer las frases que la decoran.

Vencer o no la tentación de comprarse este o aquel libro.



Y no pudiste vencer la tentación y te compraste "Nosotras, historias de mujeres y algo más" de Rosa Montero. Uno de esos libros que merece la pena tener en papel, porque a las maravillosas mujeres de Rosa Montero le acompañan bellas ilustraciones de María Herreros.

Y viste a los escritores que tanto te gustan: Lorenzo Silva y Manuel Rivas, Fernando Aramburu y Almudena Grandes, e incluso a Eva Sáenz de Urturi.
Y viste las fotografías y leíste todas las frases, como la que encabeza esta entrada, o aquella otra que te gustó: "A las palabras se las lleva el viento, menos a la palabra contaminación"

Y a ratos fuiste en la dirección de todos los lectores, pero también a ratos luchaste contra corriente.

Y esta vez lejos de achicharraros, te empapaste bajo una de esas tormentas de verano de junio.

Porque la visita obligada de todas las primaveras es ir al parque del Retiro a la Feria del Libro.

Y otro año volví a salir encantada después de haber paseado entre casetas y escritores, después de salir victoriosa con mi libro bajo el brazo como el más preciado botín. El más preciado.






viernes, 27 de mayo de 2016

75 Feria del libro de Madrid



¡¡Vuelve la Feria del Libro de Madrid!!

La fiesta de los libros.

La primera Feria del Libro de Madrid fue en el año 1933 y se realizó en el Paseo de Recoletos.

Se realizaron cuatro ediciones antes de que estallara nuestra Guerra Civil. A partir de ahí se produjo un paréntesis que duró hasta el año 1944 en que se reanudó, aunque con diferente nombre Feria Nacional del Libro.



Desde 1967 se celebra en el Retiro.




75º FERIA DEL LIBRO DE MADRID
Del 27 de mayo al 12 de junio de 2016
Lunes a Viernes: de 11:00h a 14:00h y de 18:00h a 21:30h.
Sábados, Domingos y Festivos de 11:00h a 15:00h y de 17:00h a 21:30h.
Francia, país invitado

Exposición fotográfica "Caminos de exilio" que rastrea la ruta de los refugiados para alcanzar Europa.

domingo, 14 de junio de 2015

Clara Obligado, Nuria Barrios y Samanta Schweblin




El sábado 6 de junio, que estuve visitando la 74 Feria del Libro de Madrid, me acerqué hasta la caseta de la Editorial Páginas de Espuma a comprarme algún libro de varios relatistas que tenía anotados. La Editorial Páginas de Espuma es especialista desde hace quince años en publicar a cuentistas.

Cuando llegué allí me apetecía comprarme varios de ellos ¿¡Cómo no!? Pero claro hay que elegir, al final siempre hay que elegir...

Finalmente me decanté por "Ocho centímetros" de Nuria Barrios y "Siete casas vacías" de Samanta Schweblin. 

Y tuve la suerte de escuchar por megafonía que justo esas autoras junto a Clara Obligado tenían un "Encuentro con los lectores en el Pabellón de Actividades". Qué casualidad que justo yo fuera ese día y que justo me hubiera comprado dos de los libros del Encuentro. Así que para allá que me fui.

Me gustó mucho. Clara Obligado, a quién conozco de oídas por sus talleres de creación literaria y a la que tengo muchas ganas de leer, me pareció una persona de lo más amena y distendida hablando. Eso me afianzó aún más en las ganas de leerme sus dos últimos libros de relato que tengo en mi lista de libros pendientes.

Y también estuve escuchando hablar de sus propios libros de relatos a Nuria Barrios (de quién había oído hablar por sus anteriores libros en el programa de radio El Ojo crítico) y Samanta Schweblin (una relatista argentina de quién no sabía nada pero que con este libro acaba de ganar el IV Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero, uno de los mejores certámenes de relatos que existen).

Os quería dejar con algunos momentos del Encuentro que me pareció muy interesante y muy entretenido. Las tres autoras, cada una de una generación, hablaban de sus obras y de la creación literaria. Estuvo muy bien, sobre todo para los que escribimos.












sábado, 13 de junio de 2015

74 Feria del Libro de Madrid - Estampas variadas


Me gustaba dedicarle un par de entradas a la Feria del Libro de Madrid. Ya vamos por la 74... Y es toda una fiesta para los lectores. Es primavera y el Retiro está precioso de flores, aunque este año se nos haya echado encima el verano mucho antes del "40 de mayo" y después las tormentas casi nos inunden...

