Mostrando entradas con la etiqueta La vida. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La vida. Mostrar todas las entradas

miércoles, 14 de agosto de 2019

¿Te acuerdas?




¿Te acuerdas de cuándo "veraneabamos"?

¿Te acuerdas que me decías que quería ponerme morena en un día? Que todo el sol me lo quería llevar yo solita, decías, mientras hacías ganchillo bajo la sombrilla. Y después vendrán las quejas y las malas noches y "Máma cómo me duele...".

¿Te acuerdas de aquellas reuniones de vecinos tomando café en el bajo? Aquel café cuyo olor alimentaba y subía los escalones de dos en dos, escaleras arriba, hasta el segundo.

Aquel segundo piso todavía huele a rosquillas recién hechas y cuadros al óleo en mi memoria. 

Aquel piso donde te asomabas al balcón para gritarme: ¡Ahora! cuando ya no venía ningún coche para que yo cruzara a la carrera. Después me decías adiós con la mano y me tirabas un beso.

¿Te acuerdas?

Pues solo te quería contar que me los guardé, los besos digo, me los guardé todos. 

Todos, y para siempre.

Los tengo aquí dentro, bien guardaditos, como decías que me escondiera el dinero cuando iba de excursión primero y luego de viaje.

Aquí dentro los tengo para esos días, ya sabes, días como hoy.



14 - 15 de agosto 2019


@Rocío Díaz Gómez



viernes, 31 de mayo de 2019

Llega el fin de semana!!


Es ¡VIERNES!

Así que sonríamos...









lunes, 22 de abril de 2019

Las Monas de Chocolate del Lunes de Pascua



Uno de mis recuerdos más dulces, de cuando era pequeña y vivía en Barcelona, son las Monas y/o figuras de chocolate del Lunes de Pascua, que allí es festivo también.

Recuerdo "con ojos golositos" verdaderas obras de arte en chocolate al otro lado del escaparate de las pastelerías. Daba gusto verlas y un poco de penilla romperlas de tan delicadamente estaban fabricadas.

En un día como el de hoy, existe la costumbre de que los padrinos se los regalan a su ahijados.

Dicen que ya en la prehistoria era habitual consumir huevos en primavera porque era cuando ya las aves tras el invierno estaban criando. Los egiptos ya los tenían asociados a ritos de fertilidad, de renacimiento. Antes de la llegada del Cristianismo ya los huevos estaban ligados a estos ritos. 

Los cristianos adoptaron muchos ritos paganos. Tras la Cuaresma era muy habitual comer los huevos, y circulan varias versiones del por qué de decorarlos.

Algunas dicen que para conservarlos durante los días de Cuaresma se impregnaban en cera, y así no se estropeaban y el domingo de Pascua ya los podían comer. Otra versión dice que, después de cocerlos y decorarlos, se distinguían mejor de los que eran más frescos, y los decorados se comían los primeros. El caso es que aquí estaría el origen de su decoración. 

Primero se decoraban con cera y después ya con azúcar y chocolates, acabando por ser otra golosina propia de estos días de Semana Santa.

Esta es una costumbre mucho más frecuente en Inglaterra y Francia, de ahí que aquí sea más frecuente en Cataluña por su proximidad a Francia. 

Creo que un poco más abajo en el mapa, por Levante, es mas usual la Mona que no es de chocolate. La Mona más genuina y tradicional, tipo brioche, redonda, con huevos adornando. El chocolate, el cacao, nos llegó después, hacía el siglo XVI.

Recordemos, por último, que parece ser que la palabra "Mona" viene del árabe, donde mouna (o munna) significaba “provisión de la boca”, un regalo que los musulmanes hacían a sus señores. 




 #Monas de chocolate
#Barcelona
#Pascua

domingo, 14 de abril de 2019

El cielo de Madrid en abril



El cielo de Madrid en abril.

Un regalo.

Una invitación a soñar.

