domingo, 27 de octubre de 2019

Fray Escoba y Perú



La niña que yo era tiene una biblioteca particular que viaja con ella a todas partes y siempre.

La niña que yo era leía tan deprisa, que su madre le decía que estirara un poco más los libros, que eran cuatro, y no había dinero para comprar tantos.

La niña que yo era, ya no recuerda si los libros que están en su biblioteca, eran de ella o de alguno de sus hermanos; sin embargo, recuerda a la perfección los títulos, la portada y el chorro de sensaciones que dejaron dentro de ella.

Y le ocurre que a veces, muy de vez en cuando, en los lugares más remotos y sin esperarlo, tropieza con algún personaje de los libros de su biblioteca.  

Y sin querer vuelve al presente uno de aquellos títulos, la portada y el chorro de sensaciones que dejaron dentro de ella y que con el paso del tiempo creía perdidas.

No lo estaban. 

Habían viajado con ella: Solo tenían que despertar. 

Y ocurre que a veces, en los lugares más remotos y sin esperarlo, la niña que yo era y la que soy, sonreímos a la vez. 

A la vez. 

¡Anda Fray Escoba!

Y se van cerrando círculos.




Los restos de San Martin de Porres, Fray Escoba, descansan en la Basílica y Convento de Santo Domingo de Lima, junto a los restos de Santa Rosa de Lima y San Juan Macías en el denominado Altar de los Santos Peruanos.





#San Martín de Porres
#Lima
#Perú

2 comentarios:

  1. Me encanta leer lo que escribes querida Rocío, gratos recuerdos siento con mi santo San Martín de Porres, también leí de niña. Gracias por recordar.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias a ti Verónica. Por leerme y por comentármelo. Me hizo mucha ilusión encontrarme con Fray Escoba, no había vuelto a acordarme de aquel libro en tantos años. ¿Dónde iría a parar? Con lo que me gustaba... Gracias Verónica por tu comentario. Ya me has alegrado la mañana!!

    ResponderEliminar

Tus comentarios me enriquecen, anímate y déjame uno