Mostrando entradas con la etiqueta Lisboa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lisboa. Mostrar todas las entradas

jueves, 15 de diciembre de 2016

Revoltijo literario: Casas de Escritores, poemas, sentencias entre El Algarve, Lisboa, Madrid y Segovia

Vila Real de San Antonio en el Algarve en Portugal
Hoy vamos a hacer una entrada literaria para el blog a modo de cajón de sastre. 

Me apetece que sea variada en esta día gris, al menos en Madrid.

La foto que encabeza la entrada está tomada en el Algarve, en Vila Real de San Antonio. Me gustó mucho la sentencia o el aforismo que habían escrito.

De la Casa de Pessoa, en Lisboa

Del Algarve saltamos hasta Lisboa y nos quedamos con una fotografía de Fernando Pessoa fotografiado por su amigo Manuel Martins en septiembre de 1929. Está bien lo de "Fernando Pessoa, en fragrante delito"...

La fotografía está tomada de la Casa del escritor en Lisboa.



Ahora saltamos de Lisboa a Madrid. Y también sacamos de este cajón de sastre un recuerdo para el dramaturgo Antonio Buero Vallejo, porque este año estamos celebrando el centenario de su nacimiento. 

Estas fotografías son de la calle General Díaz Porlier, donde está la casa donde vivió y murió el escritor, en Madrid. 





Y de Madrid, nos vamos hasta Segovia, y rescatamos de sus paredes un letrero antiguo, muy antiguo, de esos que da gusto encontrar.

"No se permite dejar carruajes en esta plazuela bajo la multa de 5 pesetas"

Está chulo ¿verdad?


En Segovia en pleno centro de la ciudad

Todas las fotos las he ido haciendo yo en este año 2016.

viernes, 14 de octubre de 2016

La Lisboa de Pessoa, itinerario literario



Hoy vamos a dedicar la entrada a una ciudad y a su escritor. Me gustan mucho estas asociaciones.

Nos vamos a pasear por Lisboa y Pessoa. Buena combinación ¿Verdad?

Lisboa está llena de alusiones a su poeta, a poco que caminemos nos vamos a encontrar con él. 

Primero vamos a darnos un paseo tranquilo por el barrio de El Chiado, el barrio de los literatos. 



Aquí nos vamos a encontrar en todo su centro con el poeta que nos está esperando para que nos hagamos una foto con él. Sí es típico, típico, pero somos viajeros, y turistas ¿Por qué no hacerse la foto?

Delante del Café A Brasileira está sentado Pessoa.


Y ya que estamos tan cerca visitamos de paso la Librería Bertrand, que está considerada como la librería más antigua de Europa (se fundó en 1732, y de alguna manera logró sobrevivir al gran terremoto de Lisboa de 1755). Dicen que también la frecuentaba Pessoa. De esta librería en concreto ya tenemos una entrada en el blog:




Después aunque Pessoa llegó a vivir en veinte casas diferentes (Largo do Carmo, Rua Antero de Quental, Rua Pascoal de Melo...) , la última en la que vivió es la que está dedicada a su memoria: La Casa Museo de Fernando Pessoa (R. Coelho da Rocha, 16) que está en el barrio de Campo de Ourique. En esta casa tenemos algunos objetos del poeta, y parte del mobiliario de su habitación. En la actualidad la casa está concebida como un Centro Cultural para realizar exposiciones, talleres, lecturas... 

También tenemos ya en el blog una entrada más detallada sobre esta casa: 
http://rociodiazgomez.blogspot.com.es/2016/08/la-casa-museo-fernando-pessoa-de-lisboa.html




Antes hablábamos del café A Brasileira porque es donde se encuentra la estatua del poeta, pero curiosamente se dice que su café favorito fue en realidad el Café Martinho da Arcada (Praça do Comércio, 3), que continúa igualmente abierto al público y donde hay referencias también al poeta.




También en nuestro paseo podemos transitar por a Baixa, por lugares que también están señalados como allegados a Pessoa por la zona. Aunque son lugares que ves casi de casualidad porque no suelen venir en las guías ni itinerarios recomendados.

Tenemos por ejemplo el edificio, muy cerca del Elevador de Santa Justa, donde estuvo la Editorial Olisipo, fundada por Pessoa en el 1921.






Bueno, éste ha sido nuestro paseo recordando a Pessoa. Pero cualquier paseo por Lisboa, por sus cuestas, sus calles, sus parques, nos lleva al poeta y a sus heterónimos.

Lisboa es una ciudad con muchísimo encanto, elegante, decadente, y muy salpicada de literatura. Le tenemos que dedicar más de una entrada.





"En ciertos momentos muy claros de la meditación, como aquellos en que, al principio de la tarde, vago observador por las calles, cada persona me trae una noticia, cada casa me ofrece una novedad, cada letrero contiene un aviso para mí. Mi paseo callado es una conversación continua, y todos nosotros, hombres, casas, piedras, letreros y cielo, somos una gran multitud amiga, que se codea con palabras en la gran procesión del Destino.  ..."

