Mostrando entradas con la etiqueta La tertulia Rascaman. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La tertulia Rascaman. Mostrar todas las entradas

jueves, 21 de marzo de 2019

"Voces prestadas a León Felipe" por Juan Calderón, Juan B. Raña y Manuel Sanz



El pasado lunes, 18 de marzo, asistí a un recital homenaje de esos que sales deseando conocer y leer más poemas del autor homenajeado. 

Juan Calderón, Juan B. Raña y Manuel Sanz prestaron sus voces a los versos del poeta León Felipe y lo hicieron con tanta pasión que nos tuvieron a todos los allí presentes hipnotizados durante todo el tiempo que duró el recital.  

Los bolsillos del poeta y los ángeles. El violín y ese nombre suyo acortado por el que le conocemos. Las boticas, Dios y su búsqueda, su indagación, a través de la poesía. Muchas pinceladas de la vida y el universo poético del singular León Felipe nos mostraron con sus voces y sus gestos Juan Calderón, Juan B. Raña y Manuel Sanz.

Ellos lo vivían y nos lo hicieron vivir a nosotros. Y lo hicieron con tanto acierto que todos salimos transformados del recital. Después, unos buscamos versos y otros los compusieron. 

Nos devolvieron un lunes diferente en ese marco tan especial de la Biblioteca Eugenio Trías del Retiro de Madrid. 

Ahora no queda más que esperar su próximo recital, sabemos que no nos defraudarán.

Os dejo con algunas fotos y algunos pequeños vídeos del recital.
























jueves, 7 de marzo de 2019

Sagrario del Peral y Paco Fenoy



Sagrario del Peral

Rascamán, 7 de marzo de 2019



Feliz no cumpleaños Sagrario.
Ojalá seas más feliz allá.

Un abrazo muy cálido.



Aún quedan locos. (Sagrario del Peral).

Ayer caminaba todavía, una posibilidad entre nosotros
hoy es tan tarde, quizás lo fue siempre.
Las aguas que nos unieron eran quimeras,
 flores de un día
como el deseo caprichoso, navega mientras el placer embriaga.

Después se olvida con la velocidad de otros dedos que acarician
los mismos lugares que buscábamos juntos
Necesito parar un tiempo que jamás se detiene
quiero seguir soñando y pensar que permaneces.

Despierto y la vulgaridad se hace paso
todo brilla menos
el reloj no me lleva a tu encuentro
la pesadilla me trae el periódico
desayuno la era del desamparo
Menos mal que aún quedan locos
que hablan de poesía y mueren por un verso.




Paco Fenoy


Seguro Paco que allá donde estés, durante todo este año que ha pasado, tampoco te has perdido ni una tertulia.

Un abrazo Compañero.







Y con un beso
en la gruta desnuda
viene la danza.

Iba cediendo
encendida de amor.
Lúbrico ritmo

Larga de gozo
se convida al delirio.
Montaña y Luna.

Era su cántico
extravio de vértigo.
Sima completa.


Paco Fenoy


martes, 27 de noviembre de 2018

Juan Calderón Matador "El cuentista bajo la encina blanca"


Hay actividades que salvan el día de la rutina.

Hay momentos que quedarán pinchados con alfileres a la memoria,
 simplemente o debería decir magistralmente,
porque me contaron un cuento.

Si con estas edades y tantos cuentos escritos pero sobre todo escuchados, 
alguien llega y te cuenta uno que te mantiene atenta y te dibuja una sonrisa, 
mientras te zarandea desde el miedo hasta la hilaridad,
salpicado de pequeños detalles que no se te olvidan, 

merecen mucho la pena el cuento y el cuentista.

Y eso ocurrió ayer, un lunes 26 de noviembre, que hubiera sido insípido a más no poder, 
si Juan Calderón Matador no me hubiera contado el cuento de "La noche que murió Juana la Tuerta" en la biblioteca Eugenio Trias, Casa de Fieras, de El Retiro de Madrid.
 
Dos veces he escuchado ese cuento de tintes góticos y pinceladas de humor, lleno de giros y aciertos. Dos lo he disfrutado.

