miércoles, 29 de febrero de 2012

Alfonso Ruano, el ilustrador de cuentos infantiles, en el Museo ABC de Dibujo e Ilustración de Madrid



Ilustrar cuentos infantiles
“ha sido un accidente que no he querido evitar”

Alfonso Ruano


Tenía yo ya muchas ganas de conocer el Museo ABC de Dibujo e Ilustración de Madrid. Lleva abierto desde septiembre del año 2010. Así que cuando el otro día leí que había una exposición de Alfonso Ruano, premiado ilustrador de cuentos infantiles, dije “Ésta es la mía… qué mejor ocasión.”.



Me gustó mucho. Me gustó mucho el Museo, que está en la calle Amaniel, cerquita del Conde Duque, y me gustó mucho esta exposición, que es en la que me voy a centrar en esta entrada.

Alfonso Ruano. Ilustraciones. Primer recuento, recoge 47 ilustraciones originales creadas desde 1984 hasta 2010.



Es una exposición que termina este fin de semana que viene, por eso os quería hablar de ella primero, para que si os interesa podais ir a verla.

Es pequeña, se ve en poco tiempo, pero a mí me gustó mucho. Son las ilustraciones que aparecen en 11 cuentos: El Señor Viento Norte, El Caballo Fantástico, Zapatones, El Circo de Paco, El Guardián del Olvido, La Composición, El Pequeño Títere, Insomnio, Tiempo de Vuelo, Dunas de Agua y El Hada del Agua.







Cómo me gustaron… Son imágenes donde se mezcla la realidad con la fantasía, imágenes tiernas, delicadas. Son imágenes de cuentos de autores como Michael Ende, Gustavo Martín Garzo, Antonio Skármeta… Cuentos traducidos y publicados en varios idiomas. Es una exposición que invita a quedarse mirando despacio, fijándote en los detalles, en los colores. Además se puede ver como han ido evolucionando los cuentos, tanto en las ilustraciones como en el texto, la disposición en el papel, la tipografía…





Ruano tiene algunos premios prestigiosos en títulos como El Caballo Fantástico (Premio Lazarillo 1985 y Premio Nacional de Ilustración 1986), El guardián del olvido (Premio Catalonia 1990, seleccionada como una de las cien obras indispensables de la Literatura Infantil española del siglo XX) o La composición (con los premios de la Biblioteca del Congreso de EE.UU y de la Unesco en el 2000). Hoy es un referente para las nuevas generaciones de ilustradores.







19.01.12 - 04.03.12

MUSEO ABC

Amaniel, 29-31

Madrid



domingo, 26 de febrero de 2012

Carmina Casala en la tertulia Rascaman del Café Ruiz




Entra Carmina Casala en nuestro refugio del Ruiz, envuelta en una sonrisa, mientras se deshace de prisas y disculpas. Quería haber llegado diez minutos antes, pero venía de una celebración… No sabe que nosotros nos alegramos de que no hubiera llegado antes. Queríamos recibirla con más oídos, más bolígrafos y cuadernos preparados para escucharla. Pero los tertulianos van goteando despacio, la vida les tiene secuestrados y no les deja llegar más temprano a nuestra cita con la poeta invitada.

El coordinador de nuestra tertulia, Javier Díaz lee la presentación que ha preparado para introducir la lectura. Mientras, Carmina va sacando sus diferentes libros decorados con separadores de colores que distinguen los poemas que nos leerá. Al fondo se escuchará durante toda la lectura la música de Norah Jones.

“El clamor sin perfiles de las aguas”, “Ahora que las algas agonizan”, “Lava de labios”, “Octubre sin raíz” y “Albaluna” son los cinco libros desde el que nos traerá poemas. Tienen títulos preciosos, sonoros, visuales, como luego descubriremos que son sus versos.


Varias veces a lo largo de la lectura traeremos el poeta José Hierro a compartir tertulia desde sus recuerdos, desde nuestras preguntas. Fueron buenos amigos. “Era una persona afable, sencilla, y le gustaban mucho los caracoles…”. Los pequeños detalles nos devuelven al poeta que tantas veces hemos leído, como alguien más cercano.

Carmina publicó poemarios desde el año 1981 hasta el año 2002, y todos son fruto de premios recibidos. El primer libro que nos lee se titula “El clamor sin perfiles de las aguas” y está estructurado siguiendo los cuatro elementos de la naturaleza: fuego, tierra, agua y aire. Comentamos si es un modo de ordenar un poemario que está o no de moda… Es un modo clásico, desde luego. Carmina opina que es una forma que ofrece muchas posibilidades. Ella quería hacer una propuesta de identidad, y cada parte corresponde a un elemento, por ejemplo la primera parte, el fuego, correspondería al signo bajo el cual nació. En realidad es el segundo libro que escribió, a partir de éste tomó conciencia de la poesía de forma mucho más madura.



