lunes, 29 de abril de 2013

Mi lectura en la ONCE del 21 de abril de 2013





Cómo ya sabéis el domingo pasado, el 21 de abril de 2013, tuve una lectura de relatos en la ONCE. Eramos cuatro los que actúamos: Javier Díaz Gil (poeta), María Antonia Copado (poeta), Carolina Loureiro (pianista) y yo.


Lo primero que quiero hacer en esta entrada es volver a agradecer a el público que vino que nos acompañara en ese domingo que se volvió diferente y de alguna forma especial. Vino mucha gente, y de ellos mucha gente mía. Yo ya sé que nunca se me van a pasar los nervios previos a una lectura, las preguntas que me atormentan sobre si elijo este relato o el otro o cual gustará más. Pero la verdad es que cada lectura es un reto y un subidón de adrenalina que no me quiero perder. Siento que leer mis relatos en voz alta es el envés de la misma hoja. Por un lado está escribirlos y por otro lado leerlos, transmitir con mi voz lo que quizás la escritura no haya conseguido transmitir del todo. Es dificil plantarse delante de un montón de caras conocidas y desconocidas y leerles tus historias, pero merece la pena atraverse y sobrevivir a ello porque también da mucha satisfacción.

Bueno pero vamos a contar un poco cómo fue:



El recital comenzó con una canción tocada por Carolina al piano: Rumores de la caleta de Albeniz. Qué lujo fue poder estar acompañados por esta pianista en el recital. Daba gusto escucharla. Lo hacía genial y quedaba muy bien poder intercalar la música. Además yo creo que acertó con su elección de las melodías.







A continuación comenzamos con la palabra. Quisimos introducir ya nuestra parte leyendo cada uno un poema de María Antonia Copado. Maria Antonia no ve bien y sus poemas se los leímos Javier Díaz y yo. Comenzamos cada uno leyendo uno solo de ella. Y luego ya siguió Javier leyendo una selección de sus propios poemas.




Después de que leyera Javier, para marcar el cambio porque nos íbamos de su poesía a mis relatos, volvió a tocar Carolina Loureiro otro tema. En esta ocasión nos tocó Arabesco núm. 1 de Claude Debussy.


Y ya tocó leer relatos. Leí tres relatos: Búhos de piedra, más para mayores. Ivo el adjetivo, que es un cuento para los pequeños. Y uno más breve titulado Insolación, más cotidiano.






Cuando yo terminé de leer Carolina Loureiro interpretó Gossienne núm. 1 de Erik Satie, una pieza más lenta porque volvíamos a cambiar el tono del recital para pasar a leer los poemas de María Antonia Copado. Introdujo esta parte la propia María Antonia recitando de memoria uno de sus poemas que terminamos a dos voces entre ella y yo. Y luego ya nos fuimos alternando Javier Díaz y yo para leerlos.


Terminó el recital Carolina tocando una pieza propia: Barrameda. Esta pianista tiene ya dos discos. Gustó mucho su composición, tan alegre. Fue un buen final para nuestro recital compartido.

Los vídeos que hay en esta entrada son de mi cámara. Las fotos alguna que otra también es mía y las demás me las ha cedido Piluca Martínez de Velasco, a quién se las agradezco.

Y poco más. De nuevo mi agradecimiento para con todos los que han participado en esta aventura o han querido estar en ella.







sábado, 27 de abril de 2013

Homenaje a Ángel González y Gil de Biedma con Pedro Guerra y Alejandro Martínez


Dentro del Festival Acróbatas, el pasado sábado día 20 de abril, estuve en un recital homenaje con música que se hacía en Rivas a dos poetas de la llamada Generación del 50: Ángel González y Jaime Gil de Biedma.

Comenzó con la parte dedicada a Gil de Biedma. La música corría a cargo de Alejandro Martínez que interpretó varias canciones de su disco dedicado al poeta "Que te voy a enseñar un corazón infiel". Le acompañaron en la poesía la voz de Sonia San Roman y Estel Solé. Recitan fenomenal por cierto.










Y después llegó la parte dedicada a Ángel González interpretada la música por Pedro Guerra de su disco "La palabra en el aire" y poemas recitados por Benjamín Prado:


"Para mí es un placer contribuir a un homenaje a estos poetas a los que consideré dos grandes amigos. Ángel ya era de la familia. Siempre estoy dispuesto a hacer un homenaje a Ángel y a Jaime. Para hacerlo sólo tienen que silbar y voy." Benjamín Prado








Me gustó mucho este recital. Nos gustó mucho a todo el grupo de amigos que íbamos. Era algo íntimo, cercano, estuvo muy bien. Por supuesto los poemas musicados geniales. Los de Pedro Guerra me gustan mucho, tengo ese disco y lo he escuchado hasta el cansancio. Las de Alejandro Martínez no las conocía, los poemas sí, pero su forma de musicarlos no, y la verdad es que me causaron muy buena impresión, me gustaron.


Y desde luego los tres poetas que recitaron lo hicieron fenomenal. A ellas no las conocía, y me encantaron. Recitaron fenomenal. Y a Benjamín Prado sí que le he leído (en novela) pero nunca le había escuchado y vaya voz que tiene tan potente, muy bien. También nos recitó la canción que hizo con Joaquín Sabina a Ángel González.

Bueno, pues eso, que me gustó mucho. Fue muy íntimo, muy chulo. Especial.

Las fotos y los vídeos de esta entrada los he tomado de internet. Quería que os pudiéseis hacer una idea. Me encantó.

viernes, 26 de abril de 2013

"Academia Zaratustra" de Juan Bonilla





El Viajero

Allí de donde vengo nadie me detenía
Sé que nadie me espera donde voy.

Por la ventana inmóviles desfilan los paisajes
Sería hermoso no llegar a ningún sitio.

Permanecer así:
viajando de un lugar que ya no existe
a otro que jamás existirá.

Juan Bonilla

Tenía yo ganas de leer a Juan Bonilla. Había oído hablar muy bien de su versatililidad en géneros y sobre todo de su prosa.

Al fin he podido entrar en su mundo literario gracias a una novela que me trajo una compañera: "Academia Zaratustra". Una novela corta dentro la colección, Vive la vía, coordinada por Gabi Martínez. 

Esta novela de Juan Bonilla, es una especie de libro de viajes. Como pretexto el autor inventa una especie de Academia de discípulos de Nietzsche: la Academia Zaratustra. Y persiguiendo a esta secta va pasando por ciudades de Suiza, Alemania y Dinamarca, mientras a él también le persigue alguien parapetado tras las páginas de un periódico.

