Mostrando entradas con la etiqueta Mis viajes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mis viajes. Mostrar todas las entradas

domingo, 27 de octubre de 2019

Fray Escoba y Perú



La niña que yo era tiene una biblioteca particular que viaja con ella a todas partes y siempre.

La niña que yo era leía tan deprisa, que su madre le decía que estirara un poco más los libros, que eran cuatro, y no había dinero para comprar tantos.

La niña que yo era, ya no recuerda si los libros que están en su biblioteca, eran de ella o de alguno de sus hermanos; sin embargo, recuerda a la perfección los títulos, la portada y el chorro de sensaciones que dejaron dentro de ella.

Y le ocurre que a veces, muy de vez en cuando, en los lugares más remotos y sin esperarlo, tropieza con algún personaje de los libros de su biblioteca.  

Y sin querer vuelve al presente uno de aquellos títulos, la portada y el chorro de sensaciones que dejaron dentro de ella y que con el paso del tiempo creía perdidas.

No lo estaban. 

Habían viajado con ella: Solo tenían que despertar. 

Y ocurre que a veces, en los lugares más remotos y sin esperarlo, la niña que yo era y la que soy, sonreímos a la vez. 

A la vez. 

¡Anda Fray Escoba!

Y se van cerrando círculos.




Los restos de San Martin de Porres, Fray Escoba, descansan en la Basílica y Convento de Santo Domingo de Lima, junto a los restos de Santa Rosa de Lima y San Juan Macías en el denominado Altar de los Santos Peruanos.





#San Martín de Porres
#Lima
#Perú

lunes, 30 de septiembre de 2019

El faro de Miraflores en Lima


Tu océano no es tan Pacífico como dicen. 
Y a la leyenda que te envuelve,
                  de que te fabricó el famoso Eiffel,
no la avala ningún papel. 

Pero qué bien luces envuelto en el gris de la garúa
la garúa rociando, con diminutas gotas, tu piel de hierro. 

Allá tenías una plaza bien cuidada que te rodeaba,
y una permanente exposición sobre otros compañeros ilustrándote. 
Tenías el uniforme reluciente y una posición privilegiada en lo alto del acantilado;
la suerte de ser mimado, y
el carisma de quién se sabe especial. 

Por eso te dejaste fotografiar desde todos los ángulos, ofreciendo siempre tu mejor perfil.
Por eso te dejaste cazar sin apenas ofrecer resistencia ni cuidado.

Ahora, aquí, ya quieres que sepan de tu singularidad,
y andas dejándote llamar "el limeño" por los demás faros de la colección.

Ay.
Te doy un mes para que empieces a añorar
tu océano, tu leyenda y tu acantilado,
tu plaza, tu ciudad, y tu clima gris
ay, tan húmedo.
 

No pases cuidado, aquí queremos tanto, mucho, a los faros,
que estarás bien.

No dejaremos que la nostalgia,
la implacable nostalgia con olor a mar y rasgos indígenas,
te ablande tu metálico corazón.






#Faros
#Lima
#Miraflores (Lima)

viernes, 27 de septiembre de 2019

El Parque del Amor de Miraflores, en Lima



Cuando vuelvas a Lima, regálame otra mañana gris en lo alto del Malecón de Miraflores, en el Parque del Amor. 

"Si no tuviera nombre, me gustaría aún más este lugar" dijiste la primera vez.

"¿Y cómo se iba a llamar con una escultura tan amorosa presidiéndolo?" contesté yo, con una sonrisa, señalándote a los amantes, que recostados y besándose, se eternizaban en el centro del parque. 

 "Pues por eso mismo... No es más que una redundancia" dijiste con esa manía tuya por las palabras y el lenguaje. "¿Crees que hacía falta...?" concluíste sin esperar respuesta, mientras acariciabas con las yemas de tus dedos las teselas de sus muros. 

Eran lo que más te gustaba de aquel parque, sus pequeños muros ondulantes de teselas de alegres colores, un derroche de naranjas, blancos y azules, adornados con frases románticas de escritores famosos invitando a la inspiración y a quién sabe qué.



Cuando vuelvas a Lima, regálame otra mañana gris en lo alto del Malecón de Miraflores, en el Parque del Amor. 

Tanto como a ti te gustaban sus muros, a mí me gustaba pasearlo contigo bajo la brisa del Pacífico. Contigo que disfrutabas recitando en voz alta los versos atrapados para siempre en sus teselas. Contigo que después me acompañabas hasta el faro sin prisas ni promesas. 

Cuando vuelvas a Lima, acuérdate de mí y aquel primer amanecer gris, 
acuérdate de esta historia que, mientras la empapaba la garúa, esa menuda lluvia limeña, no pudo hacer más que comenzar.








