sábado, 31 de diciembre de 2011

Feliz año 2012 amigos del blog




Aunque no lo sepais, cada vez que me decís "Pues el otro día leí en tu blog...", o me decís "Yo te sigo... aunque no diga nada" o me dejáis un comentario... a mí se me alegra el día.

Porque siento que ahí fuera, más allá de las teclas y de la pantalla, más allá de lo que yo os contaba, estábais vosotros, callados o no. Estábais ahí. Conmigo. Estábamos.

Claro que sí Mafalda.

Nos irá mejor este año, como al nuevo calendario. Cada año vais a ver, cómo nos va a ir mejor.

Porque sabemos más del mundo y de nosotros mismos. Porque tenemos curiosidad por lo que nos rodea, tenemos ilusión por compartirlo. Y vosotros ahí fuera, y yo aquí a este lado, nos tenemos.
Feliz año amigos del blog. Ojalá que el nuevo año nos traiga un montón de experiencias que compartir, una montaña de ilusión para echar a andar cada día, un montón de ocasiones para que quedemos aquí, en este rinconcito, a conversar, a estar, a vivir. 

Feliz 2012.

Muchas gracias por estar, aquí, tan cerca.


viernes, 30 de diciembre de 2011

De la palabra "Cotillón"...




Llega la Nochevieja y con ella vienen bailando (y nunca mejor dicho, ahora veréis por qué) algunas palabras como por ejemplo "Cotillón". ¿Nunca os habéis preguntado de dónde viene? Porque yo sí, ya sabéis de esta querencia mía a las palabras...

Pues la palabra "cotillón" procede del francés, y suele designarse para nombrar a los objetos (pitos, serpentinas, papelillo, sombreritos, matasuegras, narices con anteojos, antifaces) que nos regalan para animar la fiesta de Nochevieja... Pero en realidad el verdadero significado de la palabra viene de una prenda y después de un baile en compás de vals. Pero vamos por partes.

Tal y cómo vemos en la definición que encontramos en el diccionario de la Real Academia española:


cotillón.
(Del fr. cotillon, aum. de cotte).

1. m. Fiesta y baile que se celebra en un día señalado como el de fin de año o Reyes.

2. m. Danza con figuras, y generalmente en compás de vals, que solía ejecutarse al fin de los bailes de sociedad.

3. m. Baile de sociedad en que al final se ejecutaba tal danza.


Efectivamente "Cotillón" es un aumentativo de "cotte" que significa cota, jubón... Cotillón es la palabra que significa: enaguas, refajo... Entró en el idioma castellano en el siglo XIX y parece ser que también designaba  un tipo de baile que se hacía con esas prendas. Un baile con figuras en compás de vals que se celebraba al final de las fiestas de sociedad. Poco a poco, como el idioma está vivo, su significado de baile que celebraba al final se trasladó a toda la fiesta en sí y desde luego también a los objetos que solían regalar en esas fiestas para animar aún más a los invitados.

Últimamente se ha relegado este término casi solo a las fiestas de fin de año.

De ahí que muchas veces cuando decimos "cotillón" solo pensemos en las serpentinas, los matasuegras, los sombreritos... pero la palabra ya tiene mucha historia detrás, ya ha recorrido mucho camino hasta que ha llegado a nosotros.



miércoles, 28 de diciembre de 2011



Me gustó este artículo que leí de Benjamín Prado sobre los regalos. ¿Lo habéis leído? Es del periódico El País. Si no es así, aquí os lo dejo porque aunque parece larguito, es entretenido y recoge la opinión de varios escritores al respecto, además de algunas explicaciones sobre el origen de los regalos y la tradición literaria de algunas figuras navideñas.



Dime qué te regalan y te diré quién creen que eres
En una época de apoteosis consumista, obsequiar es una mezcla de arte y ciencia.

El regalo habla tanto de quien lo hace como de quien lo recibe.

Para acertar: olvidarse de uno y adivinar al otro.

Benjamín Prado 23 DIC 2011 - 20:12 CET5

Archivado en:Vida y ArtesRegalosHábitos consumoNavidadFiestasConsumoSociedad



¿Quién hizo el primer regalo y para qué? ¿Quién lo recibió y qué dio a cambio? Esas son dos preguntas para la Historia, pero hay otras para la Sociología: ¿Un regalo es un espejo en el que se ve con más claridad a quien lo hace o a quien lo recibe? ¿Lo que le regalamos a una persona resume lo que pensamos de ella? Algunos regalos, por ejemplo, un buen libro, son un elogio porque demuestran que consideramos personas cultivadas a quienes los reciben; otros son un acto de incomprensión que hace pensar a sus destinatarios: ¡pero cómo ha podido creer alguien que yo me pondría esta ropa, oiría este disco o voy a echarme esta colonia! Y algunos más son solo una cuestión de negocios o una simple estrategia, aunque esos no suelen despertar la gratitud de quien los obtiene, sino su desconfianza: “Repartía regalos / como quien pone un cebo en un anzuelo, / y ¿qué pez puede amar al pescador?”, dice el poeta hispanorromano Marcial.


Los regalos son hijos del miedo. Los conquistados se los ofrecían al invasor

Llega la Navidad, se encienden las luces, se acercan la Nochebuena y el día de Reyes y puede haber dudas sobre si estas fiestas son una celebración religiosa o un asunto comercial —”Consumismo / serpiente que se traga su propia cola”, escribe en sus Ecopoemas el último premio Cervantes de literatura, Nicanor Parra—, pero parece indiscutible que del 24 de diciembre al 6 de enero todo gira alrededor de tres palabras: familia, banquete y regalo, las dos últimas, al menos, hasta donde lo permita la crisis.


Hay muchas teorías sobre el origen de los regalos, que muy probablemente no son hijos de la amistad, sino del miedo, porque las tribus y los pueblos conquistados se los ofrecían a los invasores como símbolo de sumisión. Pero las civilizaciones dominantes también los hacían. Los fenicios entregaban telas, alhajas y objetos de vidrio o marfil a aquellos con quienes querían comerciar, para ganarse su confianza. Los griegos ya tenían la costumbre de regalar joyas, amuletos y flores a los niños, para celebrar sus cumpleaños. En Roma, la tradición de agasajar el primer día de enero al emperador, obsequiándole ramas de laurel y pasteles, pronto se extendió a los parientes y amigos, a quienes se les entregaban unas monedas de latón que servían para desearles prosperidad. Y los persas agasajaban con diversas mercancías a quienes controlaban las rutas a Oriente, para convencerlos de que hicieran tratos con ellos. Pero la apoteosis del regalo es propia de nuestra época, que de hecho ha ido multiplicando los días marcados en rojo: primero los Reyes Magos, luego la Nochebuena, San Valentín, el Día de la Madre, el del Padre… Así que regalamos mucho, pero ¿lo hacemos bien? ¿Cuántas veces sentimos alegría al rasgar el papel de colores y cuántas veces decepción?

