Mostrando entradas con la etiqueta Biblioteca Nacional. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Biblioteca Nacional. Mostrar todas las entradas

martes, 12 de septiembre de 2017

Visita a la Biblioteca Nacional de Madrid





Este blog siente debilidad por las bibliotecas. 

Acostumbra a atesorar fotos de todas las que visita a lo largo y ancho de este mundo. No lo puede evitar. Esos santuarios de la lectura, forrados de estanterías llenitas de libros, donde huele a letra y se respira el silencio necesario para zambullirse dentro de unas páginas, le tienen robada la voluntad.
Este blog también tiene una etiqueta donde va guardando memoria de todas ellas bajo el epígrafe de "La vuelta al mundo en 80 bibliotecas", haciéndole un guiño al famoso libro de Julio Verne.

Ocurre que este blog no había podido nunca visitar la mejor biblioteca de su ciudad, la más emblemática. Nos estamos refiriendo a la Biblioteca Nacional de España, que está en el Paseo de Recoletos de Madrid. Claro que había estado allí muchas veces, en múltiples exposiciones y conferencias. Pero nunca había podido ver su "trastienda", sus depósitos, sus salas, su cafetería... Y lo estaba echando de menos.
Este agosto pasado por fin lo consiguió. Tuvo la suerte de que alguien muy allegado le invitara.

En esa ocasión, cuando fuera rozábamos los treinta y muchos grados, mi blog se paseó por el fresquito de los depósitos de la Biblioteca Nacional. Podéis imaginar que, además de libros, tiene muchísimos fondos de todo tipo de material. Varias plantas, con numerosos pasillos y dentro de cada pasillo documentos de todo tipo: Incunables, fotografías, dibujos, mapas, etiquetas de libros de papel de fumar, cromos, postales, posters... Muchísimos tipos distintos que han perdurado a lo largo de los años e incluso los siglos.









Mi blog levitaba caminando por los pasillos de todos esos depósitos. Observando por todas partes cuánto de valioso hay ahí preparado para alguna futura exposición, o simplemente esperando el momento de volver a ser guardado. Atento también a los detalles como el de los guantes blancos para manipular los libros.

Tal y como imaginaba, no se sorprendió de que de nuestra guerra civil, o "incivil" como dicen algunos, hubiera tantísimo material. Cajas perfectamente ordenadas con etiquetas conocidas: "División azul", "Auxilio social", "Frente de Aragón", "Iglesias" o las más tristes: "Checas", "Muertos y heridos". Y por supuesto otras tantas de fotos: "Fotos de las plazas españolas", "Escenas de guerra", "Varios frentes" ...








Cuando mi blog terminó de ver los depósitos de los libros, de las fotos, de los mapas, de mil y un documentos, también paseó por sus pasillos. Asistían a su paseo los autores premiados con el Premio Cervantes, nos miraban impasibles desde dentro de sus cuadros. Él ya los conocía, guarda en una sus entradas memoria de una exposición que hubo en la Biblioteca en los que estaban todos los cuadros más otros documentos (libros, cartas...) de cada uno de esos premiados autores.





Y después aún tuvo tiempo de visitar algunas de sus salas de lecturas: La Sala Goya, la sala Cervantes, la sala Barbieri... donde se tiene la posibilidad de consultar muchos de sus fondos.






Fue una visita muy interesante, mucho. Logramos asomarnos un poquito a cuánto ha atesorado esta Institución en sus 300 años de existencia. Por supuesto es imposible poder abarcar ni resumir todo lo que atesora y supone esta Biblioteca. Además a mi blog no le dejaron hacer demasiadas fotos. Pero con unas poquitas quería dejar constancia de la suerte que supuso caminar por allí una tarde, poder admirar algunos de sus rincones, ver un poco cómo se archiva y cómo está dispuesta... ver su interior rico y oscuro.

Solo queda dar las gracias a quién lo hizo posible: a mi querida infiltrada, y a sus compañeros tan amables. Los mismos anónimos trabajadores que cada día velan porque la Institución funcione.