Un lujo bajo el que caminamos cualquier día.

                                                    Todos los días.
Qué suerte.







#Madrid
#El cielo de Madrid

martes, 19 de marzo de 2019

19 de marzo



Te recuerdo sentado, frente a un caballete, pintando. 
Tú con bata de estar en casa y yo con dolor de oídos. 
Los dos malos, sin muchas ganas de hablar, 
haciéndonos compañía, 
esperando que llegara mamá de la compra. 

Que llegara ya, con su voz y su fortaleza.
Y nos cuidara, nos consolara. 
Escucharle decir: "Venga que eso no es nada, te voy a traer algo rico.".

Recuerdo aquel maletín de madera lleno de tubos de pintura al óleo a medio gastar, 
aquel maletín que pronto se quedó sin dueño. 

Te recuerdo rodeado de tantas visitas,
familia, compañeros, vecinos. 
Te recuerdo charlando y sonriendo con ellos en aquella casa
que tenía una ventanita que comunicaba el comedor y la cocina.
Aquella casa con un pasillo muy largo con una cortina roja en medio,
donde jugábamos a las tinieblas.
Qué miedo.

Qué miedo tantas cosas.

Atesoro tan pocos recuerdos,
que ojalá solo recordara los buenos.

Ojala te hubiera visto envejecer.
Echo de menos aquellas conversaciones
de libros, de nosotros, de la vida,
que nunca tuvimos.

Me habría gustado,
tanto,
conocerte mejor.


Rocío Díaz Gómez

viernes, 8 de marzo de 2019

Feliz 8 de Marzo. Uno de mis relatos: "Los juegos de las niñas sabias" de Rocío Díaz Gómez



¡Por todas las mujeres! Las sabías, las menos sabias, las famosas y las anónimas, las cercanas y las lejanas, las nuestras y las otras. Feliz 8 de marzo.


Os dejo con uno de mis relatos "Los juegos de las niñas sabias". En el 2011 fue 2º premio de relato corto del X Certamen de Narrativa Breve "Mujeres en el arte" que había convocado la concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Valencia.






Los juegos de las niñas sabias

Rocío Díaz


Cuentan que en algún lugar, a salvo del tiempo y el espacio, están jugando unas niñas.

A la pequeña Safo jugando al escondite siempre le toca contar. Pero no suma diez, ni treinta, no suma cuarenta ni cincuenta. Ella cuenta en endecasílabos, cuenta hasta once, y vuelve a comenzar. Safo tamborilea con sus dedos, inventa versos que algún día descubrirán escritos en papiros que nos la devolverán inmortal.

A la niña Isadora, en cambio, el mar la tiene hipnotizada. Le gusta jugar descalza en la arena, le gusta mirar las olas durante horas. Sola, y en silencio, con el pelo suelto y sus vestidos vaporosos de finas telas envolviéndola, juega Isadora durante horas a mover sus manos y sus pies siguiendo el vaivén de aquellas ondas...

La pequeña Frida, que no puede moverse de su cama, juega a vivir más que las demás. Juega a mezclar los colores, juega a despistar con la pintura un destino de animal eternamente herido.

Las tres niñas solitarias tampoco juegan al escondite. Solas con su padre en aquel páramo las niñas Brontë inventan mundos de fantasía al que escapar. Miopes e inteligentes, cultas y pobres las niñas quieren relatarlos, quieren transformarlos en palabras escritas, aunque “las mujeres no debieran hacerlo”.

Mientras tanto, la niña Camille juega con la arcilla. La niña coja pero bella, la niña de carácter fuerte y voluntad tenaz se recrea en esculpir con fuerza y sentimiento. Esculpe con pasión piezas delicadas pero impresionantes, bellas en sus rasgos, intensas en su profundidad.

¿Y la pequeña Alma? Alma ya es una niña artista que juega a componer música. Y lo hace muy bien. La niña Alma tiene el adorno del talento, pero además es muy guapa y pasional. Y cómo juega con la música, cómo compone, aún tan pequeña ella.



