Mostrando entradas con la etiqueta Berlín. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Berlín. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de junio de 2016

De letreros de la calle - para la colección

Berlín "La rayuela y Mar"

Vamos a por el martes ¿no?

Para hoy un par de letreros, de esos que nos gustan, para nuestra colección.

A este blog le gustan esos letreros o frases que haces que vuelvas la cabeza cuando vas andando, o que inevitablemente asome una sonrisa a tu boca que te pilla desprevenido hasta a mí. Hoy traemos dos de ejemplares de esos.

El caso de arriba, continúando con la entrada anterior, también es de Berlín. Lo cacé en la librería La rayuela, de la que ya hablamos. En un corcho estaba ese anuncio que había escrito "Anna" que "estará muy curiosa de encontrarte". Que graciosa. Los líos del cambio de idioma. 




Esta foto de encima es de un bar que hay cerca de mi trabajo en Madrid. También ya hemos puesto alguna que otra entrada de sus frases en los tablones. Me hizo mucha gracia que nos dijera que que la carne de la hamburguesa es igual, igual que ¡la que imaginamos en sueños! 

Me gusta esta forma de buscar la complicidad con el cliente, pues claro que sí

lunes, 13 de junio de 2016

Librería "la Rayuela" en Berlín


 Hoy os traigo unas fotos que tenía pendientes, se trata de dejar reflejo de una librería bien chula que tuve la oportunidad de visitar en Berlín. 

La librería "La rayuela", una librería hispanohablante en pleno Berlín. Un lugar muy acogedor donde se pueden curiosear libros en nuestra idioma con toda tranquilidad. Además tiene espacio para tomarte algo. Yo me tomé un zumo recién hecho riquísimo de kiwi, fresa y naranja riquísimo.

También, como podéis ver hacer cursos e incluso una ¡tertulia! fijaos en el cartel que viene en la parte de debajo del todo.

La Rayuela es la librería hispánica, pero comparte espacio con la escuela de idiomas "Mar" y el café. Un lugar literario muy recomendable en una ciudad tan cultural y tan abierta como Berlín.






 






martes, 24 de mayo de 2016

La Biblioteca del Instituto Cervantes en Berlín


Hoy os quería dejar una entrada sobre una biblioteca. 

Pero claro no es cualquier biblioteca, sino que es la del Instituto Cervantes en Berlín. 

Lleva el nombre del Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, que la inauguró en marzo del año 2003.

Yo tuve la suerte de que una persona que había trabajado allí me la enseñara. Y la verdad es que tanto el edificio del Instituto Cervantes, como su Biblioteca merecen una visita.

El edificio no es nada corriente ya lo veis en las fotos. Lejos de eso está declarado de Patrimonio Nacional. Está situado muy céntrico, cerca del Hackescher Markt. Muy cerca también de los Museos.





Fijaos en los grandes ventanales de la parte de arriba. ¡La Biblioteca! ¿Que más se le puede pedir a una biblioteca que toda esa luz natural? Pues ahí está. En la última planta con muchísima luz. 

Tiene a su vez, dos plantas, en la de abajo están todos los ficheros y los libros y varias salitas, una para los niños, ya lo veis por los juguetes que tiene. 

Y en la parte superior hay varias mesitas de estudio pegadas a los enormes ventanales, y también varias salitas más.

Está especializada, claro, en cultura y lengua española. Es un importante punto de contacto entre los berlineses y toda la literatura de habla hispana. Hay también periódicos españoles, películas, música, libros de consulta, se puede navegar por internet... Por supuesto en el Cervantes se hacen numerosos cursos de todo tipo, más o menos intensos de español. Cursos de formación de Profesores, de preparación para pruebas...

La biblioteca no es muy grande, pero me gustó mucho, es muy acogedora. El acceso es libre y gratuito. Para acceder a sus fondos sí que se necesita un carnet.

Qué suerte poder decir que la he visitado. Ojalá pudiera decir lo mismo de todas las bibliotecas que tiene por el mundo el Instituto Cervantes. 

Eso sería un lujo, vamos. Pero ¿quién sabe? poco a poco...












Instituto Cervantes

Rosenstrasse 18-19
10178 Berlín

martes, 17 de mayo de 2016

Bebelplatz, la plaza de Berlín de la quema de los libros de 1933



"Das war ein Vorspiel nur, dort wo man Bücher verbrennt, verbrennt man am Ende auch Menschen." (Eso sólo fue un preludio, ahí en donde se queman libros, se terminan quemando también personas.) 

