Mostrando entradas con la etiqueta palabras de Semana Santa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta palabras de Semana Santa. Mostrar todas las entradas

lunes, 22 de abril de 2019

Las Monas de Chocolate del Lunes de Pascua



Uno de mis recuerdos más dulces, de cuando era pequeña y vivía en Barcelona, son las Monas y/o figuras de chocolate del Lunes de Pascua, que allí es festivo también.

Recuerdo "con ojos golositos" verdaderas obras de arte en chocolate al otro lado del escaparate de las pastelerías. Daba gusto verlas y un poco de penilla romperlas de tan delicadamente estaban fabricadas.

En un día como el de hoy, existe la costumbre de que los padrinos se los regalan a su ahijados.

Dicen que ya en la prehistoria era habitual consumir huevos en primavera porque era cuando ya las aves tras el invierno estaban criando. Los egiptos ya los tenían asociados a ritos de fertilidad, de renacimiento. Antes de la llegada del Cristianismo ya los huevos estaban ligados a estos ritos. 

Los cristianos adoptaron muchos ritos paganos. Tras la Cuaresma era muy habitual comer los huevos, y circulan varias versiones del por qué de decorarlos.

Algunas dicen que para conservarlos durante los días de Cuaresma se impregnaban en cera, y así no se estropeaban y el domingo de Pascua ya los podían comer. Otra versión dice que, después de cocerlos y decorarlos, se distinguían mejor de los que eran más frescos, y los decorados se comían los primeros. El caso es que aquí estaría el origen de su decoración. 

Primero se decoraban con cera y después ya con azúcar y chocolates, acabando por ser otra golosina propia de estos días de Semana Santa.

Esta es una costumbre mucho más frecuente en Inglaterra y Francia, de ahí que aquí sea más frecuente en Cataluña por su proximidad a Francia. 

Creo que un poco más abajo en el mapa, por Levante, es mas usual la Mona que no es de chocolate. La Mona más genuina y tradicional, tipo brioche, redonda, con huevos adornando. El chocolate, el cacao, nos llegó después, hacía el siglo XVI.

Recordemos, por último, que parece ser que la palabra "Mona" viene del árabe, donde mouna (o munna) significaba “provisión de la boca”, un regalo que los musulmanes hacían a sus señores. 




 #Monas de chocolate
#Barcelona
#Pascua

domingo, 25 de marzo de 2018

Frases hechas del lenguaje religioso, que pasan a ser del lenguaje coloquial


A veces viene bien detenerse en las palabras que decimos, saborearlas, indagar por qué hablamos con ellas, de quién o quiénes las hemos heredado.

A veces viene bien volver la vista atrás y repasar lo que ya hemos aprendido, porque la memoria es frágil y para que quepan más vamos perdiendo datos por el camino.

En este blog ya lo hemos dicho muchas veces, tenemos en nuestro lenguaje coloquial muchas frases hechas que decimos sin pensar. 

Estamos en Semana Santa: ¿Cuántas de esas frases que decimos sin pensar, frases hechas, hemos heredado de estos días religiosos? 

Repasamos algunas de ellas. Sí, ya las hemos comentado otros años, pero seguramente ya ni nos acordaremos.


"EL DOMINGO DE RAMOS, EL QUE NO ESTRENA NO TIENE MANOS"
No tener manos quería decir en las épocas clásicas y medievales no tener trabajo, no participar en las labores productivas de la comunidad y por tanto carecer de los mínimos recursos económicos.
En esas épocas era común celebrar la llegada de la primavera con el estreno de alguna prenda de vestir, que significara también la renovación del cuerpo. El que no tenía dinero para adquirirla o medios para hacérsela, el que "no tenía manos" no estrenaba.
Las celebraciones pascuales se relacionan con ritos antiquísimos de primavera, de resurrección.
Litúrgicamente, diremos que se conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, según narra el evangelio de San Marcos, a lomos de un burro. 