Qué barato este libro de cuentos de Juan Calderón. Qué poco tiene que ver el precio con la calidad.
10 euros qué poco es, poquísimo, para tanto trabajo como tienen detrás esta colección de cuentos que encierra su libro "El cuentista bajo la encina blanca".

Cuánto trabajo y cuánto talento.

Qué barato este tesoro que me traje ayer a casa,
y que podré leer despacio 
escuchando en mi interior la voz potente y modulada de Juan.

Qué lujo contar con un compañero de tertulia como Juan Calderón Matador.

Y qué suerte la mía que lo sé.











A la izda Juan B. Raña y a la dcha Juan Calderón Matador


#Juan Calderón Matador: Poeta, narrador, actor, escritor de canciones, artista.
#Juan B. Raña: Poeta y narrador que moderó el acto.
#Biblioteca Eugenio Trias, Antigua Casa de Fieras, Parque del Retiro de Madrid
#Presentaciones de libros


viernes, 15 de junio de 2018

Poniente .- Un poema de Alma Pagés




El otro día mi compañera de tertulia y mejor escritora Alma Pagés nos recordaba este poema suyo. Mi humilde blog se va a engrandecer si lo comparto con vosotros.


PONIENTE

Las casas donde nos amamos
han mirado siempre a poniente
Lento recorría el atardecer con su magia
nuestros cuerpos plenos
y su entrega
iba marcándnos el ritmo
imperceptible, veraz, desaprendido
que llevaba a la vida de la mano

Viento africano agosta hoy la ciudad
seca la piel, afiebra los deseos
Mas el cansancio me impide ver
tu último rostro, ensueño doloroso
acertijo falaz en su respuesta.

A resguargo tras el ventanal
de cara al norte
espero el frio y su sorpresa
su aliento sanador
tan pacífico y brutal como el olvido


Pág 39 de Un cuento oscuro de Alma Pagés.



jueves, 26 de abril de 2018

El día del Libro 2018 en la ONCE con Rascamán



De izda a dcha: Javier Díaz Gil (coordinador de Rascamán), el poeta Enrique Gracia con el que coincidimos, Mariana Feride, Juan Bautista Raña, Juan Antonio Arroyo, Rocío Díaz Gómez, Feli Martinez,Ana Gonz, José León, Juan Calderón y María Jesús Briones

Había una vez un grupo de letraheridos que se hacían llamar con el rimbombante nombre de ¡Rascamán!

Bajo el sonoro apodo con el que se habían bautizado y capitaneados por un tal Javier Díaz Gil se reunían una vez a la semana, estación tras estación, para conspirar con las palabras en los bajos de una conocida cafetería del centro de Madrid.

Unos traficaban con versos y otros trapicheaban con cuentos, pero todos sufrían de la misma dolencia: una desmesurada pasión por el lenguaje que cursaba con una inevitable tentación por tatuar con la palabra precisa toda página en blanco que se dejara.

"Museriegos" empedernidos, se emparejaban con cualquier musa (o muso) que saliera a su encuentro, brindando con ellas y la felicidad hasta altas horas de la madrugada prometiéndoles amor eterno en el papel. Promesa que al día siguiente olvidaban por cualquier otra musa (o muso) que les guiñara el ojo apoyado indolentemente en un renglón.

Sin embargo en ocasiones especiales, como el Día del Libro, dejaban de lado toda inspiración, y se les podía ver juntos fuera de los bajos de su cafetería preferida, para echar a volar sus versos o sus historias cual cometas, para quién las quisiera atrapar.

Solo en esas ocasiones memorables se les podía ver bajo la luz del sol. La última ha sido en salón de actos de la ONCE, en un maratón de literatura donde se dieron cita muchas de las tertulias literarias de Madrid.

¿Cómo iban a faltar los Rascamanes?




¡Comenzamos!

Javier Díaz Gil:

Feli Martínez:


Iñaki Ferreras:


Mariana Feride:




Juan Antonio Arroyo:






Y con el acordeón Iñaki Ferreras.




Retransmitiendo, para el blog de Rocío Díaz, y desde la ONCE, una Rascamán.