Almudena Grandes: "A veces tratamos de disfrazar al otro de nosotros mismos"

“A mí eso me estuvo pasando toda la vida, mientras fui niño -recuerda el novelista Juan Marsé-, gracias a una vecina que cada año me regalaba lo mismo por Reyes: un juego de bolos de madera sin pulir, con un círculo rojo dibujado encima, seguramente porque era muy barato. Al verme la cara de desilusión, mi madre me decía: lo que tienes que hacer es darle las gracias y decir que es justo lo que esperabas. Pero el caso es que yo esperaba otra cosa, un uniforme del Atlético de Aviación, que era el equipo que me gustaba porque, con ese nombre, creía que los jugadores llegaban a los partidos y se iban de ellos pilotando sus propios aviones. Cuando pasó a llamarse Atlético de Madrid, dejó de interesarme y ya solo fui del Barcelona. Así que nunca tuve aquel uniforme, que era lo que más deseaba. O sea, que los regalos son un poco como los trenes de las canciones: o los coges cuando tocan o pasan de largo y no vuelven”.

Regalar es una mezcla de arte y ciencia, y para hacerlo bien hay que conocer al otro y también adivinarlo: porque si sabes exactamente cómo es, qué cosas tiene y cuáles le faltan, es más fácil acertar. “Lo fundamental cuando vas a comprarle algo a otro es olvidarte completamente de ti y de tus gustos”, dice la escritora Almudena Grandes. “Muchos regalos fracasan porque nos olvidamos de la persona a la que se los vamos a hacer, como si de lo que se tratase fuera de disfrazarla de nosotros. Y lo que hay que intentar es lo contrario, entender que lo que importa no es lo que tú comprarías, sino lo que ellos quieren. De hecho, hay ocasiones en las cuales el hecho de que algo te parezca horrible es una garantía de éxito: y si no, que me lo digan a mí, ahora que mi hija se ha hecho punki…”.

"No hay que dejar que las fechas te metan prisa", dice Ana Duato

Y cuando llega esa hora, la de dejarse a uno mismo al margen y ponerse en el lugar del otro, ¿quiénes regalan mejor? ¿Los hombres o las mujeres? “Las mujeres, que supuestamente somos mucho más predecibles y más fáciles de descifrar en ese terreno", continúa la autora de Inés y la alegría, “cargamos más con cosas que no nos apetecen, porque hay una serie de regalos tipo, como los perfumes, que a mí por ejemplo no me gustan, y que según las leyes de la publicidad se supone que son infalibles. A lo mejor es que como a los hombres, por lo general, les gusta menos ir de compras, lo que les ocurre es que al final van más a tiro hecho, son más convencionales y siguen más los modelos”.

Si algo resulta indiscutible es que regalar es tratar de conocer, algo que siempre oscila entre lo complicado y lo casi imposible. La artista Sophie Calle fotografió todos los regalos de cumpleaños que le hicieron entre 1980 y 1993, y luego los metió en una serie de vitrinas que, al ser expuestas, ofrecían un retrato incongruente. ¿De verdad esos objetos tan distintos entre sí estaban destinados a la misma persona? “Yo tengo muy claro que alguien me conoce lo suficiente cuando me regala una botella de buen vino”, dice el narrador y poeta José Manuel Caballero Bonald. “Porque de pequeño lo que más me agradaba era que me comprasen una bicicleta cada dos o tres años, un poco más grande según iba yo creciendo; pero ahora lo que me gusta es que me regalen vino de calidad, y regalarlo yo también. O sea, que si una persona me regala un vino vulgar, ya tengo claras dos cosas: que ella no sabe quién soy yo y que yo me arrepiento de conocerla”.

La quimera de Santa Claus le ha ganado la batalla a los Reyes Magos

Seguro que cualquiera que eche la vista atrás o mire su armario se dará cuenta de que la incompatibilidad de caracteres entre nosotros y lo que nos regalan se produce demasiado a menudo, en unas ocasiones porque nos dan algo por puro compromiso, o comprado en el último momento, y en otras porque hay gente que nos desconoce de toda la vida. “Es cierto que a veces abres un regalo”, admite la actriz Ana Duato, en un descanso del rodaje de la serie Cuéntame cómo pasó, “y en lugar de dar las gracias te dan ganas de decir: pero ¿quién te has creído que soy yo? Los que sí lo saben no ignoran que lo que más me gusta son los objetos familiares, cosas que no tienen un gran valor económico, pero tienen recuerdos dentro. En cuanto a mí, lo tengo clarísimo: yo regalo para triunfar, para que el otro tenga algo que le vuelve loco o algo que necesita de verdad. Y como los regalos tienen dos caras, también algo que, a ser posible, sea como un resumen o una maqueta de lo mucho que lo quieres, de lo bien que le conoces. Lo que sí he aprendido es que a veces para conseguirlo hay que saber esperar hasta que ese regalo aparece, sin dejar que las fechas te metan prisa. Precipitarse y acertar no suelen ser cosas compatibles”.


El cantante Miguel Ríos coincide en parte con ella a la hora de presentarle resistencia a los días establecidos por el calendario para intercambiarse obsequios, y confiesa: "Yo soy de poco regalar o que me regalen, y muy especialmente en eso que se llaman fechas señaladas. Pero es cierto que, en general, la gente que me hace regalos parece conocerme bien, al menos, la que está en mi círculo próximo, de manera que suelen darme lo que para mí son cosas prácticas, es decir, libros, discos, jamones, vinos o surtidos de aceites; y, en menor medida, guantes, bufandas...”.


A Miguel Ríos le regalaron un aparatoso servicio de té metálico

¿Quién señala esas fechas a las que se refiere Miguel Ríos? A veces, una iglesia y a veces unos grandes almacenes o una marca comercial. La popularización de Santa Claus se produjo en 1931, cuando Coca-Cola incorporó su figura a su campaña publicitaria de Navidad y el artista Haddon Sundblom dio con la imagen de Papá Noel que se ha convertido en su estereotipo, con su gorro rojo y su barba blanca. Sus orígenes, sin embargo, están en un personaje real, el obispo San Nicolás de Myra, del siglo IV, que al saber que el padre de tres doncellas que no tenían dinero para casarse iba a vender a una como esclava, para financiar la boda de las otras dos, fue a su casa una noche y echó por una ventana abierta tres bolsas de oro. El mito, por lo tanto, ya tenía una leyenda y una tradición literaria cuando le pusieron una Coca-Cola en la mano, porque en 1808 el escritor norteamericano Washington Irving, autor de los célebres Cuentos de la Alhambra, había publicado La historia de Nueva York según Diedrich Knickerbocker, donde presentó a un San Nicolás que volaba en un vagón tirado por caballos y dejaba caer sus regalos por las chimeneas. Y en 1822, el poeta Clement Clarke Moore escribió otro texto que se hizo muy famoso, La Noche antes de Navidad, en el que el vagón y los caballos se convierten en un trineo y unos renos y donde ya aparecen algunos rasgos decisivos del personaje, como su famosa risa. El caso es que la quimera de Santa Claus le ha ganado la batalla a la parábola de los Reyes Magos, que es mucho más local pero más culta y ha inspirado cuadros maravillosos de Leonardo da Vinci, Velázquez, Botticelli, Giotto, Rubens, Durero y El Bosco, o poemas como este de Rubén Darío que va mucho más allá del oro, el incienso y la mirra: “Allí había oro en cajas reales, / perfumes en frascos de hechura oriental, / incienso en copas de finos metales, / y quesos, y flores, y miel de panal”.