De Herodes a Pilatos:
Se suele decir cuando te mandan de una persona a otra para resolver alguna cuestión burocrática, y mientras tanto se pasa el tiempo y no se resuelve el tema.
"Hay que tener en cuenta que los dos caúces por donde discurrió nuestra cultura popular durante siglos fueron la comedia y el sermón. (...) El evangelio nos cuenta como Jesús fue llevado de Anás a Caifás, de Herodes a Pilatos, en el proceso de su Pasión que terminó con su condena en la cruz.
Poner o Meter el dedo en la llaga
Se suele decir cuando hablas de algo de tal forma que la preocupación por ello aumente.
Viene de el episodio en el que Jesús ya resucitado le pide a Tomás, que no cree que haya resucitado, que meta el dedo en la llaga. 
poner el ~ en la llaga.
1. loc. verb. Conocer y señalar el verdadero origen de un mal, el punto difícil de una cuestión, aquello que más afecta a la persona de quien se habla.
 
 
 
 "TRAER POR LA CALLE DE LA AMARGURA"
Traer por la calle de la amargura es atormentar a alguien hasta la desesperación, hacerle la vida imposible.
Tiene relación con los itinerarios de las procesiones de Semana Santa o con los recorridos penitenciales de los cofrades, hacia el lugar donde se representa la Pasión de Jesús.
En algunas ciudades españolas existe una calle con ese nombre.
 
 
" SUDAR SANGRE"
La expresión "sudar sangre" ha pasado al vocabulario común para describir un esfuerzo físico sobrehumano. 
¿Se puede realmente sudar sangre? El sudor es una secreción de unas glándulas de la piel que, como todas, están rodeadas de pequeños vasos capilares. En determinadas circunstancias, sobre todo en esfuerzos físicos, o en situaciones de mucha tensión emocional, no es extraño que se produzcan en la piel pequeñas hemorragias, como picaduras de pulga, que casi todos hemos tenido ocasión de notar alguna vez.
Pues bien si la rotura de esas venitas ocurre en las que rodean a las glándulas sudoríparas, la sangre se mezcla con el sudor y sale al exterior por los poros. 
Y ésto es lo que le ocurrió a Cristo en el huerto de Getsemaní; hasta tal punto llegó su estado de tensión, de angustia y desasosiego. Por eso se dice que Jesús era, además de Dios, verdadero hombre con un organismo y una fisiología en todo similar a la cualquiera de nosotros.
 
 
 
Dar la matraca
Dar la matraca es burlarse con pesadez de alguno, molestar, agobiar, insistir con impertinencia en algo que enfada a otro.
La matraca era y es un instrumento de madera construido con una o dos mazas que forman una especie de aspas de tablas en la que cuelgan mazos que al girar producían un ruido muy molesto. Se utilizaba en algunos conventos para llamar a maitines y todavía se utilizan en semana santa para anunciar los actos religiosos los jueves y viernes santos porque no se pueden utilizar las campanas de la Iglesia por haber muerto Cristo.


 
La procesión va por dentro:
Expresión que se aplica cuando una persona parece estar aparentemente tranquila, aún cuando sabemos que íntimamente está pasando por un momento delicado. Por fuera es una persona medida, serena, e incluso puede parecer divertida, pero por dentro está seria -como se marcha en las procesiones- porque sufre.
Os copio aquí el único origen de la expresión que he encontrado:
 
¿Por qué decimos que LA PROCESIÓN VA POR DENTRO para significar que alguien no exterioriza el pesar o la pena que siente en su interior?
 
La expresión hace referencia a la antigua costumbre de realizar las procesiones religiosas en el claustro del templo o bajo cubierto los días de lluvia.
Los oficios no dejaban de realizarse, aunque se hacían de manera menos vistosa, sin la pompa habitual de las procesiones públicas.
Aunque los cofrades mostraban la alegría propia de la celebración, en su fuero interno se sentían contrariados, pero no dejaban que esa tristeza se reflejara en su cara.
 
 
 
 
Fuentes:
Historias curiosas de la Iglesia de José Ignacio de Arana. Edit. Espasa Calpe.
www.1de3.com

Abecedario de dichos y frases hechas de Guillermo Suazo Pascual. 
 