Aquí debajo tenemos los típicos WC para los lectores y las lectoras... ¡Muy importantes! Y cómo siempre el de las chicas con cola... Eso no tiene remedio.




 Y no me ha salido muy bien la foto, pero se trataba de reflejar las colas de lectores bajo el sol impenitente de una mañana de sábado a 30 grados... Pica el sol y lo que no es el sol. Este año muchas de las colas estaban dirigidas hacia la parte de atrás de las casetas donde por lo menos había sombra bajo los enormes magnolios...




 La foto de arriba es una de las que varias que componían en el Pabellón de Actividades una exposición sobre Drácula.



El sábado pasado, 6 de junio de 2015, estaban firmando entre otros: Antonio Muñoz Molina, Rosa Montero, Luis Eduardo Aute, Lorenzo Silva, Almudena Grandes, Javier Urra, Marta Rivera de la Cruz, José Luis Garci, Clara Obligado, Samanta Schweblin, Nuria Barrios (a la presentacion de los libros de estas tres últimas autoras tuve la suerte de asistir y es la foto de debajo)... Porque en la Feria hay muchas actividades: Presentaciones de libros, talleres, coloquios, cuenta cuentos, encuentros con autores, actividades infantiles...

 
Y para esas actividades además de la Biblioteca Pública Eugenio Trías, la que está dentro del Retiro, y la Casa de Vacas, están habilitados varios Pabellones como el de la foto de debajo y el de la de encima. El Pabellón de Actividades Feria del Libro de Madrid (el de arriba), el Pabellón Samsung, el Pabellón Infantil Corazones de Papel, la Jaima de Firmas...




 Y por último una foto para la exposición que siempre hay acompañando a las casetas. Este año se titula "Un mundo de Montañas".

Y poco más, nos queda un fin de semana de Feria del Libro en Madrid, todavía estáis a tiempo de daros por allí más de un paseo... ¡No lo olvidéis! La Feria termina el 14 de Junio.



martes, 9 de junio de 2015

"Como comportarse en la Feria del Libro" Artículo de Carolina G. Miranda



Os dejo con un artículo sobre la Feria del Libro que me ha gustado, me hizo sonreír. 
A ver que os parece...

Por cierto, me gusta también mucho el cartel de este año de la Feria de Fernando Vicente (Madrid, 1963):  “Gráficamente sencillo, representa –en sus palabras– el flechazo que recibimos cuando la lectura nos atrapa y llegamos a pensar del libro que tenemos en la mano que alguien lo escribió para nosotros”.

El lema de esta septuagésimo cuarta edición es “El amor está en lo que tendemos / (puentes, palabras)”. Los dos versos iniciales de uno de los poemas incluidos en el poemario Breve son de José Ángel Valente, a quien así recordamos en el quince aniversario de su muerte.

Bueno os dejo ya con el artículo en cuestión.

Cómo comportarse en la Feria del Libro

Texto:  Carolina G. Miranda
Del 29 de mayo al 14 de junio, Madrid y su querido Parque de El Retiro viven el acontecimiento literario popular más esperado del año. Pero la Feria del Libro no es cualquier cosa: hay ciertas normas de comportamiento y urbanidad que no podemos dejar pasar.
Publicado el 29.05.2015
 

CUÁNDO IR
1) Elije bien la fecha: la feria tienes tres fines de semana. El primero y el último suelen estar de bote en bote. En realidad, los tres está de bote en bote y la gente de bien va entre semana (muuucho más tranquilo). Si puedes, permítetelo.
2) Los fines de semana hay muchas actividades y firmas, sí, pero entre semana también y, repetimos: disfrutarás de un paseo más relajado (luego no digas que no te avisamos).