Finalmente, ¿cuál es el regalo más raro que han recibido? A José Manuel Caballero Bonald le quisieron agasajar llevándole a casa un jabalí vivo. “Yo conocía bastante a unos guardas del Coto de Doñana y como allí, de vez en cuando, hay que abrir la veda de esos animales porque se reproducen muy deprisa y cuando hay demasiados, destruyen el ecosistema, pues cazaron un jabato y me lo quisieron dar. Les dije que no pensaba meter eso en mi casa, pero que si lo asaban, nos lo comíamos allí mismo. Y eso es lo que hicimos”.

A Caballero Bonald le quisieron agasajar con un jabalí vivo

“A mí el regalo más raro que me han hecho lo es hasta tal punto que no sé ni cómo se llama", cuenta Ana Duato. “Me lo regaló Imanol Arias y lo tengo en la cocina. Es un aparato que sirve para mantener el vino, una vez abierto, a la temperatura correcta y para succionar el aire que le pueda entrar. Tiene unos depósitos con gas y no sé cuál es su nombre. ¿Guardador? ¿Recorchador? Está en mi cocina y es estupendo, sea lo que sea”.


Miguel Ríos recibió su regalo más raro en vivo y en directo: “Fue al final de una larga entrevista en un late show de la televisión mexicana: al acabar el programa, la presentadora me regaló un aparatoso servicio de té metálico, con su gran bandeja, sus tacitas, platillos, cucharitas y tetera. Todo labrado y envuelto en celofán rosado, con el expreso deseo de que lo disfrutara en mi casa de Madrid. Habría que haberme visto, sujetando eso ante las cámaras…”.


Al novelista Ignacio Martínez de Pisón, un lector que había leído su novela Carreteras secundarias le regaló “un Citroën Tiburón hecho con latas recicladas”, que es en el que van a todos sitios los protagonistas de la obra, pero hubo un regalo aún más insólito: “Un amigo me compró, vete a saber por qué, un artilugio que tenías que ponerte no sé si en el tobillo o en la muñeca y que servía para calcular los kilómetros que caminas cada día. Cosa que, como puede comprenderse, no tengo el menor interés en averiguar”.


En cuanto a Almudena Grandes, la sorpresa la esperaba en su propia casa: “El regalo más extraño me lo hizo por Reyes mi hija Elisa, cuando tenía 13 años: una pluma preciosa, elegantísima, que me gustó mucho. Cuando acabé de alabársela, me dijo que la había encargado en una papelería en la que teníamos una cuenta abierta para que pudiese ir a por folios, lápices y esas cosas que necesitaba para el colegio”.


Todo un mundo el de los regalos. Rompes el envoltorio y nunca se sabe que vas a encontrar dentro. ¿Será verdad que nadie conoce a nadie?

martes, 27 de diciembre de 2011

La Navidad y Andres Aberasturi




"ÉSTE ES UN AVISO PARA NAVEGANTES: cuidado, empiezan a soplar fuertes vientos que vienen de las teles de forma que ya es tiempo de que empiecen los naufragios. Me refiero sobre todo a los que, como yo, nos ahogamos en un vaso de agua, hacemos una montaña de un grano de arena y somos capaces de soltar dos lágrimas si alguien nos canta a traición "pero mira como beben los peces en el río".

Debe ser cosa de la edad, pero uno ya no puede bajar las barreras frente a la ternura ni sirven para nada los frenos ABS cuando son los peces los que beben y beben y vuelven a beber..."


Andres Aberasturi
Pág. 77 de La leyenda continúa



"¿Por qué es tan  frío el frío? ¿Por qué cuando se dice algo relacionado con el frío siempre resulta negativo y el calor es el calor del hogar, el calor del amor, la despedida cálida, o las manos calientes de la madre?

En nombre de los yogures, las mantequillas, el verano atroz del que nunca nos acordamos, en nombre del infierno y sus llamas con el que nos amenazaban de niños, en nombre del gran invento de los congelados que han socializado un poco incluso la langosta; en nombre de la fiebre que hace delirar y de las temibles consecuencias de los recalentones adolescentes, yo te saludo frío y levanto este vasito de plástico con un café humeante para brindar por ti y agradecer que existas."


Pág 57 de La Leyenda Continúa
Andres Aberasturi

"Aberas" como dice Pepa Fernández, volvió a traérnoslo el último sábado para la tertulia... Qué gusto volver a escucharle entre los tertulianos de "No es un día cualquiera".

lunes, 26 de diciembre de 2011

"Niños feroces" de Lorenzo Silva


"Mi profesor lo llama El Pánico. Así, con mayúsculas. También lo llama El Frío en la Nuca. Con mayúsculas también. Dice que junto a la papelera (ésto, admite, se lo tomó a Robert Graves, que lo escribió en Adiós a todo eso, otro libro sazonado de términos castrenses, por cierto) es el mejor y más imprescindible amigo del escritor.
-No dejes de sentirlo, Lázaro -me dice, recalcando mi nombre-. No dejó de sentirlo nunca Kafka, así nos consta, ni ninguno de los grandes. El día que no te cale los huesos. El Pánico ni sientas El Frío en la Nuca, el día que no temas que lo que estás escribiendo, puede ser una gilipollez con la que vas a cosechar el más ominoso de los fracasos, ese día funesto en que tu vanidad derrote a tu juicio, estarás acabado como novelista..."

El último libro que he leído ha sido "Niños feroces" de Lorenzo Silva. A él pertenecen estos dos párrafos que encabezan la entrada.

Me ha gustado mucho. Claro que cómo no va a gustarme leer una novela en la que una pasa páginas y páginas admirando una elaborada técnica en la escritura. A mí me parece que Lorenzo Silva es un buen escritor.

Esta novela se podría decir que tiene por tema la creación literaria. La creación literaria y el absurdo de las guerras. Los dos temas están profundamente enlazados gracias a un argumento con el que Lorenzo Silva ha buscado la mejor forma de hacerlo.