 

martes, 22 de marzo de 2016

Vocabulario y Frases de Semana Santa.




Todos los años, desde que comenzó el camino de este blog, dedicamos alguna que otra entrada al vocabulario y a las frases hechas de la Semana Santa. 

Si consultáis la pestaña de "Palabras de Semana Santa" podéis repasar algunas de ellas, porque ya hemos tocado muchas expresiones. Os dejo el enlace por si queréis echar un vistazo:

 Hoy vamos a dar un repaso al origen de algunas de las palabras más importantes.

¿A que llamamos la CUARESMA?

Pues bien, la Cuaresma es el período anterior a la Semana Santa que comienza el Miércoles de Ceniza. La palabra viene del latín, de la expresión cuadragesima dies o lo que es lo mismo día cuadragésimo. Alude a su duración de cuarenta días (según el Breve diccionario etimológico de la lengua Castellana de Corominas). 
Estos 40 días son los que se supone de preparación para la fiesta de la Pascua. El número 40 tiene muchas referencias bíblicas: 40 días duró el diluvio universal, Jesús se retiró durante 40 días. Moisés aguardó 40 días antes de subir al Sinaí. Elías caminó durante 40 días hacia el Horeb. Y la marcha de los judíos por el desierto duró 40 años.

Y la ¿PASCUA?

Con la Pascua se termina la Semana Santa. La palabra viene del nombre de la fiesta de Resurrección de Cristo. Decimos por eso "La Pascua de Resurrección".
Con la palabra Pascua tenemos muchísimas frases en nuestro vocabulario coloquial, unas con sentido positivo y otras negativo.

Así tenemos: 
"Hacerle la pascua a alguien" (Con el sentido de fastidiarlo, molestarlo...). Proviene del paso (que corresponde con el término hebrero pesach) del ángel exterminador por las casas egipcias para matar a todos los primogénitos.

 "Y santas Pascuas" (con el sentido de dar por terminada cualquier cuestión). Viene de la celebración con que los judios se alegran de la huida de Egipto.

"De Pascuas a Ramos". Creo que de ésta expresión ya habíamos hablado en otra entrada. Para querer decir que es mucho tiempo, porque es de un casi un año, menos una semana.  

"Más contento que unas Pascuas", que también viene de la celebración de los judíos. 

Y para terminar de una forma más dulce: ¿De dónde vienen los huevos de pascua? ¿Y la mona de Pascua?
En aquella época la Iglesia no aconsejaba el consumo de huevos durante la Cuaresma. Sin embargo, obviamente las gallinas seguían poniendo huevos, ajenas a preceptos ni normas religiosas. Tirar los huevos hubiera sido un pecado. De tal forma, que no quedaba más remedio que guardarlos. En unas semanas se conseguía una sobreabundancia de huevos a los que había que dar salida. 

El domingo de Resurrección, primer día en el que este precepto ya no rige, se convertía en la fecha señalada. Y qué mejor que compartir o regalar los huevos que no se habían consumido durante la Cuaresma. De esta forma, fue naciendo una costumbre. 

Ofrecer una cesta de huevos frescos era sin duda un magnífico detalle, pero si además los huevos se coloreaban o se pintaban se convertían en un auténtico regalo. En algunos lugares se pintaban de rojo (en recuerdo a la sangre derramada por Jesús).

En el siglo XII la Iglesia bendecirá la costumbre de regalar huevos como símbolo de resurrección a la salida de la misa de Pascua.