Los vídeos tenemos que agradecérselos a Marián Crespo.
Y a Elena Peralta que nos invitara.

Gracias a las dos.
 

domingo, 15 de abril de 2018

Con la poesía de Ana Martín Puigpelat

Tienes el sol rondando tus pestañas,
el sol que nace en ti
y tinta las paredes de mi ausencia.
El corazón señala un pasadizo
dorado entre tus cejas
y allí es donde dormitan las flores de la duda.

Entre ellas yo paseo distraida.

Pág. 103 de Pan Duro
de Ana Martín Puigpelat


Yo tengo un refugio que disfruto una tarde todas las semanas. Allí no hay relojes de fichar ni nóminas, no hay tareas pendientes ni recibos, no hay ruido ni intemperie. Allí el tiempo discurre plácido, en compañía de la literatura y otros como yo, otros a quiénes la querencia literaria les palpita donde a mí.

Yo tengo un refugio donde hay tardes que recibimos visitas. Y como buenos anfitriones le ofrecemos al invitado todo cuánto tenemos: orejas y silencio, sonrisas y lápices, cuadernos como cestos que llenamos con las ofrendas de quién llega.

Hay tardes que nuestro invitado nos trae "Pan duro".  Pan duro del que se hacen torrijas de buenos versos y conversación distendida. Pan duro con los que haremos sopas de literatura concentrada humeante, olorosa y sabrosa. Pan duro con "canciones difíciles" y "pies de fotos" bajo cada poema, pan duro con olor y sabor a"naranjas robadas".

Y nos subimos en el "estado de noria" de nuestra invitada, de Ana Martín Puigpelat, y alcanzamos ese lugar gratificante donde te sumerge la buena poesía, la poesía elaborada y estudiada, cromática y sensorial, profunda y sonora, de la que sales llevándote "apuntes para un génesis".

Y viajamos con ella hasta "Lyón", y hacemos "tabula rasa" de lo que creíamos que era un verso y sentimos "el descanso del viento" entre nosotros cuando al fin termina de recitar sus "inéditos".

 Y hago tantas fotos y grabo tantos vídeos que no puedo colgar en mi blog, lástima, tantos que podré escuchar veces y veces sintiendo cómo pueden conmover algunos de sus poemas a una profana relatista como yo.

"Hoy he visto llorar a la serpiente" dijo la poeta. 
"El poema es de quién lo lee". Dijo también.

Yo tengo un refugio que disfruto una tarde todas las semanas. Y hay semanas que esa tarde sabe a pan duro, a pan de torrijas horneadas por Ana Martín Puigpelat, qué buena cocinera de versos, qué BUENA.





 

 

 Cuando la abuela sangraba
se caían los goznes de las puertas,
yo casi no tenía que agacharme
para recoger sus cadáveres
porque mi alma ya vagaba
en el parquet como una misionera.

Eran algunas tardes siempre tras el colegio.

Despues la bicicleta
me acogía en su manillar.

Febrero 1976. A la salida del colegio
Ana M. Puigpelat




Las mujeres barren el odio
que se acumula en los rincones.
Solía acumularse entre las patas
de las sillas,
sobre todo en la última donde se sentó el amor.
Y después de barrer,
convierten el asiento en leña
para sobrellevar
este invierno infinito.
 Ana Matín Puigpelat


A veces me desprendo de un recuerdo.

Luego sale la costra.
Tarda cien madrugadas en caer.

Después el cielo sabe a sangre seca.

