Mostrando entradas con la etiqueta Monturque (Córdoba). Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Monturque (Córdoba). Mostrar todas las entradas

martes, 3 de noviembre de 2015

Cementerio de Monturque - Cisternas Romanas



En este repaso de cementerios del que hemos hablado ya en el blog, nunca podría faltar el Cementerio de Monturque (Córdoba) que es espectacular.

Y digo espectácular por el tesoro que encierra debajo de él: Unas cisternas romanas muy bien conservadas.

Yo ésto os lo contaba en diciembre del año 2011, cuando a raíz de un premio literario que me otorgaron en esta localidad tuve la gran suerte de que me lo enseñaran. Tal y como os lo conté en aquella ocasión os lo vuelvo a repetir:


Nos dirigimos a la parte del cementerio, porque al Castillo ya no podíamos ir porque estaba anocheciendo. Una lástima, pero en otoño anochece tan pronto... Dimos una vuelta por los alrededores del cementerio para ver lo que queda en la parte de detrás de lo que debió ser un enorme pórtico romano. Aunque no se sabe qué ciudad romana estaba allí enclavada, pero desde luego tenía una posición privilegiada porque las vistas merecían la pena realmente. Al estar en lo más alto del pueblo te puedes permitir una vista de 360 grados, divistando todos los pueblos de los alrededores. Se conjetura con que quizás esta ciudad romana fuera Munda. Pero no se sabe seguro.
Despues entramos dentro del cementerio para visitar las Cisternas Romanas que se ocultaban debajo de éste. Era sorprendente desde luego. Datan del I siglo d.C., y su finalidad era recaudar y almacenar agua de lluvia para poder abastecer al pueblo. Son las únicas que se conservan íntegramente en España. Son 3 naves paralelas, divididas cada una de ellas en 4 compartimentos, comunicados entre sí por puertas y orificios para evitar el rebose del agua. Se descubrieron cuando se intentó una obra de ampliación en el cementerio a finales del siglo XIX, cuando hubo una epidemia de cólera. Se descubrieron y durante mucho tiempo las utilizaron para fines del cementerio. Si no recuerdo mal se pueden visitar desde el año 2006, si no recuerdo mal.

La visita estuvo fenomenal de verdad, porque era solo para nosotros seis, los tres premiados con sus acompañantes, y nos lo explicaron de forma muy detallada y muy clara. Parece mentira que esa obra de ingeniería esté ahí debajo...  Este cementerio, pequeñito pero muy buen cuidado, con unas chimeneas muy características para permitir la ventilación de las cisternas, está dentro de una red europea de cementerios singulares, entre los que están también el de Barcelona, París, Viena...


En fin... que me encantó la visita.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Mi visita a Monturque para recoger el primer premio en su XII Certamen de Relato



Aquí estamos: A mi derecha: El concejal de Cultura y Piedad Baca, y a mi izda. Francisco de Paz y la Alcaldesa. 

 Pues si me dejais un ratito, os cuento lo de mi último premio de relato, porque la verdad es que se han portado muy bien conmigo en la entrega de premios y he venido muy contenta.

"Había una vez un correo electrónico..." Porque la mayoría de las veces éstas alegrías vienen por teléfono, pero a veces la vida te sorprende y te regala estas noticias de otra forma:

"Hola, qué tal?Me pongo en contacto con usted para felicitarla ya que ha conseguido el primer premio del Concurso de Relato Corto del Ayuntamiento de Monturque(Córdoba)con la obra "El inquilino que me veía fea". La entrega de dicho premio tendrá lugar el sábado,3 de Diciembre a las 7 de la tarde en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, en la Plaza de la Constitución nº 3 de nuestra localidad..."

 Qué sorpresa y qué alegría, claro... Antes de abrir el correo yo pensaba que serían las bases de algún concurso o alguna noticia relacionada con otros premios, no que me dirían eso. Así que más bien...

Y para allá que nos fuimos...

El fin de semana del 3 y 4 de diciembre lo pasé en Monturque y en Córdoba.


