jueves, 31 de enero de 2019

"Más de veinte maneras de lavarse las manos" de Carmen Ramos



"No pueden devolvernos al infierno. Eso dijo ella. Quiero lavarme las manos, dijo también, y quitarles todo el polvo acumulado de tantos años. Ahora todo queda tan lejos, dijo. Y musitó una oración que cuando era chica había aprendido de su abuela, que la había aprendido de la abuela de su abuela. Yo me mordía los labios, tenía sed y todo sabía a sal.

Me había quedado dormido y me despertaron las voces y el ruido de los motores. nos pusimos muy nerviosos. Solo ella guardó la calma, y cuando el policía iba a agarrarle el brazo para ayudarla a bajar de la patera, la vi cerrar los ojos y lanzarse al mar."

Pág. 51
Más de veinte maneras de lavarse las manos de Carmen Ramos


"Más de veinte maneras de lavarse las manos" es un libro prestado que yo no pedí, pues desconocía de su existencia. Un libro prestado que mi amigo me ofreció diciéndome: "Te he traido un libro para que te lo leas". Un libro prestado que así de primeras con esa foto de una chica dentro de dos hojas de lechuga solo traía perplejidad. 

Pero lo siguiente fue que me contaran que estaba formado por microrrelatos, muchos más de veinte por mucho que el título nos hable de ese número. Hilados de tal manera que cada uno empieza por la frase que termina el anterior. Aunque sus contenidos no tengan nada que ver. Pero además en todos, cada uno en torno a las cien palabras, se lavan las manos.

Sonreí, tanta premisa sí, eso ya picaba mi curiosidad.

Me los he leído y releído todos más de una vez. Y varios de ellos me han gustado mucho. 
Cuánto cabe en apenas cien palabras, cuántas historias. Y cuántos temas: cotidianidad, inmigración, maltrato, locura, amor, identidad de género, alzheimer, creación literaria... 


“No sorbas Álex…qué manía ha cogido este niño. No corras que sudas y luego te enfrías. No saltes en el charco que te vas a poner perdido. No te acerques a los perros o volverá a darte alergia. No te subas en los bancos que te abrirás la cabeza. No cojas nada del suelo que está lleno de microbios. No hables con desconocidos ni aceptes nada de extraños. No te pongas al sol. No te pongas a la sombra. No bebas agua de las fuentes. No te laves las manos sin remangarte. Mamá, ¿alguna vez has dicho la palabra sí?”.  

 Pág 64
Más de veinte maneras de lavarse las manos de Carmen Ramos



Relatos encadenados que cuentan mucho con pocas palabras. Cada uno dejándonos un anzuelo para invitarnos a seguirle, a seguir leyendo. Aunque la autora en sus instrucciones preliminares para lavarnos las manos nos diga que no hace falta que nos los leemos todos seguidos, sino que nos bajemos las mangas y sigamos en nuestro lugar favorito todo el tiempo que queramos... 

Es un libro muy original, eso es cierto. 

Y las historias no acaban en las cien palabras que ocupan sino que algunas de ellas te las vuelves a encontrar pasadas unas páginas, contadas desde otro punto de vista o en otro tiempo. Historias profundas pero contadas con una prosa sencilla y sin embargo, contundente.

Este libro es como un cubo de rubik que tiene muchas caras, y eso dice mucho del nivel de la escritura de esta autora Carmen Ramos. 

Qué buen prestamo me hicieron aunque yo no lo pidiera, eso también dice mucho de mis amigos.

Por mi parte, yo seguiré investigando qué más ha escrito esta autora. 

Por la vuestra, si podéis, echar un vistazo a "Más de veinte maneras de lavarse las manos". De Carmen Ramos. Públicada por la Editorial Lastura, en la colección Narrativa Alquisa.



"Ya nunca más sería mi niña. Había salido por fin del quirófano tras más de cinco horas y todos esperábamos a la puerta. Mientras el cirujano se lavaba las manos, una enfermera nos iba explicando cómo había sido la operación y cómo tendría que transcurrir el postoperatorio y nos dio un montón de papeles, a los que ninguno prestamos mucha atención, y nos dijo algo del Registro Civil, pero tampoco eso nos preocupaba mucho. ¿En qué momento se le ocurrió a esta chiquilla convertirse en Alejandro? ¿Qué hariamos con los peluches de su habitación? ¿Tendría que llevarmela al fútbol? ¿Cómo sería ahora su voz?"

