jueves, 6 de abril de 2017

De letreros y la calle.


Hoy os traigo una selección de letreros de la calle.

El de arriba "Era un viejo verde, pero de un verde precioso", estaba en el Madrid Río.
Es curioso ¿verdad?


El de abajo ha resistido el paso del tiempo y las inclemencias. Todavía había carruajes y pesetas. Está en Segovia.
Segovia


Y ésta de debajo es de Madrid también, de una calle cualquiera.
Reflexiones en las aceras a pie de calle.




domingo, 2 de abril de 2017

Javier Sáez Castán. Museo ABC de Dibujo e Ilustración de Madrid






 “Voy a contar como es mi proceso creativo -desvela el autor-. Tú quieres hacer un libro y, en ese caso, la inspiración sería el momento preciso en el que comienza a aparecer pero, tal y como yo trabajo, eso no ocurre así porque estoy constantemente recogiendo ideas, muestras o todo aquello que me puede servir. Este material, estas notas, este conjunto de cosas sería el equivalente a la inspiración pero en mí está ocurriendo de una forma natural y progresiva. Después, lo que hago es organizarlo todo, ordenarlo. En algún momento, todo esto empieza a convertirse en un libro. Es un proceso casi vegetal, es decir, de un crecimiento tan lento, hablo de incluso años, que rara vez tengo la sensación de estar inspirado de una forma dramática”.

Javier Sáez Castán

PRODIGIOS Y CURIOSIDADES

15 DIC 2016 — 26 MAR 2017

Pues entre que os lo contaba y no, resulta que se ha terminado esta exposición que me gustó mucho en el Museo ABC de Dibujo e Ilustración de Madrid. Pero no importa, también es una buena entrada para hoy domingo 2 de abril, día Internacional del Libro Infantil.

Lo cierto es que me suelen gustar las expos que hay en la planta baja de este Museo ABC. Suelen dedicarlas a los cuentos infantiles.

Javier Sáez Castán es un ilustrador y escritor de Huesca, pero que vive en Alicante, especializado en libros para niños y libro álbum. Fue Premio Nacional de Ilustración 2016: Un galardón del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte concedido por el jurado por su «creatividad y talento narrativo, por su capacidad para construir mundos y contagiarlos; por la calidad de sus obras, muchas de las cuales son grandes clásicos contemporáneos de dimensión internacional, y por su generosidad como formador».

Esta exposición "Prodigios y curiosidades" es un homenaje a su trayectoria como ilustrador y escritor de libros infantiles. Y pueden verse aquí originales y bocetos. En su mayoría, realizados a óleo sobre tabla y aluminio, pero también hay dibujos a tinta sobre passepartout o a lápiz sobre papel, como en el caso de su último libro El Animalario Vertical, que se publica próximamente y cuyas ilustraciones se han visto en primicia.

Me gustaron muchos sus ilustraciones de colores suaves que llegan a conmoverte. El lenguaje de la imagen. Esos personajes pecualiares, curiosos que llaman la atención. Gracias a ellos descubres otros mundos posibles e imposibles que nacen de sus ocurrencias.









sábado, 1 de abril de 2017

¿"Montar un pollo" ó "Montar un poyo"? y otras frases hechas



Pues sí, decimos "montar un pollo". Porque la Rae lo admite, pero en realidad deberíamos decir "Montar un poyo".

Y nos estamos refiriendo a cuando nos enfadamos estrepitósamente con alguien, organizamos un escándalo... Bueno ya sabéis.

Ahora es una expresión muy habitual. ¿Pero sabéis dé donde viene?

Pues he leído en varios sitios que en realidad viene de la palabra "poyo" con "y" no con dos "l". De ahí el título de esta entrada.



Tiene su origen en el poyo, o banco de piedra que suele haber delante de algunas casas en los pueblos, seguro que los habréis visto. Y ese poyo a su vez viene de la palabra "podium", esa palabra latina, con la que se denominaba a los pedestales donde se subían los oradores para pronunciar discursos. Los oradores del siglo XIX iban con su "poyo", lo plantaban en cualquier plaza, y ahí comenzaban su discurso en público. Más de una vez, y de dos, esos discursos acababan de forma muy acalorada. Vamos ¡que se montaba el pollo!





"Estar hecho un basilisco" es otra expresión parecida a la anterior en el significado. 

Cuando nos ponemos hechos un basilisco es porque también ¡Hemos montado el pollo! o estamos muy enfadados. 