Pag. 98 de Pan Duro
de Ana Martín Puigpelat



Ana Martín Puigpelat (Madrid, 1968), poeta y dramaturga. Ha publicado once libros de poesía (Los amores de los días equivocados; Álbum de fotos; Los enemigos del alma; Naranjas robadas; Estado de noria; De la noche a la noche; La deuda; Apuntes para un génesis; Lyon, 1943; Tabula rasa (junto a Nuria Ruiz de Viñaspre); y El descanso del viento), el último la antología "Pan duro" donde se recogen poemas de sus anteriores poemarios, y aparece en diversas publicaciones de creación y ensayo. Así mismo, ha realizado críticas y reseñas para diferentes revistas literarias, como Piedra de Molino o Nayagua, entre otras. Como dramaturga también cuenta con varias obras publicadas y estrenadas. Imparte, desde el año 2005, talleres de poesía en Bibliotecas Públicas de la Comunidad de Madrid y Escuelas privadas. Ha participado en coloquios, recitales y encuentros nacionales e internacionales. Cabe destacar la Bienal Mariano Picón Salas celebrada en Mérida (Venezuela) en 2005, el Encuentro de Mujeres Poetas en Cereté (Colombia) en 2009 y el Coloquio Le créateur et sa critique de la Université Lumière Lyon 2 (Francia) en las ediciones de 2009 a 2013. 

Ha recibido los premios: Certamen de Jóvenes Creadores de Madrid, Premio "Las Voces de Chamamé", Premio Internacional de Poesía "Ciudad de Miranda", y Premio "Marina Romero”.

martes, 10 de abril de 2018

Homenaje a Paco Fenoy. Hoy martes 10 de abril 2018. Café Librería Verguenza Ajena







Y con un beso
en la gruta desnuda
viene la danza.

Iba cediendo
encendida de amor.
Lúbrico ritmo

Larga de gozo
se convida al delirio.
Montaña y Luna.

Era su cántico
extravio de vértigo.
Sima completa.


Paco Fenoy






Una vez mi compañero de tertulia Paco Fenoy me preguntó qué opinaba yo de éstos haikus eróticos que había escrito. Le dije que, en general, me gustaban aunque haría alguna que otra corrección. Pasamos varios días afinando por aquí y por allí y al final Paco escribió unos haikus eróticos que siempre pensé que no estaban nada mal.

Cuando publicó su último libro "Haikus en cuatro temas y una canción rap" descubrí que me los había dedicado.

Hubo más haikus eróticos y hubo más compañeras a quiénes se los dedicó. Yo no tengo demasiada importancia, solo la justa.

Pero ahora que vamos a hacer un homenaje a Paco, porque de pronto un miércoles de marzo de este año la muerte le cogió por sorpresa y se lo llevó para que la entretuviera a ella con sus haikus, quiero recordarle leyéndolos en voz alta.

Junto a mis compañeros, esta tarde de martes, 10 de abril a las 19.30 horas, haremos un pequeño homenaje a nuestro Fenoy en el Café Librería Vergüenza Ajena, que está en la calle Galileo 56.

Si os apetece os esperamos allí.






viernes, 23 de marzo de 2018

El autor Fernando López Guisado visita nuestra Tertulia Literaria Rascamán




De izda a dcha: El poeta Fernando López Guisado, nuestro coordinador Javier Díaz y el poeta José León


"Soy un extraño en todos los campos"




Sabíamos de la visita del poeta. Y que se llamaba Fernando López Guisado.

Sabíamos del nombre de sus poemarios:
Aromas de Soledad, El Altar de los Siglos, Porque nunca fue suyoLa Letra Perdida (finalista del premio de la Asociación de Editores de Poesía 2012, 2ª edición 2014, edición ecuatoriana 2015 en El Quirófano Ed.) y Rocío para Drácula (premio de la Asociación de Editores de Poesía 2014).

Sabíamos incluso algunos de sus poemas. Y nos habían gustado tanto que los recordábamos. Como el de "Mazinguer" y el de la carnicera.


Lo que no sabíamos es que nos iba a faltar tiempo para escuchar más poemas y algún que otro relato suyo. Porque nos leyó uno de sus relatos de fantasmas, y sonaba muy bien con ese olor a salitre y aire de abandono. No sabíamos que el poeta se iba a confesar narrador de terror, dándole una vuelta de tuerca al monstruo.


Ni sabíamos de sus poemas oscuros que sin embargo iluminan, poemas de Drácula y seres del otro lado.
No sabíamos que íbamos a charlar sobre poesía y literatura, pero también sobre concursos literarios y vidas complicadas, sobre el negocio editorial y los nuevos poetas de moda, sobre "El ojo poético", como denomina el autor a "la mirada" que te distingue de los demás. "Soy yo el único contra el que tengo que pelear, o al menos pelear por escribir como yo quiero".