El argumento que ha utilizado Silva para abordar estos temas es el de un profesor de un taller de creación literaria que le regala una historia a uno de sus alumnos, porque éste último está convencido de que no puede escribir más allá de las quince o veinte páginas que ocuparían un relato. Claro ya comprendereis que con esta premisa para mí ya era un placer comenzar la lectura de ésta novela.

Así lo cuenta el propio autor: "Es joven en una España en crisis, en la que los de su edad lo tienen complicado y cree que su mente se ha conformado con este mundo disperso y fragmentario dominado por la inmediatez de teewts, posts o Facebook".

La historia que le regala Lázaro al otro Lázaro, los dos se llaman igual, es la de un jóven con ideales comunistas, voluntario de la División Azul en Rusia, y combatiente de las Waffen-SS en la defensa de Berlín.

La historia va entrelazando el pasado con el presente, vivimos la Segunda Guerra Mundial mientras el personaje de la novela que escribe el segundo Lázaro la vive, y en el presente tocamos la guerra de Afganistan, de Libia, el asesinato de Bin Laden y las protestas de Sol por el 15M. En todas estas guerras han sido los jóvenes con ideales los que han luchado, los que han perdido.

Mientras tanto, el Lázaro maestro va enseñando a su discípulo como se va tejiendo una novela. Como uno se tiene que documentar para construir los personajes. Y entonces le va preparando viajes a los escenarios de la guerra, le concierta entrevistas con jóvenes que ahora están en otras guerras, le pasa películas... Vamos menudo lujo...


El propio Lorenzo Silva en una entrevista cuando habla del protagonista de la novela que está escribiendo el Lázaro jóven, dice que su identidad surgió cuando encontró en el ABC la esquela de un español que había terminado en el cuerpo de élite alemán. A ese descubrimiento le siguieron tres años de investigaciones, documentación y escritura. Los acontecimientos y batallas que se relatan en la obra han sucedido en la realidad, según Silva: "Busqué relatos singulares que no están en los libros de Historia. Son historias cotidianas de los pobres desgraciados que van a las guerras".



La verdad es que para alguien como yo, que escribe, es todo un manual de cómo se escribe una novela... Claro ahora hace falta ponerse... ¿Dónde podría encontrar yo a un "Lázaro" cómo el de esta novela que me vaya dirigiendo...?

Es una novela que me ha gustado mucho. No tanto por todos esos párrafos que hablan de guerras, sino sobre todo, como os contaba, por todo lo que enseña sobre creación literaria. Mucho. 
Una vez, vino Lorenzo Silva a nuestro taller de creación literaria a darnos una pequeña conferencia sobre el proceso de novelar. Teníais que haberle visto cómo lo hacía. No leía nada, toda su explicación, concisa pero compleja, la llevaba perfectamente estructurada y ordenada en su cabeza. Le veías contarte todo el proceso de escritura y decías pero ¿Cómo consigue dar esta conferencia sin leer nada? Una maravilla. Así que no me extraña que luego escriba las novelas que escribe. Recuerdo que aquel día decía que él tiene toda la novela entera en su cabeza antes de escribirla. Que en aquel entonces se fue a dar un paseo por el Retiro y cuando volvió ya sabía perfectamente cómo la iba a estructurar, cómo empezaría, como iba a terminar... Bueno, decía cada cosa...  Y además por supuesto fue muy amable, y vino completamente gratis a un Centro Cultural que muy en el centro de Madrid la verdad es que no pillaba... Muy majo, la verdad.

Pero bueno que me voy a tiempos remotos. Y yo solo os quería decir que ésta última novela suya (yo me paso la vida esperando a la próxima de "Bevilacqua y Chamorro") tampoco me ha decepcionado, todo lo contrario. Me parece una clase magistral de creación literaria hecha ficción.


Un vídeo sobre el libro de Lorenzo Silva

http://www.fantasymundo.com/fantasymundotv.php?video=349



viernes, 23 de diciembre de 2011

Del lenguaje de signos, de la Navidad, de la Educación Pública...




Muchas veces os he hablado del lenguaje. Pero nunca lo habíamos hecho del lenguaje de signos ¿Verdad?

Pues vaya fallo... ¿No?

Pues habrá que ponerle remedio... "Entono mea culpa" y os pido por favor que no os perdais esta felicitación navideña del IES Pio Baroja de Madrid, del ciclo formativo de "Interpretación de Lengua de Signos"...

A mí me encanta...

martes, 20 de diciembre de 2011

La niña que vive conmigo en Navidad



         Ya casi es Navidad, así que como todos los años, me he traído a la niña de la foto en blanco y negro que está a vuestra derecha, para que las viva conmigo.

Se llama como yo, pero tiene unos poquitos años menos, poquitos... no vayáis a creer.

Es buena y le gusta mucho leer. Pero es un poco tímida, aunque ahí la tenéis, tan contenta...

Porque la Navidad le gusta.

Como a mí.

Por eso os la quería presentar...

        Aquí los amigos del blog, aquí la niña de la foto.

         La niña que vive conmigo todos los días, todos; aunque en éstos navideños, más todavía.

    

lunes, 19 de diciembre de 2011

Me han publicado en el blog de la Biblioteca Nacional de Madrid



Estoy contenta porque la Biblioteca Nacional ha publicado una entrada que escribí para mi blog a propósito de la conferencia que dió Jesús Marchamalo el día 1 de diciembre. Qué bien ¿verdad?

Fue una sorpresa muy agradable, porque se pusieron en contacto conmigo dejándome un comentario en esa entrada pidiéndome permiso para poder publicarla también en su blog. Os pego la entrada con el comentario que me dejaron:


¿Cómo iba a pensar yo que a la Biblioteca Nacional le iba a interesar una entrada que yo pueda escribir en mi blog? Jo, qué cosas... me quedé "loca"...

Pero claro, muy   agradecida  me puse en contacto con ellos, y nada que me la han publicado. Aquí a continuación os dejo el enlace dónde la podéis leer:




La vida que a veces te da sorpresas... Como decía aquella canción:

Y tropezando, se fue cantando desafinao
el coro que aquí les traje
mira el mensaje de mi canción,

Sorpresas te da la vida
la vida te da sorpresas...

¡¡¡Ay Dios!!!
 

domingo, 18 de diciembre de 2011

"Página2" un programa sobre libros en la 2 de Radio Televisión Española



Pues sí, hoy os quería recomendar un programa de televisión sobre...¡libros! ¿Que raro verdad? ¿Yo hablando de libros?

