domingo, 31 de mayo de 2015

"El crédito" buen teatro




Teatro del bueno.

Buena obra escrita por Jordi Galcerán, una comedia inteligente donde cada frase importa y donde hay muchas ocasiones para la risa debido a ese diálogo constante entre dos personajes que tiene en todo momento entretenida por su ritmo ágil y distendido.

Buenos actores. Un Carlos Hipólito a quién desde que descubrí hace muchos, muchos años en el Español representado "El largo viaje hacia la noche" junto con Jose Pedro Carrión, no he dejado de admirar. Un buenísimo actor. Y un Luis Merlo que en las comedias sabe cómo meterse al público en el bolsillo.

Me rei mucho. Merece la pena, no dejéis de ir.


viernes, 29 de mayo de 2015

De letreros y más letreros!! que nos encontramos...

Zamora

Como vamos camino del fin de semana ¡¡es viernes!! quería hacer una entrada del blog más distendida.  Que hay que relajarse y descansar ¿No?

Y ha llegado el momento de atender a ¡mis colaboradores! Pobres... que cuando van de acá para allá y algo les llama la atención piensan ¡para el blog de Rocío! y me lo traen de regalo a la vuelta. 

Vamos a hacer hoy un pequeño batiburrillo. 

La foto que encabeza la entrada va por mi amiga Marián, que me la envió desde Zamora. Está bien ¿verdad? Una ferretería que se llama ¡El tornillo que te falta! con ese dibujito del tornillo. El ingenio al poder.

La foto que tenemos debajo va por mi amiga Blanca que me la envió porque le hizo gracia, y no era para menos. Me dice que la tomó prestada del Hospital Ramón y Cajal en Madrid. Ya está bien ¿verdad? que en una sala de espera de una consulta del "Piramidón" como se le conoce popularmente a este enorme hospital de Madrid haya un letrero que diga: "Se ruega NO HABLAR DE ENFERMEDADES". ¡Cómo no le iba a hacer gracia...!



Madrid


Y ésta última imagen se la tengo que agradecer a mi amiga Julia, que siempre que ve alguna de estas fotos dedicadas a la literatura, la escritura o los libros y sus autores demás se acuerda también de mí. 
Está muy ingeniosa también... 
¡Ay las haches que guerra nos dan!

Buen fin de semana a todos.A disfrutar del tiempo libre.




jueves, 28 de mayo de 2015

"El siseñor de las patas verdes" ¿Quién ha oído hablar de él?




  Las fotografías de la entrada de hoy nos llevan a un personaje con el que alguna vez hemos topado: "El siseñor de las patas verdes". Las fotografías las tomé yo una noche por Madrid en el verano pasado. Me hizo mucha gracia el nombre que habían elegido para la librería y claro no me pude contener...

Por supuesto la palabra "siseñor" no está en el diccionario de la Rae. Buscando por aquí y por allá en internet he dado con un  diccionario del habla de Villafranca de los Caballeros donde lo incluyen:

Siseñor: en cuestión de regalos, nada o algo insignificante. El siseñor puede ser con las patas colgando, pintao en un comino o con las patas verdes.


Por otro lado he buscado y rebuscado el origen de esta expresión y no he encontrado una única explicación. Mi compañera, cuya familia procede de tierras de Guadalajara, dice que en su infancia "un siseñor de patas verdes" era una varita de un olivo y que en cuanto la veías vaya si decías ¡sí señor, sí señor! Yo soy de Madrid pero mi familia es de Toledo y también lo había escuchado aunque más en la idea de un personaje imaginario de la familia de los gamusinos y demás... En internet he leído que por Jaén también han escuchado hablar de este ser. 

Pero el origen de la expresión, no hay forma, no lo encuentro. Ni tampoco cómo se ha difundido.

En un estudio titulado "Sobre los límites de la fraseología. Dichos y locuciones pragmático-conversacionales de carácter burlesco en español"  de Lucía Luque Nadal de la Universidad de Córdoba también señalan a nuestro protagonista: "¿Qué me vais a regalar? Un siseñor de las patas verdes". Los encuadran dentro de el apartado "Respuestas absurdas a preguntas cansinas":

- ¿Dónde vamos? A cazar gamusinos
- ¿Mamá que me vas a comprar para mi santo? una peralta
   ¿Y eso que es? Una mierda así de alta
- ¿Qué me vais a regalar? Un siseñor con las patas verdes.
- ¿Qué me vais a comprar? Un lerele con pelo
- ¿Qué vamos a comer? Canguinos y patas de peces
- ¿Qué me vas a comprar? Un tilíntín pal moño y unas medias colorás
-...



http://ddd.uab.cat/pub/landes/11394218v10/11394218v10p87.pdf


Resumiendo "el siseñor de las patas verdes" va viajando por toda la peninsula como un ser imaginario del lenguaje popular. Puede adquirir una forma tangible como las varitas lisas y "peligrosas" del olivo, o intangible formando parte de las respuestas rápidas que nos daban nuestras madres ante nuestras insistentes preguntas, quedando ya para siempre como integrante de la mitología infantil.