Durante varios siglos, al llegar la Pascua, los pasteleros cocinan unos bollos de harina, huevo y azúcar al horno, con uno o varios huevos duros incrustados en la superficie, que los padrinos regalan a sus ahijados dándole el nombre de “mona de Pascua”.  Actualmente en varios sitios el huevo y el roscón han sido reemplazados por figuras de chocolate que van desde el tradicional huevo a otras más imaginativas.
Principio y final
. Cuaresma | Período anterior a la Semana Santa que comienza el Miércoles de Ceniza. La palabra procede de la expresión latina quadragesĭma dies, ‘día cuadragésimo’, por la duración de cuarenta días, tal como indica el Breve diccionario etimológico de la lengua castellana, de Corominas.
. Pascua | Nombre de la fiesta de la resurrección de Cristo; se celebra el Domingo de Resurrección y marca el final de la Semana Santa. - See more at: http://profesoresdeele.org/2015/04/01/vocabulario-de-semana-santa/#sthash.SLqDAe5C.dpuf
Principio y final
. Cuaresma | Período anterior a la Semana Santa que comienza el Miércoles de Ceniza. La palabra procede de la expresión latina quadragesĭma dies, ‘día cuadragésimo’, por la duración de cuarenta días, tal como indica el Breve diccionario etimológico de la lengua castellana, de Corominas.
. Pascua | Nombre de la fiesta de la resurrección de Cristo; se celebra el Domingo de Resurrección y marca el final de la Semana Santa. - See more at: http://profesoresdeele.org/2015/04/01/vocabulario-de-semana-santa/#sthash.SLqDAe5C.dpuf

viernes, 3 de abril de 2015

Frases hechas que utilizamos de la Semana Santa


Siempre que llegan éstos días, me gusta recordar la cantidad de frases que utilizamos a menudo relacionadas con la Semana Santa, o en definitiva con la religión.

Cada año desde que existe este blog hemos dedicado alguna entrada a este tema. La podéis consultar yendo a la pestaña "Palabras de Semana Santa". Y ya que estamos de nuevo a vueltas con las torrijas vamos a fijarnos en alguna de ellas.


De Herodes a Pilatos:

Se suele decir cuando te mandan de una persona a otra para resolver alguna cuestión burocrática, y mientras tanto se pasa el tiempo y no se resuelve el tema.

"Hay que tener en cuenta que los dos caúces por donde discurrió nuestra cultura popular durante siglos fueron la comedia y el sermón. (...) El evangelio nos cuenta como Jesús fue llevado de Anás a Caifás, de Herodes a Pilatos, en el proceso de su Pasión que terminó con su condena en la cruz.


Poner o Meter el dedo en la llaga

Se suele decir cuando hablas de algo de tal forma que la preocupación por ello aumente.

Viene de el episodio en el que Jesús ya resucitado le pide a Tomás, que no cree que haya resucitado, que meta el dedo en la llaga. 

poner el ~ en la llaga.
1. loc. verb. Conocer y señalar el verdadero origen de un mal, el punto difícil de una cuestión, aquello que más afecta a la persona de quien se habla.



No está la Magdalena para tafetanes o Llorar como una Magdalena

La utilizamos cuando queremos decir que no está una persona para que le hagan fiestas.

Nos dice el Diccionario de la Real Academia:

magdalena.
(De María Magdalena, personaje de los Evangelios).
1. f. Mujer penitente o visiblemente arrepentida de sus pecados.
2. (Quizá por alus. a Madeleine Paumier, cocinera francesa a la que se atribuye la invención). f. Bollo pequeño, hecho y presentado en molde de papel rizado, con los mismos ingredientes que el bizcocho en distintas proporciones.
estar alguien hecho una Magdalena, o llorar como una Magdalena.
1. locs. verbs. Llorar mucho o desconsoladamente.
no estar la Magdalena para tafetanes.
1. loc. verb. coloq. no estar el horno para bollos.

tafetán.
(Del cat. o it. taffeta, y estos del persa tāfte, tejido).
1. m. Tela delgada de seda, muy tupida.
2. m. pl. banderas (telas empleadas como enseñas).


No me quiero extender más. Ya sabéis que tenemos muchas frases en nuestro lenguaje popular que proceden de estos días (Lavarse las manos, Para más INRI, De Pascuas a Ramos... ) muchas. Como ya os he dicho podéis también recordar otras de las que ya hemos hablado otros años. 

Lo más importante, los que podáis, seguid disfrutando del tiempo libre.