Pág.23
Más de veinte maneras de lavarse las manos de Carmen Ramos 





Carmen Ramos, de profesión Economista, nació en Gibraleón, provincia de Huelva, en 1968. Se inició en el mundo de la literatura con una primera publicación de título Mudanza Interior, plaquette editada por Ediciones en Huida, en 2010. Le siguieron los libros de poemas: Poliédrica (Ediciones en Huida, 2011) y Las estrellas han hallado otra forma de morir (Guadalturia Ediciones, 2013) Por este libro fue candidata al Premio Andalucía de la Crítica 2013. Publica en 2016, Pequeño Tratado de Etología (Lastura Ediciones) Le sigue la colección de haikus Utsugi to wasabi (Las hojas del baobab, 2017) Y en octubre de 2018 salen a la luz estos microrrelatos, Más de veinte maneras de lavarse las manos (Lastura Ediciones) Ha sido incluida en las antologías En legítima defensa. Poetas en tiempo de crisis (Bartleby Ediciones, 2014) y ha sido responsable junto al poeta Iván Onia de la antología, La pirotecnia peligrosa, 11 poetas para el siglo XXI (Ediciones en Huida, 2015). Desde 2016 coordina el Taller de iniciación a la poesía “Completamente viernes” junto a la Concejalía de Juventud y Cultura del Ayuntamiento de Gibraleón, intentando, además, mantener vivo su blog Poliédrica.

#Mas de veinte maneras de lavarse las manos
#Carmen Ramos
#Microrrelatos

lunes, 28 de enero de 2019

De veletas y los días





Cuando los días eran fotocopias grises, una, otra, otra, escupidas por una impresora cuadrada llamada rutina.
Cuando las responsabilidades nos tenían secuestrada la imaginación.
Cuando el cansancio nos dejaba derrotados en el sofá todas las noches
sin mas horizonte que la televisión, sin más piel que el hombro del otro.


Al fin llegaba un día que nos obligábamos
a salir a la calle
sin más cometido
que disfrutar del viento moviendo nuestro flequillo
sin más rumbo
que el que nos indicaran las veletas.


Dublín











#Veletas
#Viajes
#Dublín
#Francia



domingo, 27 de enero de 2019

"Trovadorescas". Que no nos falten cuentos.


¿Quién no se acuerda de los cuentos que le enseñaron de niño?




Yo recuerdo perfectamente a mi madre contándome aquel del lobo que se enharinó la pata para engañar a los cabritillos cuando le pidieron que la asomara y comprobar que era su madre, como también atesoro su voz diciendo "Garbancito ¿Dónde estás? En la tripa del buey...", entre otros. Y son parte de mis recuerdos más preciados.

Nos gusta que nos cuenten historias. Escuchar, imaginar, despegar los pies del suelo y volar tras un cuento. Pocos placeres son tan intensos y duraderos.

Y algunos, los que más los disfrutamos, además nos gusta contarlos.

De este ansia por contar, por transmitir, por compartir historias, nació "Trovadorescas", un grupo de cuatro mujeres contadoras: Carolina, Susana, Carmina y Piluca.

"Contar bellas historias es cosa de trovadoras" dicen de ellas mismas en este espectáculo con el que recorren algunas de las salas de Madrid.



El pasado 12 de enero estuvieron en "Vergüenza ajena" ese bonito café librería, donde tienen cabida tanto las historias quietas en el papel como las historias volando gracias a las voces de las personas. No os perdáis ese tranquilo rincón de Chamberí donde se degusta la literatura y el arte salpica sus paredes con diversas exposiciones. Vergüenza Ajena en la calle Galileo núm. 56.

Qué mejor lugar para escuchar a las Trovadorescas. Para volar con sus cuentos, para sonreír con sus historias picantes y compartir su brindis. Para disfrutar de su forma de revivir a los antiguos juglares, su forma de entender la narración oral.









