martes, 25 de junio de 2013

Aula Hospitalaria Montepríncipe


El otro día asistí como improvisada espectadora a una entrega de diplomas muy especial.

Por razones que no vienen al caso últimamente he estado frecuentando un hospital. Otro día hablaremos del paso del tiempo dentro de un hospital, cómo cambia nuestra percepción. Pero hoy os quería hablar de cómo desde la ventana de la habitación dónde estábamos pudimos asistir a la fiesta fin de curso del "Aula hospitalaria Montepríncipe". Porque se hizo, ya veis en las fotos, en el jardín de detrás del hospital y al aire libre

Decían que hacía un año que comenzaron a funcionar. Celebraban la entrega de diplomas a los niños que habían asistido durante este curso a esa escuela hospitalaria. Niños con cáncer. Niños que se levantaban a recoger su diploma con su cabecita tapada con alguna gorra o sombrero, o que incluso arrastraban los goteros tras ellos. Desde algunos que no tendrían un año hasta otros que estaban en bachillerato. Jo. Se te encogía el corazón.

Decía la presentadora que cada día era único porque cómo nunca sabían  cuántos alumnos iban a ser, pues esperaban a ver quiénes estaban y luego ya empezaban a dar clase. Durante los recreos visitaban a los niños que estaban en cama. Por supuesto se trata de normalizar su vida lo máximo posible. De que asistan al cole todos los días, al igual que van sus hermanos. Pusieron algunos vídeos de cómo transcurrían sus días. Y al final actuó un grupo de música bastante bueno que nos encantó. Era un grupo que tocaba blues y rock, y que comenzó el concierto con una versión de "Susanita tiene un ratón". Uno de mis hermanos bajó a verles más de cerca, y de paso hacer estas fotos, y le regalaron uno de sus discos y le dijeron que actúaban en "Clamores".

Mientras actuaban algunos niños se volvían con sus padres a sus habitaciones, pero otros, imagino que los que estaban mejorcitos, jugaban y saltaban con los monitores, perdiendo los sombreritos con la alegría del juego...

En fín, que fue una entrega de diplomas muy, muy especial. Qué asco de enfermedades. Qué bueno que existan éstas aulas hospitalarias.

 

3 comentarios:

  1. Un abrazo desde Vilafranca ( Mireia, Naila, Júlia i jo ),
    Caldes de Malavella ( Carlos, Marta, Sergi i Carla ) ,
    Santa Coloma de Farners ( Xavi, Nadia ,Kevin i Madox)
    Balaguer ( Sergi, Roser, Sara )
    Varsovia (Alex i Dominika)
    Barcelona ( Jordi )
    Us estimem !!!

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy emotiva, es durísimo, pero un ejemplo de cómo seguir adelante. Un beso fuerte Rocío.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que os haya gustado la entrada. Me apetecía darle un huequito en el blog. Muchas gracias a las dos por pasaros por aquí y dejarme vuestros comentarios. Un beso grande, Rocío

    ResponderEliminar

Tus comentarios me enriquecen, anímate y déjame uno