La verdad es que es un libro corto que se lee volando, aunque a mí la historia no acabara de atraparme del todo. Pero seguía leyendo porque tenía algunos hallazgos con los que disfrutaba. Me gustaba mucho la prosa de este autor salpicada de ironía e ingenio, además de un fondo interesante. Por momentos disfrutaba de sus descripciones rozando la lírica y en otros párrafos del discurso sesudo.

Por supuesto aborda a Nietzsche, a su forma de ver el mundo y a ese itinerario suyo: Primero tienes que ser un león y ganar un territorio, después ser un camello y retener agua para cruzar el desierto y luego llegar al punto máximo de esplendor humano que es ser un niño. Volver a ser un niño después de haber sido un león, de haber ganado un territorio y de haber cruzado un desierto siendo un camello para después llegar a ser un superhombre. Al autor ya he leído, en alguna que otra entrevista, que le fascina el filósofo.

Cómo ya he comentado, quién lo aborde queriendo encontrar el típico libro de viajes se va a decepcionar porque el argumento narrativo es importante. Pero sí es cierto que a mí me ha gustado volver a encontrarme con algunas ciudades que conozco como Praga, Berlín o Copenhague. Y he disfrutado con la descripción de la comunidad hippie de la danesa Cristiania.

Creo que debo concluír que me ha gustado leerlo precisamente por el hecho de saborear esa prosa que tiene el autor. Me ha dejado con ganas de querer leer más de él, sus cuentos y sus poemas.


"Ser poeta es mi manera de estar solo, creo que dijo Pessoa. Contrariamente, creo que ser periodista es mi manera de sentirme acompañado. Para mí el periodismo ha sido siempre un género narrativo, quiero decir, que me gusta practicarlo, que si me siento cómodo dentro de las reglas que lo rigen -extensión estricta, atención a los asuntos de actualidad...- es porque me parece que esas reglas no contradicen los presupuestos narrativos que uno desea poner en juego..."


Juan Bonilla  (Jerez de la Frontera, 1966) es uno de esos autores difíciles de catalogar. Se ha desenvuelto en casi todos los géneros literarios con gran reconocimiento de su trabajo por parte de crítica y público. Vive entre el periodismo y la poesía. Y en medio novelas que se han adaptado cinematográficamente como Nadie conoce a nadie (Ediciones B, 1996), llevada al cine por Mateo Gil, hasta varios libros de relatos por los que es considerado uno de los mejores cuentistas vivos de nuestro país. También es un reconocido poeta, y algunas de sus novelas han recibido importantes premios como el Biblioteca Breve 2003 por Los príncipes nubios (Seix Barral, 2003) y otros premios europeos. La obra con la que es finalista del Mandarache, Tanta gente sola, ganó el Premio Mario Vargas Llosa NH de relatos 2010 a la mejor antología publicada en 2009 y fue finalista del Premi Llibreter 2009.







miércoles, 24 de abril de 2013

"Rosa candida" de Audur Ava Olafsdóttir



Creía que había hecho la reseña del libro "Rosa Candida" de Audur Ava Olafsdóttir (por supuesto he copiado el nombre de la autora porque cualquiera se queda con él en la cabeza...) y resulta que no, que la tenía pendiente. ¡Con lo que me gustó esta novela!

No había leído nada de la literatura islandesa. Me confieso completamente ignorante de sus autores y sus libros. Últimamente sí que he leído bastante de la literatura negra nórdica. Y algunos de sus autores me gustan mucho. Pero con esta novela he descubierto a esta autora de nombre tan dificil y me ha encantado.

Me la recomendaron y un día de pura casualidad haciendo tiempo en una librería (ya sé yo que mi forma de hacer tiempo en las librerías es salir con algún libro...) descubrí que estaba "en bolsillo" y ya sí que no pude evitar comprármelo. Y la verdad es que lo primero que me sorprendió fue descubrir que el título es un tipo de rosa, de ahí que el "candida" sea sin acento. Una especie de rosa de ocho pétalos y sin espinas.

Comencé a leerla y no puedo decir que desde el primer momento me enganchara, no. Sin embargo después poco a poco me iba sumergiendo en la historia y qué bien. Es cómo cuando llueve y te vas mojando y te vas mojando y acabas empapado, pues así me ha pasado con esta lectura. Poco a poco me fue ganando y ganando y cuando terminé la historia me dió mucha pena no poder continúarla.

'Rosa Candida' cuenta la historia de un joven de 22 años que emprende un largo viaje después de la muerte de su madre en un accidente de tráfico. A pesar de que el objetivo más visible de ese viaje sea el de hacerse cargo del jardín de un monasterio al que llevará unos ejemplares de la Rosa Candida que da nombre a la novela, su objetivo real será el de hacer que llegue a conocerse a sí mismo.

La verdad es que es una historía sobre lo mágico de la vida cotidiana. Es una historia que tiene poesía. Una historia profunda aunque aparentemente sencilla. Los personajes van creciendo a medida que vas pasando las páginas, van encontrándose a sí mismos y qué agradable es ir viendo cómo lo hacen.

Los personajes son personas de carne y hueso, anónimos, corrientes. Los personajes principales son su familia compuesta por su padre, un octogenario cuya máxima ilusión en la vida es ver felices a sus hijos, y un hermano gemelo autista (Jósef). También es reseñable el personaje del abad, un cinéfilo empedernido, con el que mantiene unas jugosas conversaciones. Y claro el de la chica de la novela: Anna, que fue amor de una sola noche pero de lo más fructífero. Personajes que, cómo ya os he dicho, van evolucionando.

También hay que destacar el papel que juega en esta novela el lenguaje. El protagonista de 'Rosa Candida' viene de una isla y habla un idioma utilizado por muy poca gente. Pero, cuando llega a su destino, al Monasterio, se pone como meta aprender un dialecto hablado todavía por menos gente. Por otra parte el padre Thomas "habla muchos idiomas pero no consigue entender mejor por ello las cosas que suceden a su alrededor", y el hermano es un autista que no sabe mentir...

En fin, que me ha gustado mucho esta novela. Es fresca pero intimista. Tiene mucha importancia en ella el mundo sensorial: las rosas que vemos, que olemos; la comida que comemos; el lenguaje, los idiomas que hablamos... Y los personajes se te hacen entrañables porque vas creciendo de alguna forma con ellos.

He leído por internet que con la traducción del título original hemos perdido sus distintas acepciones. Ya se sabe lo malo de las traducciones. Porque originalmente era polisémico:  'Afleggjarinn' tiene "un total de tres significados: el primero de ellos es una carretera secundaria, un camino que cuenta con innumerables vueltas y revueltas y que no sabes demasiado bien adónde puede llevarte; el segundo de ellos es una flor, esta Rosa Candida que ha sido elegida como título en castellano, y por último también es así como se le llama a un niño que es hijo tuyo".