En cualquier caso ahí pervive en el trastero de nuestra memoria. 


Para terminar la entrada os copio una canción de Vainica doble donde hablan de ellos:

9. EL SISEÑOR DE LAS PATAS VERDES (Album Taquicardia)

Quisiera ser leucocito y navegar por tus venas
como si fuera un barquito bogando en la mar serena,
y naufragar en la playa de tu corazón de arena.

Quisiera ser cigarrillo dentro de tu pitillera
y esconderme en tu bolsillo para estar siempre a tu vera.
Que nos mira tu mujer y se pone hecha una fiera.

Si tú esperas en la cumbre y yo te aguardo en el llano,
nunca encenderemos lumbre del roce de nuestras manos,
y qué tonta pesadumbre mirarnos siempre lejanos.

Si señor. Si señor que tú me pierdes.
Si señor. Dame un "siseñor" con las patas verdes.

Quiero ser idea fija y acomodarme en tu mente,
entrando por la rendija abierta de tu inconsciente
y que te sea inevitable tenerme siempre presente.

Quisiera ser inicial en incrustación bordada,
un motivo ornamental en el centro de tu almohada,
que amanezca tu mejilla con mi nombre señalada.

Voy a asaltar tu castillo con audacia delincuente
y voy a hacer picadillo de tus ideas decentes.
Házmelo algo más sencillo tendiéndome a tiempo un puente.






martes, 26 de mayo de 2015

Ángel Gabilondo y sus "Por si acaso"




Cuando decimos que había una vez, en ese espacio se congela el tiempo.

Hay hechos que, aunque sean verdaderos, solo existen al ser narrados. 

Algunas palabras vienen, hacen y se van.


Ángel Gabilondo
Por si acaso





Ilustración de la entrada: Erika Khun

lunes, 25 de mayo de 2015

Coloma Fernández Armero y su poesía









CLORO

Ayer me asomé a la ventana,
y me vi muerta en la piscina.

Flotaba.

Al verme ahogada pensé que no estaba
mal para la edad que tenía.

Mi pelo que de viva era muy desaliñado, ahora
se veía bonito. Una medusa en tinta de calamar. Fuerte.

Los muslos que de viva nunca me gustaron, parecían
piernas de actriz de cine francés.

Muerta, me encanta la vida.


FIN DE LA REFORMA

Tengo un jardín en el centro del ombligo.
Me expando, me perfumo.

Cuelgo cuadros
encima del esófago y coloco un espejo de dos caras
que se abre sobre los pulmones.

Vienen amigos a visitar mi útero.
De dos en dos o de tres en tres.
Les doy jamón y aceitunas, sobre mis nuevas entrañas,
más acogedoras y calientes.

Todo Flota


Todos los poemas son de Coloma Fernández Armero (Gijón, España, 1962)

Coloma Fernández Armero, quien ha trabajado como redactora creativa de varias empresas multinacionales de publicidad, fue coguionista con su hermano de la película “Nada en la nevera” que protagonizaron Maria Esteve y Coque Malla. Su primer libro, “Querida yo”, fue publicado en 2000. Dos años más tarde presentó la novela “Mil dolores pequeños”. En 2008 publica el poemario "Todo flota" (Premio Torrevieja 2008).

jueves, 21 de mayo de 2015

"Música para feos" de Lorenzo Silva




“We are ugly, but we have the music.”
– Leonard Cohen


El último libro que leí ha sido "Música para feos" de Lorenzo Silva. 

Siempre que escucho que Lorenzo Silva saca libro quiero leerlo. Por supuesto si es de Bevilacqua y Chamorro sin dudarlo ni medio segundo, pero si no es de ellos pues resulta que también. Me gustan las novelas de este autor a quién siento tan cercano desde que vino a a nuestro taller de creación literaria hace un montón de años a hablarnos de la construcción de las novelas y nos encantó su argumentación (que solo estaba en su cabeza), la claridad de su exposición y su proximidad.

En este caso se trata de una historia de amor. Una historia de amor dificil en el mundo actual.

 El argumento arranca con Mónica que, aún siendo periodista vocacional, está inmersa en un empleo que no le gusta nada y además tampoco es nada feliz en su vida sentimental. Así está su vida, cuando una noche en un garito de copas al que la ha arrastrado una compañera de trabajo conoce a Ramón mientras está bailando... Sube al coche/reina de la noche/olvida tu malhumor…

El tema de la novela yo creo que puede ser cómo hay amores que merecen ser vividos a pesar de las dificultades, de los conflictos, de las guerras, de la distancia, de su brevedad o de la misma muerte. Su intensidad, su verdad, los salva.

«Lo de estar con alguien es muchas veces una ilusión: muchas parejas que ves paseando por ahí hace años que no están el uno con el otro, en realidad. Tú y yo no necesitamos pasear juntos para estarlo. Yo te siento aquí, como si estuviera contigo desde siempre. Como si siempre fuera a estar».

