miércoles, 8 de julio de 2015

Luis Cañadas, pintor almeriense muy presente aún en Almería



Hoy os quería dejar con una entrada dedicada de nuevo a Almeria, pero más concretamente a Luis Cañadas, pintor almeriense hermano de uno de mis compañeros de tertulia, Aureliano Cañadas, de quién ya os he hablado muchas veces.

Este pasado junio de 2015 he estado por allí de viaje y he podido visitar la obra de este autor, a quién conocí personalmente porque asistió un par de veces a nuestra tertulia literaria Rascamán, ya que en sus últimos años, cuando ya no podía ver bien para pintar, había desplazado su creatividad al relato. Y allí estuvo con nosotros alguna tarde, como uno más, con su talante afable y de buen conversador. En 2010 el IEA publicó ‘Cuentos de un pintor’, su única obra literaria impresa.


Nacido en Almería en 1928, tuvo una infancia y adolescencia especialmente duras. La Guerra Civil primero y el fusilamiento en diciembre de 1939 de su padre, Luis Cañadas Martínez, maestro y prestigioso jurista, activista republicano, marcaron sus primeros años. En ese mismo 1939 ingresó Luis Cañadas en la Escuela de Artes y Oficios de Almería, donde destacó desde los primeros momentos. En 1943 participó en el concurso-exposición de los alumnos de la Escuela, en 1945 entró a formar parte del Movimiento Indaliano y en 1946 recibió muy favorables comentarios por la obra presentada al I Salón Indaliano.

Fue seleccionado en 1947 para la exposición de los indalianos en Madrid y recibió, paralelamente, el Premio Vázquez Díaz por su obra ‘Paisaje de la Joya’. La exposición de Madrid le granjeó comentarios muy favorables a su obra y empezó una serie de muestras en cadena, entre ellas su primera individual, en 1948. Tras una estancia como becario en la capital, siguió su carrera en Almería y diversos premios, entre ellos el ‘Costa del Sol’ y el de Educación y Descanso, lo animaron a trasladarse a Madrid, donde residió hasta su muerte. Su obra ha sido expuesta con regularidad en Madrid, Almería y otras ciudades españolas y extranjeras. 

Mención especial merecen sus murales, que lo colocan entre los principales muralistas españoles del último medio siglo.


En Almería, en la vieja estación del tren y en la vieja estación de autobuses, hay obra de este pintor. 

El edificio de la antigua estación de tren (construída entre 1890 y 1893), en la parte superior de esta entrada, es precioso, pero es triste verlo cerrado y sucio. Lleva más de diez años en desuso, desde que en el año 2005 empezó a funcionar la Estación Intermodal. Hay que mirar los mosaicos de Luis Cañadas desde fuera, asomándote como puedes por los cristales que están llenitos de suciedad. Vamos que tienes que esforzarte para poder admirarlos. Es una obra que refleja el presente, el pasado y futuro del ferrocarril en Almería, mediante escenas vinculadas a los viajeros y paisajes ferroviarios típicamente almerienses, todo ello adornado por piedras naturales y vidrios pintados en teselas irregulares para dar movilidad.




Os dejo esta foto para que podáis comprobar lo mal que se veía...


 Y también he visitado más obra de Luis Cañadas en la vieja estación de autobuses que desde el año 2007 es un Mercadona. Qué curioso ver cómo han procurado conservar los murales dejándolos con sus explicaciones para que puedan ser admirados.

La vieja estación de autobuses es obra del arquitecto Guillermo Langle, de quién supimos en nuestro viaje cuando visitamos el refugio de la Guardia Civil que se puede ver en Almeria, ya os lo contaré en otra entrada del blog. Langle construyó esta estación de autobuses entre el año 1952 y 1962, y las pinturas de Luis Cañadas (acompañado de Francisco García Jiménez "Pituco")  son del año 1954 y 1955. 

En fin... que quería recomendároslas por si algún día pasais por Almería. Me ha gustado mucho poder ver una representación de la obra de Luis Cañadas. Cuando le conocimos en la tertulia me pareció una persona entrañable.  






En el libro podéis observar el detalle de la firma de los autores

7 comentarios:

  1. Gracias, Rocío. Un recuerdo muy bonito. Espero que esos murales no caigan en el olvido. Son preciosos. Un abrazo para ti y para toda la familia Cañadas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Rocío. Un recuerdo muy bonito. Espero que esos murales no caigan en el olvido. Son preciosos. Un abrazo para ti y para toda la familia Cañadas.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Iñaki, me alegro de que te haya interesado. Fuimos a ver estos dos lugares ya cuando nos volvíamos del Cabo de Gata con las maletas ya en el coche y todo. Pero es que merecía la pena. Cómo le conocí en su día por Aureliano quería acercarme. Y me gustó mucho luego hacerlo. Un beso grande Iñaki, Rocío

    ResponderEliminar
  4. De niño ,fui el modelo del cura de la Vespa , del mural de la antigua Estación de Autobuses. Estuve posando durante varios días. Yo era el vecinillo de abajo de Pituco , tendría 6 o 7 años , y posaba con una sotana , que no se de donde sacarían, sentado en una silla y con las manos sobre el respaldo de otra . Estudiaban los pliegues , sombras, dibujaban , corregían . Al termino de cada sesión , tenían una atención conmigo , me daban dos o tres perras gordas y algún día hasta dos reales , de aquellos que tenían un agujerillo en el centro.
    El hermano , Aureliano , trabajaba en la biblioteca Villaespesa, tenia una cara que transmitia bondad y ternura. Recuerdo que , por aquellos años, mi padre , maestro como el padre de los Cañadas y comprometido politicamente como de el de ellos , pero que corrió mejor suerte , solo unos años de carcel , me llevo a la Biblioteca y me inscribió como "Amigo de la Biblioteca" y me presento a Aureliano como hijo de un buen amigo suyo . Durante bastantes años el buen Aureliano me buscaba y me entregaba los libros que yo le solicitaba con una ficha que previamente le cumplimentaba . Mi padre falleció poco después , y mi madre , por aquellos días me contó la historia triste del destino de su padre , fusilado y amigo de mis padres . Yo seguí periodicamente , durante bastante tiempo, tomando los libros prestados que el buen Aureliano me entregaba. ¡ Gloria eterna a estos hermanos , a esta familia superviviente de aquel naufragio !

    ResponderEliminar
  5. Qué ilusión me ha hecho su comentario, de verdad. Qué recuerdos tan entrañables. Les haré llegar a Aureliano y a su hija Celia su correo. Mil gracias por sus palabras. Un saludo,

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Me pide Aureliano Cañadas, que como contestación al comentario que nos dejó un señor del Almeria el 5 de julio sobre la familia Cañadas, deje aquí un poema de Celia Viñas dedicado a su hermano, el pintor Luis Cañadas. Es precioso, no dejéis de leerlo.

    Décimas a Luis Cañadas

    Si va la luz por la arista
    y es la masa luz y aire,
    el blanco tiene el donaire
    de ser tacto y de ser vista,
    y Luis Cañadas conquista
    problemas y geometría
    con tan fiel ingeniería,
    con pincel tan delicado,
    que nos pinta de costado
    el corazón de Almería.

    CELIA VIÑAS

    ResponderEliminar

Tus comentarios me enriquecen, anímate y déjame uno