No tenemos más que ir al diccionario de la Real Academia para saber qué era el basilisco:

basilisco
Del lat. basiliscus, y este del gr. βασιλίσκος basilískos 'reyezuelo'.
1. m. Animal fabuloso, al cual se atribuía la propiedad de matar con la vista.
2. m. Persona furiosa o dañina.
3. m. Reptil americano de color verde y del tamaño de una iguana pequeña.
4. m. Pieza antigua de artillería, de gran calibre y mucha longitud.
hecho un basilisco
1. loc. adj. coloq. Sumamente airado.

Los basiliscos mitológicos tenían  tenía patas de ave, cuerpo de serpiente y alas de dragón...Y los reales, son reptiles con cresta, patas grandes y palmeadas que pueden correr por encima del agua muy deprisa sin hundirse, y algunas culturas creen que es sagrado. Vamos que ni el mitológico ni el real tiene desperdicio.


Pero seguramente de que los basiliscos, los animales fabulosos, pudieran matar con la mirada, viene el dicho de ponerse "Hecho un basilisco".


Tenemos otras expresiones con un significado similar y que también aluden a la mitología.




"Ponerse hecho una furia" que aludiría a las tres Furias de la mitología romana: Alecto, Tesífone y Megera, hijas de la Noche y del Tiempo. Imponían castigos a quienes transgredían leyes de tipo moral y vengaban con especial dureza, bajo la apariencia de monstruo alado y cabeza llena de serpientes, a quienes cometían crímenes en el seno de su propia familia.





 
"Ponerse hecho una hidra". La "Hidra" era otro animal fantástico, una  serpiente de siete cabezas que reaparecían tras haberle sido cortadas. Vivía en el Nilo y su aliento causaba la muerte. Para derrotarla, Hércules le segó de un tajo sus siete cabezas.



Hala otro día más. Pero por hoy ya nos hemos enfadado bastante...

.

viernes, 31 de marzo de 2017

"Tú no eres como otras madres" Angelika Schrobsdorff





“Tú no eres como otras madres, no tienes las manos frías, ni canoso el cabello, y no me envuelves en grávidos cuidados”.

Terminé de leer "Tú no eres como otras madres" de Angelika Schrobsdorff.

Confieso que a mí me atrajo siempre el título de este libro. Me parece de lo más sugerente. Es cierto que además viene envuelto en muchas buenas críticas. Eso es peligroso, porque no siempre eso coincide con la visión de uno. Pero ahora me alegro de haberlo leído. Me he asomado al Berlín de antes y de después de la 2ª Guerra Mundial. He visto a los alemanes antes y después, los judíos antes y después. Y ha sido enriquecedor.

Pero vamos por partes.


En primer lugar hay que decir que no es ficción, sino es que una biografía, una autobiografía casi. Porque la autora ha contado la vida de su madre: Else Kirschner (Berlín, 1893 – Gauting, 1949).

Luego el argumento, o las memorias, cuentan la trayectoria vital de esta alemana judía, y escribo el "alemana" en primer lugar, porque así se sentía ella, y su familia. Una familia judía burguesa acomodada fue en la que nació a finales del siglo XIX. Vivió la primera guerra mundial, el periodo entreguerras y la segunda. Pero la protagonista pronto se rebeló contra las costumbres de su familia, que la habían buscado un judio maduro, y se enamoró de un poeta cristiano, y se casó con él y se independizó y fue repudiada a partes iguales... Luego frente a la desgracia familiar harían las paces. Pero ahí comenzó la vida de esta mujer que vivió intensamente los felices años 20 de ese Berlín que debía hervir en vida y actos sociales. No le importó nada tener a cada uno de sus tres hijos con un padre diferente porque ella quería tener uno de cada hombre al que amara, y no se le ponía nada por delante cuando de satisfacer sus deseos de libertad y sentir se trataba.


Mientras el III Reich iba ganando terreno y haciéndose fuerte contra todo pronóstico para esos alemanes un poco inconscientes. Luego vemos que además de la historia de una familia, es un libro histórico, un fresco de aquel tiempo, y creo que está tan bien ambientado, porque fue real, en ese espacio y tiempo que te llega.

Está contado en primera y en tercera persona. La primera persona de la protagonista y la tercera de su hija se van entrelazando de forma muy sincronizada. También por ello se nos ofrece un doble visión, un multiperspectivismo que nos ayuda a tener una visión más global.

Para mí el principio es lento, el arranque cuesta, pero después te va fascinando más la historia de esta mujer que no fue nada convencional, y más si sabes que existió de verdad. Cada vez este libro me iba gustando más, y tenía más ganas de continuarlo. La peripecia vital de esta mujer tan independiente, tan intensa, tan libre, y la de sus maridos, sus hijos, sus amigos, desde aquel Berlín, primero bullicioso y luego tan peligroso, a Sofía (Bulgaria) huyendo de la masacre, es lo que cuenta este libro. El cambio de actitud de la protagonista, su declive personal.