 La novela está contada en primera persona desde la voz de Mónica. Lo cuenta una mujer y lo cuenta muy bien desde su voz femenina, desde su mirada femenina, desde su sensibilidad. Está ambientada en la actualidad donde los medios informáticos y de comunicación como por ejemplo el skipe están muy presentes.

Los personajes son Mónica y Ramón. Ella es una veinteañera que como os contaba no está en uno de sus mejores momentos vitales. Su trabajo de mileurista no le llena en absoluto, no tiene nada que ver con su vocación periodística. Además arrastra alguna que otra historia sentimental fallida y no tiene demasiadas ganas de embarcarse otra vez en ninguna. Él, Ramón, es varios años mayor ya ha entrado en los cuarenta, es una persona comprometida y misteriosa porque no sabemos a qué se dedica ni nos lo quiere desvelar tan fácilmente. Su vida es un misterio que Mónica irá conociendo poco a poco. Son dos antihéroes, dos solitarios que se encuentran y sienten con mayúscula.

"Lo único limpio y hermoso que de veras he tenido."

Poco se puede contar más de esta historia. Hay que leerla para sentirla porque lo mágico son esos diálogos que tienen los personajes. Tiene un giro brusco en la trama que ves venir pero no quieres aceptar y que de pronto te deja diciendo: ¿Pero bueno y ahora qué? Que da lugar a una reflexión social donde lo importante es el telón actual de fondo que hay detrás, los paisajes que se cuentan casi al final de la novela cuando de la mano de los protagonistas visitas lo que no es visitable.

"Música para feos" es una historia de amor profunda que no cae en ningún tipo de sensiblería ni cursilería. Tampoco tiene escenas tórridas ni explícitas sino que todo en esta historia está contado de forma impecable y sutil.

«Quien sólo te folla te da la libertad de puntuarle y olvidarlo; quien acierta a amarte, y a provocar que le ames, antes o después será tu cárcel».

La música que ya lleva su título (y cuyo por qué se te desvela en la historia de la mano de Leonard Cohen) está muy presente en toda la trama. Cómo lo está también en nuestra vida ¿no? ¿A quién no le viene algún recuerdo de la mano de una melodía? Pues sí aquín también es muy importante porque detrás de lo que se nos cuenta hay una banda sonora compuesta de 21 canciones de buena música que se van intercambiando los personajes en cada cita. Y que nosotros, los lectores, vamos a ir conociendo y disfrutando poco a poco. Éste punto musical en mi opinión mejora mucho la novela: Leonard Cohen, Alan Parsons Project, Alison Moyet, Amy Winehouse, Roy Orbison, ELO, Franco Battiato...

Aquí podéis ver la lista completa de canciones:
http://www.planetadelibros.com/musica-para-feos-libro-195481.html



A mí me ha gustado mucho porque la narración logra que en muchos momentos yo me haya sentido identificada. Me gusta la atmosfera de intimidad que sabe crear el autor, me gusta la intensidad en el sentimiento que trasmite. Y claro, como Mónica, yo también me enamoraría del personaje masculino... 




Lorenzo Silva (Madrid, 1966) es licenciado en derecho y escritor, comenzó su producción literaria en la década de los ochenta. Su obra abarca diversos géneros que van desde la poesía al ensayo, pasando por la novela y los artículos periodísticos. Es autor también de algunas obras para el público juvenil. A pesar de su juventud, ya ha obtenido varios galardones, entre los que destaca el premio Nadal del año 2000 con El alquimista impaciente, el premio Primavera 2004 con su obra Carta Blanca y el Premio Planeta en 2012 con La marca del meridiano, la séptima entrega de Bevilacqua y Chamorro (una de sus obras más conocidas). Posteriormente, en 2014 publicó la octava entrega "Los cuerpos extraños".

miércoles, 20 de mayo de 2015

Casas de los escritores


Ya sabéis que me gusta mucho cuando paseando por Madrid encuentro las huellas de los escritores que nos precedieron. 

El otro día en la calle Velazquez me encontré con la casa donde vivieron y murieron los hermanos Alvarez Quintero. Serafín Álvarez Quintero (Utrera, 1871 - Madrid, 1938) y Joaquín Álvarez Quintero (Utrera, 1873 - Madrid, 1944) fueron narradores, poetas, periodistas pero sobre todo se les conoce por ser los dramaturgos de principios del XX famosos por sus obras en el llamado "género chico". Sainetes y comedias ingeniosas que transmitían una visión amable de la vida.







Ya en el Paseo de Recoletos encontramos la casa donde estaba la editorial que publicó la primera edición de Platero y yo. En otras entradas de este blog ya hemos dedicado un espacio a las casas de Juan Ramón Jiménez en Madrid y fuera de Madrid. Os voy a pegar el enlace por si queréis recordarlas, ya tenemos un buen montoncito de entradas con Casas de los escritores:

http://rociodiazgomez.blogspot.com.es/search/label/Las%20casas%20de%20los%20escritores






Y por último volvemos a la dramaturgia porque también en la calle Velazquez, encontramos la casa donde vivió Pedro Muñoz Seca (Puerto de Santa María, 1881 - Paracuellos del Jarama, 1936).  