Le ponen imaginación e ilusión, mucha ilusión y sobre todo tiempo y trabajo. Estas chicas quieren hacer diferentes espectáculos, quieren contar cada vez mejor, quieren que disfrutemos con ellas y su manera de contar.


Que no nos falten los cuentos. Cuánto hay que agradecer que haya quién vele por ello.


Porque me gusta la gente que se toma muy en serio la tarea de contar, brindemos con ellas por la literatura.






Por las "Trovadorescas". No dejéis de ir a verlas si te tenéis ocasión.























Siento no haber podido subir más vídeos, porque son demasiados grandes y el blog no me deja colgarlos. Una lástima...



#Trovadorescas
#Cuentacuentos
#Vergüenza Ajena Café Librería


viernes, 25 de enero de 2019

"30 maneras de quitarse el sombrero" de Elvira Lindo



“Dicen que me he vuelto más seria escribiendo. Se equivocan. Me he vuelto más libre. Ya no intento hacer gracia, porque hay cosas que quiero contar en otros tonos”. Elvira Lindo


 
“30 maneras de quitarse el sombrero” de Elvira Lindo

Terminé de leer el último libro de Elvira Lindo “30 maneras de quitarse el sombrero”. Uno de esos libros que a mí me gusta tener en papel porque tiene fotografías encabezando cada capítulo y se me hace más fácil abrirlo al azar y releer alguno de ellos.
Me ha parecido muy interesante.

Además de que la prosa de Elvira Lindo me resulta muy atractiva por su entusiasmo y su desenfado, su naturalidad y en ocasiones su humor, al mismo tiempo encuentro que siempre es profunda y llena de conocimiento sobre lo que cuenta.
Supongo que ya sabéis que en los años 20 Margarita Manso, Maruja Mallo y Concha Mendez, mujeres de la Generación del 27 que durante años pasaron desapercibidas, desafiaron a la época quitándose el sombrero en plena Puerta del Sol, y fueron apedreadas por ello. Un gesto provocador, un acto de rebeldía contra las normas de la época que Elvira toma prestado para contar en sus ensayos la vida de 29 mujeres que también desafiaron al mundo que les tocó vivir.

Son textos que ya habían sido publicados en el periódico o que había escrito para distintas conferencias, pero que ahora se recogen en este libro. Y finalmente, el último se refiere a ella misma. “Autorretrato, una mujer inconveniente” es un retrato que hace la autora de sí misma. Me ha llamado mucho la atención la peripecia de “Manolito Gafotas” al ser traducido, por ejemplo, o como cuenta lo sola que se sentía en el primer año de su vida en Nueva York: “Es difícil hablar de lo solo que se ha estado”.
El prólogo es de Elena Poniatowska que subraya la veracidad de los retratos de la autora.

Muchas mujeres escritoras, e incluso personajes femeninos, dignas de traer a la actualidad y, en su caso, leer o releer con detenimiento son las que nos trae Elvira Lindo. Desde nuestra querida Pipi Langstrum que nos enseñó lo que era ser libre cuando aún éramos pequeños, pasando por Ana Frank cuya voz nos llegó desde aquel cuaderno rescatado y publicado por su padre, hasta la valentía de Concha Méndez, la mujer brava que fue María Guerrero, mi adorada Gloria Fuertes, Elena Fortún, Adelaida García Morales que llevó Víctor Erice a “El Sur”.

También nos detenemos en autoras que no son españolas, como la de Mujercitas Louise May Alcott, Carson McCullers, Alice Munro, Mary Beard, Edna O`Brien… Y así hasta 29 mujeres dignas de ocupar un espacio en este libro, españolas y no. Pero todas muy recomendables.
Se reconoce la autora como una coleccionista de infancias y se detiene en la de algunos escritores muy famosos como Harper Lee y Truman Capote.

A mí me ha llamado mucho la atención Vivian Gornick y me apetece leer su libro “Apegos feroces”. También me ha interesado la figura de Victoria Kent, que ya conocía pero no tanto. En fin que hay que tomar nota de muchos detalles de este libro porque con cada ensayo te pica la curiosidad o aprendes mucho, al menos yo, cada capítulo trae varias recomendaciones que te invitan a sumergirte más en la autora que sea.