Tampoco sabíamos que iba a ser una tarde tan tranquila salpicada de conversación entre verso y verso. Tarde de literatura y hasta cine, en buena compañía con este poeta cercano.


Fue un descubrimiento su literatura. Un lujo tenerlo para nosotros solos  un miércoles cualquiera de marzo.


Hay que agradecerle que hiciera el cambalache doméstico para poder estar con nosotros un par de horas que se pasaron tan volando como si hubieran sido veinte minutos. Agradecerle también a Javier Díaz que nos gestione estos encuentros de autor en los que nos enriquecemos tanto.





















ROSEBUD


Toma forma de muñeco de Mazinger Z.
Lo tenía mi primo, en su casa de campo.
Deseamos siempre lo ajeno con envidia;
no importaba lo mucho que jugásemos
juntos durante aquellos largos veranos.

Ese articulado robot era mi héroe; mi primo,
su piloto. Lo hacía emerger de la piscina
para reparar el mundo, dar una paliza
a los malos, superar sin miedo a la muerte.

Recordábamos aquello,
pasando ya de adolescentes.
Durante tardes de fútbol,
en el estadio, en invierno,
con las gargantas ardiendo y los pies helados.

Un año, ganamos la copa,
fuimos a celebrarlo
bañándonos en una fuente.
Él se tendió,
sumergido por completo,
suspendido en el tiempo,
parecía en paz.

Surgió de aquellas aguas como el Mazinger Z:
un titán bautizado,
lleno de victoria y fuerza.

Hace seis años no pudo asistir a mi boda.
Prometí ir a verlo, al hospital, tras el viaje
de luna de miel. Resultó demasiado tarde.
No brotará del agua a ver ganar otra copa
al igual que no he podido volver al estadio.

En una vitrina, guardo un muñeco de Mazinger.
Cada año, en mi aniversario, le quito el polvo
recordando en silencio aquella casa de campo.
Los pies se me hielan,
la garganta me arde
y se me van haciendo

muy cortos los veranos.


Fernando López Guisado









jueves, 15 de marzo de 2018

Paco Fenoy, poeta y tertuliano de Rascamán

Paco Fenoy


En este lluvioso marzo de 2018, en la tertulia Literaria Rascamán, nos hemos quedado un poco más huérfanos. Nuestro compañero Paco Fenoy nos ha dejado de pronto, sin darnos tiempo a volver a reír de nuevo juntos, sin darle un último abrazo.

No faltaba nunca a la tertulia y era muy puntual, va a costar mucho no verle más esperándonos, como cada miércoles. Siempre con sus textos bajo el brazo, atento a que "la juventud preparada" o "los intelectuales" como solía llamarnos a los demás, le diéramos nuestro parecer sobre lo que había escrito.

Lo suyo era la poesía social. "Que se te ve el plumero Paco" le decíamos cuando se le iba la mano con soflamas políticas. Y él nos miraba con esa picardía suya o arrancaba a reír.

Porque Paco era de carcajada fácil y nos hemos reído mucho con él. Mucho.

También mucho era cómo escribía, hasta inventó el "fenoyés", un lenguaje propio que me hará siempre sonreír. Y si hablamos de leer, leía aún más. Pero en riguroso orden, eso sí, que Paco era muy suyo para estas cosas, y desde los griegos siempre hacia adelante, año a año cronológicamente.

Humilde y montañero, buen compañero y generoso con sus libros.
Así y mucho más era nuestro Fenoy.


Ya no te van a tener que coger más el bajo de los pantalones Paco, ya no vas a encoger ni un milímetro.

Para nosotros, tus compañeros de Rascamán, tú siempre vas a ser muy grande.
Siempre.

















lunes, 12 de marzo de 2018

Presentación de "Torno al corazón" de Federico Monroy





 
INVENTARIO

La fina arena, evaporada, es de una casa
que se ha hecho por pedazos.
Menos la fiebre, es el síntoma del desván en otra
hora.
Los guijarros del suelo, los miedos,
la desolación es una capa de barniz por encima.
Cascotes en el piso,
y nuestros pasos van unidos, sin un nombre.
Pero ahora te busco en estas tardes, como quien bus-
                                                       (ca un yacimiento
y separa las piedras -esta sí, esta no, de lo que eras.
Por encontrarnos.

