Un blog de literatura y de Madrid, de exposiciones y lugares especiales, de librerias, libros y let

miércoles, 2 de diciembre de 2009

El Pleonasmo. Figuras Literarias


Tengo desde hace tiempo un artículo del periódico que me pasó uno de mis hermanos sobre "El Pleonasmo", figura literaria, que sin darnos cuenta, utilizamos mucho en nuestra vida cotidiana.

El diccionario de la Real Academia define así Pleonasmo:


Pleonasmo.
(Del lat. pleonasmus, y este del gr. πλεονασμός).

1. m. Ret. Figura de construcción, que consiste en emplear en la oración uno o más vocablos innecesarios para que tenga sentido completo, pero con los cuales se añade expresividad a lo dicho; p. ej., lo vi con mis propios ojos.

2. m. Demasía o redundancia viciosa de palabras.



Os dejo con el artículo en cuestión:

Columnistas
Fernando VILCHES
Pleonasmos
14 Septiembre 09


Escuché no hace mucho en mi programa de radio favorito (Herrera en la Onda), a las siete y veinte de la mañana, una frase que me hizo levantar como un resorte de la cama y apuntarla en mi cuaderno de bitácora: «La posibilidad de conocer posibles deficiencias», y me vino a la cabeza lo aficionados que somos los hablantes de español a extender los pleonasmos («Demasía o redundancia viciosa de palabras», según el DRAE) a muchas de nuestras frases cotidianas. Algunas pasan ya desapercibidas para la mayoría: entrar para adentro, salir para afuera, subir para arriba, bajar para abajo, son las que más a menudo se pueden percibir en el habla de muchas personas; otras son más sutiles y hacen menos ruido: acceso de entrada, accidente fortuito, hacer especial hincapié... A nadie en su sano juicio se le ocurriría pedir «un vaso de agua húmeda»; sin embargo, hacemos uso de esta figura de construcción, el pleonasmo, que remite a lo innecesario del refuerzo, aunque –a veces– apoye la expresividad del pensamiento, como ocurre en «lo vi con mis propios ojos».


Ver o no ver
A mí me llama la atención mucho una frase que utilizamos a diario, pero que carece de sentido y que, a mi juicio, no refuerza la expresividad: «veremos a ver». Cuando se emplea en singular, esta perífrasis sí se usa de forma correcta: «voy a ver», conjugada con «ir+ver» que sí tiene sentido. Pero, usada en plural, se asemeja a «es más mayor que yo». Han terminado ya para muchos las vacaciones: veremos a ver si también con el fin de las vacaciones concluye la crisis. ¡A ver si lo vemos!