Terminé de leer este libro y después he estado releyendo algunos de sus capítulos de nuevo, me merecía la pena volver a hacerlo. Y me molesta muchísimo no recordarlos más, pero la memoria ya no es lo que era.

“30 maneras de quitarse el sombrero” de Elvira Lindo son 29 homenajes y un autorretrato. Un libro entretenido e instructivo. ¿Qué más se puede pedir?
Merece la pena su lectura.
 

“Todos los días, se conoce una persona nueva, una puesta de sol nueva. Todos los días pasan cosas hermosas” Grace Paley de la mano de Elvira Lindo.

#Elvira Lindo
#30 maneras de quitarse el sombrero

miércoles, 23 de enero de 2019

Madrid. Un tesoro





En Madrid tenemos polución y atascos.
Tenemos todas las huelgas del mundo y apretujones en el metro.
Tenemos fila para entrar en casi todo y carreras para coger entradas, también en casi todo, porque bien es verdad tenemos mucha oferta cultural.

Tenemos siempre prisa y poco tiempo.

Pero, sobre todo, tenemos un tesoro al alcance de todos los millones de personas que vivimos aquí.
De todos. Solo tenemos que levantar la vista del suelo.

En Madrid tenemos un cielo precioso bajo el que vivimos todos los días del año.









#El cielo de Madrid
#Madrid

jueves, 17 de enero de 2019

"Recuerdos" una obra de teatro de improvisación en la Sala PlotPoint




En una foto que nunca existió están las cuatro en fila india ocupando los bancos de la última fila de aquella clase de COU. En la pizarra está Elsa, la de latín, o mejor dicho, está hablando el de Arte, sí, el profesor de Arte, con el que sufrían tanto pero que también les hacía reir. Qué profesor tan intenso era. 

En esa foto que nunca existió seguramente están temiendo que el de Arte se fije en cualquiera de ellas, que las ponga en evidencia, era de lengua afilada, un buen profesor, un profesor estupendo que sabía muchísimo y lo transmitía genial, pero qué peligro tenía, era de lengua muuuuy afilada:
"¡Señor Leroy que hace saltando sobre las mesas!"

Treinta y tantos años después, de vez en cuando, vuelven a sentarse en fila india como en los bancos de aquella clase, codo con codo, solo que ahora lo procuran hacer para ir al teatro. Una buena costumbre que ojalá no aparquen nunca.

En aquella ocasión se decidieron por una obra de improvisación "Recuerdos" en una pequeña sala de Madrid, por la zona de Embajadores, sí en esa calle que hay tantas salas pequeñas, en esta ocasión era en la sala PlotPoint.

Salieron contentas, charlando sobre ella, buena señal.

La verdad es que era curioso. Cuando entraron les pidieron que escribieran un recuerdo en un papelito. Y después pasó uno de los actores con un cofrecito donde los iba metiendo. Cuando ya tuvo todos, se subió al escenario y sacó al azar seis de ellos, uno por cada uno de los actores. Y los leyó en voz alta.

Después los seis actores se pusieron en corro de espaldas al público para hacer un pequeño cónclave, para inmediatamente después comenzar a improvisar varias obras que se iban cruzando, unas más serias, otras más cómicas, pero cada una dedicada a uno de los recuerdos escogidos.


Fue curioso, actuaban bien. 



 ¿Cómo lo harán? Algo tienen que tener de base ¿no? se decían. Deberíamos volver otro día para comparar, también se dijeron. Son buenos, improvisan rápidamente, con toda naturalidad.

Fue una actuación original, entretenida, dinámica. Desde luego recomendable, concluyeron.

Y mientras sus voces se perdían entre los pasillos del metro se les podía escuchar haciendo planes para una próxima quedada, otra obra de teatro estaría bien, sí, volver a estar sentadas en fila india, codo con codo, cómo cuando compartian aquella última fila de bancos en una clase de COU. 

Como estaban sentadas en una fotografía que nunca existió.


#Recuerdos en la Sala PlotPoint
#Teatro

lunes, 14 de enero de 2019

El bolso de Blixen de Jesús Marchamalo, ilustrado por Antonio Santos


"La cura para todo es siempre agua saldada:
el sudor, las lágrimas, el mar"
Karen Blixen


Una delicia.