Federico Monroy "Torno al corazón"


Comienzo las lecturas poéticas de marzo con la presentación de dos libros. Por un lado el poemario de Federico Monroy "Torno al corazón" y por otro la novela "Tras las cortinas" de María José Vidal Castillo.

Ambos andaluces, pero afincados en Madrid, se unieron para presentar a dúo sus últimos libros, un nuevo poemario en el caso de Fede, y su primera novela en el caso de María José. 




A Federico le conocía ya, porque es compañero de mi tertulia literaria. Por eso asistí. Allí nos encontramos varios compañeros. Fede nos volvió a demostrar su virtuosismo con los versos y su forma de leerlos reposada y profunda. A María José no la conocíamos pero también nos leyó fragmentos de su novela, donde había acertadas descripciones de Sevilla, y otros fragmentos de distintos momentos de su historia siempre narrados con una prosa sencilla y correcta. De la novela no puedo decir mucho más porque no la he leído. Pero la autora leía muy bien, nos llegaba su historia.

Ambos se acoplaron muy bien para presentar sus obras respectivas, hablaron de sus orígenes andaluces, de la religión, de sentimientos y ambos leían poemas o fragmentos de sus respectivos libros mostrándonos su forma de abordar esos temas que iban surgiendo, no sé con cuánta improvisación o no, pero que resultaron muy bien empastados.

El lugar, esa sala de lectura de la biblioteca Eugenio Trias-Casa de Fieras que está dentro de El Retiro, tampoco lo conocía, pero me sorprendió muy gratamente. Que lugar tan luminoso y tranquilo un sábado por la mañana para evadirse hablando de literatura. 

Fue un acto muy agradable, lo disfrutamos mucho. Quería dejaros con algunos momentos de éste, y también con una foto de grupo de algunos de los que estuvimos acompañando a los autores que nos ha enviado Fede Monroy de recuerdo.

Mil gracias a los autores por devolvernos un sábado por la mañana distinto y, sin lugar a dudas, mejor.


















viernes, 2 de marzo de 2018

Presentación Libros de Aureliano Cañadas y Javier Díaz Gil 26 febrero 2018






A veces la vida te regala momentos que hacen que los lunes dejen de ser lunes. Que se vuelvan cálidos y amistosos, que se devuelvan en verso y ritmo.

A veces la literatura te regala momentos que descorren el velo de lo cotidiano y, aunque sea lunes, se hace festiva la tarde, y encuentras un lugar en el que la rutina y las prisas, las obligaciones y las penas quedan en suspenso por un lapsus habitado de poemas hilados en tranquilidad y confidencias.

Este lunes pasado, el 26 de febrero de 2018, todo eso fue posible gracias a Aureliano Cañadas y a Javier Díaz Gil. Mis dos poetas preferidos.

Aureliano Cañadas, nuestro Aure, nuestro poeta más longevo, más sabio, presentaba su último poemario "Conjugación secreta", y Javier Díaz Gil, nuestro coordinador de la tertulia literaria a la que asisto, nuestro "pegamento", presentaba también su último libro "Regresar a Chile".

Sientan bien estas tardes pausadas y recogidas al amor de los versos y los amigos. Sienta bien volver a Villaverde Alto, un barrio al sur de Madrid, lejísimos de casa, donde sin embargo sigo sintiendo que allí tengo amigos, que allí despegué escribiendo relatos, que allí tengo también un poquito "mi casa", mi casa literaria.

Siempre digo que yo soy de prosa, no de poesía, pero estos dos caballeros del verso blanco, me han enseñado que la poesía puede ser un bálsamo, un viaje, un estar en paz con el mundo y con uno mismo.

Y eso, eso no se lo podré yo pagar nunca.

Muchísimas gracias Aure y Javier por ser mis maestros.




De dcha a izda Lidia López Miguel , editora de Lastura, Javier Díaz Gil, y Aureliano Cañadas.