Pessoa 

jueves, 18 de agosto de 2016

La Casa Museo Fernando Pessoa de Lisboa



Intento ahora en el verano retomar entradas de estos meses pasados que no he tenido tiempo de ir contandoos. 

Tenía pendiente hablaros de la Casa Museo de Fernando Pessoa en Lisboa, para incluirla dentro de nuestra colección de Las casas de los Escritores. En su día hablamos de la Fundación de Saramago, en la Casa dos Bicos también en la misma ciudad, pero ésta se nos había quedado sin reseñar. Frases famosas cruzando la fachada del edificio es lo primero que te sorprende cuando te la encuentras.




En esta Casa Museo vivió el poeta desde el año 1920 hasta el año 1935 que murió. Cambió de domicilio como unas treinta o cuarenta veces. Había nacido el 13 de junio de 1888 en la Freguesia dos Mártires, Lisboa, y murió el 30 de noviembre del 35. Esta casa está en el Campo de Ourique, en la Rua Coelho da Rocha, 16 y fue donde vivió sus últimos quince años. Aquí se trasladó con sus hermana y sus sobrinos, aquí descubrió que estaba enfermo, aquí escribió gran parte de su obra, y desde aquí se trasladó al hospital donde murió.

Fue inaugurada para que el público la visite, también en noviembre, pero del año 1993. La idea era que fuera un centro cultural donde se le pudiera rendir homenaje. 

Aquí se pueden ver algunos de sus libros y de sus objetos personales, que nos dejó en herencia.





Ofelia Queiroz, su enamorada con quién nunca se llegó a casar

La habitación como podéis ver en las fotos está muy bien conservada. El detalle del arcón lleno de folios arrugados me gustó mucho. Creo que la cama y el arcón no son los auténticos. He leído que en el arcón se encontró gran parte de su obra. También he leído que sobre la cómoda escribía muchas veces de pie. La mesa con sus cigarrillos, su traje con su camisa blanca, y su corbata estrecha, la cama por supuesto, y algunos folios cómo recién escritos.

Su primera obra en portugués, Mensagem fue la única que se publicó en vida del poeta, en el año 1933. El barquero anarquista, Libro del desasosiego, Sobre Portugal, Cartas de amor de Fernando Pessoa, Poesías Inéditas, Odas de Ricardo Reis, Poemas de Alberto Caeiro y English Poems son algunos de los títulos más importantes de la obra de Pessoa.

Pessoa fue un poeta muy misterioso con una personalidad compleja. Es conocido que tenía múltiples alter ego, sus heterónimos, en los que se desdoblaba para firmar sus propias obras.







Los textos nos acompañan en toda la visita por la Casa Museo. Comienzan en la fachada, que se ha conservado más o menos cómo era, y se siguen por todas las escaleras. La Casa por dentro se cambió para dar cabida a todas las funcionalidades que iba a tener, y está pintada toda ella de blanco.

Tiene una biblioteca, un auditorio, un jardín, salas de exposiciones... aquí se organizan lecturas de poesías, encuentros con autores, conferencias, talleres, exposiciones...







viernes, 12 de agosto de 2016

Verano, arte callejero y la palabra "noray"


Es verano. 

El arte de las calles nos lleva hasta el agua. Más exactamente hasta los nórais. Y las fotos las hice en Lisboa.

Me gusta la palabra noray.



noray
 
De or. inc.
1. m. Mar. Poste o cualquier otra cosa que se utiliza para afirmar las amarras de los barcos.
2. m. Mar. Amarra que se da en tierra para asegurar la embarcación.

La palabra noray tiene un origen incierto, no se sabe muy bien de dónde viene. Pero no hay lugar con costa donde no esté esta palabra en un toldo, una cafetería, una heladería... en todas partes.

He leído en la página del Instituto Cervantes que en catalán, norai está documentado en el siglo XV, aunque Corominas lo sitúa en el XVI.

Su plural es noráis o norayes.

Buen fin de semana largo de agosto. 






martes, 19 de abril de 2016

Fundación de Saramago en Lisboa

El olivo bajo el cual está Saramago y detrás la Casa dos Bicos de su Fundación


¿Cómo ir a Lisboa y no buscar el rastro del premio nobel José Saramago? 

Se trata de la Casa dos Bicos, en la parte baja de la Alfama. Ese palacete del siglo XVI tan peculiar con su fachada de piedra decorada con picos, y todas esas puertas y ventanas cada una distinta a la otra. 

La Fundación de José Saramago está aquí, y también aquí está plantado el olivo bajo el cual están sus restos. 