Así resumirías uno de los tres tesoros que trajeron los Reyes Magos. 

"El bolso de Blixen" escrito por Jesús Marchamalo e ilustrado por Antonio Santos es un retrato de la vida de Karen Blixen, la autora de "Memorias de Africa".

Ella, que era tan delgada como este librito, fue tan grande como es éste. 

Así comienza:

"Hay una foto suya con Marilyn Monroe tomada en Nueva York en febrero de 1959. Marilyn esplendorosa, inmensamente rubia, con un elegante, carnal, vestido negro escotado como un escaparate y una estola de piel sobre los hombros. La baronesa, sentada a su lado sobre un descalzador, minúscula, los ojos negros, vivos, perfilados de khol y una sonrisa exánime..."

46 páginas donde te van contando la historia de esta baronesa a quién no puedes evitar ponerle la cara de Meryl Strep, así es el cine, y que no sabes por qué te parece tan misteriosa e interesante. Y además contado por Marchamalo como si te llevara en volandas por la existencia de la escritora mostrándote a pinceladas, detalles de esa vida, a veces feliz, a veces no tanto, pero que se te antoja tan sugerente.

Marchamalo se detiene en "las pequeñas cosas" de Karen Blixen, en su forma de ser y la de los que la rodearon, y lo hace de tal forma, con tanta precisión en los adjetivos, que vuelves a ver Africa y a la avioneta de Denys estrellándose, vuelves a sentir el frío de su Dinamarca, y el de su habitación donde se transformó en Isak Dinesen, ves a la Blixen de antes y después de la película, o mejor dicho de su libro.

Marchamalo transmite mucho en los pocos minutos en que tú te lo lees. 

Y tú terminas "El bolso de Blixen" pensando: 
46 páginas apenas, qué lástima que sea tan corto.






Los Reyes Magos del 2019

#Jesús Marchamalo, escritor.
#Antonio Santos, ilustrador.
#Marilyn Monroe
#Karen Blixen
#"El bolso de Blixen"

viernes, 11 de enero de 2019

Concierto de música celta de navidad en Alcalá de Henares




Hay recuerdos que se quedan clavados con dos chinchetas invisibles al corcho de nuestra biografía. Recuerdos que sobreviven al paso del tiempo y la desmemoria.

Despeinados y agotados volvíamos de la acampada de fin de curso de 3º de BUP.
Alameda y las tiendas de campaña, la profe de Historia y su hijo,
las canciones con la guitarra en torno al fuego.
Las risas, los amigos, los amores:
Nosotros.  

NOSOTROS con mayúsculas.
Y a la intemperie, los sentimientos que aún no habíamos aprendido a domesticar.

Volvíamos de la acampada de 3º de BUP y Jaime comenzaba a tocar la flauta.

Miércoles 28 de diciembre de 2018.
Catedral de Alcalá de Henares
Boys of the Hills y la Celtic Chamber Orchestra les presentan en concierto “Atlantic Sound”. Una travesía musical llena de misterio y belleza, con una propuesta de sonidos marineros con guiños al barroco evocando una música que nos recuerda a historias de piratas y sirenas en una travesía desde Irlanda. 

Jaime Muñoz del grupo La Musgaña colaborando con ellos.



Solo habían pasado 35 años desde aquella acampada.
Y NOSOTROS con mayúsculas.













Fotografía gentileza de Mariano Dévora.


#Concierto música celta.
#Recomendación músical.
#Amistad
#Jaime Múñoz y La Musgaña
#Boys of the Hills y la Celtic Chamber Orchestra 
#Atlantic Sound

lunes, 7 de enero de 2019

Aquellos libros salvaron el día de Reyes




Una vez hubo una víspera del día de Reyes muy triste.

La vida se había empapado de pena.

No había ilusión, no había sorpresas, no había regalos preparados.


Entonces tu madre cogió el monedero y dijo: Abrigaos que nos vamos al Corte Inglés.

Una vez allí, cada hermano pudo escoger tres o cuatro libros que quisiera.

Tú escogiste los de Enyd Blyton.

Aquellos libros salvaron ese día de Reyes.


Todavía necesitas que,

traigan los regalos que traigan,

los Reyes Magos no olviden tus libros.