De ella dice la autora: aquella “mujer maravillosa con un hambre de vivir increíble, que siempre hacía las cosas como ella quería, a su manera”

La autora es la hija pequeña, nació en 1927, y es la que ha escrito ese devenir, primero por los recuerdos, después ayudándose por los testimonios de amigos y familiares y también de las cartas que escribía y recibía su madre. Está contado con un lenguaje sencillo, nada almibarado a pesar de ser madre e hija, claro que la historia no es para menos.

“En aquel mundo nazi mis padres hicieron de todo, todo tipo de tonterías para mantenerme alejada de lo que pasaba. Creían que era lo mejor para mí y yo no les guardo ningún rencor. Entiendo que lo hicieran. Ellos también estaban muy transtornados y no querían que aquella niña tan sensible supiese todo lo que estaba pasando en aquel momento”, confesaba en una entrevista reciente la autora antes de morir. Y, tras un suspiro, concluía: “Me aislaron de todo”. 

Esto de las lecturas es muy personal. Yo estas memorias vestidas de ficción las he disfrutado porque me ha permitido asomarme a aquel tiempo desde el punto de vista de los alemanes arios, de los alemanes judios, que no se estaban enterando de nada, que no querían enterarse de nada. Me ha gustado ver cómo evoluciona la vida de éstos últimos, cómo estalla su burbuja, y cómo tienen que escapar por salvar la vida, afortunados, mientras otros no tienen tanta suerte y mueren en campos de concentración. Esa unión de saga familiar y relato histórico me ha atrapado, además de que sus personajes, tan reales como la vida misma, eran de lo más interesantes.



miércoles, 29 de marzo de 2017

De la palabra "Coca cola"



Yo supongo que la mayoría de vosotros lo sabéis, pero si yo lo supe algún día se me había olvidado, lo cual no es de extrañar, porque de un tiempo a esta parte creo que el olvido me tiene un poco secuestrada...

¿La edad? ¿El trabajo? ¿Las dos cosas?

Pues no sé, pero el caso es que si yo alguna vez supe por qué la coca cola se llama así, ya no me acordaba, y cómo ahora acabo de volver a saberlo, pues os lo cuento.

El origen del nombre de esta conocida bebida procede de que en Atlanta en el año 1886, un farmaceutico llamado Pemberton quería inventar un jarabe para los problemas digestivos que diese mucha energía. Nació esta bebida de una formula secreta de ingredientes, entre los cuales estaban la hoja de coca y extractos de la nuez de cola: "Coca Cola".

Parece ser que un derivado de la coca, el clorhidrato de cocaína, estaba de moda por entonces. la utilizaba incluso Freud para tratar los síntomas de la histeria.

La nuez de cola procede del árbol de cola, un árbol tropical. Este alimento tiene un origen histórico por ser una nuez consumida en muchas culturas del África Occidental debido a su aparente capacidad para saciar el apetito y aumentar la vitalidad. Tiene una larga historia terapeútica: aporta cafeína, teobromina, taninos, potasio, calcio... Es un importante estimulante, aumenta la agilidad mental, y la fuerza muscular.

Con el tiempo, a principios del 1900 la cocaína fue retirada de la formula y sustituida por otros productos, algunos dicen que la cafeína, y otros no especifican cuales. Y también se dice que ya no contiene la nuez de cola. Aunque su formula sigue siendo un secreto.

Pero el nombre, que es lo que finalmente queremos reseñar en esta entrada, sigue siendo "Coca cola". Y se dice que es una de las palabras más utilizadas en todo el mundo. He leído que seguramente la segunda más utilizada después de OK.

martes, 28 de marzo de 2017

75 años sin Miguel Hernández





Hoy es el 75 aniversario de la muerte del poeta Miguel Hernández Gilabert, nacido un 30 de octubre de 1910 en Orihuela (Alicante), y muerto de tuberculosis en una prisión en Alicante en 1942.

Hoy no procedía otra entrada que una dedicada a él y a la poesía.


 
CARTA


El palomar de las cartas
abre su imposible vuelo
desde las trémulas mesas
donde se apoya el recuerdo,
la gravedad de la ausencia,
el corazón, el silencio.

Oigo un latido de cartas
navegando hacia su centro.

Donde voy, con las mujeres
y con los hombres me encuentro,
malheridos por la ausencia,
desgastados por el tiempo.

Cartas, relaciones, cartas:
tarjetas postales, sueños,
fragmentos de la ternura,
proyectados en el cielo,
lanzados de sangre a sangre
y de deseo a deseo.

Aunque bajo la tierra
mi amante cuerpo esté,
escríbeme a la tierra
que yo te escribiré.