Pero cuentan que hay ocasiones en que los cuentos de hadas no terminan bien para las niñas que esconden una pasión. Las niñas que crecen y se convierten en mujeres queriendo bailar, queriendo componer música, queriendo escribir, queriendo esculpir. Queriendo alejarse de lo considerado “normal”, de lo establecido. Y llegará un día que esas niñas tendrán que defender lo que les apasiona. La poesía, la danza y la pintura. La literatura, la escultura y la música. La vida para con esas mujeres mostrará sus garras y colmillos. La vida tendrá una punta afilada llena de ponzoña que se les clavará donde más les hiera, donde a punto esté de acabar con ellas.

Y quizás Safo vivió con sus compañeras en un clima demasiado distendido y propicio a todos los comentarios. Safo mujer quizás entendía la vida de forma diferente... quizás más femenino, quizás solo femenino.

Y esa forma revolucionaria de bailar y de vivir, esos temas de las danzas, la muerte o el dolor, tan alejados de los clásicos de duendes y trasgos, a Isadora años después le haría cosechar abucheos y polémicas.

Y nunca podrá jugar a correr Frida Khalo, en un principio dolorida por la polio y después por un accidente salvaje y cruel. Pasará casi toda su vida en la cama, pintando y pintando, mientras la enfermedad y los dolores van ganándole terreno a sus ganas de vivir.

Y las hermanas Brontë jugaron a imaginar, a escribir historias. Pero hubieron de hacerlo con disfraces, con opacos seudónimos y  malas críticas.

Y a Camile Claudel la vida fue resquebrajándole su interior de escultora. Se esforzaba por ser reconocida, por vivir de su arte, pero una sociedad conservadora, un amor demasiado amargo, unas críticas despiadadas por su condición femenina, fueron enloqueciéndola poco a poco

Y demasiado pasional, la joven y brillante Alma se enamoró de aquel maduro Gustav Mahler. Por apoyarle a él dejó a un lado su talento, esa carrera que tanto prometía en la música. Y después de Gustav, llegaron otros, pero también se volcó en el talento de cada uno de ellos, olvidándose del propio.

Y cuentan, siempre cuentan que aquellas mujeres terminaron por penar su pasión.



Hubo que dejar pasar el tiempo. Dejar que el poso de los años fuera transformando a la sociedad y su moral. Dejar que subiera a la superficie lo que realmente importa.

Porque Safo en su isla se recreó en su vocación y en la belleza.
Porque Isadora, mito y carácter, rompió con las tradiciones y revolucionó la danza.  
Porque la fuerza de voluntad de Frida y sus ganas de vivir las fue plasmando en cada uno de sus pequeños autorretratos surrealistas.
Porque las hermanas Brontë escribirían obras maestras de la literatura universal.
Porque finalmente Camile y Alma serían reconocidas por su escultura y su música, independientemente  de las de sus amados.



 Cuentan que en algún lugar, a salvo del tiempo y el espacio, siempre están jugando unas niñas. Niñas sabias a quiénes el arte rescató del olvido.

©Rocío Díaz Gómez



 #8 de Marzo - Día Internacional de la Mujer
#Relatos Rocío Díaz Gómez
#Relatos mujeres

martes, 19 de febrero de 2019

A vista de pájaro

Madrid. 2018




Nos hace falta ver el mundo
 desde arriba.

Ver que somos uno más 
entre millones de minúsculos puntos
que se mueven.

Hace falta recordar
 que somos insignificantes.


Insignificantes.




París. Septiembre 2018


Nápoles. Volcán Vesubio. Septiembre 2018



#Viajar
#Madrid
#París
#Volcán Vesubio


viernes, 8 de febrero de 2019

El abuelo Emiliano y la vida



El abuelo Emiliano me invitaba a comer algunos sábados, y siempre me preparaba chuletitas de cordero lechal "muy hechas", porque sabía que me encantan.