Tenemos una Biblioteca Nacional bien chula, me susurra mi blog cuando salimos.
Y yo, sin hablar, asiento una y otra vez.




miércoles, 15 de marzo de 2017

"Cinco horas con Mario: cincuenta años de historia", en la Biblioteca Nacional de Madrid


«He recibido tu novela «Cinco Horas con Mario» y he leído el libro de una tirada. Con esto queda expresado el interés que me ha suscitado. Ni por un momento he encontrado el monólogo fatigoso, repetido o falto de interés y autenticidad»
José Vergés, el editor de Destino, al autor Miguel Delibes el 2 de agosto de 1966.


Con motivo del cincuenta cumpleaños de la publicación del libro "Cinco horas con Mario" de Miguel Delibes, en la Biblioteca Nacional de Madrid se puede ver una exposición dedicada a esta novela.

La Fundación Miguel Delibes ha colaborado con la Biblioteca Nacional para que esta exposición haya sido posible. He leído que de esta novela tenían muchísimo material, y les ha sido díficil elegir entre él.

Pero como exposición no es muy grande, está en el Museo de la Biblioteca, en su planta de abajo pero a mí me pareció muy curiosa, es didáctica. También es verdad que es una novela que a mí siempre me ha gustado mucho, no solo cuando la leí en su día, sino las dos veces que la he visto representada por Lola Herrera. 


Para mí la viuda, Carmen Sotillo, siempre tendrá la cara de esta actriz. En una pared están los carteles de las distintas veces que se ha llevado hasta los teatros.


 La exposición está dividida en cuatro bloques temáticos:
Primeros pasos de una novela distinta; Muchas ediciones y muchas traducciones, lecturas y relecturas de la novela; Libros y artículos sobre 'Cinco horas con Mario'; Y a partir de la novela… 'Cinco horas con Mario' en escena: una obra teatral, el origen de una película y el argumento de una ópera.


Me ha gustado mucho ver el manuscrito de la obra, con todas las anotaciones del escritor. En la foto de debajo de éste párrafo lo teneis. 

Vemos que también esta el contrato.

 

 También se puede ver la correspondencia que mantuvo Delibes con el editor antes de que llegara a publicarse. 

 "Delibes empezó a escribirlo en tercera persona y con Mario vivo pero cuando llevaba 100 páginas se dio cuenta de que la censura iba a poner problemas; decidió matar a Mario para poner toda la crítica en boca de una persona, su mujer, que sí que representara las ideas políticas del régimen vigente", apunta Medina-Bocos la comisaria de la exposición.

Y después también me han gustado mucho las cartas personales que recibió el escritor donde le elogiaban la obra, muy, muy curiosas.  No es podido traer ninguna foto porque me salían todas borrosas.
 
También se pueden ver distintos ejemplares de un gran número de ediciones de Cinco horas con Mario de diferentes años, colecciones y formatos, y publicados por distintos sellos editoriales. 


Así como reseñas críticas referidas a la novela en el momento de su aparición, tanto en prensa nacional e internacional, como en revistas culturales.



Como os decía es una exposición pequeña, se ve muy rápido, pero es un bonito homenaje a esta novela de nuestro Delibes. Y si no la habéis leído os animo a qué lo hagais.

"Cinco horas con Mario" es un largo monólogo de su viuda, a través del cual vemos perfectamente la sociedad de la época, la sociedad de los años 50 y 60, y la vida de ese matrimonio, su cotidianeidad, sus miserias, vemos tan bien sus personalidades a través de las palabras del discurso, que merece la pena.


Hasta el 2 de mayo podéis ver esta exposición.







lunes, 17 de octubre de 2016

El día de las Escritoras



Por primera vez, hoy se celebra El Día de las Escritoras.
 
Se trata de recuperar el legado de las mujeres escritoras, hacer visible el trabajo de las
mujeres en la literatura y combatir la discriminación que han sufrido a lo largo de la
historia. 
 
La celebración, que nace con vocación de ser de carácter anual, se convoca el lunes
siguiente a la fecha del 15 de octubre, festividad de Teresa de Jesús. Este año se celebra el
17 de octubre.
 
Surge por iniciativa de la Biblioteca Nacional de España, la Asociación Clásicas y Modernas
para la igualdad de género en la cultura, y la Federación Española de Mujeres Directivas
(FEDEPE), para compensar la discriminación histórica

domingo, 18 de enero de 2015

"Retrato y Literatura". Los retratos de los Premios Cervantes del BNE


 Si os organizáis todavía estáis a tiempo de ver una exposición que hay en la Bbilioteca Nacional sobre retratos y otros objetos de los Premios Cervantes. Está hasta el 25 de enero.