En un rincón enmudecen
cartas viejas, sobres viejos,
con el color de la edad
sobre la escritura puesto.
Allí perecen las cartas
llenas de estremecimientos.
Allí agoniza la tinta
y desfallecen los pliegos,
y el papel se agujerea
como un breve cementerio
de las pasiones de antes,
de los amores de luego.

Aunque bajo la tierra
mi amante cuerpo esté,
escríbeme a la tierra,
que yo te escribiré.


Cuando te voy a escribir
se emocionan los tinteros:
los negros tinteros fríos
se ponen rojos y trémulos,
y un claro calor humano
sube desde el fondo negro.
Cuando te voy a escribir,
te van a escribir mis huesos:
te escribo con la imborrable
tinta de mi sentimiento.

Allá va mi carta cálida,
paloma forjada al fuego,
con las dos alas plegadas
y la dirección en medio.
Ave que sólo persigue,
para nido y aire y cielo,
carne, manos, ojos tuyos,
y el espacio de tu aliento.

Y te quedarás desnuda
dentro de tus sentimientos,
sin ropa, para sentirla
del todo contra tu pecho.

Aunque bajo la tierra
mi amante cuerpo esté,
escríbeme a la tierra
que yo te escribiré.


Ayer se quedó una carta
abandonada y sin dueño,
volando sobre los ojos
de alguien que perdió su cuerpo.
Cartas que se quedan vivas
hablando para los muertos:
papel anhelante, humano,
sin ojos que puedan serlo.

Mientras los colmillos crecen,
cada vez más cerca siento
la leve voz de tu carta
igual que un clamor inmenso.
La recibiré dormido,
si no es posible despierto.
Y mis heridas serán
los derramados tinteros,
las bocas estremecidas
de rememorar tus besos,
y con su inaudita voz
han de repetir: te quiero.


Miguel Hernández








Y ahora un poema dedicado a Miguel Hernández de Aureliano Cañadas, poeta compañero a quién admiro mucho por su buen hacer y su talante:




NO SEPAS LO QUE PASA


                   


                    En cuclillas, ordeño


                    una cabrita y un sueño.


 


                    No sepas lo que pasa


                    ni lo que ocurre.


 


 


Si en vez de ponerme a ordeñar sueños


hubiera continuado ordeñando mis cabras,


ahora volvería con ellas por los campos de Orihuela


y al llegar a casa, levantaría al niño por el aire,


lo llevaría a su cuna y cuando se durmiera,


nos meteríamos entre las sábanas con olor a membrillo.


Pero Dios me tocó con su dedo más hierro, Josefina,


con aquel que señala al poeta, ciega sus miles ojos,


aparta del aliento de la rosa su aliento


para que cante en las trincheras.


Y ¿qué podía hacer yo, sino encender ese canto


y levantar el puño?


 


Y ese niño, ese niño que necesita


unos brazos para copiar su fuerza,


y, obstinado en su resentimiento, tal vez


se niegue un día a saber cuanto ocurrió:


en su memoria sólo guardará la cara oculta de los héroes,


lo que es único e irrepetible en ellos.


 


Y este dolor, Josefina, este dolor en el pecho.


 
                                     
AURELIANO CAÑADAS

sábado, 25 de marzo de 2017

"Rozalen" De concierto...





Nunca había ido a un concierto de la cantante Rozalén. Ahora probablemente vaya a más.

Hice un trato con mi amiga, ella se venía conmigo a escuchar a Pedro Guerra y yo me iba con ella a escuchar a Rozalén. Un descubrimiento.

Ayer estuvimos escuchándola en el Teatro Auditorio Ciudad de Alcobendas. Llenazo total. Y lo más curioso de todo es que había personas de todas las edades. Familias enteras iban entrando. Desde las abuelas hasta los niños ocuparon sus asientos. Eso no es nada fácil. Eso tiene mucho mérito. Rozalén es capaz de llenar un auditorio con personas de todas las edades y verles a todos encantados. 

Al final veríamos a las señoras en los pasillos bailando, y hasta a las madres con los niños en brazos moviéndose también.

Rozalén es simpática, campechana y sobre todo es una cantautora que canta bien. Algunas de sus canciones, como Vuelves, están muy bien.

Cantó en español y en inglés, cantó "La belleza" de Aute que está en su último disco, cantó también de María Dolores Pradera y el tango "Volver". Y por supuesto cantó muchas de sus canciones de sus dos discos.

Subieron los niños al escenario, les dió protagonismo. Y consiguió que pasáramos más de dos horas muy entretenidas, y muy a gusto.

Se merecía de sobra esta entrada.

Las fotos me salieron muy mal, así que os dejo con algunos de los vídeos para ilustrarla.