Bueno, pues habrá que leer más novelas de esta autora: Audur Ava Ólafsdóttir. Ay qué nombre tan dificil...




martes, 23 de abril de 2013

La Casa de Cervantes en Madrid donde murió


Hoy, día 23 de Abril se celebra en todo el mundo, el día internacional del libro.

El Origen del día del libro se remonta a 1930. El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes y Shakespeare. También en un 23 de abril nacieron – o murieron – otros escritores eminentes como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la Conferencia General de la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores, y alentar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y respetar la irreemplazable contribución de los creadores al progreso social y cultural.

He pensado que en vez de hablar de ningún libro en concreto, de los que aquí estamos hablando día sí, día también, nosotros vamos a hablar de Cervantes a quién también se recuerda mucho hoy leyendo el Quijote en diversos foros, entre ellos el Círculo de Bellas Artes.

En nuestro caso la protagonista de hoy, 23 de abril de 2013, va a ser su casa.

Ya sabéis que en este blog tenemos una etiqueta dedicada a las Casas de los Escritores, y ya llevamos unas cuántas casas en nómina, que podéis consultar en:

Hoy vamos a recordar la casa de Cervantes en Madrid donde murió (porque parece ser que vivió en alguna más de esta ciudad). Pero en este caso nos referimos  a la casa de la calle Cervantes, número 2, en el Barrio de las Letras. Calle donde también está la casa de Lope de Vega, que cómo recordareis no se puede decir que fueran muy amigos. Antiguamente en vez de calle Cervantes se llamaba calle Francos.

Aunque si somos precisos tenemos que decir que no es exactamente esa casa que ahora hay en el núm. 2 de la calle Cervantes la casa donde murió, sino que es otra casa que se levantó en el solar donde estaba. Leemos en la Wikipedia que:

"Murió Cervantes en esta última casa de la calle del León esquina con Francos, en la manzana 228. En el año 1833, el propietario del inmueble, don Luis Franco, quiso derribar la casa que estaba muy ruinosa, para edificar una de nueva planta. El 23 de abril de ese mismo año, en el momento en que se procedía al derribo de la casa en cuestión, Ramón de Mesonero Romanos escribió en el único periódico literario de la época un articulillo en memoria del escritor y sobre el suceso del derribo. Dicho artículo llamó la atención del rey Fernando VII quien propuso que se suspendieran las obras para que el Estado comprase el inmueble. Pero el propietario no cedió de ninguna manera y el derribo se llevó a cabo. Una vez terminada la nueva construcción, cuya entrada ya no estaría por la calle del León sino por la de Francos, se puso en la fachada un relieve con el busto de Cervantes y una inscripción rememorando su estancia y muerte en aquel lugar. Así mismo, se cambió el nombre de la calle de Francos por el de calle de Cervantes, y así prevalece en la actualidad."




lunes, 22 de abril de 2013

Humor para comenzar la semana...



¡Vamos a empezar la semana con humor!

Humor de ese que gastamos en este blog. Humor literario.

Que nos tenemos que comer el mundo en éstos cinco días...

¡Venga a por este lunes de abril
que nos van a pasar un montón de cosas buenas!






viernes, 19 de abril de 2013

Lectura de mis relatos el 21 de abril 2013



Os recuerdo la cita:

El próximo domingo 21 de abril de 2013 a las 19 horas leeré algunos de mis relatos en una lectura compartida con dos poetas: Mª Antonia Copado y Javier Díaz Gil
Los tres formamos parte además de la Tertulia Literaria "Rascamán". 

Tres formas de entender la literatura, tres miradas, 
que se acompañarán de una cuarta, la de la música de la pianista Carolina Loureiro 
que nos tocará cuatro piezas.
El encuentro será en el Salón de Actos de la ONCE (calle Prim, 3) en Madrid (España).


 Ya.  21 de abril de 2013. 19.00 horas.

Si os apetece allí estaremos.

Os esperamos.

miércoles, 17 de abril de 2013

Los signos de interrogación




Hace poco tiempo he escrito un relato infantil sobre los signos de interrogación.

A raíz de hacerlo me han surgido algunas preguntas sobre ellos. Ya sabéis que no puedo con estas curiosidades que me entran así que no he tenido más remedio que informarme. Os lo voy a contar porque me ha parecido muy interesante. 


¿Por qué se usan signos de interrogación?

Nuestro sistema de puntuación proviene del griego clásico y del latín, y su propósito principal consistía no en ayudar a la comprensión, sino en guiar a quienes leían en voz alta. Las distintas marcas indicaban al lector dónde poner énfasis en las sílabas y dónde hacer una pausa y contener el aliento para mantener la métrica del verso de una poesía.

En latín, una pregunta se indicaba por la palabra questio al final de la oración. La tediosa tarea de escribir a mano un libro se facilitaba por la abreviatura de muchos vocablos; la palabra questio se redujo a QO. Como QO podía confundirse con otras abreviaturas, los escribas comenzaron a colocar la Q sobre la pronto la O. Muy pronto la Q se convirtió en un garabato y la O en un punto.

Curioso ¿Verdad?

Para el siglo IX d.C., punctus interrogativus era una de las marcas usadas para ayudar a interpretar los cantos gregorianos en abadías y monasterios. Ese signo se parecía a nuestro moderno signo de interrogación, aunque se curvaba un poco a la derecha; indicaba una pausa y una inflexión ascendente de la voz.

El desarrollo de la imprenta en el siglo XV creó la necesidad de contar con una puntuación estándar. En 1566, Aldo Manuzio publicó el primer libro de normas de puntuación. Su Orlhographiae Ratio (Sistema de ortografía) incluía el punto, la coma, los dos puntos, el punto y coma y el signo de interrogación. Para 1660, escritores e impresores ya usaban el signo de exclamación, las comillas y el guión. Estos símbolos se adoptaron en toda Europa, sobre todo como guía para la declamación.

Como resultado de la imprenta, se difundió la práctica de la lectura en silencio, por lo que los signos de puntuación adquirieron relevancia para precisar el significado de los pasajes impresos. En muchos idiomas los signos de puntuación sirven para dar fuerza y expresividad a la sintaxis de la lengua escrita.




martes, 16 de abril de 2013

"La lengua madre" de Millás, con Juan Diego



El domingo pasado estuve en el teatro. La verdad es que este fin de semana ha sido completo en obras teatrales, el sábado "Lastres" y el domingo en Getafe estuve viendo "La lengua madre". Sí, me gusta mucho, ya se ve ¿no?