Cuando llegaba a su casa, le encontraba agachado sobre el fogón trajinando afanoso, con un paño de cocina en el hombro como un orgulloso chef, porque no solo ya sabía cocinarse algunos platos sino que hasta podía invitar. "Si me viera tu abuela..." me decía mientras poníamos la mesa, porque mi madre le había enseñado a defenderse entre los pucheros, después de morir ella.

El abuelo Emiliano dejó de invitarme a comer cuando de pronto mi madre enfermó. Como una pieza de dominó que va empujando a las demás, todos en casa sufrimos aquel revés, aquella enfermedad que dió vuelta a nuestra vida como a un calcetín dejándonos a la intemperie. Incluso él, que se sintió tan vulnerable, tan acobardado, tan necesitado no sé si de cuidados o compañía, que quiso venir a vivir también con nosotros, él que tanto se había resistido. A partir de ese momento vivió muy deprisa el tiempo que le quedaba por vivir, y en apenas unos meses aquella Navidad nos dejó.

El abuelo Emiliano hoy, 8 de febrero, hubiera cumplido 107 años.

Con su gorra y su bastón, y bien derecho, habría comprado en la pastelería de siempre, una tarta de nata y almendras para celebrarlo.

Y en algún momento después de un par de refranes, también como siempre, el abuelo Emiliano habría dicho: "La vida es maravillosa".


Rocío Díaz

lunes, 7 de enero de 2019

Aquellos libros salvaron el día de Reyes




Una vez hubo una víspera del día de Reyes muy triste.

La vida se había empapado de pena.

No había ilusión, no había sorpresas, no había regalos preparados.


Entonces tu madre cogió el monedero y dijo: Abrigaos que nos vamos al Corte Inglés.

Una vez allí, cada hermano pudo escoger tres o cuatro libros que quisiera.

Tú escogiste los de Enyd Blyton.

Aquellos libros salvaron ese día de Reyes.


Todavía necesitas que,

traigan los regalos que traigan,

los Reyes Magos no olviden tus libros.

jueves, 27 de diciembre de 2018

Las felicitaciones de Navidad



Nada más entrar en el portal supe que algo había cambiado.

Sin embargo por más que miré a mi alrededor no encontraba nada fuera de lugar, la planta de plástico estaba en su sitio y la alfombra desgastada seguía resignada su suerte ahora bajo mis pies.

Es verdad que el suelo estaba moderadamente limpio, supuse que había venido la señora de la limpieza, por fin.
Pero no, no era eso lo que notaba.
¿Quizá una atmósfera de calidez? ¿Más luminosidad? Pero si ultimamente la niebla se había quedado a vivir en nuestra ciudad, no tenía mucho sentido. ¿Qué era lo que yo notaba?

Seguí mirando a mi alrededor y, sin querer, mi mirada se detuvo en los buzones. Seguían uniformados e impasibles como siempre.

¿Cómo siempre?


¿No estaba mi buzón más brillante que los demás? Me acerqué más a él. ¿No tenía su abertura más alargada por las comisuras? Miré a los demás y después a él varias veces. ¿Cómo podía ser? Volví a mirarlos de nuevo, primero a todos, luego al mío. No había duda, era distinto. Era como... ¿Si sonriera?


Me apresuré a sacar la llave, abrí mi buzón corriendo, y entre las cartas habituales de facturas y publicidad encontré el tesoro.


Un tesoro de colores brillantes y letra manuscrita. Un tesoro plano pero profundo. Un raro ejemplar a punto de extinguirse.


Y lo tenía yo.


¿¡Cómo no iba a sonreír mi buzón?!




#Felicitaciones de Navidad
#Christmas
#Navidad
#Amistad


miércoles, 24 de octubre de 2018

24 de octubre. Día de la Biblioteca. Mi primera biblioteca




Tengo en la memoria mi primera biblioteca. 

