Mostrando entradas con la etiqueta Mis autores Fernando Beltrán. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mis autores Fernando Beltrán. Mostrar todas las entradas

jueves, 13 de octubre de 2016

Fernando Beltrán, Premio de las Letras de Asturias 2016







"Fernando Beltrán, Premio de las Letras de Asturias 2016" 

dice la noticia. Y yo que la leo, me alegro sin querer, porque Fernando Beltrán es uno de mis poetas y mis narradores.

He dedicado varias entradas del blog a sus poemas, o a su faceta de "nombrador", su libro "El nombre de las cosas" donde cuenta como llegó a su ejercer su vocación de nombrar las cosas (Amena, Faunia, Opencor...), me encantó, también hay reseña en este blog de él.

Fernando Beltrán (Oviedo, 1956) ha sido galardonado con el Premio de las Letras de Asturias 2016, que concede la Asociación de Escritores de Asturias, presidida por María Esther García López. El Premio de las Letras de Asturias se concede a un autor nacido, residente o vinculado a Asturias, cuya obra suponga una aportación especial a la literatura.

sigue diciendo la noticia.  Y hasta mí llega el eco de algunos de sus poemas: 

 

EL CAJÓN DE LOS CUCHILLOS

Vendimos unas cosas, regalamos otras.

Repartimos algunas.

Mal que bien transitamos los armarios
que creímos el trago más dificil.

Pero las tallas de la muerte engañan.

Cuando nos probamos las chaquetas del amigo
y vimos que una a una nos quedaban muy grandes
o demasiado estrechas, nos dió por sonreír.

Respiramos tranquilos.

Con más o menos daño,
más o menos dolor aquí o allá,
los zapatos supieron paso a paso
ponerse en situación.

Los discos y los libros, sin embargo,
fueron un golpe seco, pero hermoso
recordando sus gustos, sus regalos,
aquel día, aquel tiempo, aquella vez.

Todo avanzaba bien.

hasta llegar al juego de cuchillos, amaba cocinar,

la compra más jugosa de su último viaje.

Relucientes y afilados, cada vez más afilados.
Un silencio cortado poco a poco
en lágrimas muy finas, sin mandil.

El cajón imprevisto.







Está a mi lado
y tiembla como yo.

No nos decimos nada.

Somos
un paisaje tan sólo
apoyado en la barra de un instante
tan extraño y tan cierto.

Mirándonos así.

Sin valor.
Sin volar.

Sin atrevernos.

Sin siquiera acordarnos
que el mar era un silencio
que se curó con olas
……………….
Del libro La amada invencible. Oviedo, KRK, 2006




http://rociodiazgomez.blogspot.com.es/2016/04/un-poema-de-fernando-beltran.html

http://rociodiazgomez.blogspot.com.es/2016/03/dia-mundial-de-la-poesia-fernando.html

http://rociodiazgomez.blogspot.com.es/2015/12/hotel-vivir-de-fernando-beltran.html

 http://rociodiazgomez.blogspot.com.es/2016/05/el-nombre-de-las-cosas-de-fernando.html


viernes, 13 de mayo de 2016

"El nombre de las cosas" de Fernando Beltrán


¡Cuánto me ha gustado este libro de Fernando Beltrán! 

Ya había oído yo hablar de él, y ya le había escuchado sus poemas en La estación azul, el programa de literatura que hay en RNE los domingos a las tres de la tarde. Por eso para mi cumpleaños uno de mis hermanos me regaló uno de sus poemarios "Hotel Vivir", pero además me trajo este libro "El nombre de las cosas".

Para alguien como yo, a quién le gustan tanto las palabras, leerlo despacito y en papel, ha sido un lujo. 

Porque Fernando Beltrán es "Nombrador", un oficio, una profesión, aunque me gusta más el término oficio para ella, que se ocupa de buscar nombre a las cosas. Elegir el nombre de las empresas, de proyectos empresariales, de productos, de lugares... No viene aún en el Diccionario de la Real Academia, pero algún tendrá que venir: "Nombrador".

En este libro el poeta nos cuenta toda su trayectoria. Desde que era un estudiante que no quiso estudiar Derecho, que era lo que quería su padre, porque se dió cuenta de que él era poeta, y quería ser poeta. Hasta que un buen día se dió cuenta, trabajando en una agencia de publicidad, de que qn general estas agencias, las de publicidad o los creativos, ponían mucha atención en buscar la marca de algo, se preocupaban de todo lo relacionado con ello, pero nadie se ocupaba de buscarle el nombre. ¡El nombre! que es, al fin y al cabo, el principio de cualquier cosa: del producto, de la empresa, del establecimiento, de lo que sea.

Y entonces fundó el estudio creativo "El nombre de las cosas". ¿Quién hubiera dado algo por esa aventura? Pues es su empresa. Una empresa que nació solo de su ilusión, y su empeño.

Pues aquí tenéis al que inventó el nombre de Amena, de Faunia, de Opencor, de La Gavia... y un montón de nombres más que nos salen al paso todos los días. 