En esta ocasión el actor era Juan Diego. Qué bueno es, qué bien lo hace. Y qué bueno el texto de Millás sobre el que iba la obra. Se trata de un monólogo sobre el mundo de las palabras.

Yo la verdad es que ya conocía muchos pasajes de este monólogo porque coincidían con lo que contó el autor en una conferencia en la Biblioteca Nacional a la que asistí en noviembre del año 2009. Me gusta mucho. Es tan ocurrente...

Os copio el vínculo de la entrada que hice entonces de la conferencia, por si queréis echarle un vistazo, es bastante completa porque tomé muchas notas:


En esta ocasión Millás ha actualizado el texto de entonces, y hace bastantes referencias al momento de crisis que estamos viviendo. Comienza haciendo una alusión al término "Crecimiento negativo" con el que quiere hablar de cómo la literatura puede disfrazar a veces el contenido de la información. Esos términos huecos, en ocasiones fruto de una antítesis, que no tienen ningún sentido a poco que quieras discernirlos.

Y a partir de ese arranque va saltando de un tema a otro, de un tema a otro, pero siempre girando en torno al mundo curioso de las palabras, sobre todo desde los ojos de un niño que descubre algunas palabras. Os copio aquí de aquella entrada que os comentaba un párrafo que repitió en esta ocasión y con el que nos reímos un montón de una confusión cuando se pasa lista en el colegio:

...De ahí pasó Millás a contar su primer día de colegio. Observó que cuando se pasaba lista en clase los niños cuando se les nombraba decían “Vicente”. Al principio le extrañó pero luego rápido encontró la justificación, puesto que el director del colegio se llamaba Vicente. Entonces siempre que le nombraban a él, decía “Vicente”. Y era curioso porque aunque todos los demás niños decían “Presente”, Millás niño entendía perfectamente “Vicente” y cuando le nombraban a él todos entendían que él decía “Presente”, aunque en realidad decía “Vicente”. El problema empezó cuando cambiaron al Director y en vez de llamarse Vicente se llamó Federico. Millas niño empezó a enfermar de nervios viendo que todos los demás niños cuando se pasaba lista seguían diciendo “Vicente” en vez de Federico y a la vez deseaba que llegaran ya a la M porque él sí que lo iba a decir bien. Así que en cuánto dijeron “Millas, Juan José”, él gritó a pleno pulmón “Federico”. Cuando todos rápidamente se volvieron a mirarle ya vió que algo no iba a bien. Pero cuando se dio cuenta de lo que en realidad pasaba, también pensó que cómo iba él a dar su justificación… esa justificación de la confusión con los nombres de los Directores... Así que optó por el mutismo. Del colegio llamaron a casa y hablaron con su madre, a la que oyó decir por teléfono que “le observaría…”

En esta ocasión, como en aquella, habló del género de algunos sustantivos que no le concordaban con sus sustantivos, habló de términos como "abotargamiento" que le traía por la calle de la amargura. Habló de "amorfo" que le llevó de la personalidad de las personas a la "mesalidad" de las mesas, la "sillalidad" de las sillas... Habló de esas frases hechas que tanto me gustan a mí y que de niño le hacían sentirse dentro de una familia especial, como "en esta casa somos muy cafeteros" o "los negros llevan el ritmo en la sangre" o "por la tarde hay que ponerse una rebequita y de noche echarse una manta"...
 
En fin... que no os puedo contar palabra por palabra cuánto dijo, pero de verdad que estuvo fenomenal. Es tan curioso todo lo que decía, tan bien hilvanado, tan ocurrente, tan gracioso... Te hacía pensar pero con un ingenio tal que daba gusto. Me gustó mucho.
 
Y al final fue emotivo porque todo el mundo se puso de pie a aplaudir a Juan Diego que se le escapaban las lágrimas...
 
Muy bien, la verdad.
 

lunes, 15 de abril de 2013

"La mujer que arañaba las paredes" de Jussi Adler-Olsen



Vamos a darle un impulso al comentario de los últimos libros leídos, que ya van haciendo fila otra vez.

Hoy quería hablaros de "La mujer que arañaba las paredes" de Jussi Adler Olsen. Cómo me ha gustado esta novela negra. Me ha tenido atrapada desde el principio y no veía el momento de dejarla, y eso que era un poco fuerte en algunas ocasiones.

Se desarrolla en Dinamarca donde el policía Carl Mørck está atravesando una época muy mala. Tras ser sorprendido por el ataque de un asesino, un compañero suyo resulta muerto y otro gravemente herido. Su sentimiento de culpabilidad aumenta cuando tanto su jefe como la prensa dudan de su actuación. Es entonces, relegado a un nuevo departamento que se va a dedicar a casos no resueltos: El Departamento Q. Y le asignan un nuevo compañero Hafez-el-Assad, un tipo bastante peculiar pero muy despierto que esconde algún secreto. El caso con el que tienen que comenzar es el de Merete Lynggaard, una mujer desaparecida hace cinco años...

 He leído por internet que este libro ha recibido el Premio Glass Key a la mejor novela policíaca de 2010. Y no me extraña porque cómo os decía es muy entretenida y original. 

La pareja protagonista como detectives son una pareja curiosa, pero bastante eficaces. Y la desaparición de la que se ocupan es ciertamente original en su argumento, pues narran una tortura que te tiene ahí completamente absorta, completamente pillada con ese cautiverio. Yo no sabía de este tipo de tortura, es tremenda.
 Está narrada la historia en tercera persona y los personajes están muy bien caracterizados. Además tiene un ritmo muy ágil, van apareciendo las pistas y no quedan cabos sin atar. Y además me gustó mucho el final, con un toque conmovedor.

No había leído nada de este autor pero me ha gustado bastante. Escritor danés, Jussi Adler-Olsen es conocido por su versatilidad en el mundo de la cultura -siendo periodista, sociólogo y director de cine- y tuvo gran éxito con su primera novela La casa del Alfabeto, libro que fue llevada al cine.



Bueno resumiendo: Si os gusta la novela de misterio, la novela negra, os recomiendo esta novela porque aunque es un poco salvaje es bastante entretenida, es emocionante y yo creo que, como yo, os quedareis con ganas de leer los siguientes casos del Departamento Q.



domingo, 14 de abril de 2013

"Lastres" en el Teatro Bellas Artes



El viernes pasado, el día 12 estuve en el teatro: "Lastres" en el Teatro Bellas Artes.

Qué divertida. Cómo me reí. Y es un humor, a veces, bastante simple que hasta yo misma me sorprendía de que me estuviera haciendo tanta gracia, la verdad. Pero me reí mucho.

