Mostrando entradas con la etiqueta Mis autores Ángel Gabilondo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mis autores Ángel Gabilondo. Mostrar todas las entradas

martes, 26 de mayo de 2015

Ángel Gabilondo y sus "Por si acaso"




Cuando decimos que había una vez, en ese espacio se congela el tiempo.

Hay hechos que, aunque sean verdaderos, solo existen al ser narrados. 

Algunas palabras vienen, hacen y se van.


Ángel Gabilondo
Por si acaso





Ilustración de la entrada: Erika Khun

sábado, 7 de marzo de 2015

Escribir y Leer. Ángel Gabilondo




Escribir es siempre una acción erótica. Leer, también.


Pág. 50
Por si acaso
Ángel Gabilondo


viernes, 6 de febrero de 2015

"Por si acaso" de Ángel Gabilondo


"Por si acaso" de Ángel Gabilondo es un libro para leer a sorbos. Para pararnos en una frase. Para respirar mientras la rumiamos. Para pensar.

"Por si acaso" de Ángel Gabilondo es una joya de color azul. Un compendio de máximas (y mínimas) dice el autor. Es una forma de echarle el lazo a las palabras y detenernos en ellas.

"Por si acaso" de Ángel Gabilondo es un libro que no se termina nunca. Uno que empieza cada vez que lo abres al azar por una página cualquiera. Un libro pequeño y eterno.


Dice el autor: "... Lo que aquí se ofrece, si en alguna ocasión roza el serlo o aparenta pretendero, casi exigiría, por pretencioso, una petición de disculpa. A lo sumo, son máximas, pero incluso eso nos parece demasiado. Podrían a veces ser máximas mínimas e incluso mínimas, sin más. ...

No son imprescindibles. Sería ridículo suponerlo. Se encuentran ofrecidas por si acaso. Por si acaso no todo pasa como deseamos. Por si acaso nosotros mismo tampoco somos como pretendemos. Por si acaso , en el instante en que la sed, o el frío, o el desamparo, o tal vez la alegría y la serenidad nos asaltan insluso sin necesidades nuevas, con deseo y con placer, tendamos la mano y abramos y busquemos algo siquiera mínimo, que nos haga decir y decirnos, para afrontar o para saborear lo que nos ocurre. ... "

No es plan de copiaros todo el prólogo, ni tampoco es plan copiaros todas las máximas mínimas que encierra este tesoro. Pero sí que os voy a dejar con algunas de ellas...

Si nos falta la palabra, no nos encontramos. Con esta comienza el libro.

Cuando era niño no tenía probablemente infancia. Ahora sí.

Me asusta la distancia que me separa de mí mismo, pero gracias a ella te he encontrado.

Los amigos son tan decisivos que no hay modo de saber de ellos sin adoptar permanentemente la decisión de que lo sean.

Tu dolor también te pasa en mí. No sé si esto te alivia.

Desde que tú no estás, yo, a mi modo, tampoco.

No leer es una forma de ceguera.

Los números son pares o impares. La soledad también.

Bueno y ya no os copio más... Que no termino nunca. Solo deciros que me gusta mucho este libro. No me cansaría nunca de leer sus máximas...

 


jueves, 22 de enero de 2015

"Cuando escribo..." Angel Gabilondo



Cuando escribo, 
hay momentos en los que percibo como gira lentamente la tierra,  otros, no noto ni los terremotos.

Ángel Gabilondo




domingo, 11 de enero de 2015

"Los días preservan su ternura..." Ángel Gabilondo



"Los días preservan su ternura 
si alguien nos apaga la luz."

Ángel Gabilondo
Por si acaso