Bueno, ya en serio, lo he pensado muchas veces, que alguna vez os tendría que recomendar este programa. ¿Por qué? Porque está muy bien: es ágil, ameno, entretenido, estéticamente diferente, agradable, íntimo, cercano... Porque es corto, apenas media hora, de ocho a ocho y media en la tarde de los domingos en la 2, que es una tarde tranquilita, en casa... Porque habla de la actualidad de los libros, libros para mayores y libros para pequeños, novelas y ensayos... Porque trae un autor principal que nos habla de su último libro y varios que hablan de sus gustos literarios... Porque también recomiendan una película (que tenga que ver con libros claro...)... Porque para una vez que en televisión hay un programa sobre libros que está bien... Porque (otra vez) es ágil, ameno, agradable...

Porque sí.


Esta tarde me parece que está dedicado a Manolo García, y también saldrá Jesús Marchamalo hablando de sus bibliotecas de escritores. Vamos que no podemos perdérnoslo...

Si os gustan los libros, al menos una vez deberíais verlo... y luego ya me comentais que os parece, yo creo que os gustará.

No os olvideis, esta tarde, domingo, de ocho a ocho y media en la 2.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Una exposición: "25 aniversario de los Premios Goya. Un viaje al cine español"

"El viaje a ninguna parte" es lo que primero que encuentras nada más entrar a la exposición, la primera premiada.

Este fin de semana va a hacer frío así que os voy a recomendar una lugar para estar abrigadito y entretenido un buen rato. Se trata de una exposición de las que he visto últimamente y que con este atraso que tengo aún no os había comentado.

"25 aniversario de los Premios Goya. Un viaje al cine español". Está en la sala de exposiciones que hay al lado del Teatro Fernán Gómez en Colón.

La exposición se compone de 25 recreaciones de cada una de las películas ganadoras del premio Goya a la mejor película desde la primera edición en 1986 hasta la última de 2010. No sé si alguna vez habéis estado en esta sala, pero es enorme, así que han podido disponer de un espacioso lugar para cada una de las películas. Cada una tiene su rincón donde se exponen diversos materiales relacionados con la película en cuestión: Escenas de la película, fotografías, música, objetos, prendas del vestuario, maquetas, storyboard... 

Éstas "storyboard" la verdad es que me gustaban. Son viñetas de las escenas donde se puede ir siguiendo el guión de la película. Os dejo también alguna fotografía de ellas.

A mí me ha gustado mucho esta exposición. Vas pasando de año en año, rememorando cada una de esas películas poco a poco. Y como la mayoría de ellas las has visto o casi, pues da gusto volver a recordar esas escenas que te gustaron en su día. También te permite un poco hacer memoria de la historia de nuestro país, puesto que son fiel reflejo, el terrorismo, los años de la movida... Y por otra parte, hay en esos premios tantos variados géneros cinematográficos que es una exposición muy entretenida, muy amena.

Al terminar hay una pantalla con escenas sobre diversos momentos de la entrega de los Goya de todos esos años, que también está muy bien.


De ¡Ay Carmela! qué gracioso, es la secuencia en la que Paulino, Pajares, está comiendo y Gabino Diego por detrás, era mudo acordaros, le levanta un cartón que le dice que es "GATO" no conejo...
El vestuario de Ay Carmela...



El escenario de la película "Amantes"


De "La niña de tus ojos" de Trueba, el vestido de Penélope Cruz, y la maqueta...

Fotografías de "Días Contados"

Aquí os dejo otra storyboard, la de "Los otros" para que podáis ver lo diferentes que también son...


Aquí un detalle del espacio reservado a "Los lunes al sol"



Aquí el inconfundible escenario de "Todo sobre mi madre", con esa decoración, y al fondo podéis ver también que está el espacio dedicado a "El Bola"


El cementerio de "Volver"...




Relación de Películas:1986. VIAJE A NINGUNA PARTE. Dtor. Fernándo Fernán Gómez.
1987. EL BOSQUE ANIMADO. Dtor. José Luis Cuerda
1988. MUJERES AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS. Dtor. Pedro Almadovar
1989. EL SUEÑO DEL MONO LOCO. Dtor. Fernando Trueba
1990. ¡AY CARMELA!. Dtor. Carlos Saura
1991. AMANTES. Dtor. Vicente Aranda
1992. BELLE EPOQUE. Dtor. Fernando Trueba
1993. TODOS A LA CÁRCEL. Dtor. Luis García Berlanga
1994. DÍAS CONTADOS. Dtor. Imanol Uribe
1995. NADIE HABLARÁ DE NOSOTRAS CUANDO HAYAMOS MUERTO. Dtor. Agustín Díaz Yanes
1996. TESIS. Dtor. Alejandro Amenábar
1997. LA BUENA ESTRELLA. Dtor. Ricardo Franco
1998. LA NIÑA DE TUS OJOS. Dtor. Fernando Trueba
1999. TODO SOBRE MI MADRE. Dtor. Pedro Almadovar
2000. EL BOLA. Dtor. Achero Mañas
2001. LOS OTROS. Dtor. Alejandro Amenábar
2002. LOS LUNES AL SOL. Dtor. Fernando León de Aranoa
2003. TE DOY MIS OJOS. Dtora. Icíar Bollaín
2004. MAR ADENTRO. Dtor. Alejandro Amenábar
2005. LA VIDA SECRETA DE LAS PALABRAS. Dtra. Isabel Croixet
2006. VOLVER. Dtor. Pedro Almodovar
2007. LA SOLEDAD. Dtor. Jaime Rosales
2008. CAMINO. Dtor. Javier Fesser
2009. LA CELDA 211. Dtor. Daniel Monzón
2010. PA NEGRE. Dtor. Agustín Villaronga





Del 11/10/2011 al 08/01/2012
PRECIO: Entrada gratuita
HORARIO: Martes a sábado: 10:00h a 21:00h
Domingos y festivos: 10:00h a 19:00h
LUGAR: Sala de Exposiciones                        

jueves, 15 de diciembre de 2011

Un rincón literario en Madrid en el Barrio de las Letras



En el barrio de las Letras de Madrid hay un rincón que cada esquina guarda memoria de un pasado esplendoroso de literatos o literatura.

Me estoy refiriendo al cruce de calles de la Plaza del Ángel con la calle de San Sebastián y con la calle Huertas.

Cuando vayais caminando tranquilamente por esa zona, deteneros justo allí, en ese cruce, y subir la mirada para fijaros en la parte superior de esas esquinas, cada una de ellas tiene su seña de identidad literaria.

En el comienzo de la calle de San Sebastián, perpendicular al principio de la calle Huertas, hay una placa que nos dice que allí estaba la Fonda de San Sebastián donde "se reunían en tiempos de Carlos III los principales literatos de la época" ( la foto superior de esta entrada).

Sin moveros, os dais la vuelta, y en esa misma calle, justo enfrente está la Iglesia donde está enterrado Lope de Vega.