Es la tercera obra que veo, escrita por Jorge Roelas. De las dos anteriores ya he hablado en el blog. Y no es la más me ha gustado. Pero sí la más divertida. El argumento me gustó mucho más "100 metros cuadrados", con María Luisa Merlo y Miriam Díaz Aroca:(http://www.rociodiazgomez.blogspot.com.es/2011/02/100-metros-cuadrados-en-el-teatro-lara.html). También ví "Verano" con Ana Marzoa, Lidia Navarro y Ruth Gabriel, que por ahora es la que menos me ha gustado: http://www.rociodiazgomez.blogspot.com.es/2012/07/verano-en-el-teatro-fernan-gomez.html

Pero después de haber visto las tres obras, creo que cuando vea que estrenan otra obra escrita por Jorge Roelas, la querré ver, porque me gusta cómo escribe.

En este caso las actrices protagonistas son Anabel Alonso(Concha), Ana Fernández (Lucía) y Marta Berenguer (Carmen). Las dos primeras me gustan bastante. Y en este caso no me han defraudado para nada. Anabel Alonso más en su vis cómica. Y Ana Fernández me ha demostrado que puede ser bastante creíble tanto haciendo un papel serio como uno más risueño, como en ésta ocasión. Me gusta mucho esta actriz desde que la vi en "Solas".

El argumento es el de tres amigas de siempre, que se reencuentran tras siete años (y dos meses), sin verse… Y no lo han hecho por un hecho concreto que marcó su ruptura, o eso, al menos, es lo que ellas creen. Una de ellas decide juntar de nuevo a las que, durante muchos años, formaron parte de su vida diariamente, desde la adolescencia. 

El título me gusta mucho: Lastres. Tanto por esos lastres de la vida con los que cargamos, que pesan, que permanecen... Cómo por ese juego de palabras de "las tres" por las tres protagonistas. Está muy bien esa doble vertiente de la palabra.

Y  hay un momento en la obra que tengo que señalar, porque es con el que más me reía, cuando bailan al son de la música de Rafaela Carrá. Qué graciosas. Qué bueno...

Ah y en cuánto al Teatro Bellas Artes. Sigo opinando que las butacas no me gustan demasiado, y es estrecho. Y desde luego si te va a tocar un poco detrás, es preferible coger las localidades en el anfiteatro. Muchísimo mejor, porque es un teatro muy estrecho y con mucho fondo. Así que arriba en las primeras filas, se ve muy bien. 

En fin, que lo pasé muy bien con "Lastres". No es ninguna obra sesuda. Ya he dicho que es una comedia, un pelín ácida y con un humor un poco tontorrón, simplón, en mi opinión, pero que te hace reír.


viernes, 12 de abril de 2013

Lectura de Aureliano Cañadas y el Mercado de San Fernando. Propuestas para el fin de semana




 
Es viernes y se presenta un fin de semana, parece ser sin lluvias.

Así que os voy a proponer un par de salidas por si os apetecen.

Si queréis algo de poesía en vuestras vidas, os recuerdo que esta tarde Viernes 12 de abril, el poeta y compañero mío de letras Aureliano Cañadas hace un recital. A mí me gustan mucho sus versos. La poesía de Aureliano es ya una poesía madura, honda, elaborada donde se nota el trabajo de orfebrería del poeta, pero sin embargo tan universal que a cualquiera le puede llegar.

Aureliano presentará en la Galería Dionis Bennassar, de Madrid, a las 19.30 el libro "Diamantinamente". Este libro ha sido galardonado con el XVII premio de poesía María del Villar. La presentación correrá a cargo de Alma Pagès, filóloga, poeta y narradora.
El acto estará dedicado a la memoria de su hermano. El pintor, recientemente fallecido, Luis Cañadas. Habrá en la sala alguno de sus cuadros y se leerá también alguno de sus relatos.







Y en otro orden de cosas, también os recomiendo una visita al Mercado de San Fernando.

Ya hablamos en otra entrada del blog de este mercado a propósito de una tienda de libros de segunda mano al peso. http://rociodiazgomez.blogspot.com.es/2013/03/la-casqueria-un-puesto-de-libros-en-el.html
La casquería, una tienda muy curiosa, un puesto rehabilitado de este mercado.

Bueno pues al igual que La Casquería, en este mercado del barrio de Lavapiés, en la calle Embajadores núm. 41, se están rehabilitando muchos otros puestos (ya veis las fotografías) de forma muy interesante. Podéis pasaros un domingo por la mañana, como hice yo, y encontrar muchas curiosidades.
Se trata de un grupo de jóvenes emprendedores que se ha propuesto recuperar este mercado de abastos de Lavapiés, que estaba muy abandonado. 
Hay muchos puestos de productos artesanales y ecológicos.
Y tiene un aire muy alegre, muy moderno, muy cercano.

Os cuento para que os hagais una idea algunos de estos nuevos puestos:

LA CASQUERÍA DE LIBROS – Libros al peso.  LA SIEMPRE LLENA – Vinos a granel y aceite. EXARCIA – Comida griega. LA BUENA PINTA – Cervezas artesanales. KOMOENCASA – Comida para llevar. LO MEJOR DE MI TIERRA – Productos extremeños y gallegos. LA FRUSLERÍA – Artesanía y regalos. MANIOBRAS RECICLANTES – Artesanía y regalos. LA REPERA- Frutería ecológica. LOS PANCHITOS DE ENFRENTE – Quesos y conservas. LA PISTOLA – Despacho de pan ...















•Horario: L-V, de 9 a 21h; S, de 9 a 17h; D, de 11 a 17h

•Dirección: Embajadores,41

•Metro: Lavapiés

 

jueves, 11 de abril de 2013

Residencia de señoritas María de Maeztu



El otro día dedicábamos una entrada a la Institución Libre de Enseñanza, y hoy se la quería dedicar a la Residencia de Señoritas que existió en Madrid desde su creación en 1915 hasta el principio de la Guerra Civil. En la esquina de la calle Miguel Angel con la calle General Martínez Campos está el edificio donde estuvo su sede: Si pasamos por ahí y nos fijamos podemos ver la placa en la esquina.

El grupo femenino de la Residencia de Estudiantes, se llamó Residencia de Señoritas, porque entonces la palabra "señorita" era un término de cortesía aplicado a la mujer soltera que ya hoy no se utiliza mucho. Fue creado por la Junta de Ampliación de Estudios para facilitar el acceso de las españolas a los estudios medios y universitarios y crear unas señoritas cultivadas. 

