martes, 30 de mayo de 2017

La librería Lello e Irmao de Oporto.




Hace poco tiempo he podido tachar de mi lista de librerías del mundo a visitar, una que es preciosa: La librería Lello e Irmao de Oporto. O lo que es lo mismo pero mejor dicho: Livraria Lello e Irmão.

Fue considerada la tercera librería más bella del mundo por el periódico The Guardian en el 2008. Después en el 2011 lo fue también por la guía Lonely Planet, y finalmente en el año 2014 la CNN la consideró la más bonita del mundo.

Y la verdad es que es preciosa, tan elegante...


Por fuera es blanca, con aire gótico, y dos figuras en su fachada. La Ciencia y el Arte.

Fue construida en el año 1906 por el arquitecto Xavier Esteves, y pintada por José Bielman. Dentro tiene una escalera maravillosa de madera donde todo el mundo, pero todo el mundo, se hace su foto. Y una vidriera en el techo de tonos azules con una inscripción en latín: Decus in Labore (Decoro en el trabajo.


He leído que, aunque data de principios del siglo XX, tiene su origen a mediados del XIX, cuando el empresario francés Ernesto Chardron regentaba una librería en Oporto cercana a la Torre de los Clérigos, y que fue cambiando de ubicación. Chardron murió muy joven (su nombre, de hecho, aún puede apreciarse a la entrada) y fue la sociedad Lugan & Genelioux Sucessores quien se hizo cargo de la librería situada en el emplazamiento actual. Unos años después, el empresario José Lello y su hermano António compraron la librería y la rebautizaron con el nombre con que hoy la conocemos. Se cuenta que a la inauguración de esta librería acudieron numerosas personalidades de la vida política y cultura portuguesa, y es que desde el momento de su fundación se convirtió en una de las librerías más bonitas de Europa.


Dicen que es la que sale en la película de Harry Potter, pero he leído que no se rodaron aquí esas escenas, aunque sí que les sirvió de modelo cuando las rodaron en Londres. La escritora J.K. Rowling había residido en Oporto y se inspiró en esta librería para inventar algunas de sus escenas.


Cuesta entrar 4 euros, que tienes que adquirir a la vuelta de la esquina. En la foto de arriba estábamos cogiendo los tickets, pero si luego compras un libro te los descuentan. Yo me compré uno de Lobo Antunes: Cartas de la guerra. Correspondencia desde Angola.



Esta es una visita muy, muy recomendable para los amantes de las librerías. Es preciosa. Y yo tan contenta que la puedo ya tachar de mi lista de "librerías pendientes".




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios me enriquecen, anímate y déjame uno