Me gustó mucho la verdad. Por supuesto por lo que significa, pero también por lo variado que es su interior. En la parte baja hay restos arqueológicos. Y ya en las plantas superiores tiene una exposición permanente con la vida y obra del escritor: Libros, manuscritos, fotografías, objetos...  Tiene también una librería, una tienda con muchos objetos para vender relacionados con el escritor. En la planta superior un auditorio donde se deben hacer conferencias, presentaciones de libros... y donde están expuestos vídeos con escenas de su película "Ensayo sobre la ceguera", además de su biblioteca.


Quería dejaros con algunas fotos de ella. 












Saramago, sus cenizas, está enterrado bajo el olivo que trajeron de su tierra natal, Azinhaga do Ribatejo, y plantado delante del edificio donde está su Fundación. Las cenizas del autor también fueron acompañadas de tierra de Lanzarote. Y tiene una inscripción que dice "No subió a las estrellas, si a la tierra pertenecía".

Decía José Saramago que “vivimos en un lugar determinado, pero habitamos otros lugares. Yo vivo aquí, en Lisboa, cuando estoy aquí, y vivo en Lanzarote cuando estoy allí. Pero habitar, habitar, habito en aquello que sería —o es— la aldea. No se trata, sin embargo, de esta aldea, sino de la aldea de mi recuerdo”… Y en referencia a Lanzarote, dijo: —“me podrán negar todo, pero nadie me quitará este aire”

sábado, 16 de abril de 2016

Una biblioteca especial en Lisboa: Hospital de San José



Existe en Lisboa un lugar que no te suelen indicar entre los lugares visitables pero que a mí me gustó mucho.

Lo encontré brujuleando por internet. Pero una vez ya en Lisboa vi que no quedaba lejos de nuestro hotel y no quise irme sin asomarme puesto que lo habían puesto tan bien. 

La verdad es que merece mucho la pena.

Me estoy refiriendo al Hospital de San José, que alberga una biblioteca digna de ver.

Pero vamos a contar primero un poco su historia:

Parece que en Lisboa había, hacia el mil setecientos y pico, un hospital enorme el "Hospital Real de Todos os Santos" que suelen decir que estuvo en activo hasta el terremoto de Lisboa de 1755, eso mismo nos dijo la ordenanza que tan amablemente nos enseñó este lugar. Pero yo he leído que siguió funcionando hasta veinte años más tarde, y que fué el Marqués de Pombal quién decidió que la ubicación de este enorme hospital coincidía con sus planes urbanísticos, pues estaba en lo que ahora es la Plaza de Figueira y alrededores. 

Entonces Pombal, cómo había expulsado a los jesuítas en 1759, pensó que podía aprovechar el colegio de Santo Antao-o-Novo para trasladar allí el hospital y poder disponer del lugar que ocupaba. Así que fundó en lo que había sido el colegio jesuíta el Hospital Real de San José en homenaje al entonces rey de Portugal, D. José I. En este hospital siguió impartiéndose, al mismo tiempo, enseñanza de Medicina. Y comenzó a funcionar el nuevo Hospital en 1775.

De ahí, de que fuera un antiguo colegio jesuíta, que tenga el esplendor que tiene.



Fijaos en la entrada principal que tiene la biblioteca, que es la misma que tenía el antiguo colegio. La arquitectura, los azulejos azules de las paredes representando escenas bíblicas, escenas de planetas, escenas de batallas... Y por supuestoel mobiliario antiguo del hospital que se conserva a modo de museo: las antiguas camillas, las sillas de ruedas de madera, los distintos artilugios para transportar a los enfermos y las sillas para transportar también a los docentes. Las estufas antiguas, las mascarillas antiguas para la anestesia... éstas últimas hasta dan un poco de miedo, la verdad, parecen la del protagonista del Silencio de los Corderos.






Según entras a la derecha, subiendo las escaleras que hay bajo los arcos, y que tienen vitrinas con distinto material antiguo hospitalario, fotos de los médicos, utensilios suyos, accedemos a la biblioteca.
Es preciosa.

No es que tenga muchos ejemplares pero las estanterías están llenas de libros antiguos, especializados en estos temas médicos. Tiene nada más entrar un arbol, aparece en las fotos, que dice "Árbol de lectura o búsqueda infinita".

"Arbol de lectura o búsqueda infinita"



Y también te enseñan el antigua Aula de la Esfera (El Aula da Esfera). He leído que este lugar fue el principal centro de estudios matemáticos y astronómicos de Portugal. Desde finales siglo XVI y hasta la expulsión del XVIII se mantuvo la enseñanza de la Compañía de Jesús en Lisboa.

Es una sala de preciosas escenas de azulejos todo alrededor. Y entre ellas se pueden admirar escenas de clases de estas materias: de matemáticas, de astronomía, de medicina... Cuentan que aquí los estudiantes asistían a las clases de los mejores especialistas de Europa.











Una visita preciosa. Merece mucho la pena.