Mostrando entradas con la etiqueta Mis autores Dolores Redondo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mis autores Dolores Redondo. Mostrar todas las entradas

sábado, 28 de enero de 2017

"Todo esto te daré" de Dolores Redondo


«-¿Me considera un monstruo, señor Ortigosa? ¿Cree que soy cruel? Pues piense una cosa: si mi marido puso a Álvaro al frente de nuestra casa no fue por su buen corazón, sino porque en él se aunaban esa capacidad de crueldad y fuerza necesarias para salvaguardar la heredad, nuestra estirpe y lo que eso significa, a cualquier precio. (…) Su padre sabía que cumpliría porque ya lo había hecho antes, haría todo lo necesario, fuera lo que fuese y así lo hizo». (Página 299)


Terminé de leer "Todo ésto te daré" de Dolores Redondo. Me pareció una novela de lo más entretenida. 

No era la primera vez que leía a Dolores Redondo, ya hemos hablado en este blog de su trilogía del Baztán, e incluso hay una entrada que hice sobre los pueblecitos del Valle del Baztán y por tanto los rincones de los que habla en su trilogía. 

Creo que a partir de ahora no me voy a perder ninguna novela de esta autora. Son al mismo tiempo de misterio pero sentimentales e intimistas.

"Todo esto te daré" ha sido el último Premio Planeta. Y con la concesión a esta novela mi opinión sobre este premio tan nombrado ha ganado puntos. Y eso que he leído también críticas negativas de ella, muy negativas, pero yo no estoy de acuerdo.

El argumento de la novela es el siguiente: Un famoso escritor recibe la noticia de que su marido ha muerto en un accidente de automóvil en Galicia, un lugar donde no debería estar. De inmediato, se traslada a la Ribeira Sacra para averiguar lo qué pasó.

El tema principal de la novela es el dolor ante la pérdida de un ser querido, pero también aparece la codicia, las diferencias sociales, los celos, los prejuicidos, la homofobia... Muchos temas. Hasta la literatura.

«Leer fue la fortaleza en la que defenderse mientras se batía en una guerra perdida contra el instinto exultante de su sexualidad. Leer era una defensa, un escudo con el que armar de recursos su timidez para relacionarse. Pero escribir era infinitamente más que eso. Escribir era el palacio interior, los sitios secretos, los lugares más bellos formando parte de un conjunto de ilimitadas estancias que él recorría, riendo, corriendo descalzo, deteniéndose a acariciar la belleza de los tesoros que allí albergaba». (Página 41)

Como vemos se abren interrogantes nada más comenzar la novela. Es una novela de secretos y misterios que habrá que ir resolviendo. Reconozco que a mí me entretenienen mucho este tipo de novelas. El ritmo de la narración yo creo que está conseguido, a mí rápido me atrapó. Aunque creo que es más ágil en la segunda mitad de la novela. En la primera se entretiene más en las dudas del protagonista, en sus recelos, en su mundo interior y la lectura se hace más lenta. A veces la prosa de la autora se hace incluso poética, a mí me gustan las imágenes, en mi opinión se enriquece la prosa. Pero claro quizás a todos los lectores y más a los gustosos de las novelas de intriga les parece que esos giros en la prosa vuelven más lenta la acción.

 "La atmósfera fría del exterior, en la que la niebla se había cerrado bajando considerablemente la temperatura, había transformado la luz de las farolas del acceso vecinal en fantasmagóricos derviches que, como integrantes de una santa compaña, arrastraban sus penas por los caminos"


Hay una trama principal que es la muerte de Álvaro Muñiz de Dávila, el marido del protagonista que se llama Manuel Ortigosa y es un reconocido escritor. Y después la autora ha creado varias subtramas con los hermanos y demás familiares y allegados. Los personajes principales en su mayoría son masculinos, en contraposición con la trilogía del Baztán donde eran femeninos. Me han parecido en general bastante creíbles. La mayoría pertenecen a una familia gallega de raigambre y apellidos compuestos. 

Transcurre la acción en la actualidad y en Galicia, exactamente en la Ribeira Sacra. De lo mejor en la novela es la ambientación, como ocurría también en su famosa trilogía. La autora sabe recrear muy bien los paisajes, los lugares de esta región entre Orense y Lugo. Dan ganas de ir corriendo a conocerlos. Y cómo yo nunca he estado no os extrañe si hago una escapadita para allá, porque los describe de tal forma que es cómo si los pudieras estar contemplando y sabes que te estás perdiendo algo.