Estaba en penumbra, tenía apliques de luz color verde en las mesas y toda ella estaba enteramente decorada con estanterías de madera. 
Aún la envuelve el silencio.

Recuerdo unas baldas llenas de libros de Tintín, aunque yo atravesaba la época de Enyd Blyton. Recuerdo las cabezas agachadas, recuerdo la atmósfera cálida de la lectura.

Y aunque el año pasado volví al pueblo catalán de mi infancia y había desaparecido, sigue siendo acogedora en mi memoria donde permanece intacta.

Intacta e inolvidable.



Cada 24 de octubre, desde el año 1997, se celebra el día de la Biblioteca.

Las fotos son de la exposición "Leyendo Madrid. Cien años de bibliotecas Públicas", una exposición muy interesante que estuvo a finales del año 2016 y primeros del año 2016 en Madrid.




lunes, 8 de octubre de 2018

Julia




Tus buenos días todos los días del año.

Tu sonrisa cuando yo entraba en casa:
luminosa.

Tu mirada cuando yo cosía.
Tu silencio.
Tu forma de hablarme con los ojos.
Tu humor.
Tu fuerza de voluntad.
Tu ejemplo.
Tu miedo a la electricidad,
a los ladrones,
a que volviera sola a casa,
esa forma tuya perfecta de quererme.

Tú forma de escuchar mis dudas.
Tu decisión, que valía para las dos.
Tu miedo a que yo te cogiera
en brazos.
Tu bizcocho y tu ensalada de pimientos,
tus croquetas de huevo y atún,
y esas rosquillas tuyas que nunca sabré hacer
tan ricas, pero aún huelen en mi memoria.

Tu forma de mover la cabeza arriba y abajo, arriba y abajo,
sin hablar,
cuando sabías que algo no tenía solución.

Tu fuerza
Tus cuarenta kilos.
Tu voz.

Tu estar
Tu ser.

Tus buenas noches cada día del año,
cada año de mi vida,
mi vida entera.

Feliz no cumpleaños
mamá.

lunes, 17 de septiembre de 2018

Viajar. Etimología y vida

París. 8 septiembre 2018



Viajar, del catalán Viatje, y éste a su vez del latín "viaticum" que significa camino.


El lujo de Viajar.

El placer de despegar los pies del suelo.

Ascender.

La necesidad de mirar el mundo desde arriba.

Admirar.

Y reconocerse en la insignificancia.

Para seguir creciendo.




París. 8 de septiembre de 2018



Nápoles. El Vesubio. 11 de septiembre de 2018.

miércoles, 15 de agosto de 2018

Tres años ya





El mundo no se paró.
Las manillas de todos los relojes del mundo
siguen girando.
Y nosotros con ellas.

Pero estate tranquila.
Estamos bien. Todos estamos bien.

Aunque el mundo es un lugar infinitamente peor
desde que te fuiste.



lunes, 23 de julio de 2018

De imágenes que valen más que mil palabras



No lo pude evitar. Vi los dibujitos de las puertas y no tuve más remedio que traérmelos a mi blog porque provocaron una sonrisa en mí nada más descubrirlos. Ocurrió en Moguer.
La vida misma.


También me hicieron gracia los dibujitos de debajo de éstos párrafos. Esta vez fue en Conil.
Unos pececitos para una villa marinera, nada más adecuado.

Seguiremos con los ojos bien abiertos.





jueves, 12 de julio de 2018

martes, 22 de mayo de 2018

22 de mayo - Santa Rita, Rita, lo que se da, no se quita




En este blog nos gustan, y mucho, las frases hechas, los dichos, los refranes, en resumen todo lo que gira conformando el lenguaje coloquial.

Cuando hoy el calendario de mesa del despacho nos ha chivado que hoy era Santa Rita, tanto mi blog como yo inmediatamente nos hemos mirando cómplices y hemos cantado entre dientes aquello de "Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita" con vocecilla infantil y música archiconocida.