Yo he estado dos veces. Una, el primer día que la abrieron y otra en éste último fin de semana. Qué agradable, qué silenciosa, qué calentita estaba la exposición con el frío que hacía en la calle. A primera hora de la tarde del viernes se podía pasear tranquilamente, admirándola, al ritmo que uno mismo se impusiera, sin agobios de gente ni de prisas. Reconociendo a los escritores en sus imágenes y en sus tesoros. Esos escritores, que ganaron el Cervantes, y a quiénes han pintado otros artistas buscando en su pintura el mundo literario del protagonista.

Por ello hay cuadros de todo tipo, más coloreados, en blanco y negro, con sus objetos, o apenas casi sin mostrarse, hasta uno cubierto por completo de blanco. 39 retratos, desde el de Jorge Guillén, primer galardonado en el 76, hasta Elena Poniatowska, última premiada en el 2013.

Por supuesto, y como dice en el vídeo con el que termina la exposición, están los objetos de los escritores también expuestos para los que somos fetichistas. Tenemos sus libros, sus escritos, su caligrafía. Qué curioso descubrir la letra de cada uno. "La vidorra..." que se estaba dando y contaba Pepe Hierro en una de sus postales, las mil y una correcciones en rojo de Antonio Gamoneda, o la firma excepcional de la gran Matute.

"Los retratos que aquí se presenta son pequeñas narraciones que esperan ser leídas" dice Estrella de Diego en el catálogo. Y la escuchareis en el vídeo que os cuento que se muestra al final, elaborado con material de archivo y entrevistas de algunos de los artistas, y contado también por Jesús Marchamalo, el comisario de la exposición, y de quién ya hemos hablado muchas veces en este blog.

Son retratos que están en las salas de lectura que normalmente no visitamos de la Biblioteca Nacional. Y ahora están ahí, de forma gratuita, junto a la caligrafía, al "mundo" escrito de los autores. La Biblioteca Nacional tiene buenas exposiciones, y son gratuitas.

Ésta también, no es grande, y es muy agradable, y supone un repaso a la cultura, un homenaje a los autores de literatura en español premiados. 

Si os organizáis todavía estáis a tiempo. Termina el 25 de enero...














lunes, 26 de mayo de 2014

"Generación del 14" Exposición en la Biblioteca Nacional de Madrid





Como os comentaba en la entrada anterior del blog, quería hablaros de una exposición muy interesante que hay en la Biblioteca Nacional de Madrid. Está organizada junto a Acción Cultural Española y se titula: Generación del 14. Ciencia y Modernidad.

Estamos en el año 2014, se cumplen por tanto 100 años del 1914, año más o año menos, en el que tuvieron cabida acontecimientos muy importantes para la europeización de España. Cuando hablamos de la Generación del 14 nos estamos refiriendo a ese contexto histórico en el que surgió un grupo de intelectuales de todo tipo: científicos, escritores, artistas, pensadores que nacieron allá por el año 1880 o 1890 y que en torno al 1914 hicieron grandes logros por la cultura española impulsándola por un camino de modernidad. 

Podemos encontrar en esta exposición cerca de trescientas obras entre fotografías, libros manuscritos, carteles o documentos varios. 

En primer lugar se nos muestra el contexto histórico que atravesaba Europa en 1914: la muerte en Sarajevo del Archiduque austrohúngaro Francisco Fernando, Einstein, Freud… Nos visitaron por aquel entonces Einstein, Marie Curie…



Después la exposición ya nos fija la sección propiamente de la Generación del 14 en España. Hablan de dos hitos fundamentales para su nacimiento: El homenaje que se le dio a Azorín en octubre de 1913 y la presentación de la Liga de Educación Política en la conferencia que dio Ortega y Gasset en marzo de 1914. Se le da mucha relevancia a la figura de Ortega y Gasset (1883-1955) fue un líder para este movimiento. 