El segundo libro del que nos lee algunos poemas se titula “Ahora que las algas agonizan”. Es un libro, según sus palabras, más duro, más existencialista. Un libro que le dio el poder de la palabra: “la palabra salva”. Es también el libro de los “des”: desconsuelo, desesperanza… Un libro que refleja una época de rebeldía, una búsqueda, un querer encontrar sentido a las cosas.



No era solo una lectura, sino que había momentos que alguno de nosotros quería decir algo y se iniciaba un diálogo con Carmina sobre los aspectos de la poesía, de su poesía, de la escritura... Este vídeo que os pongo aquí debajo me hace mucha gracia. Porque no es solo Carmina Casala leyendo sino que también se ve cómo hablámos, cómo le decíamos "sí, sí leeló..." y aprovechábamos para charlar, para cambiarnos de sitio, para... No sé, me gusta porque es rico en voces, en movimiento, en nosotros.



Le toca el turno a “Lava de labios” que consiguió el accesit del Premio Adonais en el año 87. Es un libro de amor. Hablamos de este premio, el Adonais, tan importante en poesía. Un premio que económicamente no reporta nada, sin embargo muy bien considerado por el prestigio que te da.

Carmina decía cosas muy interesantes sobre la escritura con las que, al menos yo, me sentía bastante identificada. “El poema te lleva” nos dijo. Algo que yo he sentido muchas veces a la hora de escribir. La historia te lleva, hay que dejarse conducir por la escritura. Y supongo que en el caso de la poesía la sensación es más clara. Carmina Casala nos decía que “Uno no sabe a dónde te lleva la palabra, como ocurre en cualquier conversación. El poema te lleva y ese poema es al final una vía de conocimiento de uno mismo”.

Los poemas de Carmina Casala son visuales y profundos. Nos lee un largo poema que suena a oración, a salmo. Poemas que hablan de alas y del color amarillo.  “Un paisaje poseo que es fiel al amarillo”. El amarillo es la luz, la infancia, el verano… Los poemas de Carmina Casala tienen intensidad, y ella los lee concentrada y tranquila.

Vamos, amor, sube a mi vuelo.
Ya nos sonríe la estación más triste
y el canto del cisne se aleja de nosotros.
Tracé el círculo
con puertas abiertas a la aurora,
he talado las sombras
de todas las ausencias,
de todas las noches
nutridas de sombras.
Ya nos aguarda el alba.
Ya disparé mi flecha y se fijó en el Mar,
mi flecha está cargada de océanos
y ellos sólo contienen
la huella de tus ojos.
Vamos, amor, sube a mi vuelo.
Tengo tus alas desplegando mi risa.
Pondremos nuestra boca en la boca del Mundo,
que es pequeña la tierra
para tanta esperanza acumulada.
Ya no estamos heridos,
tenemos una isla repleta de verano.
Y la lámpara aguarda,
y Júpiter aguarda.
Vamos, amor, sube a mi vuelo.

(De Lava de labios, 1988)


Hubo también durante la tertulia momentos graciosos. Uno de los compañeros quiere comentar algo de su poesía y antes de hacerlo le pide perdón porque no la conocía… Carmina le dice que no, que no le pida perdón, que ella tampoco se conoce y entonces debería pedirse perdón todas las mañanas al levantarse… Me gusta esa contestación.

Del cuarto libro que nos lee sus poemas es del titulado “Octubre sin raíz”. Un libro de otoño que prologó el poeta Enrique Badosa. Un libro triste, según su autora. “Octubre no soporta la locura de los dioses”. Tiene este libro también muchas referencias a Siria porque nos comentó que vivió durante muchas temporadas allí. Esas referencias vuelven a los poemas exóticos y brillantes.


Y finaliza con la lectura de poemas del libro “Albaluna”.

Le pedimos a la poeta que nos hable de sus autores de cabecera. San Juan de la Cruz, los sonetos de Lope, Pepe Hierro, Ángel González, Fernando Beltrán. Nos presenta a Sagrario Torres, a quién no conocíamos, y de ella nos recomienda su libro “Los ojos nunca crecen”. Gil de Biedma, Claudio Rodríguez, a quién conoció y con quién compartió muchos ratos.