Fuentes:

Diccionario de la Real Academia Española
¿Qué queremos decir cuando decimos...? de José Luis García Remiro. Alianza Editorial.
ue ésta sea dura, perjudicial o cruel”. Supone señalar o insistir sobre algo de manera que el dolor o la preocupación aumentan. Jesús, ya resucitado, invitó a Tomás, que no podía creer que fuera verdad, a meter la mano en la llaga que tenía en el costado. - See more at: http://profesoresdeele.org/2015/03/31/expresiones-relacionadas-con-la-semana-santa/#sthash.xQ23PYtY.dpuf
quiere decir, según Alberto Buitrago, “hablar de la realidad, aunque ésta sea dura, perjudicial o cruel”. Supone señalar o insistir sobre algo de manera que el dolor o la preocupación aumentan. Jesús, ya resucitado, invitó a Tomás, que no podía creer que fuera verdad, a meter la mano en la llaga que tenía en el costado. - See more at: http://profesoresdeele.org/2015/03/31/expresiones-relacionadas-con-la-semana-santa/#sthash.xQ23PYtY.dpuf

lunes, 14 de abril de 2014

Refranes de la Semana Santa: La riqueza del lenguaje popular


Y cómo estamos en Semana Santa y aquí nos ocupamos tantas veces del lenguaje, vamos a dar una vuelta por esas expresiones tan ricas que sin darnos cuenta decimos sobre estas fechas.En ésta ocasión vamos a detenernos en los refranes.

Quería dejaros con un ramillete de ellos, que yo creo que no están muy oídos, sobre estos días:


Semana Santa en marzo, año bellaco; 
Semana santa en abril, año gentil.

Dios nos dé lo necesario, que ser rico es un CALVARIO.

Si llueve en la Purísima Concepción, 
llueve en Carnaval, Semana Santa y Resurrección.

Lloviendo en Carnaval, Semana Santa hace igual.

Jueves santo, las calabazas planto.

En Semana Santa la lluvia se espanta y si no se aguanta.

En pasando Pascua de Resurrección, 
ni pasas, ni higos, ni sermón.

Semana Santa mojada,  cuartilla de trigo colmada.


 Y cómo no es la primera vez que nos dedicamos al lenguaje de la Semana Santa, os copio el enlace a otras entradas de este blog donde hemos abordado este tema, por si queréis echar un vistazo:

http://rociodiazgomez.blogspot.com.es/search/label/palabras%20de%20Semana%20Santa

sábado, 30 de marzo de 2013

Más frases hechas de Semana Santa en nuestro lenguaje




Todos los años por estas fechas me gusta recordar cómo se impregna el lenguaje de la Semana Santa. Vamos a fijarnos en alguna que otra frase hecha que utilizamos a menudo y que proviene de ésta época.

Ser tonto de capirote
Ser muy bobo, muy incapaz. <<Tú eres tonto de capirote: con este calorazo te pones a tomar el sol sin darte bronceador>>. El capirote es un gorro puntiagudo, el que se colocan los nazarenos, el que se ponía a los condenados<< >>por la Inquisición y también, y seguramente a este se refiera la locución, quienes en los teatros y en las fiestas se colocaban los que hacían los papeles de graciosos o de <<tontos>>, antepasados de los actuales payasos, que también lo llevan.

Diccionario de dichos y refranes. 2000


El gorro puntiguado o cucurucho de cartón que estiliza y cubre la figura de los nazarenos en las procesiones de Semana Santa, denominado capirote, tiene su origen en la época de la Inquisición. De hecho, a los condenados por el tribunal de la Inquisición de la Iglesia Católica en la Edad Media se les colocaba un gorro similar, que normalmente llevaba pintadas figuras alusivas al delito cometido o a su castigo (por ejemplo las llamas del infierno).

Por su significado penitencial, las hermandades sevillanas lo adoptaron en el siglo XVII, y la costumbre se extendió pronto a otras ciudades españolas. La forma cónica del capirote alude al acercamiento del penitente al cielo. La tela que cae sobre  la cara y el pecho sirve para ocultar el rostro y preservar la identidad del penitente. 




Para más INRI.  
Significa "para mayor escarnio", y hace referencia a un hecho que empeora aún más una situación que ya era por sí misma negativa. INRI son las siglas de la frase latina IESVS NAZARENVS REX IVDAEORVM, rótulo de la santa cruz que se podría traducir como «Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos».  