QUÉ PONERSE
3) Ve bien equipado: agua, gorra, calzado cómodo y ropa fresca. Los hay que salen de allí torrados porque entre tanta lectura uno no se da cuenta de que en esta fecha ya pega.
4) Una cantimplora, pañuelo al cuello, botas de trecking y gorra es un uniforme apto para quienes se sienten guerrilleros de la cultura.
5) Aunque lo suyo es ir arreglado pero informal, con aires de intelectual, pero con sencillez. Sin pedantería, por favor. Con unas gafas de pasta y una camisa de cuadros bastará.
6/ Sabemos que quieres resultar efectista pero recuerda que hará calor.
7) Lleva dinero en efectivo a ser posible. Aunque casi todas las casetas aceptan tarjeta, sé un buen ciudadano y ahórrale al librero la comisión del banco, que ya que hacen descuento...
8) ABANICO que no falte. Si se te olvida, te comportarás como una señora empujando a coger uno de esos que reparten gratuitamente. Y puede quedar feo.

DATOS BÁSICOS


9) 
Para no andar dando tumbos y recorriendo hacia el lado opuesto del que te gusta, o llegar tarde a todas las actividades, una buena idea es leerse el programa.
 
10) Horario: como madrileño de pro que eresdas por hecho que a mediodía está abierta. Error. No vayas a mediodía creyéndote el más listo porque no habrá nadie. Efectivamente, no lo habrá y estará todo cerrado. 
Mira bien el horario para que no te pase esto.
 
11) Las editoriales pequeñas y las más jóvenes tienen allí a sus propios editores, nadie mejor que ellos para aconsejarte, recomendarte un título o hablarte de lo divino y de lo humano (pasan allí todo el día, agradecerán tu conversación y tú la suya).
12) Eso sí, procura no confundir al editor o librero con el escritor y preguntarle al pobre cuánto cuesta un libro que quizás ni siquiera es el suyo.
13) Pero pregunta a los autores tranquilamente sobre lo que quieras, están allí deseando encontrarse con sus lectores más allá de la firma.
14) Casetas: como en todo en la vida, hay categorías. Hay casetas para el gran público (librerías que te lo ponen fácily aglutinan best sellers, libros de cocina, etc.), casetas hipster (editoriales pequeñas y modernosas), casetas familiares (libros infantiles), casetas para concienciados (con libros de política, autoayuda..), y casetas que no le importan a nadie (¿alguien compra en las de los ministerios, por favor?).
15) Las casetas al sol también merecen ser visitadas, bastante mala suerte han tenido ya con que les toque el lado malo. Hay una excepción: las de los ministerios. No le importan a nadie.
 
Hay toda clase de libreros.


ACTITUD
16) No te quejes a los cinco minutos de que está lleno, ni del calor, ni de cuánta gente hay. Sonríe, que esto es la fiesta de la cultura
17) Señoras. Señoras que vienen a pasar la tarde a la feria sin otra intención que pasear. Ten compasión. Un día serás una de ellas. 
18) No te entretengas en exceso mirando si notas que te empujan por detrás. Si querías algo más relajado, haber ido entre semana.
19) No empujes (aunque te hayan empujado a ti). Es feo.
20) Si te decides a hacer colas, hazlas con elegancia, sin cara de “esto con la nueva alcaldesa no volverá a pasar”, porque sí: volverá a pasar.
21) Autores modernos: pon cara de que los conoces, puedes decir “ah, pues este título justo no lo he leído”.
22) No le quites la mirada al autor solitario, ese al que nadie le pide firmas. Tampoco le preguntes por el libro de otro. Piensa que siente un poco de pudor por estar tan expuesto, envidia por los que arrasan en la caseta de al lado, y que tiene mucho calor. Si no le vas a comprar, al menos sonríele.
23) Otra opción para no contribuir a hacer el mal es pasar en otro momento si el libro del menos famoso no te interesa.
Puedes encontrarte de todo.