Pedro Muñoz Seca fue profesor en Madrid de latín, griego y hebrero y se hizo famoso como dramaturgo de principios del siglo XX. Es de la misma época que los hermanos Alvarez Quintero de los que hablábamos al princpio de esta entrada. Fue muy famoso por el humor de sus composiciones. En el teatro de Muñoz Seca se va perfilando una peculiar forma de hacer comedia: el astracán, subgénero que exagera y deforma hasta lo increíble los rasgos cómicos utilizando todo tipo de recursos con el único fin de hacer reír. 

Tras el estreno de La venganza de don Mendo, su popularidad alcanzó las cotas más altas y su producción teatral fue muy abundante, cosechando grandes éxitos: La pluma verde (1922), Los chatos (1924), La tela (1925), Los extremeños se tocan (1927)... todas éstas obras en colaboración con Pérez Fernández. En su obra hay una cierta evolución porque abandona el costumbrismo de los Quintero y se afianza en la astracanada con cierto acercamiento a la alta comedia. 




lunes, 18 de mayo de 2015

Exposición "De la Imprenta a la Hoguera" en Guadalajara


Hasta el 30 de mayo en la Biblioteca Pública de Guadalajara se puede visitar una exposición titulada "De la imprenta a la hoguera" muy interesante. Es itinerante, ya ha estado en Ciudad Real, Puertollano, Valdepeñas, Pedro Muñoz, Piedrabuena... y en más lugares. Yo la descubrí de pura casualidad cuando fui a esta Biblioteca al encuentro de tertulias que hacemos todos los años, desde hace ocho, con el grupo poético que se reune allí: la Tertulia Fernando Borlán y la nuestra.

Pues bien, en esta exposición se presenta una visión general sobre los libros que han sido prohibidos en distintas partes del mucho en épocas diferentes. Es un recorrido por la censura y la quema de libros, y por tanto por el miedo al poder de la palabra. 

Se compone de once paneles divulgativos de los distintos tipos de razones que han dado lugar a la censura y por tanto de los libros que la han sufrido. 

Razones ideológicas o políticas, razones morales, razones religiosas han dado lugar a censura en libros de todo tipo, incluídos juveniles e infantiles: Las aventuras de Huckel Berry Finn, El guardián entre el centeno, Las mil y una noches, Harry Potter, Lolita, El amante de Lady Chaterley, muchos de Ramón J. Sender...  Muchísimos libros la verdad.

Es una exposición muy curiosa e interesante, no os la perdáis si tenéis la oportunidad. Tenemos que celebrar todos los días la libertad que tenemos a la hora de escoger y leer. Qué suerte tenemos ¿Verdad?









domingo, 17 de mayo de 2015

39 Feria del libro antiguo de Madrid - 2015



Ya está otra vez en Madrid la Feria del libro Antiguo y de Ocasión. Ya estamos en la edición XXXIX.

La otra tarde estuve de visita, me gusta mucho. Cada año para mí es visita obligada.

Estuve buscando un libro que no encontré por más que preguntamos en distintas casetas. 

Sin embargo encontré otro que no andaba buscando y que me parece que puede estar muy bien: De Fernando León de Aranoa: "Contra la Hipermetropia". Qué suerte tuve de encontarlo, desconocía su existencia. Ya os contaré qué tal, pero creo que me gustará.

Bueno pues nada, animaos ¡¡que ya va a terminar!! Que termina hoy día 17 de mayo. Veeenga que os la vais a perder... Ya me contareis qué tal os ha ido.




viernes, 15 de mayo de 2015

"Piel de mail" de Iñaki Túrnez




"Es posible que escribiendo uno aprenda a rebuscarse por dentro, a reconocer en qué lado del corazón se le ubican los cariños y qué entresijo los desengaños, en medio de cuántos intestinos los rencores y en qué puño la rebeldía. Y es posible, también, que todos esos estímulos se acaben transmutando en versos, en historias o personajes, como si tuviéramos la facultad de transformar órganos en palabras y sueños en desenlaces, convirtiéndonos nosotros mismos en literatura."


El último libro que he terminado de leer ha sido la novela "Piel de mail" de Iñaki Túrnez.

Soy una privilegiada porque, aún no estando publicada todavía, el autor que es compañero de tertulia me la ha dejado leer porque ha ganado la IX edición del Premio Novela Corta Encina de Plata que organiza el Ayuntamiento de Navalmoral de la Mata entre 77 presentadas a concurso.

Me ha gustado mucho.

El argumento a grandes rasgos cuenta como el protagonista, un hombre llamado Luis Mario, no muy afortunado en amores, decide entrar en un taller literario por internet y ahí conoce a Eva con la que inicia una relación especial.

Los temas que aborda en la narración son varios: Los distintos sentimientos que albergamos las personas. El amor en todas sus vertientes aunque al final se trate de un solo sentimiento universal y aplastante, devastador e inmenso. Los talleres de creación literaria. Los cursos por internet (sus beneficios y sus desventajas...). En fin, es una novela corta donde se abordan múltiples temas.