Estoy segurísima que a todos os resulta familiar.

¿Pero quién era esta Santa Rita que todos conocemos?

Pues Santa Rita era Santa Rita de Casia, una religiosa italiana que fue canonizada en el año 1900 y que en realidad se llamaba Margarita Lotti.

Margarita Lotti nació en un pequeño pueblo italiano en el año 1381. Fue obligada a casarse con 12 años con Paolo di Ferdinando di Mancino, que la trató siempre muy mal. Toda la vida se pasó Margarita rezándole a Dios para que convirtiera a su marido, que acabó asesinado un día de vuelta a casa 18 años después de haberse casado. Poco después la epidemia de peste se llevó a sus dos hijos, que parece ser habían salido en el carácter al padre y habían jurado vengar su muerte, y por los que también rezaba una y otra vez la piadosa Margarita.

Una vez viuda consiguió, después de no ser admitida durante bastante tiempo por no ser soltera en otros conventos, en uno de Cascia. De ahí que acabara siendo Santa Rita de Cascia porque fue sometida a duras pruebas y siempre sus plegarias solían ser atendidas. De hecho y como ejemplo de prueba de obediencia la pidieron que regara todo los días una planta moribunda y parece ser que llegó a ser una floreciente vid.

De su vida piadosa y sus éxitos, hay muchas leyendas: la del jardín cercano a su celda donde brotaban rosas en pleno invierno, o la de las abejas que parece ser que siendo niñase posaban en su boca dejándole dulce miel. Tampoco quiero extenderme mucho en ésto.

Pero por este tipo de acciones acabó siendo conocida como la Patrona de lo Imposible.

Pero sobre todo lo que nos interesa a nosotros es cuál es el origen del dicho. Vamos a ello, aunque me temo que no acaba de estar muy claro eso de por qué: "Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita".


Según Gregorio Doval en "Del hecho al dicho", y parece ser que es la opinión más extendida, se debe a que en una ocasión una doncella poco agraciada le pidió un novio y Santa Rita se lo concedió. Pero al poco tiempo el futuro marido decidió echarse para atrás. De ahí el reproche de la novia a Santa Rita: "Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita".


Otros, en cambio, dicen que viene de la deformación de otro dicho que diría: "Santa Rita, siempre da y nunca quita". Debe ser que como, en general, la vida nos quita más que nos da... pues eso.

Pero vamos que en casi todas las fuentes señalan lo de la doncella que se queja porque por mucho que Santa Rita le concedió el novio, éste al final...


Y eso os quería contar: Que el 22 de mayo "Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita".

lunes, 14 de mayo de 2018

¿Qué es Madrid para ti? Meninas en Madrid - Primavera 2018



¿Qué es Madrid para ti? Dicen que les preguntaron, y para hacerlo les dieron la oportunidad de plasmarlo sobre una de las Meninas de Velazquez. Nuestro Velazquez.

Y nuestra ciudad se vió salpicada de color y de alegría, de pasión y arte.

Velazquez está en muchos de los rincones, calles y plazas. Cualquier encrucijada céntrica de la Capital tiene su Menina. 

Y tú puedes jugar a buscarlas, entretenerte contemplándolas, disfrutarlas cuando te sorprenden,  pero en ningún caso ignorarlas. 

Porque ellas, que son tan nuestras como Madrid y como Velazquez, no te van a dejar. 






La iniciativa nace de la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos (ACOTEX), la organización más representativa del sector Moda y Retail de Madrid, para reforzar la imagen de la ciudad. Promovida por el Ayuntamiento de Madrid en colaboración con ACOTEX, Meninas Madrid Gallery está integrada en el proyecto Madrid Capital de Moda (MCDM), una iniciativa de la Dirección General de Comercio y Emprendimiento que comienza su andadura en 2016, con el objetivo de aglutinar todos los eventos relacionados con el mundo de la moda, la belleza, la decoración, la gastronomía o el ocio que se celebren en la capital. 