24) Preguntar directamente a los libreros si es verdad que la feria es un poco un club privado y que quien no puede pagar el stand no está puede resultar un poco agresivo.
25) Mira el mapa, ya que si es fin de semana y consigues llegar a un extremo entre la marea humana y descubres que sólo están las casetas de los ministerios, cuando tú buscabas la de aquella editorial nueva de la que te han hablado, te enfadarás y gritarás que te parece que no sirven para nada. Y la feria es un lugar de buen rollo. No están bien vistos los escándalos.
26) Llevar un libro de casa (y no comprarlo) para que te lo firme tu autor favorito está mal visto.
27) Sacarse una foto con él, también (en la cola detrás de ti alguien esbozará una sonrisa malévola). Además, al llegar a casa, el careto del autor te disuadirá de que no le estaba haciendo gracia.
28) Un selfie con el autor sí que no.
29) Si no tienes dinero, puedes llevar libros desde casa y posturear para que parezca que has comprado un montón.
30) Si un periodista viene a preguntarte por cómo va la feria, seas librero, editor, autor o visitante, trata de ser original y (te lo pedimos por favor) no hables del buen o mal tiempo o de la cacareada remontada tras la crisis.
Haz las colas con elegancia.


LA HORA DEL DESCANSO
31) Tendrás que luchar por un hueco en su terraza como si estuvieras en hora punta en Malasaña.
32) Con frecuencia se montan picnics en las praderas cercanas, suma a la experiencia una buena comilona y un rato de descanso fresquito y muy apetecible. Coge una cesta y apúntate tú también.
33) Si prefieres bares y si tu bolsillo no anda muy lleno, prueba con las terrazas que lindan con el parque. Mucho más baratas.

NIÑOS
34) Déjales que miren los libros de superhéroes. No les metas por los ojos los libros que quieres que les gusten. Sé un padre respetuoso (al menos aquí, que hay público).
35) Si te pones nervioso porque los niños se van corriendo y se pierden entre el tumulto, haberlo pensando antes. ¿Dónde creías que ibas? (idea para relajarte: escríbeles con boli tu número de teléfono en un brazo).
36) Acéptalo: hoy te olvidas de la comida sana y la fruta, (además de uno o varios libros) tendrás que comprarles un helado, chucherías, o un globo, o algún merchandising de los espabilados que vienen a la feria y no son libreros. Es algo así como el impuesto revolucionario que hay que pagar por ir con niños.

miércoles, 30 de mayo de 2012

71 Edición de la Feria del Libro de Madrid



Vas al Retiro un domingo por la mañana, de mayo o junio, y además del sol y el calor, te encuentras con los títeres.. 

Te encuentras también con los kioscos de siempre, ahora adornados por miles de papeles de protestas por su aviso de cierre.

Y por supuesto también te encuentras con la 71 Edición de la Feria del Libro de Madrid.  

Allí estaban todos los puestos, todos los escritores, todos los libros.

Allí estaba ese ambiente que me gusta tanto a libro y a fiesta.

Estaban muchos de los autores: Jesús Marchamalo, Eduardo Galeano, Almudena Grandes, Nieves Concostrina, García Montero, Benjamín Prado, Eduardo Mendoza, Javier Marías, Javier Moro, Marta Rivera de la Cruz, Manuel Rivas, Pilar Urbano... 

Eduardo Mendoza con una cola increíble, como Galeano o como Almudena Grandes. También estaba Mario Vaquerizo, haciendo furor...

Claro me tuve que comprar algunos libros... Ante una tentación tan grande lo mejor es sucumbir.

Os dejo algunas imágenes de la mañana.




WC lectoras y lectores

Juan Carlos Mestre y sus preciosas dedicatorias

Eduardo Galeano que estaba en una especie de tienda aparte, con una cola larguísima





Manuel Rivas también haciendo sus dedicatorias especiales

lunes, 6 de junio de 2011

Feria del libro 2011 el sábado pasado



El sábado pasado, 4 de junio, hice mi primera incursión de este año en la Feria del Libro. Porque imagino que repetiré... imagino. Vamos, casi seguro.

Fui prontito, a primera hora de la tarde,  porque, como siempre, amenazaba tormenta. No os podéis imaginar las hordas de lectores madrileños que entraban en el Paseo de Coches...
La verdad es que hacía una tarde buenísima.

Este año hay una exposíción de fotografías sobre los bosques.