Era una idea muy innovadora. Era una apertura total para las mujeres de clase media. Aprovechando el traslado de la Residencia de Estudiantes a lo que se llamaba entonces los Altos del Hipódromo, la Residencia de Señoritas ocupó inicialmente los hotelitos de la calle Fortuny que habían cobijado a los estudiantes varones antes de su traslado a los edificios de la calle Pinar. Y para conducir la Residencia se eligió a María de Maeztu, un espíritu reformista.

María de Maeztu Whitney (1881-1948) que según palabras propias del año 1925: "Soy feminista. Me avergonzaría de no serlo porque creo que toda mujer que piensa debe sentir el deseo de colaborar como persona en la obra total de la cultura". Pertenecía a la Institución Libre de Enseñanza y fue alumna de Miguel de Unamuno y José Ortega y Gasset.

Era rubia, menuda, nerviosa, y dicen que se expresaban con tan locuacidad que a veces era imposible seguirla. Dicen también que vestía de cualquier manera, sin ninguna coquetería, siempre con un abrigo y un sombrerito en la nuca al que Lorca le dedicó con mucho cariño pues eran muy amigos una copla.

R

  Aquí se albergaban mujeres mayores de 16 años que pudieran hacer estudios universitarios o no. En la Residencia de Estudiantes sí que eran universitarios. Pero aquí se admitian a mujeres que quisieran ingresar en Facultades Universitarias, en la Escuela Superior de Magisterio, en el Conservatorio Nacional de Música, en la Escuela Normal, en la Escuela del Hogar o en otros estudios. Y otra diferencia con la Residencia de Estudiantes es que en este caso la mayoría de las mujeres procedían de clases medias, mientras que los varones procedían de familias más acomodadas.

 María de Maeztu además tutorizaba todos estos estudios, enviando cartas a los padres donde se informaba del rendimiento de las alumnas. Porque, claro, en aquellos tiempos que la mujer saliera de casa para alojarse en una institución no era muy normal, y entonces había que extremar la moralidad (el catolicismo más radical estaba en contra de este proyecto tan moderno y reformista) y por eso se controlaban estrictamente las salidas y entradas de las alumnas.

Además se les exigía a las alumnas un aprovechamiento en los estudios.

Las residentas estaban en contacto con profesores, escritores, artistas nacionales y extranjeros, que daban conferencias, realizándose toda clase de intercambios culturales, en tertulias, lecturas comentadas, representaciones, conciertos, visitas a museos, excursiones a ciudades y pueblos. La Residencia de Señoritas tuvo gran significación para la cultura femenina española. María de Maeztu, con su prestigio personal y cultural, mantenía el espíritu de la Residencia, en un ambiente grato y atractivo para las universitarias y los visitantes vinculados y residentes, como Marie Curie. Asiduos contertulios fueron Ortega y Gasset, Pérez de Ayala, Eugenio Montes, Menéndez Pidal, Marañón, Juan Ramón, Azorín, Pancho Cossío, Jorge Zalamea, Pedro Salinas, Vicente Huidobro, F. García Lorca...



La Residencia de Señoritas estaba prácticamente vacía cuando se inició la Guerra Civil en 1936 debido al parón vacacional. El estallido de la guerra civil sorprendió a su directora en Francia en unas vacaciones que abandonó para regresar a su puesto y, temporalmente, también al del International Institute en tanto que tomaba las riendas de la institución americana su secretaria Mary Sweeny que, como la mayoría, disfrutaba por esos días del periodo estival. Con el fin de conseguir cierta seguridad para las alumnas y el personal que trabajaba en la institución americana así como para proteger a su propio personal y alumnado, enarboló en el edificio de Miguel Ángel 8 la bandera estadounidense, consiguiendo de este modo el amparo diplomático.

 Maeztu, que había dimitido como directora de la Residencia de Señoritas el 26 de septiembre, abandonó el país camino de Argentina.

La Residencia de Señoritas quedó desde este momento en una situación inestable y cambiante. Sus edificios se utilizaron como hospital de reposo, alojamiento para niños tuberculosos y huérfanas del Ministerio de Hacienda, como enfermería y laboratorio de farmacia, como escuela de capacitación de las Juventudes Socialistas Unidas, como alberge de familias sin hogar, como sede del Batallón antigás y, finalmente, como escuela de puericultura.

Al finalizar la guerra la Residencia de Señoritas se convierte en Colegio Mayor Santa Teresa de Cepeda bajo la dirección de Matilde Marquina, inicio de una etapa pedagógica que, al pesar de aquellas antiguas alumnas de la institución que regresaron tras la guerra (Eulalia Lapresta, entre ellas), ya nada tendría que ver con la predecesora. Sin embargo, esta presencia resultó decisiva para la conservación del legado de María de Maeztu y del archivo de la Residencia de Señoritas, que Lapresta ocultó en un baúl que finalmente fue olvidado en los sótanos del edificio Arniches cuando el colegio mayor se trasladó a la ciudad universitaria. Allí lo encontró Alicia Moreno, alumna de Vicente Caho Viu y, desde entonces, el archivo propiedad de la Universidad Complutense se conserva al cuidado de la Fundación Ortega y Gasset que ocupa sus dependencias desde finales de los años ochenta.










martes, 9 de abril de 2013

Jose Luis Sampedro hasta los 96 años de edad


¡Ah! Se me olvidaba algo muy importante de esta etapa: en el cincuenta y cinco aprobé las oposiciones a cátedra y eso me permitió cortarme el pelo. Ríanse, ríanse, pero las cosas en los cincuenta eran así. A mí me hacía ilusión llevar el pelo corto, a ceptillo, porque se lo había visto a mi padre toda la vida y porque me parecía más cómodo, pero aquello hubiera dado una imagen de rebeldía muy mal vista ante un tribunal de oposiciones. Llevé el pelo peinado de modo convencional hasta que aprobé. Gané la cátedra en julio del cincuenta y cinco y me fui a veranear a Blanes con la familia. Al llegar allí, acudí derechito a la peluquería. El peluquero, que me conocía de otros veranos, extrañado ante mi petición preguntó: "¿Y por qué se va usted a cortar el pelo?" y yo le contesté: "Porque he sacado cátedra.".

He hecho tres oposiciones: a Aduanas, a profesor adjunto y a catedrático. Gracias a la cátedra pude cortarme el pelo y gracias a los innumerables ejercicios de memoria imprescindibles para sacar las de Aduanas, me queda el poder recitarles a ustedes los puertos de la antigua Indochina: Saigón, Beinzhoa, Mitho, Cholon, Hué, Turane, Quinong, Natrang, Fuyeng, Quanghai, Haiphong, Hanoi (sobre el río Sangkoi), kampot y Udong (sobre el río Mekong).