“Un poema salva una obra”, dice en un momento dado Carmina Casala a propósito de Guillén, creo. Porque nos cuenta que hace muchos años frecuentaba el Café Gijón, y allí conoció a muchos poetas conocidos e importantes. Vicente Aleixandre, Jorge Guillén, José Nieto… Recordaba una anécdota que vivió con sus padre cuando ella era niña, cuando él le habló no recuerdo de qué poeta y ella respondió: “Ah ¿Pero entonces los poetas viven?”. Decía que años después se había reído con él a propósito de esta anécdota...

Porque sí claro que viven.Y trabajan a nuestro lado. Y desayunan cerca. Y... hay veces, algunas veces que incluso esos poetas, una poeta, se acerca hasta nuestro Ruiz, se sienta con nosotros, nos lee sus poemas, se vuelve una más tertuliando sobre escritura, y hace que nuestro miércoles, el miércoles 22 de febrero de 2012, se vuelva diferente y especial.

Gracias Carmina Casala.


Retrato del escritor bipolar. Un artículo de El Cultural de El Mundo



Me ha gustado este articulo de El Cultural de El Mundo. Va sobre los enfermos literarios.

Espero que os guste.

Retrato del escritor bipolar


Rafael NARBONA | Publicado el 24/02/2012

Durante siglos no tuvo nombre. Era la enfermedad silenciosa, el mal secreto que se disfrazaba de depresión, paranoia o locura y que era mejor ocultar. Pero el transtorno bipolar existe, y es devastador: escritores como Tolstoi, Balzac, Faulkner, Hemingway, Virginia Woolf, Tennessee Williams, Juan Ramón Jiménez o José Agustín Goytisolo sufrieron sus embates con desesperación, a menudo hasta la muerte. En realidad, su nombre exacto da igual: hoy sabemos que el transtorno bipolar sólo es una pirueta formal concebida en los libros de psiquiatría. Es la antigua psicosis maníaco-depresiva, pero con un nombre que infunde menos temor y rechazo. El Cultural visita a algunos de sus más ilustres enfermos literarios, sabiendo que existen muchas historias silenciadas, demasiadas, aún por descubrir.


Aunque se desconoce la etiología de la enfermedad, hay un relativo consenso en cuanto a que se trata de un desorden bioquímico, con origen genético y hereditario, pero con desencadenantes externos. La angustia, la ansiedad o una experiencia traumática, pueden desencadenar un brote y desembocar en el suicidio. El 20 por ciento de los enfermos se quita la vida y al menos un 50 por ciento lo intenta. La lista de escritores, músicos y pintores que se despidieron del mundo con un trágico estampido o un gesto silencioso desborda cualquier estimación superficial.

Hemingway es uno de los casos más conocidos. Hijo de un padre suicida, conservó la pistola que le dejó huérfano durante toda su vida. Con un humor oscilante, que le hacía transitar de la euforia y la temeridad a cierta misantropía, el 2 de julio de 1961 se voló la cabeza con una escopeta de dos cañones.


La herida de Sylvia Plath


Su nieta Margaux prefirió el fenobarbital y escogió una fecha simbólica: el 1 de julio de 1996. Al igual que su abuelo, sufría depresiones y se refugiaba en el alcohol. No está de más señalar que el autor de El viejo y el mar padecía un insomnio obstinado que sólo se apaciguaba con la luz. La luz es un potente antidepresivo en muchos bipolares, pues mejora su estado de ánimo y les ayuda a experimentar una tibia esperanza.

El suicido de Sylvia Plath reúne todas las características de las tragedias griegas. El 11 de febrero de 1963, después de largas depresiones y anteriores intentos de suicidio, se levantó en su piso de Londres y preparó el desayuno a sus hijos. Después, abrió el horno de la cocina e introdujo la cabeza, abriendo las espitas de gas. Separada de Ted Hughes, había soportado un invierno de soledad y privaciones que exacerbó sus tendencias autodestructivas. Al principio consideró que alquilar el apartamento donde había vivido W. B. Yeats representaba apostar por la vida, pero la herida que estragaba su alma permanecía abierta desde que perdió a su padre a los nueve años. En sus sobrecogedores y bellísimos Diarios, ya había anotado en julio de 1950: “Quizá nunca llegue a ser feliz, pero esta noche estoy contenta”. En 1957, no se apreciaba ningún cambio esperanzador: “He estado dando tumbos por ahí, lúgubre, oscura, desolada, enferma. Si supero este año será la victoria más grande que haya alcanzado nunca”. En 1959, las cosas no han mejorado: “Mi cabeza es un batallón de problemas”. Eso sí, parece que la infelicidad es el estímulo principal de sus Diarios: “Sólo escribo aquí cuando estoy en un callejón sin salida”. En mayo de 1961, se interrumpen los Diarios, pero el 16 de octubre de 1962 escribe, refiriéndose a su asombroso poemario Ariel, compuesto en pocas semanas, presumiblemente en pleno brote de manía: “Soy una escritora de genio; se me ha concedido el don. Estoy escribiendo los mejores poemas de mi vida, los que me harán famosa...”.