Y también sin moveros de esa esquina pero al otro lado, ya en lo que sería la Plaza del Ángel, hay otra placa que dice que en esa plazuela vivió y murió Francisco de Rojas Zorrilla.






miércoles, 14 de diciembre de 2011

"Grafika" una exposición de arte urbano en el Instituto Cervantes






Tengo un poco atrasado el hablaros de varias exposiciones que hay ahora mismo en Madrid y que he ido visitando en estas últimas semanas. Así que venga manos a la obra, vamos a ponernos las pilas, arreando que es gerundio (las frases hechas... cómo me gustan, el comodín del lenguaje).
El otro día estuve en el Instituto Cervantes, y me sorprendieron gratamente las dos exposiciones que tienen ahora mismo.



Nada más entrar hay una explosión de colores y de juventud. 30 artistas visuales nacidos en España en los años 70 y 80, representantes de una cultura urbana alternativa y que practican el grafiti, la pintura, el muralismo o la ilustración. Son casi un centenar de obras. Es el arte actual de la calle, de los muros...

La exposición se llama Grafika y los Artistas participantes han sido: Rorro Berjano, Javier Calleja, Álex Castañeda, EME, Eltono, Fernando Elvira, Freak La Notte, Nuria Mora, Sergio Mora, Daniel Muñoz (SAN), Nano 4814, El niño de las pinturas, Okuda San Miguel, Ima Picó, Silvia Prada, Carlos Orta, Pepa Prieto, Almudena Rodríguez, J. J. Rosado, Gonzalo Rueda, Rubén Sánchez, Savage Girl, Seleka, Marta Serna, Sixeart, SpY, Emilio Subirá, Suso33, Antón Unai y Zosen.






Hay un blog hecho expresamente para esta exposición itinerante que podéis consultar si os interesa el tema:  http://grafika30.wordpress.com/







Es una exposición muy curiosa. A mí me gustó. Es muy vistosa, muy entretenida. Es original. La verdad es que el Instituto Cervantes siempre tiene exposiciones interesantes.

Bueno pues si os interesa ya sabéis: Entre el 6 de octubre de 2011 y el 15 de enero de 2012 podrá visitarse en la sede central del Instituto Cervantes en Madrid.

Horario de visita

M-D de 11:00 a 20:00h. Lunes cerrado

Lugar

Instituto Cervantes - Sala de Exposiciones
c/ Alcalá, 49
28014 Madrid
(ESPAÑA)

lunes, 12 de diciembre de 2011

"El inquilino que me veía fea" un relato de Rocío Díaz Gómez. Premiado en Monturque (Córdoba)




Como ya os conté cómo me había ido en la entrega de premios de Monturque. Hoy os quería dejar el relato que me premiaron.

Espero que os guste.




El inquilino que me veía fea


“Pero doctor  ¿Con el tiempo me verá fea?”. Le pregunté cuando me confirmó el diagnóstico. El doctor, preparado para un montón de preguntas relacionadas con los síntomas de la enfermedad, sin darse ni cuenta de que sus ojos se dilataban de sorpresa, no hubiera sabido concretar si sus oídos no habían oído bien, si él no se había explicado correctamente o si yo no había entendido la gravedad de la cuestión, pero no tenía duda alguna en que algo fallaba en aquella pregunta. Y sin dejar de mirarme, solo acertó a musitar “¿Ha dicho fea?”.

Sí. Sí había dicho fea. Y ahora que ha pasado el tiempo ni yo misma sabría decirme, con la de problemas que comenzaban a caer sobre mis hombros, enormes gotas presagiando la  tormenta,  por qué. Por qué solo fui capaz de preguntar esa nimiedad.

Cuando conocí a mi Mateo, mi vida sentimental era un desierto mucho mayor que cualquiera de esos color amarillo, que vienen en los mapas. Porque yo, que sí tengo ojos en la cara mientras que los demás parecían no tenerlos cuando me miraban, tuve que curarme, a fuerza de inyecciones de desaires y plantones, de no haber nacido con un físico demasiado agraciado.

Y tanto era lo que en aquel entonces llegué a avergonzarme de mi misma, que más de un día sin ser carnavales, salí a la calle con la cara llenita de crema, a modo de improvisada careta, fingiendo que se me había olvidado limpiármela. En el fondo de mi alma era mayor el bochorno de enseñar mi propia cara, que el salir a la calle con esa facha. Hubiera podido tocar con mis pies el fondo del pozo de la autocompasión.

De tanto hacerme caretas con la Bella Aurora, crema que por aquel entonces estaba muy de moda entre las jovencitas, mis idas y venidas a los grandes almacenes se hicieron cada vez más y más frecuentes. Y allí detrás del mostrador siempre me esperaba Mateo. El mismo dependiente que cada dos o tres días atendía solícito mi pedido. Sin preguntas, sin sonrisas de ningún tipo. Un pedido que ambos nos sabíamos de memoria, pero que yo recitaba y él me despachaba como si fuera recién inventado. Y a fuerza de vernos el buen Mateo fue acostumbrándose a mi cara, tanto, como yo a su compañía. A fuerza de conversar íbamos tomándonos cariño, y unas cosas llevan a las otras, y éstas a las de más allá y casi sin yo creérmelo una noche me dije ilusionada que cada roto encuentra un descosido.
Y después de dos años y dos mil tarros de Bella Aurora me vi un día en la Iglesia saliendo de su brazo.

El día que el doctor me dijo que todas esas lagunas en la memoria de Mateo, que todos esos días que se había perdido por lugares que habíamos visitado mil veces, que esas equivocaciones en su forma de hablar y escribir, que esas dificultades que ahora encontraba en hacer ciertos movimientos mil veces repetidos... no eran más que síntomas de esa enfermedad tan enrevesada, que al principio solo sabía que empezaba por “A”, sentí que perdía pie y que sin remedio comenzaba a despeñarme por un precipicio sin final.
 Y la única pregunta que fui capaz de hacerme mientras caía, fue si “Mateo, con el tiempo, y el deterioro de su memoria, otra vez me vería fea”.

Y aunque Mateo era el herido, fue tan doloroso el pinchazo en mi alma de su  enfermedad, que fui yo quién se colocó las vendas. Durante dos meses con sus sesenta días y sus sesenta noches, me dediqué a compadecerle, a compadecerme y a solidarizarme entre hipos y lágrimas con todas las desgracias grandes y pequeñas de la humanidad entera. El trabajo que yo tenía era abrumador y constante. Ahora lloraba por Mateo, ahora lloraba por mí, ahora lloraba por el hambre que existía en el mundo. Después lloraba por las guerras interminables y  por lo incomprensible de los kamikazes. Mas tarde, por todas las victimas del terrorismo y por los enfermos terminales. Y por los maltratados y los suicidas y los divorciados y los abortos. La sequía, el agujero de ozono, el Amazonas... Lloraba por el mundo entero que sufría y sufría. Y yo no tenía más remedio que sufrir con ellos, en una interminable y desgraciada tarea.
Hasta que el primer día del tercer mes después del diagnóstico del médico, una luz se encendió en el fundido cerebro de Mateo. Y yo no se por qué. Pero esa noche se acercó hasta mí en silencio con un tarro de Bella Aurora entre las manos que no sé de qué revuelto cajón sacó. Sin decir nada empezó a untar la crema despacito por mi cara, en pequeños círculos, muy despacio. Y suavemente, la iba extendiendo en caricias redondas.