En cuando al narrador, es en tercera persona. Y está dividido en 47 capítulos precedidos por un título. Es una novela larga, tiene seiscientas páginas. A mí no se me ha hecho larga, la verdad es que como os decía me parecía muy entretenida, y los personajes me parecían muy interesantes. Quizás podría acortarse algo, eliminar algún personaje, o alguna subtrama, porque sí que es verdad que gana a medida que vas leyendo porque la autora se va centrando más en el misterio principal y van ocurriendo más cosas, dosifica mejor en esta parte la intriga, resolviénose poco a poco los interrogantes, con lo cual aumentan las ganas de leer más. 

Y desde luego mí me gusta mucho cómo termina, quizás lo tachen de sentimental pero a mí me parece que termina redondo, con la frase que tenía que terminar. 




jueves, 5 de noviembre de 2015

Cementerio de Elizondo en el Valle del Baztan


"Del mismo modo que sobre las puertas de una ciudad se coloca un escudo con sus armas y sus valías, en la puerta del cementerio presidía una calavera que vigilaba desde sus cuencas vacías a los visitantes, avisándoles de que entraban en los dominios de aquel particular gobernador de la ciudad de los muertos..."





Hoy, siguiendo con nuestra semana dedicada a algunos cementerios, puesto que estamos en la semana de Todos los Santos y los Difuntos, nos vamos a fijar en el de Elizondo, en el Valle del Baztán.

Os contaba cuando hablábamos de ello en el blog que tiene su importancia literaria puesto que se habla de él en la Trilogía del Baztán de Dolores Redondo. Y yo lo visité en julio de este año. 

En el primer libro de la trilogía "El guardían invisible" ya hablan de este cementerio porque es donde enterraban a las niñas asesinadas y donde de alguna manera arranca la historia. 

"La tumba de la familia Arbizu se encontraba justo donde comenzaba uno de los ramales; sobre el panteón reposaba un ángel que, indolente y con gesto aburrido, ajeno al dolor de los humanos, parecía observar a los enterradores que habían apartado la losa haciéndola rodar sobre unas barras de acero. Amaia se situó junto a Jonan, que parecía absorto en la base del crucero..."

Qué pena que en estas fotos no sacara yo el ángel. Se me quedó en la parte baja del cementerio. Pero no me diágis que no es bonito este cementerio, tan verde y lleno de flores. Imagino que en esta semana debe estar espectacular si en pleno verano ya tenía tan intensos colores. Con ese fondo de montañas y esa bruma es un lugar muy sugerente literariamente hablando.

Vemos en las fotos que además de las cruces hay alguna que otra estela discoidal, esas piedras de forma circular unidas al rito mortuorio que se utilizaron en Navarra hasta principio del siglo XIX. 





viernes, 4 de septiembre de 2015

Dolores Redondo, el Valle del Baztán y yo


“Duerme pequeña zorra, la amá no te comerá esta noche”


Tenía muchas ganas de conocer este lugar de la foto. Es bonito ¿verdad? Verde, elegante, fresco, con clase... y de un tiempo a esta parte un lugar muy literario también.

¿Sabéis cual es?

Está en España, en Navarra, en el Valle del Baztán... Ahora ya sí que lo sabéis ¿no? Elizondo. 

A partir de la trilogía del Baztán de Dolores Redondo se ha hecho muy conocido. "El guardian invisible", "Legado en los huesos" y "Ofrenda a la tormenta". Los tres libros reseñados ya en el blog, os copio el enlace:


Pues el pasado mes de julio estuve visitándo todo el Valle del Baztán, precioso. Y estuve alojada en Elizondo, por supuesto.

Me ha gustado mucho toda la zona, no la conocía, y ha sido un gran descubrimiento. Tras leer la trilogía tenía ya muchas ganas de visitarla y la verdad es que no ha defraudado mis expectativas. Me ha encantado. 

Quería dejaros con lugares de Elizondo y alrededores de los que habla Dolores Redondo en sus novelas. Allí estaban, tal y como ella nos había narrado. Y hasta me llovió, como no podía ser de otra manera. Así que pude sentir esa humedad, esa lluvia que sufre la inspectora Amaia Salazar cada dos por tres. Lluvia que no hace más que dejar todo mucho más brillante y sereno. 

Qué buena visita, si no lo conocéis no os lo perdais. Y si os gusta la novela negra, preferiblemente visitarlo después de imaginarlo leyendo esta trilogía. 