"Ellos me cuentan, me explican lo que quieren. Una señora quería que su tienda de velas tuviera que ver con la literatura, y a mí se me ocurrió novela. El dueño de un restaurante quería un nombre que aludiera a su intento de que el que fuera a comer se sintiera como en casa. Se me ocurrió casa prestada".

El autor nos va contando cómo comenzó en ésto, en un despachito de un edificio viejo, con unos vecinos peculiares, y cómo ha ido prosperando. También nos explica cómo ha sido el proceso por el que se ha llegado al nombre de muchos de sus encargos. 

Es un libro, si te gusta este tema, de lo más instructivo. A mí me gustó especialmente cómo se llegó al nombre de La Casa Encendida, o de la Gavia. Es curioso cómo funciona el proceso deductivo que te lleva hasta la denominación elegida. Y es ameno el autor contándolo. 

A los que escribimos nos gustan estos temas del lenguaje. A mí me cuesta elegir el título de los relatos, y Fernando Beltrán dedica unos de sus capítulos a los títulos.  

Por supuesto en este libro se habla mucho de literatura y de sus nombres. Se habla de Macondo, y del primer título de "Cien años de soledad". Y cómo es poeta el toque lírico está asegurado y va palpitando por debajo de todas estas páginas. 

No es novela, es un libro de memorias, pero también un libro de cómo luchando se consigue trabajar en la pasión de uno. Y los que gustamos de la literatura sabemos que ésto es una pasión.

Me ha gustado mucho, mucho. El mejor regalo que me podía haber hecho mi hermano.


lunes, 21 de marzo de 2016

Día mundial de la Poesía. Fernando Beltrán



"Cada año, el 21 de marzo, la UNESCO celebra el Día Mundial de la Poesía y nos invita a reflexionar sobre el poder del lenguaje poético y el florecimiento de las capacidades creadoras de cada persona. ..."

Yo no necesito que sea el 21 de marzo para tener mis poemas preferidos, y eso que yo siempre digo que soy más de narración que de versos. Pero seguramente porque muchos de mis compañeros y amigos literarios son poetas, la siento muy cercana. 

Y cierto es, muy cierto, que hay poemas que te dan en el centro del pecho. 

Os dejo con dos de ellos.

Del poemario "Hotel vivir" que me lo trajeron los Reyes Magos, que Magos fueron. De Fernando Beltrán, que me gusta mucho cómo cuenta en versos:

LA GABARDINA DE MI PADRE


La que se cae a trozos,

la que uso todavía cuando viajo al norte,

como se aferra el don de un comodín.      



Recuerdo que al probármela                            

descubrí en sus bolsillos caramelos de menta

y un papel con los últimos recados.



Miel, manzanas, dos paquetes de Kleenex,

unas pilas de larga duración

que no cumplieron nunca su promesa,

y una nota final: Librería Hiperión.



Aún tiemblo.



Mi padre que pensé no había leído nunca

los libros que escribí,

los conocía todos, me dijeron, los compraba frecuente,

me dijeron, y elegía con pausa, me dijeron,

en función del regalo y la persona

a quien quería hacérselo, su médico, vecinos,

sus amigos, a cada cual un título.



No podía creerlo.



Yo experto en sus silencios, él experto en mis fríos.



Dos buscándose, y nunca.



Así la vida








  
MADRE

Hay cosas que no pueden suceder.



No estamos preparados.



No pueden suceder.



Me bajaría a mitad del recorrido,

me arrojaría en marcha incluso

de este pánico tren para que nunca

sucedieran las cosas que no pueden suceder.



Y no me diga nadie ley de vida.



Si lo es, no me sirve. O al grito le da igual.



Hay cosas que no y nunca.



No hay fruto si no hay árbol.

Cómo vivir después.



Hay cosas que prefiero no pensar.



Cojo este tren urgente, pero sólo

porque quiero besarla, nada más

y regresar mañana ileso y confirmando

que está mejor y hay cosas



que no pueden suceder







Fernando Beltrán. Hotel Vivir. Ed. Hiperión, 2015

miércoles, 30 de septiembre de 2015

AHORA de Fernando Beltrán




AHORA

Oscurece la edad.

Como un grifo de tiempo mal cerrado
en mitad de la noche
oigo al fondo el latido del olvido.

Nada me espera allí.

Pierdo pie, y estoy bien.

Solo soy lo que doy. Y hoy es contigo.

Tiempo dado que sangra hasta que cura.

Oscurece la edad.

Queda la vida.

 
Fernando Beltrán
 
 
FERNANDO BELTRÁN (Oviedo, 1956) – Poeta y Filólogo.
 
Profesor del Instituto Europeo de Diseño y de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid, y creador del estudio El Nombre de las Cosas, ha sido asimismo el fundador del Aula de las Metáforas, una Biblioteca poética y un espacio para la lectura y la imaginación en la Casa de Cultura de Grado (Asturias).