Está contada en primera persona, se trata de un narrador testigo, solo sabemos la versión del protagonista. Y es una historia lineal en el tiempo. Por otra parte espacialmente se desarrolla en Bilbao, en Austria, en Cataluña... Y sobre todo en la red, ese espacio vasto y misterioso.

 "Con el paso de los años, el cajón de los asuntos aplazados se rebosa de tal manera que ya no hay quién lo abra, cono si no fuéramos sino un inmenso armario lleno de voluntades insatisfechas."

La trama es interesante, es entretenida y te tiene ahí pillada para ver en que queda esa relación que entabla el protagonista. El protagonista que es un anti héroe. El ritmo no decae en ningún momento.

Tengo que decir también, en honor a la verdad, que casi lo que menos me gusta de la novela es su título. Después de leída me parece que es oportuno, tiene mucho sentido con lo que cuenta la historia, es verdad. Y por ello me gusta mucho que se utilice la palabra piel, sin embargo lo de "mail" no me acaba de convencer mucho, no me gusta esa palabra que no es española para un título. Aunque, repito, tiene mucho sentido haber elegido este título, la idea, pero yo lo habría dicho de otra forma. O lo habría intentado, no sé si lo habría conseguido.

Pero independientemente de eso, me gusta la historia que cuenta, y creo que tiene un punto de giro sorprendente casi al final, que aunque yo imaginaba antes de desverlarse no me importó demasiado porque de todo lo que más me ha gustado es la forma de contar del autor. Ese modo profundo de mirar el mundo. Esa manera de diseccionar los sentimientos al narrar. Esa prosa que incluye tantas imágenes que la vuelven en ocasiones un poco lírica. El manejo del lenguaje que está bastante conseguido, al igual que ese tono melancólico que va en aumento. Hasta el final de la novela que me ha parecido muy bueno.

Sí, creo que el desenlace está muy conseguido, me ha gustado mucho cómo termina. Eso es muy importante y el autor lo ha conseguido. Sobre todo me gusta especialmente la última línea y ese poso que te deja, ese eco que te dura hasta mucho después de terminada de leer.

No puedo decir mucho más, creo que es un premio merecido y espero que no tardemos mucho en ver en papel esta historia, como deberían estar todas las que están bien escritas.



"En aquella madrugada, con el cielo escupiéndonos salivazos de lluvia y pena a partes iguales, la melancolia no era una mala compañera de asiento".

miércoles, 13 de mayo de 2015

"Cuento de verano" de Rocío Díaz Gómez




Hace tanto calor en Madrid en este Mayo 2015 que hasta mis cuentos se resienten...




Cuento de verano

                       
Yo quería escribir un cuento de verano.

Un cuento de tergal, ligero, fresco, con párrafos cortos y líneas más cortas todavía. Frases de tirantes, un principio escotado sin cuello, un argumento cien por cien algodón. Un cuento con un desenlace estampado que, por encima de la rodilla, dejara a los lectores con ganas de leer y leer, más y más.

Yo quería escribir un cuento de verano por el que se colara el murmullo del viento moviendo las páginas de los álamos hasta que lo interrumpiera, de vez en cuando, el sonido seco y vertiginoso de un húmedo chapuzón, que refrescara la piel de la historia.

Un cuento con personajes indolentes que se estiraran bajo el sol con vocación reptiliana.

Uno en el que la acción solo fuera existir boca arriba y existir boca abajo, hasta que el conflicto estallara de calma y esos personajes se refrescaran, se secaran, se tostaran, para terminar adormilándose muy despacio otra vez bajo el sopor del sol.

Yo quería escribir un cuento calmo y relajante. Uno corto de verano. Sí.

Pero los personajes, aún no sé por qué, se rebelaron y la abuela del cuento de verano de pronto bajándose el bañador hasta la cintura, hizo top less, y volaron al aire sus pechos pálidos de setenta y tantos, desafiando al decoro y la gravedad, dándose vuelta el argumento como un calcetín. No, no sé por qué el abuelo del cuento encerrándose en el cuarto de baño, escribió con un dedo en el vaho del espejo: “Odio el verano, el calor y el pescaíto frito y no quiero volver nunca más a Benidorm” dejando a la mujer, la nuera y los nietos con el cubo y la pala ya en las manos, sentados en el coche a punto de arrancar pensando ¿Y quién clavará la sombrilla en primera línea del argumento del mar?

Y si la abuela hacía top less y el abuelo no madrugaba para clavar la sombrilla, y si los nietos crecían, y en vez de hacer castillos en la arena, se morían por acariciar con sus dedos el camino que una gota de mar, imparable, vertiginosa, tras tirarse de cabeza desde el pelo chorreante de su amiga, iba dibujando sobre la piel hasta alcanzar y perderse en el misterioso desfiladero que formaban sus recién descubiertos pechos. Aquel desfiladero que los hipnotizaba, aquel por donde ellos, quién fuera gota, también se tirarían de cabeza improvisando una voltereta mortal…

Y si todos, todos mis personajes se rebelaban ¿Qué cuento de verano podría yo inventar?