Hay un apartado especial para Ramón Gómez de la Serna y sus greguerías (con fotos de su tertulia de la cripta del Pombo). Otro apartado para Juan Ramón Jiménez que publicaba por entonces Platero y yo (varios volúmenes del mismo). Y otro apartado que a mí me gusta mucho que es el del feminismo. Por ese entonces por fin las mujeres no necesitan de la firma del rector para matricularse en la Universidad. Nace también la Residencia de Señoritas liderada por María de Maeztu. En los años siguientes gracias a Clara Campoamor se conseguiría el sufragio Universal, como decíamos en la entrada anterior. María Lejárraga (o María Martínez Sierra maestra, escritora, feminista y una vida digna de estudio), Victoria Kent (llegó a ser Directora de Prisiones y con quién tuvo que lidiar Clara Campoamor por el voto de la mujer…) Sofía Casanova, Carmen de Burgos, o Margarita Nelken.





Tras este apartado que a mí es el que más me gusta, viene en la exposición un apartado para la Ciencia. Sobresalen las investigaciones de Ramón y Cajal, la vocación de Gregorio Marañón… dicen que es la primera generación que no está compuesta solo por hombres vinculados a las letras. 

 
Antonio Machado, Marañón, Ortega y Gasset y Pérez de Ayala

Más adelante hay un apartado dedicado a los movimientos que aparecieron en distintas regiones. Las otras realidades culturales que ya nacieron en España con mucha fuerza. Podemos hablar de movimientos en Cataluña, Galicia, País Vasco…

Y por último hay un apartado de la importancia que tuvo América, sus científicos, sus escritores,  para los protagonistas de esta Generación del 14.

No quiero extenderme mucho más porque me va a salir una entrada demasiado larga. En fin, es una exposición que a mí me parece muy interesante, yo ya he ido un par de veces a verla. Es muy instructiva, tanto en su disposición como en sus contenidos. Es muy intuitiva. Me gusta mucho, os la recomiendo. 

Estará hasta el 1 de junio, así que no perdáis la oportunidad de visitarla.

De martes a sábado de 10:00 a 20:00 h.
Domingos y festivos de 10:00 a 14:00 h.


domingo, 19 de enero de 2014

"La lengua y la palabra. Real Academia Española" en la Biblioteca Nacional



En la Real Academia Española hay un perchero grande para abrigos, sombreros, bastones o paraguas.
Cada académico tiene su lugar indicado por una tarjeta con su nombre. Y en ese lugar cada jueves encuentra su correo. Los lugares se van asignando por antigüedad. Con lo cual los nuevos se van colocando detrás.  Pero cuando muere algún académico van adelantando puestos. Con lo cual los académicos tienen un sillón y un lugar en ese perchero. Y aunque en la sala de plenos todos son iguales, en el perchero no.
 
Este perchero es uno de los objetos que se pueden contemplar en la exposición que estuve viendo en la Biblioteca Nacional.  A mí desde luego fue uno de los que más curiosidad me produjo. Ése y el armario de cajones donde están los ficheros de las letras. Se llama “cómoda” y cada cajón guarda las enmiendas o adiciones, escritas y firmadas del puño y letra del académico que lo proponía, que se han ido haciendo de palabras al diccionario de la Real Academia. Ahora ya no se utiliza, ahora es un fichero automático.
 
Pero vamos a empezar por el principio.
Hace unas semanas estuve en la Biblioteca Nacional viendo la exposición “La lengua y la palabra. Real Academia Española”. Cómo veréis es una exposición que trata de la historia de la Real Academia.
Me suelen gustar a mí las exposiciones de la Biblioteca Nacional.
El diccionario de la Real Academia Española nació de la idea de ocho hombres un 6 de julio de 1713 en la casa del Marqués de Villena, don Juan Manuel Fernández Pacheco. Un mes más tarde, el 3 de agosto, levantan la primera acta de constitución donde dejan claro su propósito de evitar el deterioro del idioma y, junto a catorce académicos más, conciben un diccionario de la lengua castellana. Felipe V les da una Real Cédula como protección.
La exposición está dividida en siete capítulos que ofrecen en sus propias palabras “un viaje imaginario a una época y a una situación concreta de la historia de la lengua, de la propia Academia y desde luego de los avatares personales de algunos académicos más notables en cada momento”. Esos capítulos son: I. La Lengua y el Habla. Del sonido a la voz y a la letra. II. La creación de la Real Academia Española y la Ilustración. III. Guerra y Revolución: 1808-1812. España en el siglo XIX. IV. España y América. La lengua que nos une. V. Entre dos siglos: Las mujeres llaman a la Academia. VI. Un agitado siglo XX. La lengua como ciencia. VII: Revolución cognitiva y tecnológica. El paso al siglo XXI.
Son 322 piezas entre pinturas, retratos, grabados, joyas, muebles… que proceden del Museo del Prado, de Patrimonio Nacional, colecciones públicas y privadas de España. 
 