Heinrich Heine

"In der Mitte dieses Plätzes verbrannten am 10 Mai 1933 nationalsozialistische Studenten die Werke hunderter freier Schriftsteller, Publizisten, Philosophen und Wissenschaftler" - "En mitad de esta plaza estudiantes nacionalistas quemaron el 10 de mayo de 1933 las obras de cientos de autores, periodistas, filósofos y científicos."


 Uno de los lugares de los que tenía que dejar reseña en este blog, sin lugar a dudas, es el Memorial de la quema de los libros que existe en Berlín, en la plaza Bebelplatz.

Este lugar es famoso porque se llevó a cabo en este lugar el 10 de mayo de 1933 la famosa quema de los libros por parte de miembros de las juventudes hitlerianas y los "camisas pardas" (la SA, una organización tipo milicia del partido nacionalsocialista alemán), instigados por el ministro Goebbels.

Dicen que los nazis quemaron cerca de 20.000 libros de filósofos, científicos, poetas, narradores y demás, que previamente había acarreado en carretillas y camiones hasta la deplorable pira. “Hemos dirigido nuestro actuar contra el espíritu no alemán. Entrego todo lo que lo representa al fuego”, gritó un joven estudiante de 23 años antes de arrojar una pila de libros a la llamas. Esa acción se repitió en muchas plazas de muchas ciudades (21 he leído), los estudiantes nacionalsocialistas querían terminar con todas las obras que, según ellos, iban en contra de sus idearios.




Entre los intelectuales y artistas alemanes comenzó en 1933 el éxodo. A otros autores que no emigraron, se les prohibió la publicación de sus libros en Alemania. Ya para 1934, existía una lista con más de 3 mil publicaciones censuradas.

El poeta Heinrich Heine, de origen judío, era uno de los tantos autores que los nazis querían hacer desaparecer de las bibliotecas. Una frase de Heine, muerto en 1856 en su exilio parisino, del año 1817, resulta que finalmente fue profética. Es la frase que encabeza esta entrada.


La Bebelplatz, que se llamó anteriormente Opernplatz, es una plaza grande de Berlín que está al sur del bulevar que recorre la ciudad de este a oeste (Unter den Liden o Bajo los Tilos) y donde se halla el edificio de la Ópera (actualmente en obras), varios edificios de la Univesidad Humboldt y la Iglesia católica más antigua, la Catedral de Santa Eduvigis.

De casualidad este año, un 10 de mayo también, yo estaba en Berlín. ¿Cómo no iba a visitar este lugar?

El memorial de la quema de libros tiene una placa con la inscripción que encabeza la entrada. Se trata de una habitación blanca bajo un cristal con las estanterías vacías. Espero que podáis apreciarlo en las fotos. Sinceramente no es el memorial que más me gustó de Berlin, una ciudad llena de Memoriales, pero tiene tanta importancia que se merecía una parada.







miércoles, 11 de mayo de 2016

El muro de graffitis para no olvidar el muro - Berlín



Hoy para nuestra colección de Murales y trampantojos una entrada de lujo.

Son graffitis del muro de Berlín. Os traigo una selección de mi paso por esa ciudad en éstos días.

Algunas las estaban restaurando y da gusto verlas tan luminosas. Es una pena que la gente se dedique a pintar sobre ellas.

Es un tramo del muro de 1,3 km. Y los graffitis son de 118 artistas de todo el mundo, de 21 países, que intentaron explicar los sentimientos ante un futuro mejor tras la caída del muro, a principios de 1990. Entre ellos un catalán Ignasi Blanch. El llamamiento partió del artista iraní Alavi. Y al conjunto se le llama East Side Gallery, y que simboliza el muro para no olvidar el muro.

Es un anticipo de un montón de cosas que tengo que contaros de Berlín. He pensado que qué mejor comienzo.

A disfrutar.

Y otro día más.

Este curriculum del muro me gusta mucho. Las flores sobre cada año son los que murieron por él.

Masas de gente cruzando el muro de Kani Alavi, el precursor del llamamiento a pintar el muro. He leído que quiso reflejar las caras de la gente que esa noche del 9 de noviembre del 89 veía ante él.

El Trabant, el único coche utilizado en la Alemania oriental, atravesando el muro. De Birgit Kinder

El líder ruso Leonid Brezhnev besando a Erich Honecker, líder de la República Democrática Alemana,de Dmitri Vrubel