Sin embargo, yo era disciplinada y tozuda. Yo era de letras y párrafos y argumentos. Yo quería escribir un cuento de verano, sí. Un cuento de tergal, ligero, fresco, con párrafos cortos y líneas más cortas todavía. Y no paré hasta que conseguí escribir el más corto, el más cálido, el más soleado cuento de verano. Y escribí despacio dos palabras, dos, pero que encerraban todas las historias veraniegas posibles, que podrían decir todos los personajes, en traje de baño o no, dos palabras:

Qué calor.


©Rocío Díaz Gómez

Rocío Díaz Gómez



La preciosa Ilustración es de Gurbuz Dogan Eksioglu.

lunes, 11 de mayo de 2015

La Residencia de Señoritas - Exposición Pioneras


Os hablaba el mes pasado de una exposición "30 Pioneras" que había estado visitando en el Centro Cultural Galileo de Madrid:


Me encantó. Os decía entonces que la exposición era un homenaje a esas mujeres del primer tercio del siglo pasado que fueron sobresalientes en muchos campos revolucionando y mejorando la vida española. La Fundación Ortega-Marañón ha colaborado y patrocinado esta esposición.

Pues bien, dicha exposición tiene una segunda parte en lo que en su día fue la Residencia de Señoritas. Se ha cumplido su centenario, pues en el 1915 se creó este grupo femenino en el primer centro creado para fomentar la educación superior de las mujeres en España.

La exposición consta de una serie de grandes fotografías en blanco y negro de aquel tiempo dispuestas en el muro exterior de lo que fue su sede, y que ahora la ocupa la Fundación Ortega-Marañón.

Os quería dejar con las fotografías que he hecho al visitarla. Este lugar de Madrid me gusta especialmente. Parece mentira pensar que hace cien años fue tan importante, tan revolucionario para todas las mujeres. 

Ya os contaba que aquí fueron residentes Victoria Kent, Josefina Carabias, Marina Romero o Dorotea Barnés. María Goyri, María Zambrano y Maruja Mallo formaron parte de su profesorado. En sus actividades participaron pioneras como Clara Campoamor, Zenobia Camprubí o María Lejárraga, además de nombres internacionales como los de Marie Curie, Gabriela Mistral, María Montessori o Victoria Ocampo.

En este blog ya habíamos hablado en dos ocasiones de este mágico lugar. Os dejo con el enlace para que podáis repasar aquellas entradas donde hablábamos de lo importante que fue en su día esta institución y de su devenir a lo largo del tiempo y hasta nuestros días:

http://rociodiazgomez.blogspot.com.es/search/label/La%20Residencia%20de%20se%C3%B1oritas%20Mar%C3%ADa%20de%20Maeztu









Podéis ver en la foto justo ese edificio que fue el último en añadirse a la Residencia. Si pinchais sobre la foto podéis verlo mejor.




La biblioteca, qué chula ¿verdad?

domingo, 10 de mayo de 2015

"El año sin verano" de Carlos del Amor, una novela recomendable


«Durante un verano que supuestamente no debió existir, y que de alguna manera no existió para mí, murió mi padre y supe que iba a ser padre».


Así comienza el último libro que he terminado de leer: "El año sin verano" de Carlos del Amor.

Me cae bien Carlos del Amor cuando presenta sus noticias culturales en televisión. Y la verdad es que leí su primer libro de relatos La vida a veces (2013) cuya reseña ya tenéis en el blog y también me gustó. 


Así que cuando ví que había sacado su primera novela no tuve más remedio que leérmela... Además me gustó el título, me parece muy sugerente.

El argumento:
El 2 de agosto dejé el coche en el garaje. Estaba desierto. Al llegar al portal, abrí la puerta y maldije una nueva avería en el ascensor, tan bonito y antiguo como poco práctico. Vivo en un sexto piso de un edificio de siete plantas, así que emprendí la escalada resignado. En el tercero, di una patada a algo, encendí la luz del rellano y vi un enorme manojo de llaves. 
Es pleno verano, Madrid está vacío y hay un periodista que tiene tiempo y ganas de curiosear. Las llaves están hechas para abrir puertas, buzones, coches, sueños. Y vidas ajenas. Aun así, lo que menos se imagina es que se va a encontrar con una historia de amor y con una misteriosa muerte que se verá inevitablemente abocado a investigar. La vida de los otros puede resultar sorprendente.
 Como veis está escrito en primera persona, y el narrador también es un periodista. Por eso al principio tenía dudas de si era una historia autobiográfica. Y no acababa de atraparme. Pero no, es ficción y poco a poco el autor consiguió que me fuera adentrando más en la historia y me fuera gustando más. 

El periodista que cuenta la historia es nuestro personaje principal, aunque luego hay otros personajes en la novela, los habitantes de los otros pisos de su bloque que es donde se desarrolla el argumento. Por ello podemos decir que es también una historia coral. Así tenemos a una portera, Noelia López, que es quién conoce más historias. Tenemos a un vendedor de muebles que tiene engañada a su familia con su profesión: Juan Muñoz y que precisamente vive en el piso que heredó de su tío Héctor que protagonizó junto a otro personaje un drama que se vivió años atrás en ese mismo bloque.