 La foto de arriba es de una librería de Elizondo. 

Y las fotos de debajo son todas de lugares de los que habla la protagonista: La tienda de ropa Belzunegui donde su madre les compraba la ropa cuando eran pequeñas. El autoservicio Adela donde le mandaba a comprar. Los calzados Virgilio donde les compraba los zapatos... De todos estos lugares tan cotidianos habla Amaia cuando vuelve a Elizondo y recordaba su infancia.







La escuela de Elizondo "Ikastola" Baztán

Cómo no incluir una foto de la escuela, la "ikastola", bien bonita por cierto...


El cementerio de Elizondo
 Y por supuesto del cementerio. Donde enterraban a las niñas asesinadas en el primero de los libros y donde de alguna manera arranca la historia. Vemos en la foto que además de las cruces hay alguna que otra estela discoidal, esas piedras de forma circular unidas al rito mortuorio que se utilizaron en Navarra hasta principio del siglo XIX.




Y también se mencionan en la trilogía otros pueblos del Valle del Baztán como Amaiur/Maya (en la foto de arriba) o Arizcun, en la de debajo, donde se ambienta el principio de la segunda novela que comienza con unos actos de profanación en la Iglesia de Arizcun.



Bueno, ya no os dejo con más fotos (que podría... de tantas como hice) porque yo creo que con éstas ya queda un poco ilustrado el ambiente de la trilogía del Baztán.

martes, 20 de enero de 2015

"Ofrenda a la tormenta" de Dolores Redondo




Se me ha echado el tiempo encima y no he hecho la reseña literaria del último libro que me leí en el 2014: "Ofrenda a la tormenta" de Dolores Redondo.

Libro que devoré, la verdad.

Sí, me refiero al que cierra la llamada "Trilogía del Baztán".

Bueno tampoco me voy a alargar mucho, solo deciros que me gustó. Me ha parecido muy entretenido y ha cumplido mis expectativas puesto que al fin comprendes enigmas que llevábamos arrastrando desde dos novelas atrás.

Como no podía ser de otra manera la autora sigue en este tercer volumen uniendo de forma muy efectiva la mitología y novela policiaca. Y yo creo que éste ha sido el gran acierto y buena parte del éxito que ha cosechado esta trilogía. Son unas novelas policíacas diferentes al contar con éste punto mágico.

El lugar de la historia sigue siendo el valle del Baztán, ese lugar lluvioso, oscuro y verde, tan sugerente para la novela policíaca y con tanta magia en sus historias.

Y cronológicamente esta historia comienza solo un mes después de haberse terminado la anterior. 

Los personajes principales son los mismos que en las dos novelas anteriores: la inspectora Amaia Salazar, su familia y sus compañeros de la Comisaría. Como en novelas anteriores creo que tienen mucho más peso los personajes femeninos que los masculinos. A mi modo de ver, en general, están mejor construidos. Las mujeres, sean más perversas como la madre de la protagonista o más buenas como por ejemplo tía Engrasi, te las crees. En éste tercer volumen las hermanas evolucionan mucho, los personajes crecen y las comprendes más. Amaia sigue con sus contradicciones, pero es lo que tiene que los personajes te caigan bien, que cuando el autor ya ha conseguido eso pues les quieres como son, aunque sean un poco contradictorios... Los hombres de la historia me parecen más blanditos, menos trabajados en sus aristas. Como os decía es una historia con más peso femenino. Y ya del personaje de Dupree ni hablamos... Queda bastante en el aire con su presencia esporádica y sus frases enigmáticas. No entiendo a este personaje, a no ser claro que por eso mismo la autora le pretenda utilizar en otro libro porque en éste no nos lo ha aclarado nada.

Los personajes mitológicos han ido cambiado de libro a libro. En el primero teníamos al Basajaun, posteriormente el Tarttalo y ahora tenemos al Inguma, un demonio que ataca a los niños pequeños mientras duermen para beberse su aliento. El argumento de ésta tercera historia tiene mucho que ver con el tema de "la muerte súbita" en algunos bebés. Bueno en más que algunos...

La novela está estructurada en 57 capítulos, contada en tercera persona con un estilo sencillo, bastante directo. El ritmo es ágil y al menos a mí cómo os decía me ha resultado muy fluido y entretenido.