 
 
 


Como fuímos tan pronto, aún no estaban los autores firmando. Pero menos mal, porque así disfrutamos al menos de una hora en la que se podía caminar un poco más tranquilo. Despues ya fueron llegando: Iñaqui Gabilondo, Almudena Grandes, Sánchez Dragó, Julia Navarro, Mariló Montero y Sergio ¿Fernández? (el cocinero que lleva Mariló a su programa, yo lo sé bien por mi madre...), Alberto Vázquez Figueroa, Fernando Rojas... Esos que ahora mismo yo recuerde.
Y luego caminando por el centro estaban unos soldados romanos y Pocoyó.

Pero no pude evitar hacer un par de fotos a Juan Carlos Mestre (Premio Nacional de Poesía 2009 - http://www.juancarlosmestre.com/) haciendo una de esas dedicatorias tan preciosas que él hace en los libros. Qué pena no haber podido coger mejor el libro con la cámara, porque de verdad que merece la pena verle con su cajita de acuarelas al lado con toda la paciencia del mundo pintando...







Y claro no pude evitar llevarme estos cuatro libros. Es que para mí lo de ir a la Feria del Libro es una lucha conmigo misma que no veais, me llevaría todos... pero todos.

Al final éstos cuatro fueron los agraciados (¡que tengo unas ganas de hincarles el diente...!):

La tienda de palabras de Jesús Marchamalo

Tocar los libros de Jesús Marchamalo

Póquer de Ases de Manuel Vicent

Una ola con sabor a pez de Nuria Riera Castrillo


Y vosotros ¿qué? ¿Habéis ido ya? ¿Qué libro o libros os habéis traido? Contad, contad...

viernes, 27 de mayo de 2011

Ya ha llegado la Feria del Libro 2011, entre tormentas ¡Cómo no!



Normal que lloviera hoy en Madrid ¿No? Que jarreara, mejor dicho.

Ha empezado la Fería del Libro... con eso te digo todo. Te lo digo yo y te lo dice Forges.

Y setenta añitos que tiene ya la amiga... Como Bob Dylan, que otro que tal... canta. Y ahí la tienes tan pintona como siempre, tan pichi, engalanada con un montón de casetas y un abanico bien amplio de autores a nuestra disposición. ¿Quién, quién...? La ha inaugurado la Infanta Elena, y con un montonazo de libros que se ha vuelto para casa... Y encima, algunos de los que yo quiero incluídos. Jooooo...

Pues que habrá que ir ¿no? Aunque, desengañaos, no nos van a regalar nada... Pero ese ambientillo que tiene, qué queréis que os diga, a mí me pone...

¿Y a vosotros?

Desde hoy, 27 de mayo hasta el 12 de junio, como desde hace ya tiempo, en el Paseo de Coches del Retiro.

lunes, 21 de junio de 2010

"De sotanos y azoteas" Juan Carlos Fernández León


 El último libro que he leído ha sido "De sotanos y azoteas", el libro de cuentos ganador del Premio Tiflos de Relatos 2009. Ya os hablé de él, cuando os conté que estuve en la Feria del Libro a ver a su autor Juan Carlos Fernández León (http://rociodiazgomez.blogspot.com/2010/05/juan-carlos-fernandez-leon-escritor.html ), amigo de letras y sobre todo gran cuentista, que estuvo firmando ejemplares de esta obra el primer domingo que estuvo la Feria del Libro en Madrid.

De sótanos y azoteas ha sido publicado por la editorial Castalia, y tiene ahora el honor y sobre todo el orgullo de compartir publicación con buenos cuentistas del momento que ganaron otros años anteriores ese mismo premio.

Se compone de nueve cuentos, nueve historias de héroes de barrio, de personas normales y corrientes, de nuestro vecino de enfrente, de nosotros mismos. Porque cada una de esas historias podría ser la nuestra, tal es el grado de cotidaneidad del que están empapadas. Son casi todas historias de jóvenes de un barrio cualquiera de Madrid, de Hortaleza, que además es mi barrio. 

Así que eran muchos los hilos que mientras leía me ataban a esos cuentos, mi proximidad con su autor, mi identificación con un tiempo y con un espacio. Cuentos tan bien descritos, tan bien contados, que me permitian zambullirme de nuevo en ellos como si nunca hubieran pasado los años por mí.