Monturque es un pueblo pequeñíto, de unos dos mil habitantes, que está en lo alto de un cerro. Llegamos, tal y como nos habían dicho, para tomar café en la plaza a las cinco. Allí conocí a Guadalupe, la técnico responsable de Juventud y Cultura que me había escrito, que venía acompañada por un compañero suyo, técnico del Área de Turismo, que ahora mismo no recuerdo su nombre, pero que nos explicaría de forma muy amena y didáctica, con explicaciones muy claras, más tarde la visita turística al patrimonio arqueológico del pueblo. También allí estaba el segundo premiado Francisco de Paz, con su mujer, con el que coincidía por segunda vez en un premio, qué agradable casualidad. Y con Piedad Baca Romero de Cabra, un pueblo muy cercano, que venía con su marido, y a quién le habían dado una mención especial.

Después de tomarnos el café todos juntos en la plaza del pueblo, comenzamos la visita. Nos dirigimos a la parte del cementerio, porque al Castillo ya no podíamos ir porque estaba anocheciendo. Una lástima, pero en otoño anochece tan pronto... Dimos una vuelta por los alrededores del cementerio para ver lo que queda en la parte de detrás de lo que debió ser un enorme pórtico romano. Aunque no se sabe qué ciudad romana estaba allí enclavada, pero desde luego tenía una posición privilegiada porque las vistas merecían la pena realmente. Al estar en lo más alto del pueblo te puedes permitir una vista de 360 grados, divistando todos los pueblos de los alrededores. Se conjetura con que quizás esta ciudad romana fuera Munda. Pero no se sabe seguro.



Despues entramos dentro del cementerio para visitar las Cisternas Romanas que se ocultaban debajo de éste. Era sorprendente desde luego. Datan del I siglo d.C., y su finalidad era recaudar y almacenar agua de lluvia para poder abastecer al pueblo. Son las únicas que se conservan íntegramente en España. Son 3 naves paralelas, divididas cada una de ellas en 4 compartimentos, comunicados entre sí por puertas y orificios para evitar el rebose del agua. Se descubrieron cuando se intentó una obra de ampliación en el cementerio a finales del siglo XIX, cuando hubo una epidemia de cólera. Se descubrieron y durante mucho tiempo las utilizaron para fines del cementerio. Si no recuerdo mal se pueden visitar desde el año 2006, si no recuerdo mal.



La visita estuvo fenomenal de verdad, porque era solo para nosotros seis, los tres premiados con sus acompañantes, y nos lo explicaron de forma muy detallada y muy clara. Parece mentira que esa obra de ingeniería esté ahí debajo...  Este cementerio, pequeñito pero muy buen cuidado, con unas chimeneas muy características para permitir la ventilación de las cisternas, está dentro de una red europea de cementerios singulares, entre los que están también el de Barcelona, París, Viena...

En fin... que me encantó la visita.



Después fue la entrega de premios, que también me gustó mucho. Había un trío de cuerda de Córdoba que amenizaban la entrega tocando bandas sonoras.Más bien... Entre lectura y lectura de relato ellos tocaban alguna: Los chicos del Coro, Cinema Paradiso... Me encantaron.






Los relatos de mis compañeros premiados también me gustaron mucho. El relato de Piedad era muy teatral, con mucho diálogo, sobre una mujer que prepara su propio entierro. Estaba escrito con muchísimo humor, tenía un ritmo muy ágil y unos personajes muy bien perfilados a través de sus propias palabras en el cruce de frases de los diálogos. El relato de Francisco era una historia muy bien escrita, bien elaborada, poético, sobre un maestro de pueblo que despertaba la fantasía entre sus alumnos. Un buen relato.





Y finalmente después ya de que los tres leímos nuestras historias, nos fuimos hasta la Casa de la Convivencia (bonito nombre ¿verdad? Una casa en la misma plaza que había sido la carcel del pueblo y ahora se aprovecha para distintas actividades del pueblo) para allí tomarnos algo y poder conversar.

Me ha gustado mucho esta entrega de premios. No le ha faltado detalle, he conocido un pueblecito cordobés de la mejor forma posible. Hemos tenido arte con la visita a su riqueza arqueológica, que es muchísima para un pueblo tan pequeño, sorprendente la verdad, después tuvimos música con ese trío fenomenal tocando, y finalmente hubo literatura con nuestros relatos. 

En Monturque han organizado con mucho detalle y cuidado toda la entrega de premios, yo me he sentido muy a gusto, todos han sido muy amables y desde luego que nos han hecho a los premiados una bienvenida como pocas. Desde aquí les quiero dar otra vez las gracias.