Bueno, ya hemos hecho el numerito. Seguiremos mañana.

Págs 197-198
Escribir es vivir
Jose Luis Sampedro

Os recomiendo este libro. Cuánto me gustó cuando lo leí.


El humanista, escritor y economista José Luis Sampedro falleció la madrugada del día 8 a los 96 años de edad. Por expreso deseo del autor, la noticia de su fallecimiento no se ha conocido hasta esta mañana porque quería "irse" de "manera sencilla y sin publicidad", según su viuda Olga Lucas, con la que se había casado en 2003.

Falleció hacia las 1.30 horas de la madrugada del pasado lunes en su casa de la calle Cea Bermúdez de Madrid. "Nos dijo que quería beberse un Campari, así que le hicimos un granizado de Campari. Me miró y me dijo: 'Ahora empiezo a sentirme mejor. Muchas gracias a todos'. Se durmió y al cabo de un rato su murió", ha relatado su viuda.

ELMUNDO.es | Agencias | Madrid
Actualizado martes 09/04/2013 13:56 horas

"Todos los besos del mundo" de Felix Romeo





LA FAMILIA TATUADA

EL PADRE

En el ejército no te puedes tatuar. Solo te puedes tatuar en La Legión. Hacerse un tatuaje en la planta del pie es difícil. Te tienes que tatuar en la planta del pie para que no te vean el tatuaje. Aunque en Ifni no se habrían fijado mucho en el tatuaje...



Dicen que esa era una despedida que Felix Romeo utilizaba a menudo en sus correos: Todos los besos del mundo... Me atrapó ese título para un libro de relatos. Me parece una frase preciosa tanto de despedida como de título.

El escritor zaragozano Félix Romeo (1968) falleció prematuramente en el año 2011 de un paro cardiaco en Madrid. El que fue director del programa cultural La Mandrágora, condenado por insumiso, y autor de tres novelas, nunca pasaba desapercibido.Muy culto, lector voraz, cinéfilo compulsivo, poeta, articulista, agitador cultural, actor ocasional y ensayista literario.

Todos los besos del mundo es una recopilación de diecisiete cuentos escritos desde el año 1993 hasta el 2011, ordenados cronológicamente y que él escribía entre las novelas. Son cuentos que se han ido rescatando de allá y acá, dispersos por distintas publicaciones, incluso algunos se han tomado hasta del propio ordenador personal del autor fallecido.

A mí me ha gustado este libro. No me ha atrapado, bien es verdad. Pero me gustaban estos relatos con un, sentía yo, cierto poso de melancolía.

Sus personajes de una forma u otra están a la búsqueda, sobre todo de la felicidad. 

Son historias familiares, en muchas está presente la figura del padre. Otras de parejas: historias sobre el frágil equilibrio en las relaciones de pareja, sobre el frágil equilibrio de su amor, sobre su incomunicación, sobre el desamor... Y en casi todas ellas hay mucho de amor por los libros y los viajes. También están las ciudades, su amor por las ciudades. Pero en general están relacionados con la imposible cuestión de por qué al final no podemos ser más felices... Historias, en cualquier caso, cotidianas.

Y todas ellas contadas con un estilo algo cortante, un estilo directo, en ocasiones a lo Road movie. 

Me gustan mucho los principios elegidos para todos los cuentos: "Mi padre solo le ha puesto dos veces una pistola en la cabeza a un tipo". "Habíamos ido a ver las grullas y yo solo pensaba en mi padre.". "Otros son más listos que yo. Casi todos, a veces.". "Esta historia dura bastantes años, sucede en varios países, pero se cuenta en veinticinco minutos, el tiempo de la comunicación en la cárcel, con mi padre.". Son arranques muy buenos que te atrapan de inmediato y te invitan a seguir leyendo.

Existe un blog sobre este libro donde encontrareis más críticas y comentarios sobre este libro:




Natalia decía que no le gustaba viajar, pero siempre estaba de viaje. A mí me encantaba viajar, y siempre estaba de viaje...
Cinco camas y casi setecientos vinos

domingo, 7 de abril de 2013

Premio de poesía para Javier Díaz Gil



El pasado 23 de marzo de 2013, el jurado del II Certamen de poesía "Manzanares el Real" le concedió el premio único a Javier Díaz Gil, coordinador de nuestra tertulia Rascamán, poeta y amigo.

Qué bien.

Os dejo el poema premiado.



POEMA MANIERISTA


A veces se me olvidan los sueños.
Cuando despierto, a mi lado
sólo queda una cama deshecha.
En contra de la norma y de las leyes de la física
el viento ordena mis cabellos.
No me sorprendo.
Recibo más de lo que doy.

Tiendo a prolongar la felicidad.
Probablemente sea un defecto que no controlo.
O una incertidumbre.
Vuelo en dirección a las olas
y los pianos me observan detrás de los escaparates
con sus tapas cerradas.

Camino despacio sabiendo de tu boca.
Si estoy aquí, ahora, es porque siento.
Habrá días en que no me encontraréis.

Detrás de mi casa acaba el mundo.



© Javier Díaz Gil

viernes, 5 de abril de 2013

Aureliano Cañadas. Presentación de su libro "Diamantinamente"





El próximo viernes día 12 de abril a las 19.30 el poeta Aureliano Cañadas, del que hemos hablado ya muchas veces en este blog, presenta su nuevo poemario "Diamantinamente".

Este libro obtuvo el Primer Premio del XVII Certamen 2012 de Poesía "María Villar" de Navarra.


La presentación correrá a cargo de la poeta y escritora Alma Pagés.

¿Dónde?

Galería de Arte Benassar.
c/ San Lorenzo, 15, Madrid.
Fecha: Viernes, 12 de abril de 2012
Hora: 19.30 horas


Aureliano Cañadas tiene en su haber numerosos premios como el Premio de Poesía Popular en la II Feria de la Poesía convocado en Madrid por el Taller Prometeo de Poesía Nueva, el Premio José Luis Gallego de poesía, convocado por la Editorial Orígenes, Madrid, 1985. La Medalla de Poesíía 1998 de Los Lunes de Nueva Gente...

Ha publicado numerosos poemas en antologías y poemarios como: Nunca llega el olvido (Cuadernos Aldonza de Poesíía. Madrid, 1979); Lengua para hablar solo (Editorial Oríígenes. Madrid, 1985); Oscuros son los signos (Coleccióón Alfaix. Instituto de Estudios Almerienses, 1990); Menos nuestro dolor (Alcaén Editores. Almería, 1993); Porque soy Teseo (Batarro, Almería, 1995); Máquina, el hombre mismo (Devenir, Madrid, 2000); y Telémaco, el sur de otra vida (Colección El Árbol Espiral. El Sornabique & lf Ediciones. Béjar, 2004), Doble vida, (2005). Menos nuestro dolor (2ª edición ampliada, 2008) y Contra Domene (2010) hasta los dos últimos poemarios más recientes... Cuerpo Celeste (2011) y este Diamantinamente (2012).