Cómplices, Los imperdibles de la memoria, Se van a ver las navajas, De sótanos y azoteas, La alquería, Tatuajes, Los antagónicos, Diario de la operación masacre y Soneto, son los títulos de los nueves cuentos. Nueve cuentos madrileños, nueve cuentos con un poso de nostalgia, quizás de amargura en su  interior. Nueve arañazos para la memoria y el corazón, porque son historias que no te dejan indiferente, sino que casi te incomodan, te revuelven por dentro, te cogen de las solapas como si quisieran decirte: "Esto es la vida ¿sabes? es esto, así que espabila... y crece"

Qué bien domina Juan Carlos Fernández León la técnica del relato. Como usa y abusa de la primera persona y de la segunda para que nada más comenzar a leer tardes medio segundo en implicarte en la historia, en reconocerte en ella. "Acaba de salir el sol, Germán, y pienso en tí." Esta es la primera frase del primer cuento "Cómplices". "Pensé en el tatuaje cuando me vino a la cabeza la fecha de nuestro aniversario. Me pareció una idea, una solución digna al problema de los regalos..." Así comienza otro de los cuentos: "Tatuaje". ¿Os dais cuenta? Eso unido a su forma de narrar, mezclando la descripción con las reflexiones, ya te ha atrapado sin remedio: "El tío Leando aseguraba que por las venas de Mario corrían manantiales de leche, y se preguntaba a quién habría salido, a qué miembro de su familia le había copiado sus costumbres, esos hábitos de mirar las cosas de soslayo, como si estuvieran torcidas, como si les buscara un orden oblicuo muy distinto a su geometría natural..."( de Se van a ver las navajas).

Tiene un estilo directo, ágil, fresco, que resulta ameno y entretenido. Y aborda los grandes temas, el amor, la amistad, la complicidad, el incesto, la violencia, la nostalgia, el paso del tiempo... a veces tensándolos hasta casi retorcelos, hasta casi hacerte daño con las palabras, con las situaciones, con la historia, con los personajes, con su forma de ver el mundo y sentirlo, y otras sin que te des cuenta haciéndote sonreír.

Los personajes, como ya he dicho, son casi todos jóvenes, jovenes de barrio. O vecinos, vecinos de bloque. Y hábilmente Juan Carlos Fernández no solo los ha encuadrado en su propia historia, sino que los ha sacado de ella para introducirlos en alguna otra, consiguiendo una mayor unidad entre los relatos, una mayor visión de conjunto.


En cuánto a la forma tengo que confesar que me ha gustado mucho él último cuento: Soneto. Me ha parecido un gran acierto su división, tal y como correspondería a un verdadero soneto poético, en dos cuartetos y dos tercetos; división que a su vez se corresponde y se adapta perfectamente a las cuatro plantas de un bloque de vecinos.

Si queréis un libro de relatos dulces o amables no os leais este libro. Pero si queréis buena literatura, si queréis adentraros en un pedazo de vuestra realidad, si queréis sentir, oler, volver al barrio del que salisteis, volver a los ochenta y tantos, si queréis que os zarandeen por dentro con una forma cercana y al mismo tiempo hábil y exacta de narrar, por favor, no dejeis de leerlo.


Juan Carlos Fernández León (Madrid 1971) Se licenció en Filología Hispánica y actualmente es profesor de Lengua y Literatura en un Instituto. Colabora en las revistas Eñe, El Problema de Yorick y Cuaderno Sie7e. Por su narrativa breve ha obtenido los premios Miguel de Unamuno, el Nacional de Periodistas de Ávila y el Villa de Mazarrón. Fue finalista del Coseña Ñ 2009 y del Max Aub. De Sotanos y Azoteas es su primer libro publicado.

martes, 1 de junio de 2010

Historia de la Feria del Libro (1ª parte)


Resulta que como es la Feria del Libro de Madrid, una lugar al que siempre voy, y varias veces, como el que va de procesión, me apetecía saber sobre ella un poco más...

¿Sabéis qué año fue el de la primera feria del Libro?

Os voy a contar un poco cómo ha sido la historia de la Feria, pero para no hacer una entrada larga, os lo contaré en dos partes, aquí os hablaré hasta la Guerra Civil.



La primera feria del libro de Madrid se celebró en el año 1933, desde el día 23 de abril hasta el 29 de abril. Siendo inaugurada por el Presidente del Consejo de Ministros D. Manuel Azaña y Fernando de los Ríos, ministro de Instrucción Pública.