Como "pero" que yo pondría es que el final es un poco previsible. Creo que uno ve venir antes de llegar el final quién es "el malo"... Pero aún así la resolución de otros enigmas de la historia me ha tenido bastante enganchada hasta el final.

Después de terminar he pensado que lo ideal hubiera sido leer las tres novelas de forma más continúada, porque había detalles, sobre todo de la primera, que había olvidado. Cuando me han contado que hay quién ha esperado a que saliera la tercera para leerse la trilogía de un tirón, lo cierto es que he pensado que no era para nada una mala idea. Habrá que tenerlo en cuenta para futuras trilogías...

Pero os la recomiendo, por supuesto. Está bien esta trilogía del Baztán, es un poco distinta a otras novelas policíacas, son nuestras, de una parte muy concreta de nuestra geografia, y se leen muy bien.


martes, 21 de enero de 2014

"Legado en los huesos" de Dolores Redondo



“Duerme pequeña zorra, la amá no te comerá esta noche”
Ya me he terminado de leer “Legado en los huesos” de Dolores Navarro. El segundo libro de la trilogía del Baztán. Y me ha gustado, la verdad, me ha gustado casi más que el anterior.
Es otro nuevo caso en el que está envuelta la Inspectora Salazar, Amaia Salazar.
El argumento en éste segundo libro se podría resumir así: En Arizkun, muy cerca de Elizondo, también en Navarra, han ocurrido actos de profanación en la Iglesia. En un principio se pensaba que eran actos vandálicos sin más, pero en la última ocasión también se han acompañado de los restos de un “mairu beso”, o lo que es lo mismo, el brazo del esqueleto de un niño, un bebé que no debió ser bautizado. Se piensa que quizás este acto esté relacionado con Los Agotes, un grupo de vecinos a los que se les consideraba inferiores y sufrían la segregación social y religiosa… Además la inspectora se ve directamente implicada.
Y desde luego el tema es el mal. La maldad que existe en algunas personas.
Este nuevo caso se va a desarrollar en la misma ubicación geográfica, en Navarra. En el valle del Baztán. Otra vez está muy presente la mitología de la tradición vasca. El ambiente es el propio de esa zona, lluvioso, muy lluvioso, oscuro, sombrío, frío. Hay seres mitológicos como en el primero.
Y los personajes principales son los mismos: La inspectora Jefa de Homicidios de la Policía Foral de Navarra, Amaia Salazar, de treinta años, que en este libro ha sido madre de un niño Ibai. Su marido James, su tía Engrasi, sus hermanas Flora y Rosaura y por supuesto su malvada madre. También algunos compañeros de la policía vuelven a salir: Jonan Etxaide, conciliador y homosexual que se lleva muy bien con Amaia, y el Inspector Montes, descarado pero resuelto, enfrentado a la Inspectora. Aunque justamente una escena que hay entre ellos es lo que más me ha chirriado de la trama. No sé muy bien a qué venía… Pero bueno en general me gustan estos personajes, están muy bien perfilados. La autora les hace un retrato psicológico muy ajustado.
En cuanto al ritmo de la novela, es más lento en la primera parte, que en la segunda. Se vuelve, en mi opinión, más entretenida pasado un tercio de la novela.
Estamos otra vez ante un thriller español, a nuestra manera que no tiene nada que envidiar a los de fuera de nuestras fronteras. La autora ha llegado a tener un estilo muy particular en el que mezcla lo policíaco con los rasgos psicológicos de los personajes. Los miedos, los sueños, los secretos familiares están muy presentes en la historia. Más el componente fabuloso de la mitología hace de esta saga ser bastante especial.
A mí este segundo volumen me ha resultado muy entretenido. La intriga está muy bien dosificada por el libro, te atrapa, creo que incluso más que el primero. A mí me ha parecido más intrigante que el primero, el mal me ha impresionado más, ha inventado una trama más rica, con más hilos, que van confluyendo. Y el final es más sorprendente. Y por supuesto aunque se resuelve el caso, deja un cabo lo suficientemente abierto para querer leer el tercero.
Eso sí, creo que no habría que dejar pasar demasiado tiempo entre uno y otro libro. Yo he sentido que tenía que haber tenido el primero más fresco, cuando he leído éste. A ver si el tercero no tarda demasiado en llegar…

lunes, 1 de julio de 2013

"El guardian invisible" de Dolores Redondo



Comenzamos julio con la reseña del penúltimo libro que me he leído.

