sábado, 14 de junio de 2014

Los faros y los relatos

 
Formentera. El faro de la película "Lucía y el sexo".

Me voy a ir de vacaciones... 

Peeero el blog no se va de vacaciones. Habrá entradas que se van a ir publicando porque las dejo programadas. Simplemente os lo digo porque si me dejáis algún comentario tardaré un poquito en contestaros, pero poco que enseguida vuelvo.

Mientras tanto para celebrar que hago una escapadita os dejo con una entrada dedicada a los Faros. Que para algo me voy a otro lugar con 7 faros. 

Los faros son muy sugerentes a la hora de escribir ¿verdad? Cuántas historias no se escribirían con ese marco de fondo... El mar y la inmensidad, la altura y el aislamiento, la soledad propician mil y una historias. El avistar en la lejanía un barco, una luz; los colores que tienen los faros, su posición privilegiada, a cuántas metáforas nos transportan a poco que pensemos.

Me gustan mucho.

Tavira (Portugal)


Gran Canaria

Ibiza

Todas estas fotos las he tomado yo, los faros me han dejado traerlos hasta Madrid, formar parte de mi colección. En Madrid también tenemos nuestros propios faros. Os dejo uno de ellos para terminar esta entrada:


2 comentarios:

  1. Que las disfrutes, Rocío. Y gracias por pensar en nosotros hasta cuando te vas de vacaciones. Qué dedicación la tuya, hija.
    A mí también me gustan los faros. ¿Has leído el libro "La piel fría" de Sánchez Piñol? Trata de un faro muy difícil de custodiar.
    Hasta la vuelta, Rocío. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Sí Iñaki! Claro que he leído "La piel fría". La verdad es que leo casi todo lo que sea de faros. Pero no te creas que me encantó ese libro, me pareció original eso sí, ya sabes el por qué de la piel fría... Pero no me dejó muy buen sabor de boca el final. En cambio a David, mi compañero del taller, le gustó mucho... Es lo que tienen los libros, ese poder de encantarte o no. En cualquier caso muchísimas gracias por tu atención y comentario. Un beso grande, Rocío

    ResponderEliminar

Tus comentarios me enriquecen, anímate y déjame uno