Parte de una iniciativa privada, la de un editor Rafael Giménez Siles, que consigue convencer a veinte editores madrileños para que participen, con el objetivo de exhibir y comercializar la producción librera. Se instalan 20 casetas en el Paseo de Recoletos, entre la Biblioteca Nacional y Cibeles.




"Para dar mayor realce a tan singular manifestación se organizó todo un ciclo de actividades, hubo conciertos y conferencias como por ejemplo de la Ramón J. Sender. También se organizó un magno festival en el Teatro Español al día siguiente de la apertura de la Feria, al que concurrieron el Presidente de la República, Sr. Alcalá Zamora y señora. Durante los siete días que duró el evento, se vendieron libros por un importe de 43.340 pesetas, una fortuna para la época, siendo el sábado el mejor día.



La segunda Feria, la de 1934 se celebró en mayo, se amplió a diez días y en vez de practicar el 10 por cierto de descuento, ofrecían un libro de regalo. De 20 pasaron a 40 casetas.


Las ferias de los años 1934, 35 y 36 tuvieron avances y retrocesos, por las dificultades generadas por la crisis económica internacional y las vicisitudes políticas. La compañía de Tranvías de Madrid contribuyó a su publicidad anunciándola en el reverso de los billetes y en los laterales de los vehículos.


La de 1936 fue la primera feria que tuvo carácter oficial, y en la que se editó también por primera vez un plano de las casetas y un índice de autores y materias. Esta IV Feria del Libro contó con menos participantes y vendió menos libros que las anteriores.


La Guerra Civil española provocó un paréntesis en este acontecimiento.



Bibliografía:
Historia de la Feria del Libro de Madrid, de Fernando Cendán Pazo.
Las ferias del libro y la prensa de Madrid bajo la II República. Jean Michel Desvois
Los estudios republicanos en la 68 Feria del Libro de Madrid. Lorenzo Peña
Carteles con memoria www.elmundo.es Especial Mayo 2008

domingo, 30 de mayo de 2010

Juan Carlos Fernández León: escritor, amigo de letras en la Feria del Libro de Madrid 2010



Aquí Juan Carlos Fernández León, escritor y compañero de "escritura y relatos".

Aquí los lectores de mi blog.


Bueno esta supuesta presentación viene a que hoy tengo que hablar de Juan Carlos Fernández León. Porque hoy he ido a la Feria del Libro de Madrid a que me firmara ¡¡SU LIBRO DE RELATOS!!! Para mí esto es un orgullo y una satisfacción.

A Juan Carlos le conocí en una fiesta de una común amiga y compañera de letras, Juana Cortés, Amunarriz, de quién ya he hablado en este blog ( http://rociodiazgomez.blogspot.com/2009/06/juana-cortes-amunarriz-feria-del-libro.html). Juana ganó entonces el segundo premio de relatos de la Fundación de Cajas de Ahorros (FUNCAS), un premio buenísimo, y para celebrarlo de forma generosa reunió a muchos amigos y compañeros de este mundo literario.

Juan Carlos Fernandez León, es relatista y ahora también novelista. Me une a él la pasión por escribir y la afición a presentarnos a concursos de relatos. Más de una vez nos hemos seguido el uno al otro al ir a recoger el mismo premio, como en el caso del Premio de Relatos de la Asociación de Periodistas de Ávila que él ganó hace dos años y yo el año pasado. Por poner un ejemplo.

Ahora ha ganado el premio de relatos TIFLOS con un libro de relatos titulado "De sotanos y azoteas". Y lo mejor es que se lo ha editado Castalia. Y lo mejor aún es que hoy a las 12 de la mañana estaba firmando en la caseta 305 de Castalia-Edhasa.

¡Cómo no iba a ir!

Juan Carlos Fernández León es antiguo vecino de mi barrio, es profesor de secundaria en un instituto de Madrid, y sobre todo es escritor y ganador de un montón de premios de literatura. Y lo es, porque escribe muy bien y ha dedicado muchas horas a ésto, de eso doy fe.

En cuánto termine su libro, ya estoy contándoslo...