lunes, 10 de octubre de 2016

La Biblioteca Pública de Nueva York. Paciencia y Fortaleza



Hoy vamos a dedicar la entrada del blog a una Biblioteca que hay que escribir así con mayúscula. En nuestra sección del blog de "La vuelta al mundo en 80 bibliotecas" se merecía un lugar de honor.

Me estoy refiriendo a la Biblioteca Pública de Nueva York: The New York Public Library.

La primera vez que fui a esta ciudad la ví por fuera, pero no sé por qué no entré. Pero claro ya en esta segunda vez, fue la primera visita que hice. ¡Que ganas tenía de conocerla por dentro!

Está situada en todo el centro de Manhattan, no tiene pérdida, entre las calles 40 y 42 con la Quinta Avenida. Muy cerca del parque Bryant y de la Estación Central. La Biblioteca Pública de Nueva York es la segunda mayor de Estados Unidos y una de las más importantes del mundo. Posee un inmenso fondo, con más de 3 millones de ejemplares, y un sistema de búsqueda en catálogo de los más eficientes del país.

¿Y por qué he puesto en el título de la entrada "Paciencia" y "Fortaleza"? Pues bien, porque físicamente la Biblioteca Pública de Nueva York ocupa un edificio de estilo neoclásico, que está franqueada por dos leones que cambiaron de nombre. Sí, en un primer lugar fueron bautizados como Leo Astor y Leo Lenox en honor a los fundadores de la biblioteca. Peeero, dicen que el Alcalde de Nueva York en tiempos de la Gran Depresión, sobre los años 30, los rebautizó con los nombres de Patience (Paciencia) y Fortitude (Fortaleza), cualidades que deberían tener los neoyorquinos por aquel entonces. Y no son malas cualidades ¿verdad?


Es un refugio, como veis, en medio del caos de transeuntes, taxis, rascacielos...

Fue inaugurada a principios del siglo XX, exactamente en 1911, y cómo decíamos gracias a la donación de dos magnates, Astor y Lenox, de sus colecciones privadas.

Merece mucho la pena su visita. 



Nada más entrar, por la puerta principal, ves el Astor Hall, ese monumental vestíbulo de marmol blanco impresionante, con las enormes escalinatas que te llevan a las plantas superiores y a sus distintas salas. Uno puede pasear libremente por toda la biblioteca, admirando sus pasillos y sus salas de lecturas, dejan entrar libremente.

En la más impresionante de todas, la Rose Main Reading Room, de unos noventa metros de largo, con frescos en el techo y miles de libros, con mesas de roble y sillas para más de 600 personas, no pudimos entrar, estaban restaurándola. Una pena, aunque tampoco te suelen dejar hacer fotos, así que de ella no os puedo dejar señal, pero para que os hagáis una idea os dejo fotos de otras salas, mucho menos impresionantes, pero únicas.

Esta preciosa biblioteca ha salido en numerosas películas: Desayuno con diamantes, los Cazafantasmas, Spiderman, El día de mañana...

Y ahora la tenemos en el blog. ¡Con lo que nos gustan aquí las bibliotecas!









2 comentarios:

  1. MAdre mía, ¡qué biblioteca más fabulosa! Dice todo -y mucho- de una ciudad el valor que se le da a las bibliotecas. Ojalá pueda visitarla algún día. Gracias por acercarnos a este impresionante edificio.

    ResponderEliminar

  2. La verdad es que sí, que me pareció bien bonita. Y qué pena no tener más tiempo para haber pasado más veces por allí a distintas horas y ver cómo cambiaba. Me alegro de que te haya gustado. Tengo más bibliotecas de este viaje, ya las iré compartiendo, ya verás que chulas. Y gracias a ti, por leerme y sobre por comentarme. ¡Mil gracias!

    ResponderEliminar

Tus comentarios me enriquecen, anímate y déjame uno