Y al final, las lágrimas que yo no podía dejar de llorar formaron con la crema una pasta blanca, blanquísima, sobre la que como dos náufragos que se ahogan y pataleando consiguen salir a flote, volvimos a encontrarnos. “¿Es que vuelves a verme fea Mateo? conseguí preguntar deshaciendo un nudo de tiempo y tristeza alojado en la garganta, tan fea que me tapas...”. “Yo no te tapo, nunca lo hice. Tú eras la que querías siempre taparte... yo no. Yo solo quería que te sintieras mejor, y eso es lo que quiero ahora... no llores, estamos aquí juntos”. Y al fin algo dentro de mí supo que era mi turno, que tenía que andar, que ahora me tocaba a mí atenderle.

Y Mateo nos volvió a salvar, como ya había hecho un lejano día. 

Después de prometerme y prometerle que no volvería a llorar, saqué del fondo de mi alma el puñadito de sentido del humor, que como un crío travieso y espabilado había conseguido esconderse de la quema, y sacudiéndolo al aire, lo primero que hice fue la locura de proponer a Mateo un alegre funeral por todo lo alto para aquellas neuronas que se habían muerto en su cabeza.  Y como cuando salía hecha una facha a la calle, que alguien me pudiera tachar de loca de atar, no me importaba nada de nada frente a todo lo que me importaba mi Mateo.

Y en el patio hicimos una barbacoa, y brindamos con vino. Y sobre una fogata saltamos como locos, él sin saber muy bien por qué, y yo porque al fin aceptaba que aquella enfermedad se había venido a vivir, como un indeseable inquilino, bajo nuestro techo. Un inquilino al que no podíamos echar a la calle. Un inquilino con el que teníamos que convivir, pagando un precio muy alto pero aprenderíamos a hacerlo.
Y así, despacito, cayéndonos para volver a levantarse, como empiezan los niños a caminar, íbamos aprendiendo...

El doctor nos dijo que la enfermedad iría evolucionando durante los diez o doce años siguientes, así que no tuvimos más remedio que poner manos a la obra y dibujar el futuro sobre una hoja cuadriculada. Una cuadrícula vital donde cada momento quedara guardado en un cuadrado de espacio y tiempo. Para que Mateo no se desorientara más de lo que ya estaría. Teníamos todo el día ocupado, las 24 horas. Y como colegiales que tienen colgado el horario de clases de la puerta de la nevera, nosotros teníamos el horario de nuestra propia vida.

De la mañana a la noche estábamos ocupados en diversas y entretenidas actividades que estimularían su memoria, que aumentarían su cada vez más mermada autoestima, que indicarían cuándo es de día y cuando es de noche porque a veces al principio, y muchas veces después, Mateo empezaba a confundirlas. Y al lado de nuestro horario de vida, habíamos colgado un gran reloj, más propio de una estación de tren que de una casa, pero que habíamos confeccionado también de papel, donde era más sencillo relacionar ésta hora con el desayuno, ésa otra con la comida y aquella con la cena. Señalar el momento de acostarse y el momento de pasear.

De vez en cuando, no siempre para no agobiarle, yo le decía que teníamos fiesta de disfraces. Entonces sacaba de los viejos baúles del desván algunas de nuestras antiguas ropas pasadas de moda, objetos de cierta época de nuestra vida juntos, recuerdos, fotos... Y los diseminaba por la casa, haciendo retroceder el tiempo hasta aquellos días. Nos disfrazábamos como en alguna de esas viejas fotos  y volvíamos a repetir unas vacaciones en la playa o una navidad o uno de nuestros cumpleaños. Como si no hubiera pasado el tiempo. De nuevo igual pero en el salón de nuestra casa. Todo mi afán era que si aún de su memoria no se había borrado aquel momento, no se borrara. Y si ya lo había hecho, que volviera a revivirlo, que de nuevo se escribiera en su historia, que de nuevo fuera tan feliz como lo habíamos sido entonces. Y allí estábamos, vestidos de verano en pleno invierno, tumbados sobre unas toallas que a la vez se extendían y alisábamos sobre la alfombra del comedor, panza arriba, tomando todo el calor, que la calefacción puesta a tope, nos hacía sentir.

En la memoria de Mateo los recuerdos eran como mariposas vivas sujetas con alfileres. Recuerdos a  punto de salir volando a la menor oportunidad. Y yo me pasaba el día con el caza mariposas en la mano, al rescate.

Y si Mateo empezaba a chillar por la ventana o a decir tacos, yo salía a chillar por otra. Hasta que chillido a chillido conseguía que volviera a meterse en casa. Y si empezaba a preocuparme que se perdiera, inventaba un juego policíaco donde debía llevar una tarjeta encima con todos sus datos, que por nada del mundo, por nada, debía de quitarse. Y si aún así salía de casa sin que yo me diera cuenta, procuraba no enloquecer tanto como él, para salir a buscarle por los parques, por el barrio, por los bares, llamaba a la policía, hacía todo, todo, lo que podía hasta que daba con él. 

Yo lo único que quería es que Mateo no se diera cuenta de que iba perdiendo poco a poco terreno frente a su enfermedad. Los días enteros se me iban en inventar, inventar y  resolver.

Con el tiempo, y el cansancio, tuve que buscar alguien que me ayudara, porque aunque me costó mucho darme cuenta, un día admití que había que guardar y dosificar fuerzas para cuando llegara lo peor. Nuestro inquilino había decidido ser el dueño de nuestra casa.

 Muchas veces durante aquellos años a Mateo le gustaba sentarse con los viejos álbumes de fotos sobre las rodillas y pasaba las tardes hojeándolos lentamente. Recién disfrutándolos. Se quedaba mirando las fotos y me preguntaba que dónde estábamos entonces, que cuándo habíamos ido allí. Y yo le contaba. Y le contaba. 

Lo peor, el dolor sin consuelo, llegaba como un criminal que te ataca por la espalda,   cuándo se quedaba mirando muy fijamente a nuestra propia imagen de años atrás durante minutos eternos... horas casi.  Sin parpadear, ni sonreír, ni hablar, completamente perdido. Y volviéndose, preguntaba a una cara extraña, una cara fea, la mía, que estaba a su lado sentada en el sofá pero que en ese momento ya no reconocía: “¿Quiénes son?” señalando la foto. “¿Quiénes somos?” señalándonos.