  
 Y por supuesto  no necesitan mucha explicación las frases comparativas que usamos tan a menudo:

Si uno ha quedado en muy mal estado físico, alguien dirá que se puso como un Cristo o quedó hecho un Cristo.  

El que es rematadamente malo tiene un alma de Judas o se porta como un Judas.  

A uno lo maltratan duramente y le dejan como un cristo, como un nazareno, como un crucificado.

Alguien puede llorar como una Magdalena, o estar hecha una Magdalena de tanto llorar.


Si os interesan estas cuestiones ya sabéis que en este blog, a la derecha, en la etiqueta "Palabras de Semana Santa" hay más entradas sobre este tema. O en la etiqueta "Frases hechas".


Fuentes:

 

jueves, 5 de abril de 2012

Biblia y Léxico. Un artículo de Luz Nereida Pérez



Seguimos en Semana Santa y seguimos fijándonos en la gran cantidad de palabras que utilizamos coloquialmente que provienen de la religión, la biblia, la historia sagrada.

Aquí os dejo con un artículo que tiene un par de años pero que puede ser tan actual como si estuviera publicado hoy mismo.

Espero que os resulte interesante.



Publicado 09/04/2010
Luz Nereida Pérez
www.claridadpuertorico.com, Puerto Rico
Jueves, 8 de ab ril del 2010

BIBLIA Y LÉXICO

Aún en las postrimerías de la Semana Santa, días en los que muchos intentan recobrarse del «cansancio» de las vacaciones y procuran asumir nuevamente actitud de rutina y vida laboral, ¿qué tal si damos un repaso a algunas palabras de uso común que provienen precisamente de personajes o situaciones bíblicas?

¿Cuántas veces al presentarnos la prole de una familia nos han indicado que Tal es el benjamín o la benjamina de la familia en referencia al hijo o hija menor? Benjamín fue el nombre dado al último hijo de Jacob y Raquel, quien no sólo fue el menor, sino también el querendón, fundador según la Biblia de la tribu israelita que llevaba su nombre, de la cual descendieron Saúl, el primer rey de Israel y Pablo, el apóstol. Por extensión, recibe también el nombre de benjamín, el miembro menor de algún grupo.

En nuestro país, es común decir que alguien jirimiquea o jeremiquea cuando llora mucho y en voz baja, voz que proviene del profeta Jeremías y el libro del Viejo Testamento de título Lamentaciones. El verbo jeremiquear o jirimiquear es definido sencillamente como llorar, es sinónimo de gimotear y en el Diccionario didáctico avanzado del español, revisado por la académica Amparo Morales, es definido como «llorar sin fuerza y por una causa leve, o simular un llanto débil sin llegar a llorar de verdad». Jeremías fue profeta en Jerusalén y anunció en sus prédicas que sobrevendrían sobre el pueblo grandes calamidades y consecuentemente Jerusalén fue destruida en el 587 a. C. El libro de las Lamentaciones consiste de cinco poemas o lamentos en los que Jerusalén se manifiesta como mujer que ha quedado viuda o como madre que llora la humillación de sus hijos. Los diccionarios hispánicos también definen a la jeremiada como «lamentación exagerada de dolor». Según el Tesoro lexicográfico del español de Puerto Rico, se le llama jeremiquero o jeremiquera a quien se lamenta mucho o se lamenta de sí mismo y jeremiqueo al lloriqueo.

Es cainita quien «adopta una actitud vengativa hacia los familiares y amigos» y lo es también quien asesina a su hermano. De igual modo, pasa las de Caín quien enfrenta grandes dificultades ante algo en referencia al Génesis bíblico y la historia de Caín y Abel, hijos de Adán y Eva. 

