viernes, 22 de agosto de 2014

"Un millón de gotas" Víctor del Árbol



"¿Qué era lo que decía su padre? ¿Aquella frase muda que Gonzalo tenía que recordar en sueños para salvar a Laura, y que siempre afloraba a sus labios demasiado tarde?

- La primera gota que cae es la que empieza a romper la piedra..."



El último libro que he terminado de leer ha sido "Un millón de gotas" de Víctor del Árbol y me ha gustado mucho. Me ha parecido duro sí, pero muy entretenido, tan bien escrito que me ha tenido ahí atrapada por su interesante trama hasta que lo he acabado. 

Nunca había leído nada de este autor pero ahora ya quiero leerme otro de sus libros anteriores, de tanto cómo me ha gustado.

Aunque desde luego no es una novela amable, no, todo lo contrario. Aborda varios temas, pero desde luego uno de ellos es, en mi opinión, la maldad que puede anidar en nosotros si las circunstancias hacen que aflore. Además de la búsqueda de la identidad del padre, la amistad, la trata de niños, los malos tratos... Desde luego que no es una novela amable. Pero es intensa, te remueve por dentro.

El argumento:

"Gonzalo Gil es un abogado metido en una vida que le resulta ajena, en una carrera malograda que trata de esquivar la constante manipulación de su omnipresente suegro, un personaje todopoderoso de sombra muy alargada. Pero algo va a sacudir esa monotonía.
Tras años sin saber de ella, Gonzalo recibe la noticia de que su hermana Laura se ha suicidado en dramáticas circunstancias. Su muerte obliga a Gonzalo a tensar hasta límites insospechados el frágil hilo que sostiene el equilibrio de su vida como padre y esposo. Al involucrarse decididamente en la investigación de los pasos que han llevado a su hermana al suicidio, descubrirá que Laura es la sospechosa de haber torturado y asesinado a un mafioso ruso que tiempo atrás secuestró y mató a su hijo pequeño.
Pero lo que parece una venganza es solo el principio de un tortuoso camino que va a arrastrar a Gonzalo a espacios inéditos de su propio pasado y del de su familia que tal vez hubiera preferido no afrontar.
Tendrá que adentrarse de lleno en la fascinante historia de su padre, Elías Gil, el gran héroe de la resistencia contra el fascismo, el joven ingeniero asturiano que viajó a la URSS comprometido con los ideales de la revolución, que fue delatado, detenido y confinado en la pavorosa isla de Nazino, y que se convirtió en personaje clave, admirado y temido, de los años más oscuros de nuestro país."

La prosa de este autor me ha gustado mucho. Es una prosa cuidada pero al mismo tiempo muy fluida. Un narrador en tercera persona te va contando la historia.

 "Sus padres aceptaron tácitamente corresponder a su esfuerzo, rieron, charlaron de las cosas que importan, las cotidianas, y procuraron darle un término agradable al desayuno..."

El argumento lo ha dividido en dos hilos argumentales que corren paralelos a lo largo de toda la novela. Uno de ellos se desarrolla a partir del año 1933 y el otro a partir del año 2002. Cada capítulo pertenece a uno de estos dos hilos, los va alternando. De este modo se rompe la temporalidad, va saltando del presente al pasado, lo cual agiliza mucho la lectura. También el espacio es diferente. los escenarios van cambiado pues comienza en la Rusia del 1933, pero el otro hilo argumental se desarrolla en Barcelona. Como vemos salta en el tiempo y en el espacio lo cual le da un ritmo ágil a la historia. Y después pasaremos con la trama por varios acontecimientos históricos muy importantes: la Rusia de Stalin, la Siberia soviética con la isla de Nazino; nuestra guerra civil,  y el campo de refugiados de Argelés, la 2ª Guerra Mundial, el París de la postguerra europea...

"Barcelona se desdibujaba mientras amanecía. Podría haber sido cualquier lugar y no habría importado. La geografía solo era un estado de ánimo..."

De un hilo argumental el protagonista es Elias Gil, un joven ingeniero asturiano que viajo a la URSS cómo ya hemos dicho en los años 30 y que estaba comprometido con la revolución. Y el protagonista del otro hilo argumental, el que se desarrolla en el presente, es su hijo Gonzalo, un abogado padre de familia en el presente y en nuestro país. Son todos los personajes de esta novela unos personajes complejos, como un caleidoscopio todos, con muchas caras. Aquí no hay buenos ni malos. Como somos los humanos. Bueno si acaso hay uno...

"Su rostro todavía conservaba la belleza, no ya de la juventud, sino algo mucho más sutil y natural, una expresión de calma que servía de dique eficaz contra las prisas que siempre tiene el tiempo para zanjar una vida. la mayoría de la gente acumulaba los años sin ser más lúcida o más sabia, solo más vieja..."

El autor ha creado una trama compleja que el lector va recomponiendo poco a poco a medida que va leyendo la novela. Tiene tintes históricos, pero también tiene algo de novela romántica  y por supuesto de intriga. Pero, en mi opinión, no decae en ningún momento su ritmo, pues va introduciendo puntos de giro que mantienen tu atención.

Ha sido una novela que me ha gustado mucho. No es una lectura placentera, es dura, dado los ambientes por los que va discurriendo la trama, los temas que aborda, y las penalidades por las que el autor hace pasar a sus personajes sin escatimar con datos de torturas y demás. Es realista, intensa. Pero creo que está bien escrita, los diálogos son fluidos, naturales, la prosa es sencilla pero como veis he ido anotando muchas de sus frases porque creo que sus descripciones son minuciosas, y su prosa es rica, cuidada, con imágenes que eran verdaderos hallazgos:

"Los hombres están solos ante el vientre de una mujer que sepa amarlos, no sirven de nada las cinchas, las pistolas o las banderas. Un hombre desnudo es, ante una mujer desnuda, una patria sin fronteras".


En fin... pues eso que la he disfrutado mucho.

"Concéntrate en lo que puedes controlar y olvídate del resto -le dijo a su hijo, dándole un ligero codazo para que no aflojara la tensión sobre la caña.

El niño trató de retener esa frase en la mente, para descifrarla más tarde, pero como casi todo, también aquellas palabras se le terminarían olvidando con el tiempo, y solo quedaría la ambigua sensación de que de vez en cuando su padre trataba de decirle cosas importantes mientras pescaban. ..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios me enriquecen, anímate y déjame uno