“Ay doctor, si usted supiera... me decía a mi misma en esos momentos recordando cierto día... que ya llegó. Que ya me ve fea”. Pero a continuación me seguía diciendo “...Pero si he de serle sincera, a mí ya no me importa, no me importa de verdad. Todavía en su cabeza quedan mariposas vivas que me recuerdan, que me quieren, y que tendré que cazar”.

Y tomándole la mano otra vez le contestaba: “Tú eres Mateo. El que está en esta foto. Y yo quién está a tu lado, yo, tu mujer ¿ves?”. 

Y volvíamos a empezar desde cero.

 
©Rocío Díaz Gómez

El Inquilino que me veía fea
Primer premio en el XII Concurso de Relato Corto
del Excmo. Ayto. de Monturque


domingo, 11 de diciembre de 2011

Mi visita a Monturque para recoger el primer premio en su XII Certamen de Relato



Aquí estamos: A mi derecha: El concejal de Cultura y Piedad Baca, y a mi izda. Francisco de Paz y la Alcaldesa. 

 Pues si me dejais un ratito, os cuento lo de mi último premio de relato, porque la verdad es que se han portado muy bien conmigo en la entrega de premios y he venido muy contenta.

"Había una vez un correo electrónico..." Porque la mayoría de las veces éstas alegrías vienen por teléfono, pero a veces la vida te sorprende y te regala estas noticias de otra forma:

"Hola, qué tal?Me pongo en contacto con usted para felicitarla ya que ha conseguido el primer premio del Concurso de Relato Corto del Ayuntamiento de Monturque(Córdoba)con la obra "El inquilino que me veía fea". La entrega de dicho premio tendrá lugar el sábado,3 de Diciembre a las 7 de la tarde en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, en la Plaza de la Constitución nº 3 de nuestra localidad..."

 Qué sorpresa y qué alegría, claro... Antes de abrir el correo yo pensaba que serían las bases de algún concurso o alguna noticia relacionada con otros premios, no que me dirían eso. Así que más bien...

Y para allá que nos fuimos...

El fin de semana del 3 y 4 de diciembre lo pasé en Monturque y en Córdoba.


Monturque es un pueblo pequeñíto, de unos dos mil habitantes, que está en lo alto de un cerro. Llegamos, tal y como nos habían dicho, para tomar café en la plaza a las cinco. Allí conocí a Guadalupe, la técnico responsable de Juventud y Cultura que me había escrito, que venía acompañada por un compañero suyo, técnico del Área de Turismo, que ahora mismo no recuerdo su nombre, pero que nos explicaría de forma muy amena y didáctica, con explicaciones muy claras, más tarde la visita turística al patrimonio arqueológico del pueblo. También allí estaba el segundo premiado Francisco de Paz, con su mujer, con el que coincidía por segunda vez en un premio, qué agradable casualidad. Y con Piedad Baca Romero de Cabra, un pueblo muy cercano, que venía con su marido, y a quién le habían dado una mención especial.

Después de tomarnos el café todos juntos en la plaza del pueblo, comenzamos la visita. Nos dirigimos a la parte del cementerio, porque al Castillo ya no podíamos ir porque estaba anocheciendo. Una lástima, pero en otoño anochece tan pronto... Dimos una vuelta por los alrededores del cementerio para ver lo que queda en la parte de detrás de lo que debió ser un enorme pórtico romano. Aunque no se sabe qué ciudad romana estaba allí enclavada, pero desde luego tenía una posición privilegiada porque las vistas merecían la pena realmente. Al estar en lo más alto del pueblo te puedes permitir una vista de 360 grados, divistando todos los pueblos de los alrededores. Se conjetura con que quizás esta ciudad romana fuera Munda. Pero no se sabe seguro.



Despues entramos dentro del cementerio para visitar las Cisternas Romanas que se ocultaban debajo de éste. Era sorprendente desde luego. Datan del I siglo d.C., y su finalidad era recaudar y almacenar agua de lluvia para poder abastecer al pueblo. Son las únicas que se conservan íntegramente en España. Son 3 naves paralelas, divididas cada una de ellas en 4 compartimentos, comunicados entre sí por puertas y orificios para evitar el rebose del agua. Se descubrieron cuando se intentó una obra de ampliación en el cementerio a finales del siglo XIX, cuando hubo una epidemia de cólera. Se descubrieron y durante mucho tiempo las utilizaron para fines del cementerio. Si no recuerdo mal se pueden visitar desde el año 2006, si no recuerdo mal.



La visita estuvo fenomenal de verdad, porque era solo para nosotros seis, los tres premiados con sus acompañantes, y nos lo explicaron de forma muy detallada y muy clara. Parece mentira que esa obra de ingeniería esté ahí debajo...  Este cementerio, pequeñito pero muy buen cuidado, con unas chimeneas muy características para permitir la ventilación de las cisternas, está dentro de una red europea de cementerios singulares, entre los que están también el de Barcelona, París, Viena...

En fin... que me encantó la visita.



Después fue la entrega de premios, que también me gustó mucho. Había un trío de cuerda de Córdoba que amenizaban la entrega tocando bandas sonoras.Más bien... Entre lectura y lectura de relato ellos tocaban alguna: Los chicos del Coro, Cinema Paradiso... Me encantaron.

video


video



Los relatos de mis compañeros premiados también me gustaron mucho. El relato de Piedad era muy teatral, con mucho diálogo, sobre una mujer que prepara su propio entierro. Estaba escrito con muchísimo humor, tenía un ritmo muy ágil y unos personajes muy bien perfilados a través de sus propias palabras en el cruce de frases de los diálogos. El relato de Francisco era una historia muy bien escrita, bien elaborada, poético, sobre un maestro de pueblo que despertaba la fantasía entre sus alumnos. Un buen relato.





Y finalmente después ya de que los tres leímos nuestras historias, nos fuimos hasta la Casa de la Convivencia (bonito nombre ¿verdad? Una casa en la misma plaza que había sido la carcel del pueblo y ahora se aprovecha para distintas actividades del pueblo) para allí tomarnos algo y poder conversar.

Me ha gustado mucho esta entrega de premios. No le ha faltado detalle, he conocido un pueblecito cordobés de la mejor forma posible. Hemos tenido arte con la visita a su riqueza arqueológica, que es muchísima para un pueblo tan pequeño, sorprendente la verdad, después tuvimos música con ese trío fenomenal tocando, y finalmente hubo literatura con nuestros relatos. 

En Monturque han organizado con mucho detalle y cuidado toda la entrega de premios, yo me he sentido muy a gusto, todos han sido muy amables y desde luego que nos han hecho a los premiados una bienvenida como pocas. Desde aquí les quiero dar otra vez las gracias.



video