Se llama Job al «hombre de mucha paciencia» y en la botánica hay un tipo de grama de cañas elevadas, originaria de la India, que recibe el nombre de lágrimas de Job. También existen las lágrimas de Moisés, pero indica el Diccionario de la Real Academia Española que es ésta una expresión coloquial antigua para aludir a las piedras con que se apedrea a alguien, las que también son denominadas lágrimas de San Pedro. Es igualmente de uso común en nuestra lengua el llamar matusalén a un hombre muy viejo y a los niños recién nacidos los colocamos en cunas portátiles en forma de canasta a las cuales denominamos moisés (palabra invariable en número: el moisés, los moisés), en alusión a la canasta en que fue encontrado Moisés flotando en las aguas del Nilo, según el éxodo y el Deuteronomio.

Si nos trasladamos al Nuevo Testamento bíblico también encontraremos un sinnúmero de sustantivos comunes del español, provenientes de situaciones bíblicas, en su mayor parte relacionadas con la pasión y muerte de Jesús. Se es un judas cuando se traiciona a aquéllos a quienes se les deben favores o que han sido nuestros amigos o amigas y se da un beso de Judas cuando se aparenta una amistad que no es tal, en alusión al codicioso Judas a quien su deshonestidad llevó a vender a Jesús por treinta monedas. Se dicen barrabasadas cuando se expresan necedades y es un barrabás la «persona mala, traviesa o que comete maldades», en alusión al ladrón judío (Bar Abbás) que fue indultado para entonces crucificar a Jesús cuando al preguntársele al pueblo a quién se indultaría, como era costumbre en la Pascua judía, el pueblo pidió que el beneficiado fuera Barrabás y el condenado Jesús.

Se le llama belén, en alusión al pueblo donde nació Jesús, a la escena del nacimiento que se representa con figuras o personas en la Navidad y suele decirse que hubo un belén cuando hay mucha confusión debido a lo difícil que resulta el organizar tanta gente tras bastidores para representar la escena del nacimiento de Jesús. Se le llama herodes al hombre que es cruel con los niños, en alusión a la matanza de niños menores de dos años que este rey de Judea (Herodes I, el Grande) ordenó para así matar al profetizado Mesías. Se dice igualmente que se va de Herodes a Pilatos, cuando las cosas van de mal en peor. De igual modo se pasa por un calvario cuando se sufre fuerte y prolongadamente, en clara mención del lugar donde Jesús fue ejecutado y se llora como una magdalena cuando ello se hace prolongadamente. Se puede ser más falso que Judas, más malo que Caín y más viejo que Matusalén… Y vaya usted a contar la de expresiones léxicas, frases hechas y refranes que brotan de su boca todos los días y su origen radica precisamente en los relatos de la Biblia.

martes, 3 de abril de 2012

La Semana Santa y el lenguaje




Ya estamos otra vez en Semana Santa, y de nuevo os traigo algunas frases hechas o refranes que tienen su origen en estas fechas. Lo que también se llaman "expresiones idiomáticas". Que son expresiones que admiten normalmente una interpretación literal y otra figurada, aunque la preferente suele ser la figurada. Es decir que significa algo la frase en su conjunto, no palabra por palabra.


El año pasado por ahora comentamos de dónde venían expresiones tan utilizadas como:"La procesión va por dentro", "de Pascuas a Ramos" y "Dar la matraca". Os dejo el vínculo por si queréis recordarlo.

http://rociodiazgomez.blogspot.com.es/2011/04/frases-hechas-de-semana-santa.html

Este año vamos a ver el origen de otras tres distintas, pero igualmente coloquiales:



 "TRAER POR LA CALLE DE LA AMARGURA"

Traer por la calle de la amargura es atormentar a alguien hasta la desesperación, hacerle la vida imposible.

Tiene relación con los itinerarios de las procesiones de Semana Santa o con los recorridos penitenciales de los cofrades, hacia el lugar donde se representa la Pasión de Jesús.

En algunas ciudades españolas existe una calle con ese nombre.


"EL DOMINGO DE RAMOS, EL QUE NO ESTRENA NO TIENE MANOS"

No tener manos quería decir en las épocas clásicas y medievales no tener trabajo, no participar en las labores productivas de la comunidad y por tanto carecer de los mínimos recursos económicos.