Ya os hablé en otra entrada de este nuevo poemario:   http://rociodiazgomez.blogspot.com.es/search/label/Mis%20amigos%20escritores  
Es un poemario donde se rastrea el universo bíblico de la creación. Pero se hace desde una perspectiva alejada de la tradición. Se hace replanteándosela, reflexionando sobre ella. Se bucea cuestionando al Dios de la biblia y sus acciones. Buscando el sentido del destierro del hombre, el sentido del dolor, del barro, del pecado.

Y también os dejé con uno de sus poemas, uno de los que más me gustan a mí de este poemario. Permitidme que os lo vuelva a copiar:




MIRA EVA



No te avergüences de mi desnudez
ni de la tuya. Mírate
en el espejo fiel de mis pupilas,
que su lenta mirada
resbale por mis hombros,
mis brazos que han de alzarte
en el aire, mi pecho, mi cintura,
mi vientre, el súbito
bosque del pubis,
mi sexo, mira,
mis muslos como peces impacientes,

mis piernas y mis pies tan firmes.


No te avergüences porque estamos solos.
Sin duda hemos perdido un paraiso,
pero tú tienes otro y no lo sabes.

Déjame entrar en él.


Pág. 20
Diamantinamente
Aureliano Cañadas





miércoles, 3 de abril de 2013

"Los trabajos de los otros" de Antonio Muñoz Molina



Ayer, 2 de abril de 2013, Antonio Muñoz Molina escribió en su blog una entrada titulada "Los trabajos de los otros" que me gustó mucho.


Quería compartirla con vosotros. Aquí os la dejo.
Espero que os guste. A mi el final me gusta mucho.

 

Los trabajos de otros

A mediodía, cuando terminé las “office hours”, las citas de tutoría con alumnos, duraba el solecillo de la mañana y era un placer tranquilo ir por esas calles silenciosas del Village en las que ya se ven algunos narcisos en los jardines delanteros, pero en las que no han empezado a brotar todavía las flores ni las hojas de los árboles, ni de esas glicinias que trepan hasta los tejados y cubren las fachadas, cuando florecen, de guirlardas moradas. Ni siquiera han florecido los cerezos de la orilla del río ni del Sakura Park, porque este ha sido un invierno crudo que no acaba de irse. Iba en dirección a la calle 10 Oeste, hacia el club de jazz Smalls, que es más recóndito todavía de lo que su propio nombre sugiere. A esa hora, y desde las cinco de la mañana, estaban rodándose unas escenas breves de La vida inesperada. En la esquina de la calle 10 y la Séptima avenida ya se distinguía un grupo de españoles fumadores, actores y técnicos. Bajé las escaleras y el espacio estrecho del club estaba más lleno que nunca: cámaras, focos, extras, monitores, cables, actores. Javier Cámara, detrás de la barra, agitaba una coctelera mientras charlaba con Raúl Arévalo, que es el primo de Alicante que ha venido a Nueva York a pasar unos días con su personaje, un actor sin mucha suerte que ha de ganarse la vida en trabajos diversos. Intercambiaban unas frases, Raúl acodado en la barra, Javier inclinándose hacia él con gesto de confidencia. De pronto me daba cuenta de lo dificilísimo que es lo que parece más simple en una pantalla: mezclar el cóctel con un aire convincente de profesionalidad y decir algo aprendido de memoria al mismo tiempo, y olvidarse del barullo agobiante alrededor, y repetir una y otra vez, logrando fragmentos brevísimos de escenas, parando y volviendo a lograr un estado de concentración necesario. Por allí andaban el director de fotografía, Quico de la Rica, que es un maestro en lo suyo, y el director de la película, oculto detrás de una cortinilla echada de cualquier manera, delante de ese monitor que llaman el combo, donde se ve lo que no puede imaginarse desde fuera, la imagen exacta encuadrada por la cámara. Volví a la universidad después de comer, para la clase de relato, y pensaba con alivio en la sencillez comparativa de mi propio oficio, una persona sola y tranquila delante de una pantalla, o de un papel, o contándole algo a otra, o ni siquiera eso, paseando por la calle, fijándose en lo que ve y buscando palabras para contarlo, inventando cosas, lo mismo una conversación de dos amigos en la barra de un bar que un terremoto o un asesinato, la elementalidad inaudita de los materiales con los que está hecha la literatura.
Y también pensaba en la desproporción enorme entre lo difícil que es hacer bien cualquier trabajo -una película es un trabajo enorme- y lo fácil que es opinar sobre él.

lunes, 1 de abril de 2013

Curiosidades Literarias: Tolstoi, Victor Hugo, Lewis Carroll...




Comenzamos abril con algunas curiosidades literarias:

- El escritor francés Victor Hugo (1802-1885) protagonizó una conocida y muy ingeniosa anécdota en 1862. Hallándose de viaje y deseando conocer la marcha de venta de su obra Los Miserables (1862), envió una carta a sus editores Hurst & Blackett, con el sucinto texto: "?". Días más tarde, recibió una respuesta no menos lacónica, pero expresiva: "!".

- La actividad literaria del escritor ruso León Tolstoi (1862-1910) nunca decayó, mostrando además un notable afán perfeccionista que le llevó, por ejemplo, a reescribir "Guerra y paz" no menos de siete veces, con la constante y abnegada ayuda de su esposa, que llegó a caligrafiar todos sus manuscritos, incluídas estas siete versiones de "Guerra y paz".

- Además de ciertos aspectos controvertidos sobre su identidad sexual, el matemático y escritor inglés Charles Lutwidge Dodgson (1832-1898), más conocido por su seudónimo literario Lewis Carroll, protagonizó a lo largo de su vida muchas divertidas anécdotas. Por ejemplo, en cierta ocasión, remitió un ejemplar de su obra "Alicia en el País de las Maravillas" a una de las hijas de la Reina Victoria de Inglaterra, llamada precisamente Alicia. La propia reina lo leyó, quedando gratamente sorprendida por su desbordante carga de imaginación. Inmediatamente, escribió a Carroll pidiéndole que le hiciese llegar el resto de su obra. Días después, la reina recibiría, efectivamente, varios libros de trigonometría, álgebra, geometría plana y ajedrez, temas todos ellos en que Lewis Carroll era un reconocido tratadista. 


Gregorio Doval
El libro de los hechos insólitos