La historia se desarrolla en dos tiempos, el que investiga el protagonista y el actual, un verano en el que el edificio está prácticamente vacío. Eso presta a la historia un ritmo más fluido al ir saltando el argumento del presente al pasado constantemente. Además es ágil la lectura porque además de cambiar de tiempo, el autor va cambiando de personaje y de historia constantemente y claro eso hace la lectura aún más atractiva. El autor abre muchas vías que tú cómo lector quieres concluir, quieres saber a dónde te llevan. El espacio ya os he dicho que es un bloque de pisos de Madrid, en la calle de Alcalá a la altura del Parque de la Fuente del Berro en un verano.

El lenguaje es sencillo, cercano, y muchas veces entrañable. 

Qué maravilla, pensé, qué manera tan hermosa de hacer públicos los sentimientos, qué forma de intentar ganar la batalla al olvido. Un amor del que uno no puede escapar, un amor de esas parejas que desde que nacieron su misión únicamente es recorrer un camino hasta llegar al otro, seguir los pasos que tarde o temprano les lleva a unir sus manos, a ver atardeceres juntos.

La novela es una suerte de historias sentimentales entrelazadas. Y es entretenida y amena. Tiene un misterio que se va resolviendo al mismo tiempo que vas conociendo las vidas de los distintos habitantes del bloque.  Tiene misterio, amor, pasión. Y además también habla del proceso de la escritura.

A mí, ya os digo, que poco a poco a medida que lo iba leyendo me iba gustando más. Es corto y se lee muy bien, de un tirón. Me gusta mucho esa forma de contar dulce que tiene Carlos del Amor.


El año sin verano.  Carlos del Amor.  Editorial Espasa, 2015.  256 páginas.  19,90 €

viernes, 8 de mayo de 2015

La literatura y el humor



Bueno pues ya es viernes otra vez. Al final se pasan las semanas volando.

Con varios cartelitos de los nuestros quería desearos un buen fin de semana.

La foto de arriba la tomé en Madrid, por la zona de Alonso Martínez. La verdad es que me hizo gracia y no me pude resistir.

Y los dos de debajo son de esos chistecitos que mandan relacionados con la escritura  y el lenguaje que nos gustan.

Con el segundo recordamos el calambur: el juego de palabras mediante el cual se modifica el significado de una palabra o frase agrupando de distinto modo sus sílabas. 

Acordaos de Quevedo y el ejemplo de siempre: "Entre el clavel y la rosa, su Majestad escoja"



jueves, 7 de mayo de 2015

Para nuestra colección de "Nombres de las tiendas"



Hoy vamos a ampliar nuestra colección de curiosos nombres de tiendas. Ya sabéis que en este blog hacemos muchas colecciones: letreros curiosos de la calle, nombres de tiendas, nombres de librerías, bibliotecas... Así, al mismo tiempo que conocemos mundo, vamos ampliando las posibilidades que ofrece el lenguaje.

Como os decía hoy volvemos a los nombres de la tiendas. Cada vez los encontramos más originales. 

Hoy un pequeño revoltijo. La foto de arriba está cazada en Madrid, en la zona de Banco de España. Me hizo gracia: "Lola ponte lunares" para una tienda de ropa y complementos femeninos. Está curiosa ¿verdad?

La de abajo me la envió mi hermano de un viaje que hizo por Navarra. Para una tienda de perfumes "Perfumhada", un giro juguetón de las palabras. ¿Qué os parece?




Y ésta de aquí debajo la hice en Torrejón de Ardoz, la pillé por pura casualidad. Una peluquería con nombre "La están peinando". Me gustó mucho, es una frase hecha que se utiliza mucho en el lenguaje popular, pero claro nunca está mejor indicado que en una peluquería...


lunes, 4 de mayo de 2015

Ángel González - Casas de los Escritores



Hay una plaza en Madrid, la plaza de San Juan de la Cruz, por donde acostumbro a pasar muy a menudo. Una plaza que relaciono con situaciones agradables porque acostumbro a estar en ella en mi tiempo de "amigos". Por esas casualidades buenas de la vida también es la plaza donde vivió Ángel González, el poeta, uno de "mis poetas". 

Ya que ayer recordé uno de sus poemas con motivo del día de la madre, hoy siguiendo con él me gustaba hacer una entrada con su casa para nuestra colección de Las casas de los escritores. 