A mí me gustó particularmente la parte V, la de las mujeres.  En ésta parte hablan por una parte de la inauguración el día 1 de abril de 1894 del nuevo edificio de la Academia. Y por otra del ingreso de las mujeres. Desde Dª María Isidra de Guzmán y de la Cerda (1767-1803)  que ingresó como académica honoraria por recomendación de Carlos III. Pero después ni Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1876) ni Emilia Pardo Bazán (1851-1921) fueron admitidas con el argumento de que “No hay lugar para señoras”. Como también pasó con Blanca de los Ríos (1862-1956) y María Moliner (1900-1981).
 
 
Aunque como es decía al principio varios objetos que contemplé al final, como el perchero, o el mueble de las palabras, me gustaron mucho.
Está bien la exposición. Os animo, si os gustan estos temas, a que os acerquéis por allí, porque es entretenida y curiosa, además de muy instructiva. Se puede visitar hasta el 26 de enero, así que ya sabéis...

martes, 24 de abril de 2012

Ayer por los libros, hoy por los escritores: La frase del día



El que no sabe escribir piensa que no cuesta nada, pero es un trabajo ímprobo, que quita luz a los ojos, encorva el dorso, mortifica el vientre y las costillas, da dolor a los riñones y engendra cansancio en todo el cuerpo. 

Florencio. Ilustador (siglo X)
Museo del Libro. Biblioteca Nacional de Madrid




Ayer por los libros, hoy por los escritores...

lunes, 2 de abril de 2012

2 de Abril: Día del Libro Infantil y Juvenil




El dos de abril de cada año se celebra el Día del Libro Infantil y Juvenil para conmemorar la fecha en la que nació Hans Christian Andersen. ¿Os acordáis de que os lo comenté cuando os dejé fotos de la Casita de Chocolate de Nuevos Ministerios?

Con esta celebración se intenta fomentar la lectura entre los niños, por eso hay muchas actividades en bibliotecas, librerías, museos...

La OEPLI (Organización Española para el Libro Infantil y Juvenil), promueve así dicha celebración con tal de que hagamos llegar a los más jóvenes el gusto por la lectura de libros adecuados a su edad.

Cada año se pide a un país miembro que ejerza como patrocinador, eligiendo a su vez a un escritor que se encargue de dar un mensaje a los niños, quien al mismo tiempo escogerá a un ilustrador que pondrá imagen al cartel promocional del evento. El poeta, narrador y editor Francisco Hinojosa ha sido el responsable del mensaje de este año, mientras que el ilustrador y también narrador Juan Gedovius el artífice del cartel.

http://www.oepli.org/desc/pag/DiaInter2012.pdf


"Había una vez un cuento que contaba el mundo entero. Ese cuento en realidad no era uno solo, sino muchos más que empezaron a poblar el mundo con sus historias de niñas desobedientes y lobos seductores, de zapatillas de cristal y príncipes enamorados, de gatos ingeniosos y soldaditos de plomo, de gigantes bonachones y fábricas de chocolate. Lo poblaron de palabras, de inteligencia, de imágenes, de personajes extraordinarios. Le permitieron reír, asombrarse, convivir. Lo cargaron de significados. Y desde entonces esos cuentos han continuado multiplicándose para decirnos mil y una veces “Había una vez un cuento que contaba el mundo entero…”

Al leer, al contar o al escuchar cuentos estamos ejercitando la imaginación, como si fuera necesario darle entrenamiento para mantenerla en forma. Algún día, seguramente sin que lo sepamos, una de esas historias acudirá a nuestras vidas para ofrecernos soluciones creativas a los obstáculos que se nos presenten en el camino..."

Francisco Hinojosa