Te desvisto como quien pela una fruta
Jorge Díaz Herrera

Somos un poco la sombra de lo que fuimos
Oscar Valdivia 


Amor es solo un pájaro que deambula
Rocío Romina Bances

Canta Amor desnúdate
Rodolfo Hinostroza
 

Tu estas por encima del infinito mar
Augusto Tamayo Vargas
 

Estupendo amor amar el mar
Jorge Eduardo Eielson


Me quemo para no ver el sitio vacío de tu cuerpo
Washington Delgado


...

#Parquedelamor
#Miraflores(Lima)

viernes, 20 de septiembre de 2019

Museo del Vasa en Estocolmo



Tras 333 años bajo el mar se consiguió rescatar a aquel barco.
Era el año 1961.

El buque de vela, el Vasa, se hundió el primer día que salió a la mar.
Era el siglo XVII.
Era el 10 de agosto de 1628.
Era Estocolmo.

El Vasa es la nave del siglo XVII mejor conservada del mundo.
A su alrededor se construyó el Museo que lo guarda.
Y ahora lo podemos contemplar tal como era, porque un 98 por cientos de sus piezas son originales.

Si pasáis por Estocolmo, acordaos del Vasa.








#MuseoVasa
#Estocolmo






viernes, 13 de septiembre de 2019

Murales en Denia



La palabra Mural deriva del latín. Y está compuesta por la suma de la palabra latina "Murus" y el sufijo "Al", que significa relativo a. 

En este blog tenemos muchas colecciones ligadas al arte. Y una de ellas es nuestra colección de Murales. 

Este verano nos hemos hecho con varios cromos nuevos para nuestra "cole". Entre ellos estos tres ejemplares de Denia. 

Lo cierto es que ellos querían pasar desapercibidos. Algunos se moreneaban bajo un sol impenitente. Otros estaban al resguardo de la sombra de algunos edificios amigos en una calle estrecha. 

No les valió de nada su vocación anónima, ni a los que languidecían al sol como lagartos, ni a los que querían mimetizarse como camaleones.

No sabían que nos gustan demasiado los murales.



#Denia
#Murales







martes, 10 de septiembre de 2019

Biblioteca Pública de Estocolmo



¿Quedamos en una biblioteca redonda?
¿Redonda?
Sí, sí redonda y preciosa.

Y allí que nos fuimos, porque una biblioteca redonda no es cualquier cosa.  Y hasta Estocolmo que fuimos para quedar. Para disfrutar de otra biblioteca distinta, maravillosa. 

Y seguramente muchos de los que visitarán Estocolmo, ni la verán. Primero porque no todo el mundo cuando viaja se dedica a ver las bibliotecas. No nos vamos a engañar. Y segundo, porque te tienes que caminar toda la calle principal que atraviesa la parte vieja Ganla Stand, después toda la zona comercial, y seguir subiendo hasta el Planetario, y a su derecha darás con ella.  

Situada entre las calles Odengatan y Sveavägen, se comenzó a diseñar en el año 1918, a construir en el año 1924 y se terminó en 1928. El arquitecto Erik Gunnar Asplund fue el artífice de que hoy esté en pie. Se inspiró en el tiempo que había pasado en EEUU, y sabía que quería un edificio cilíndrico donde primara la sencillez, que fuera muy funcional y donde la luz fuera cenital. 

Ahora cuando entramos, nos encontramos con una sala principal redonda, muy espaciosa e iluminada donde de pronto te encuentras rodeado de libros, todos a tu alcance. Alrededor de esta sala, hay otras salas de lectura, el archivo y la sala internacional. 

Fue la primera biblioteca en Estocolmo con las estanterías abiertas, donde cualquiera puede coger un libro sin necesidad de que te lo de el bibliotecario. 

Además la biblioteca está situada en un barrio donde hay un parque pegado a ella, y muy cerca otros importantes centros dedicados a la educación, como el Instituto Técnico o la Universidad.

Si os gustan los libros y vais a Estocolmo, no dejéis de visitarla. 
De verdad que merece mucho la pena.

Palabra de biblioadicta.




https://biblioteket.stockholm.se/en








lunes, 19 de agosto de 2019

Murales y trampantojos por el mundo

Estocolmo 2019


Nos maquillamos, nos pintamos los ojos
y los labios.
Nos tatuamos la piel.
Tatuamos, incluso, la piel de los edificios.

Buscamos un mundo diferente,
con más color, más vivo, más bello.

Un mundo distinto
en cualquier caso.

Distinto.



Riga 2019

Riga 2019
Riga 2019
Museo del Gheto. Riga 2019

Metro de Estocolmo 2019

#Murales y trampantojos
#Estocolmo
#Riga

jueves, 8 de agosto de 2019

De canciones, poemas y nombres de tiendas en Denia





Cómo tengo la edad que tengo, me sale al paso la frase "La chica de ayer" y automáticamente empiezo a tararear: "Chica vete a tu casa, no podemos jugar...". Qué buenos Nacha pop, qué bueno Antonio Vega.