Llevaba tiempo queriéndolo leer. Creo que fue porque vi la entrevista que hicieron en el programa Página 2 a la autora. Al final me lo leí rápidamente y mis expectativas no se vieron defraudadas.

Me estoy refiriendo al primer volumen de una trilogía titulado "El guardían invisible" de Dolores Redondo.

Se trata de una novela negra al estilo español, y más concretamente al estilo del norte de nuestro país.

Pero os cuento en primer lugar el argumento: "En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en una circunstancia que lo relacionan con un asesinato ocurido en los alrededores un mes atrás.

La inspectora de la sección de homicidios de la policía foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará de vuelta a Elizondo, una pequeña población de la que es originaria y de donde ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino que puede mostrar el rostro más aterrador de una realidad brutal al tiempo que convocar a los seres más inquietantes de las leyendas del Norte... "

Como podéis ver está ambientada en Navarra, en Elizondo y alrededores. Y en la novela tiene mucho peso la mitología vasco-navarra y la tradición. Está muy bien reflejado el ambiente húmedo y oscuro de los bosques del valle de Baztán. La niebla, la llovizna, el viento. Muy buena la ambientación. Muy sugerente y misteriosa. No conozco esta zona de España y después de leer esta novela me ha apetecido mucho hacer en algún momento una escapadita para allá. Ver esas calles de casonas de piedra, esos bosques, esos parajes tan verdes.
 
El título nos remite a la leyenda del basajaun, ese ser protector de los pastores y de los rebaños que, a pesar de que no se deja ver, dicen que algunos hasta lo han visto y se han sentido bajo su protección. 

En cuánto a los personajes están bastante bien perfilados. Comenzando por la protagonista, esa inspectora de homicidios Amaia Salazar que incluso hizo un curso en Cuántico. Me hizo gracia este detalle. Así que no tiene nada que envidiar a esos personajes de series de televisión tan conocidos como CSI, Mentes criminales y demás. Me gusta cómo la autora ha retratado a esta protagonista: mujer policía pero con una vida propia más o menos feliz al margen de su profesión, casada y con unas raíces familiares importantes. Nos ha sacado del cliché de policía masculino de vida gris, dedicado por completo al trabajo con una vida familiar frustrante que tanto abunda en otras novelas negras.
Los demás personajes, hay bastantes, tampoco están mal definidos. Tanto los compañeros de trabajo de la inspectora como su familia son muy creíbles todos en sus rasgos. Han sido retratados de forma muy acertada tanto en sus virtudes como en sus miserias.

Me ha gustado esta novela. La autora paralelamente a la trama principal de descubrir al asesino, va buceando en la historia de la protagonista. Me gusta esa doble trama en el argumento que humaniza la novela. Me gusta que además de tener acción, tenga sentimientos.
 
Por eso el tiempo en la novela no es lineal, sino que salta del presente al pasado cuando quiere hablar de la niñez de la protagonista. El narrador es un narrador omnisciente en tercera persona. 
 
El estilo es muy ágil y sencillo. Resulta una novela muy entretenida, con mucho diálogo. Además la prosa es rica  y sensorial: hay olores que salen de la cocina, hay guisos, hay postres muy tradicionales que encuadran perfectamente la narración en un ambiente y un lugar. Por otro lado ya hemos comentado que la autora combina perfectamente la realidad con algunos aspectos mitológicos muy importantes para los personajes, para esa sociedad que retrata. Y lo hace de una forma muy sutil, encajándolos perfectamente, apenas chirrían cuando saltamos de lo real a lo irreal. Todo ello nos devuelve una prosa rica y sugerente.




Resumiendo, que cómo habéis podido ya intuir me ha gustado esta novela. Me ha parecido bastante entretenida y no creo que tenga nada que envidiar a la novela negra sueca que tanto se ha puesto de moda y que dicho sea de paso también me gusta bastante (sobre todo en autores como Henning Mankell o Camila Lackberg). Ésta, claro, tiene el sabor de lo nuestro y eso me gusta mucho. Quizás, por ponerle alguna pega, el final no me ha parecido de lo más logrado de la narración. Pero bueno tampoco es que me haya parecido mal, pero creo que esperaba más.

En cualquier caso es una novela que he leído volando y me ha tenido ahí enganchada hasta el final. Creo que está bien escrita, es ágil y la autora tiene una prosa muy rica en recursos. Por supuesto estoy esperando a que salgan los dos siguientes para seguir a la Inspectora Amaia.