En esas épocas era común celebrar la llegada de la primavera con el estreno de alguna prenda de vestir, que significara también la renovación del cuerpo. El que no tenía dinero para adquirirla o medios para hacérsela, el que "no tenía manos" no estrenaba.

Las celebraciones pascuales se relacionan con ritos antiquísimos de primavera, de resurrección.


" SUDAR SANGRE"

La expresión "sudar sangre" ha pasado al vocabulario común para describir un esfuerzo físico sobrehumano. 

¿Se puede realmente sudar sangre? El sudor es una secreción de unas glándulas de la piel que, como todas, están rodeadas de pequeños vasos capilares. En determinadas circunstancias, sobre todo en esfuerzos físicos, o en situaciones de mucha tensión emocional, no es extraño que se produzcan en la piel pequeñas hemorragias, como picaduras de pulga, que casi todos hemos tenido ocasión de notar alguna vez.

Pues bien si la rotura de esas venitas ocurre en las que rodean a las glándulas sudoríparas, la sangre se mezcla con el sudor y sale al exterior por los poros. 

Y ésto es lo que le ocurrió a Cristo en el huerto de Getsemaní; hasta tal punto llegó su estado de tensión, de angustia y desasosiego. Por eso se dice que Jesús era, además de Dios, verdadero hombre con un organismo y una fisiología en todo similar a la cualquiera de nosotros.


Fuentes:
Historias curiosas de la Iglesia de José Ignacio de Arana. Edit. Espasa Calpe.
www.1de3.com



miércoles, 20 de abril de 2011

Frases hechas de Semana Santa




Mañana comienzan en algunas provincias, como en Madrid, las vacaciones de Semana Santa. El pasado domingo fue el domingo de Ramos, uno de esos días que yo recuerdo siempre de mi infancia como un día festivo con mucha gente en la calle y los balcones decorados de palmas. Mi madre siempre me compraba alguna prenda para estrenar ese día, y una de esas palmas típicas bien bonitas para que la llevara ese día a misa... En fin, qué recuerdos.



Pero bueno yo no quería contaros eso, sino que quería recordar con vosotros algunas de esas frases hechas que utilizamos a menudo y que tienen su origen en estos días.



La procesión va por dentro:


Expresión que se aplica cuando una persona parece estar aparentemente tranquila, aún cuando sabemos que íntimamente está pasando por un momento delicado. Por fuera es una persona medida, serena, e incluso puede parecer divertida, pero por dentro está seria -como se marcha en las procesiones- porque sufre.

Os copio aquí el único origen de la expresión que he encontrado:
 
¿Por qué decimos que LA PROCESIÓN VA POR DENTRO para significar que alguien no exterioriza el pesar o la pena que siente en su interior?
 
La expresión hace referencia a la antigua costumbre de realizar las procesiones religiosas en el claustro del templo o bajo cubierto los días de lluvia.
Los oficios no dejaban de realizarse, aunque se hacían de manera menos vistosa, sin la pompa habitual de las procesiones públicas.
Aunque los cofrades mostraban la alegría propia de la celebración, en su fuero interno se sentían contrariados, pero no dejaban que esa tristeza se reflejara en su cara.





De Pascuas a Ramos:

De tarde en tarde. Cada mucho tiempo. 


Pascuas hace referencia a la Pascua  florida o de Resurrección; Ramos, al domingo de Ramos, final y comienzo respectivamente de la Semana Santa. Por tanto, entre la Pascua y el domingo de Ramos pasa exactamente un año, menos una semana.




Y por último una expresión que a mi me gusta mucho:



Dar la matraca



Dar la matraca es burlarse con pesadez de alguno, molestar, agobiar, insistir con impertinencia en algo que enfada a otro.


La matraca era y es un instrumento de madera construido con una o dos mazas que forman una especie de aspas de tablas en la que cuelgan mazos que al girar producían un ruido muy molesto. Se utilizaba en algunos conventos para llamar a maitines y todavía se utilizan en semana santa para anunciar los actos religiosos los jueves y viernes santos porque no se pueden utilizar las campanas de la Iglesia por haber muerto Cristo.


Abecedario de dichos y frases hechas de Guillermo Suazo Pascual.