Terra Madre II - La vida

Un cielo de ciudad. Margarita Vargas

de David Bisbal

La menina paso a paso. Pitillos

Sueña Madrid. Fundación Querer


"Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando", Juan Ramón Jiménez. Paloma Segrelles

martes, 1 de mayo de 2018

1 de Mayo - Día del trabajo - Historia y Etimología de la palabra Trabajo



En honor de Los Mártires de Chicago celebramos hoy como festivo el 1 de mayo.

Porque también fue un 1 de mayo, pero de 1886, cuando miles de trabajadores en EEUU comenzaron una huelga para exigir sus derechos, entre ellos exigir que la jornada laboral fuera de 8 horas.

En Chicago la huelga se extendió varios días y acabó con la condena a la horca de cinco obreros a los que se llamó Mártires de Chicago.

Gracias a aquellos nuestras jornadas son más racionales, y se merecen esta conmemoración.

Y yo creo que ya lo hemos comentado en este blog más veces, pero no importa si volvemos a recordar que la palabra TRABAJO etimológicamente parece ya muy estudiado que procede del nombre de un instrumento de tortura: el tripalium.

El tripalium eran tres palos o estacas, donde se amarraba al reo, para azotarlo. Luego en el tripalum era donde se sufría.

Y de la palabra se evolucionó al resultado o a la consecuencia. Y tripalium pasó también a significar sufrimiento, padecimiento. Es una evolución metonímica.

Tripalium evolucionó a trabajo de forma simbólica y fonética.


Vamos que lo miremos por donde lo miremos, histórica o etimológicamente, el trabajo tiene un origen penoso. 

Que nos lo digan cuando suena el despertador a las 6 y media de la mañana.

Aunque por supuesto que peor, infínitamente peor, sería no tener un trabajo para el que madrugar, eso desde luego.

Así que otro motivo de celebración.


 La viñeta, por supuesto, del enorme Forges.



domingo, 18 de marzo de 2018

50 Aniversario del Instituto Conde de Orgaz de Madrid



Hay días que te levantas con una sonrisa. 

Aunque estés afónica y te duela la cabeza, la sonrisa no consigues despegártela. 

Hay días que te alegras de desafiar a la lluvia y la pereza. Que te alegras de haber acudido a una de esas convocatorias que solo van a ocurrir una vez en la vida. Que te sacudes de encima treinta años para alegrarte de ver a personas con las que compartiste pupitre y risas, muchas risas.

Hay días que vuelves a entrar al Instituto en el que estudiaste todo el BUP y el COU y al que no habías vuelto. Días que comentas con los demás que las paredes antes eran verde ¿verdad? y no azules, y que las vidrieras, esas sí, siguen siendo las mismas. 

Y por un breve momento te alegrarías de volver a tener quince y dieciseis porque lo único que había que hacer era ir a esas clases y aprender. No había que pensar en mucho más: estudiar y divertirte. Porque con la intensidad que se vive a esa edad, lo bueno y lo malo, ya no lo vuelves a vivir. 

Y tienes tantos nombres con sus dos apellidos en la memoria que de pronto te vienen así a los labios, de carrerilla, y podrías recitar la lista entera entre anécdotas y recuerdos buenos y malos que te hicieron ser quién eres hoy.

Hay días que son un ejercicio de nostalgia y de reencuentro. Días que vuelves a escuchar el sonido de una flauta que comenzó a la vuelta de una acampada. Días que los antiguos apodos vuelven a ser actuales. Días resacosos de emociones. Días que abrazas a los que eran como tú y te alegras sinceramente de verles porque aunque por fuera hayamos cambiado tanto, por dentro seguimos siendo los mismos.

Los mismos en días mágicos.

50 Aniversario del Instituto Conde de Orgaz de Madrid.
17 de marzo de 2018.