DESPERTAR

Despertar a otro nombre,
a ninguna memoria, y a la sed
y al agua de algún río,
al hambre de otra boca hambrienta de la tuya,
a la luz venturosa de una ciudad atlántica,
a otra voz y cantar;
                                a otra vida,
pero qué hacer con esta
y cuándo, y cómo
                             abandonarla.

Conjugación Secreta
Aureliano Cañadas






1.
Iré a la infancia de la Tierra.
Al lugar donde nace
el Hombre nuevo.

La sombra de los Andes
abraza la ciudad,
me abraza,
y hay una música de guitarra,
y la voz profunda
del Poeta -la oigo-
que me está llamando.

Iré a mis manos de niño,
a mis manos de hombre
descubriendo el mundo.

Las manos que te acarician,
levantarán la copa de vino rojo
que mojará mis labios,
que calmará la sal de mis labios.

Se escucharán mis versos
en una calle de Santiago,
la luz será más luz
y los días se alargarán
como se alargan las sombras
y la ausencia.

Es posible regresar a lugares
a los que nunca fuiste.

Regresaré a mi sangre,
a recorrer tus Alamedas,
a las calles en las que crecí,
a tus sombras acogedoras.

El tacto febril
del alerce.
El azul hielo
de los glaciares.
La sal y la sangre
de Atacama.

Regresaré a Chile al fin,
como quien regresa
a una boca

             amada.

© Javier Díaz Gil
(Primer poema de mi libro "Regresar a Chile" 
( Ed. Lastura, Madrid, 2017)





















Aureliano Cañadas nació en Almería en 1936. Es Licenciado en Literatura Hispánica por la Universidad Complutense, Diplomado por el Instituto de Idiomas de la Universidad de Granada,  entre otros títulos académicos. Autor de quince poemarios, ha recibido algunos premios, entre ellos el José Luis Gallego, el Marina Romero de la Asociación de Artistas y Escritores Españoles, el X Premio de Poesía del Aula de Encuentros del Círculo de Bellas Artes de Madrid, el Andrés García Madrid del Ateneo 1º de Mayo de CC.OO., y el María del Villar de la Fundación navarra del mismo nombre. Incluido en varias antologías de ámbito nacional y autonómico, ha colaborado en las más importantes revistas literarias españolas. Figura en el Diccionario de la  Literatura Española de Jesús Bregante editado por Espasa Calpe, y en el Diccionario de Autores de la Cátedra Miguel Delibes de la Universidad de Valladolid. Es corresponsal en Madrid de Ágora y miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Ha sido traducido al griego, al portugués y al rumano.


Javier Díaz Gil (Madrid, España 1964) Profesor de EGB, Licenciado en Geografía e Hª. Premios: • 1995, Accésit I Certamen de Poesía “Miguel Hernández”, A.V.V. ‘Pueblo Unido’, V. Alto (Madrid). • Nov. 1998, 1º Premio XI Certamen de Poesía E.U. Magisterio Guadalajara (Univ. Alcalá de Henares). • 1999, 2000, 2001, Premio ‘Ciudad de Getafe’, relato corto, modalidad ‘escritura rápida’. • 2000, 2001 y 2002, Premio ‘Ciudad de Getafe’,Poesía. • 2000, 1º Premio I Certamen “Humberto Tenedor”, para el poemario “HUMO”, Abarán(Murcia). • 2000, 1º Premio “NICOLÁS DEL HIERRO” al poemario “HALLAZGO DE LA VISIÓN” • 2008, Seleccionado Premio de Poesía Experimental "Diputación de Badajoz" • 2010. Finalista primer Premio de Poesía Addisson de Witt . 2013. Premio poesía "Manzanares el Real" • Ha formado parte como jurado de premios de poesía y relato corto. • Ha leído sus poemas en distintas ciudades de España e Iberoamérica. • Participó en los encuentros de poesía iberoamericanos "Poquita Fe" Santiago de Chile (2006), en 2007 en el "Festival de Tordesilhas", Sao Paulo (Brasil), en "Raias Poéticas" (Portugal) en 2012-2014, Coordina la Tertulia "Rascamán" en la cafetería SANTANDER. Madrid