Ángel González fue un poeta de la llamada Generación de los 50. Escribió una poesía muy sencilla, nostálgica, social, y con un punto de ironía que me encanta. Nació en Oviedo en 1925. Estudio Derecho y periodismo y fue funcionario público en el Ministerio de Obras Públicas. Vivió en Sevilla, en Madrid, y en los setenta se trasladó a dar clases a la Universidad de Alburquerque donde impartió clases de literatura hasta 1990. Y a partir de ese momento vivía a caballo entre las dos ciudades Alburquerque y Madrid. Aquí os dejo cómo hablaba de ello, entresacado de una entrevista:

“Estados Unidos es el país de las mil caras, y no todas son hermosas. En cualquier caso, nunca me sentí fuera de España, a donde vuelvo con frecuencia y por largas temporadas, como hice siempre. En Nuevo Méjico vivo gustosamente bastante aislado y un tanto aburrido, pero eso tiene un lado positivo: me obliga a trabajar y allí hago lo poco que hago. En España, en cambio, me divierto mucho pero no sé hacer otra cosa. Necesito los dos espacios, ir y volver. Creo que ya no podría quedarme en uno de ellos para siempre”.

Para despedir esta breve entrada sobre Ángel González y sus casas, se me hace dificil elegir algún poema suyo con el que ilustrar esta entrada. Pondría cualquiera de los del disco que musicó Pedro Guerra que me encanta "La palabra en el aire". Pondría "Me basta así" o "Mientras tú existas" seguro. Pero claro siempre pongo los mismos. Así que hoy elegiré, un poco al azar, algún otro:


 TODO AMOR ES EFÍMERO
 
Ninguna era tan bella como tú
durante aquel fugaz momento en que te amaba:
                                            mi vida entera.



INMORTALIDAD DE LA NADA
 
Todo lo consumado en el amor
no será nunca gesta de gusanos.
Los despojos del mar roen apenas
los ojos que jamás
—porque te vieron—,
                                        jamás
se comerá la tierra al fin del todo.
Yo he devorado tú
me has devorado
en un único incendio.
Abandona cuidados:
lo que ha ardido
ya nada tiene que temer del tiempo.



ESTOS POEMAS
 
Estos poemas los desencadenaste tú,
como se desencadena el viento,
sin saber hacia dónde ni por qué.
Son dones del azar o del destino,
que a veces
la soledad arremolina o barre;
nada más que palabras que se encuentran,
que se atraen y se juntan
irremediablemente,
y hacen un ruido melodioso o triste,
lo mismo que dos cuerpos que se aman.

Todos de Ángel González




domingo, 3 de mayo de 2015

Día de la madre - 3 de mayo 2015 - Ángel González







Primera evocación


Recuerdo bien a mi madre.
Tenía miedo del viento,
era pequeña de estatura,
le asustaban los truenos,
y las guerras
siempre estaba temiéndolas
de lejos,
desde antes de la última ruptura
del Tratado suscrito
por todos los ministros de asuntos exteriores.

Recuerdo que yo no comprendía.
El viento se llevaba
silbando
las hojas de los árboles,
y era como un alegre barrendero
que dejaba las niñas
despeinadas y enteras,
con las piernas desnudas e inocentes.

Por otra parte, el trueno
tronaba demasiado, era imposible
soportar sin horror esa estridencia,
aunque jamás ocurría nada luego:
la lluvia se encargaba de borrar
el dibujo violento del relámpago
y el arco iris ponía
un bucólico fin a tanto estrépito.

Llegó también la guerra un mal verano.
Llegó después la paz, tras un invierno
todavía peor. Esa vez, sin embargo,
no devolvió lo arrebatado el viento.
Ni la lluvia
pudo borrar las huellas de la sangre.
Perdido para siempre lo perdido,
atrás quedó definitivamente
muerto lo que fue muerto.

Por eso (y por más cosas)
recuerdo muchas veces a mi madre:

cuando el viento
se adueña de las calles de la noche,
y golpea las puertas, y huye, y deja
un rastro de cristales y de ramas
rotas, que al alba
la ciudad muestra desolada y lívida;

cuando el rayo
hiende el aire, y crepita,
y cae en tierra,
trazando surcos de carbón y fuego,
erizando los lomos de los gatos
y trastocando el norte de las brújulas;

y, sobre todo, cuando
la guerra ha comenzado,
lejos —nos dicen— y pequeña
—no hay por qué preocuparse—, cubriendo
de cadáveres mínimos, distantes territorios,
de crímenes lejanos, de huérfanos pequeños...





Para escuchar en la voz del poeta el poema:

http://palabravirtual.com/index.php?ir=ver_voz1.php&wid=1171&t=Primera+evocaci%F3n&p=Angel+Gonz%E1lez&o=%C1ngel+Gonz%E1lez

sábado, 2 de mayo de 2015

Trampantojos y murales de Madrid




Ya hace un buen montón de entradas hablamos de la palabra "Trampantojo", exactamente fue el 14 de octubre de 2013, no creía yo que hacía tanto tiempo... Os dejo con el enlace a aquella entrada:



trampantojo.
(De trampa ante ojo).
1. m. coloq. Trampa o ilusión con que se engaña a alguien haciéndole ver lo que no es.

 
Pues bien, hoy quería traeros unos pocos más de los que voy cazando por ahí al vuelo.Tampantojos y murales. 

Como estamos en un fin de semana largo, una entrada con poca palabra y más imágen.





Estas fotos las he tomado yo todas en Madrid. Las de arriba son por la zona de La Latina y alrededores. Y ésta de abajo es por la zona de San Bernardo, el barrio de Universidad.