Así que tenía que atrapar este nombre de garito para nuestra colección, es bueno ¿eh? Inmediatamente llama nuestra atención, que es de lo que se trata. Si además puedes leer buena parte de la canción en la fachada y está chula pintada, pues ya para qué queremos más...

Hoy dedicamos la entrada de nombres curiosos a Denia, donde nada más entrar en la calle un par de ellos vinieron hacia mí. Qué podía hacer yo sino adoptarlos... 









 En este caso además vamos a compartir esta entrada de "Nombres de tiendas" con la etiqueta "Literatura y música" porque se da el caso en que el poema que han utilizado para la fachada de este restaurante, también se ha musicado.
 


Aunque, en primer lugar, fue y es un poema, el de Ausias March "Veles e vents". 

En la fachada del restaurante estaba este precioso poema que musicó Raimon primero y después Toti Soler.


Pues eso. No hay más que ir por la vida con los ojos bien abiertos para encontrar tesoros.

#Ausías March
#Nacha Pop
#Denia
#Nombres de tiendas
#Literatura y Música

miércoles, 31 de julio de 2019

La Biblioteca Nacional de Letonia o el Castillo de la Luz en Riga


Te habría gustado verla de noche desde el otro lado del río Daugava, con todas las ventanas encendidas iluminando el precioso edificio en la oscuridad. Pero entre junio y julio, y en Riga, el día es muy largo, no hay casi horas en las que se haga de noche, así que no pudo ser. 

No importa, admiraste a la Biblioteca Nacional de Letonia o como la suelen llamar El Castillo de la Luz, desde todos los puntos posibles: desde el otro lado del río donde está el casco histórico, desde el puente de la derecha que os llevaba al hotel, desde el de la izquierda que era de piedra, desde lo alto del hotel Radisson y desde lo alto del edificio de estilo soviético, la Academia de Ciencias de Letonia.

Y cómo llamaba la atención desde todos los puntos, siempre miraras desde donde miraras destacaba el perfil de ese edificio moderno acristalado de casi setenta metros de altura que se contempla y se refleja en el río Daugava. Fue construida por Gunärs Birkets y se abrió al público en el año 2014, a propósito de que Riga fue Capital Europea de la Cultura.

Habías leído que cuando fueron trasladados aquí los libros desde otras bibliotecas, 8.000 libros fueron traídos por los propios ciudadanos letones.

Te acercaste hasta ella a rendirle tus respetos. La recorriste por dentro, subiendo hasta lo más alto. Lo malo es que no era domingo y no se podían admirar las vistas que dicen que tiene desde la planta séptima. Pero bueno desde sus cristales algo viste. Era grande, muy espaciosa y luminosa.

Tú tenías que dedicarle el espacio que se merece y guardártela en la mochila para que formara parte de vuestra colección "La vuelta al mundo en 80 bibliotecas". Pocas bibliotecas has visto como ella, tan moderna e impresionante. Todo un monumento a la lectura y los libros. Es digna de admirarse y merecía la pena una visita.

¡¿Cómo no iba a tener su entrada en este blog?!












#Riga
#La Biblioteca Nacional de Letoria o Castillo de la Luz
#Bibliotecas

domingo, 28 de julio de 2019

Los faros de Alicante: Faro del Cabo de San Antonio y Faro del Cabo de la Nao

Faro Cabo de la Nao

Aquella tarde quisimos ampliar la colección de nuestro álbum de Faros.

Soplaba el viento del sur, que nos llevó volando hasta lo más alto del Cabo de San Antonio y nos dejó muy cerca de nuestra meta.

El sol y el aire jugaban a ver quién podía más con nosotros. 

Primero lo intentaron cuando alcanzamos el Faro del Cabo de San Antonio. En volandas llegamos a lo más alto, y en volandas bajamos de allí. Pero lo habíamos conseguido, guardado en el bolsillo nos trajimos aquel faro achatado que se iluminó por primera vez en 1855. Envuelto en las vistas que traía como si fueran papel celofán, estaba intacto con su color rosado.

Desde allí, bordeando el mar, volvimos a subir y subir, ésta vez hasta el Cabo de la Nao. 

Sobre las alas de las gaviotas sobrevolamos las verjas y los acantilados y llegamos hasta la veleta que tenía un 1973 y que apuntaba también al sur. 

Nos costó un poco más llegar hasta él, pero también logramos alcanzarlo. Y deprisa, muy deprisa, nos lo guardamos en otro bolsillo del que sobresalía un poco porque era más alto, unos diez metros más. y más jóven, se había iluminado por primera vez en 1928. Pero ya era también nuestro, lo cuidaríamos bien.


Ya estamos deseando salir otra vez a cazar Faros.
Necesitamos su viento, su olor a mar, su luz.




Faro del Cabo San Antonio

Faro Cabo San Antonio


Faro del Cabo de La Nao

Faro Cabo de La Nao