Mostrando entradas con la etiqueta Zugarramurdi. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Zugarramurdi. Mostrar todas las entradas

jueves, 29 de agosto de 2019

El Museo de las Brujas de Zugarramurdi y "El último akelarre" de Ibón Martín


"Las salas del museo lograron ponerle la piel de gallina. Lejos de encontrar una muestra folclórica y superficial como la que esperaba, el museo de las Brujas era un escalofriante relato de la persecución que la Inquisición desató en la comarca a comienzos del siglo diecisiete. La estampa más impactante era la recreación del auto de fe que acabó con la quema de once vecinos en la hoguera y decenas de condenados a las penas más diversas.

En una sala contigua, una proyección narraba los pasajes más turbadores del Compendium Maleficarum, el tratado de brujería y demonología escrito por un sacerdote italiano que tuve aterrorizada a media Europa. Incluso desde el escepticismo propio de las mentes del siglo veintiuno, Leire se estremeció al escuchar algunas de las prácticas atribuidas a los adoradores del diablo.
La sección más amable estaba dedicada a la mitología local. Extrañas criaturas espiaban a la escritora desde misteriosas cajas de luz. ..."

El último akelarre de Ibon Martín



A veces te parece que es verdad eso de que todo en esta vida está conectado. De que conocemos a alguien, que a su vez conoce a otro y éste a otro, y que finalmente después de seis o siete personas se llega a otro que también te conoce a ti, cerrándose el círculo.

A veces parece que nos pasamos la vida abriendo círculos que más adelante cerraremos. Porque la vida, al final, es cíclica. 

En el verano del 2014 yo estuve vacacionando por el norte de España. En definitiva haciendo esas dos cosas que son, casi, las que más me gustan en la vida: uniendo los viajes con la literatura. En ese viaje hice una ruta literaria por los pueblecitos del Baztán, con Elizondo a la cabeza. Sí, estuve visitando esa parte tan preciosa de nuestro paisaje mientras recordaba los escenarios de la trilogía del Baztán de Dolores Redondo.

Os dejo varios enlaces a entradas de este blog donde reseñaba aquel viaje.

http://rociodiazgomez.blogspot.com/search?q=Baztan

http://rociodiazgomez.blogspot.com/search?q=Elizondo

Y ya que estábamos por allí, antes y después, conocimos otras ciudades y otros pueblos.

Entre ellos Zugarramurdi, que me gustó mucho, y donde descubrí el Museo de las Brujas. Que me pareció un lugar curioso e interesante. No esperaba nada, no llevaba ningún tipo de expectativas y salí pensando que había hecho bien entrando. Eso sin contar con que todo el entorno es precioso.

http://rociodiazgomez.blogspot.com/search?q=Zugarramurdi

Y ahora, cinco años después, en el libro que estoy leyendo de Ibón Martín "El último akelarre" me describen este Museo y me he sentido otra vez allí.

Se ha cerrado otro círculo.





"Invierno de 1610

María se sentía aturdida, desorientada. ¿Cuánto tiempo llevaba allí? ¿Horas, días, semanas? Lo último que recordaba era la sensación de agonía, el ardor en el pecho y el agua colándose por su nariz en plena tortura. Aquel barreño infame en medio de la sala de interrogatorios le había brindado las sensaciones más escalofríantes de su vida. Todavía reverberaban en su cabeza las preguntas del inquisidor. ¿Confiesas que adoras al demonio? ¿Cuántas veces has yacido con el maligno? ¿Cuántos hijos diabólicos le has dado ya? ¿Cuántos bebés has matado? ¿Cuántos bebés...? esta era sin duda la más dolorosa. Ella ayudaba a los niños a llegar al mundo, no los mataba. Por más que lo aseguró, el verdugo no tuvo piedad. Una y otra vez su cabeza era introducida con saña en el agua gélida. Cada vez más tiempo, cada vez con menos segundos para recuperar el resuello. ..."

El último akelarre de Ibon Martín






"La silueta negra del macho cabrío se diujaba en medio de un humo que los focos teñían de un encendido color naranja. Un círculo rojo y un minutero indicaban que la grabación estaba en marcha. Al volver a fijar la vista en la cueva, sintió un escalofrío. Los cuernos torcidos del macho cabrío y sus brillantes ojos rojos resultaban estremecedores a través de aquel juego de luces y sombras. Aquella gruta lateral, en la que de no ser por los focos no hubiera reparado, constituía un altar inmejorable sobre el resto de la cueva."

El último akelarre de Ibon Martín








#Zugarramurdi
#MuseodelasBrujas
#IbonMartín
#Elúltimoakelarre

martes, 25 de agosto de 2015

Museo de las Brujas de Zugarramurdi



En Zugarramurdi está el Museo de las Brujas. Muy, muy interesante.

Este Museo, que está en una casona de piedra que fue hospital de la localidad, muestra las cuestiones relacionadas con el mundo de la brujería, los aquelarres, la inquisición... Y más concretamente con la sociedad navarra del siglo XVII que dió lugar a la mayor cacería de brujas de España.

Nada más entrar se puede ver el audiovisual "La caza de las brujas" sobre los procesos inquisidores de 1610. Aunque en el museo más tarde se podrán ver algún que otro audiovisual más muy interesantes.




 En la primera planta ya asistimos al nacimiento del mito con María Ximilegui, que aunque tras su llegada a Zugarramurdi participó en los aquelarres, más tarde se arrepintió y avisó de lo que cada noche allí ocurría. Así comenzó la mayor cacería de brujas de España.

Entre 1609 y 1614 fue el proceso. El trabajo de los inquisidores trasladados al lugar culminó en el Auto de Fe de Logroño de 1610 donde hubo 11 personas enviadas a la Hoguera y castigos a otras 42 personas. Pero a partir de aquí comenzó una histeria general que originó que otras inquisidores se fueran otra vez hasta allí y volvieran con 8.000 confesiones de brujeria y 5.000 nombres. A partir de aquí comenzó durante tres años el mayor proceso de brujería que se conoce en la historia. Y aquí te lo cuentan.








Ya en la segunda planta nos muestran los mitos, la sociedad matriarcal y la figura de la herbolera.

Todos esos mitos de la tradición vasco-navarra de los que habla la trilogía de "El guardian invisible" de Dolores Redondo te lo explican aquí con detalle: Mari, Basajaun...

Además hay muchos paneles que hablan de la sabiduría de las mujeres de antes. Ese vivir alrededor de la chimenea, el mundo doméstico, las labores y por supuesto ayudándose del poder de la naturaleza para los males o las enfermedades.









A mí me ha gustado mucho este Museo. Me ha parecido muy didáctico con tantos paneles alternándose con varios audiovisuales. Un Museo muy entretenido, ampliamente documentado y bien ambientado. Os lo recomiendo si pasais por esa zona.