Tal vez Virginia Woolf es el caso más célebre de escritora bipolar, acosada sin tregua por la enfermedad. La inminencia de una nueva crisis hizo que el 28 de octubre de 1961 se encaminara al río Ouse con los bolsillos llenos de piedras. Se dejó arrastrar por la corriente y no se recuperó su cuerpo hasta el 18 de abril. Su marido enterró sus cenizas al pie de un árbol en Rodmell, Sussex. Virginia dejó una conmovedora nota: “Siento que voy a enloquecer de nuevo. Sé que esta vez no me recuperaré (...). No puedo luchar más. Ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Si alguien podía haberme salvado habrías sido tú. Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad”.

No menos dramático es el caso de David Foster Wallace, que se ahorcó el 12 de diciembre de 2008, con 46 años. El narrador y ensayista que poetizó sobre el malestar de un tiempo donde los medios audiovisuales se han constituido en criterio de realidad, propiciando la deshumanización y la disgregación social, luchó durante dos décadas contra una bipolaridad con predominancia de las tendencias depresivas. Durante mucho tiempo, la fenelzina le mantuvo estable, pero los efectos secundarios (disquinesias faciales, inhibición sexual, sobrepeso, pérdida de reflejos) le hicieron abandonar la medicación. Al poco de interrumpir el tratamiento, la depresión regresó con toda su ferocidad. Se ensayaron nuevos tratamientos, sin conseguir una remisión. Finalmente, venció la tristeza, sembrando la consternación entre sus amigos y familiares, que contemplaron su muerte con una mezcla de estupor, rabia y fatalismo. Franzen, Zadie Smith y Don DeLillo hablaron en un homenaje póstumo, lamentando la pérdida del cronista esencial de la posmodernidad.

En nuestro país, la bipolaridad ha afectado a figuras como José Agustín Goytisolo, Pedro Casariego, Leopoldo María Panero, Luis Martín Santos y Juan Ramón Jiménez. Es difícil establecer un diagnóstico en el caso de Juan Ramón, pero su ansiedad generalizada, su hipocondría, su tendencia al aislamiento, sus brotes de emotividad, sus crisis depresivas y su obsesión por la muerte, inducen a pensar que la bipolaridad es una explicación posible de un carácter difícil y propenso al conflicto. Luis Cernuda le dedicó unas palabras poco compasivas, acusándole de ser una especie de Mr. Hyde, pero Cernuda no parece el más indicado para hablar de equilibrio y voluntad de conciliación. En la época de Juan Ramón, no se hablaba de bipolaridad, sino de neurosis, pero yo me atrevería a afirmar que su neurosis hoy se diagnosticaría como trastorno bipolar, sin excluir otras patologías concomitantes. Pedro Casariego, escritor, poeta y pintor, hermano de Martín y Nicolás Casariego, escogió el 8 de enero de 1993 para arrojarse a las vías del tren en la estación de Aravaca. Dos días antes había considerado concluida su obra gráfica y literaria al finalizar Pernambuco, el elefante blanco, un cuento concebido como un regalo para su hija Julieta. “Mordido por un tren hambriento”, dejó el recuerdo de “un artista misterioso, intrigante, insólito”, según Ángel González. Su padre, el poeta Pedro Casariego H. Vaquero, le describió como “un raro, con virtudes poderosas, como la honestidad, el estoicismo, la austeridad y la clarividencia”. Creo necesario mencionar que, según Juan Ramón, “el poeta no es un filósofo, sino un clarividente”.


El loco egregio

Leopoldo María Panero es el loco egregio de nuestras letras, que nunca ha ocultado su desorden interior. Nacido en Madrid en 1948, sufrió la primera hospitalización psiquiátrica en 1970. Más adelante, ingresaría por propia voluntad en las unidades de psiquiatría de Mondragón y Las Palmas de Gran Canaria. Maldito, provocador, iconoclasta, incrédulo, aficionado al alcohol y enamorado de la heroína durante una década, su poesía brota de un desafío permanente a la razón, que no acepta las reglas del pensamiento lógico aplicadas al lenguaje, la vida o la moral. Su clarividencia convive con su progresiva desintegración personal. Aunque los médicos diagnostican esquizofrenia, no puede descartarse un trastorno esquizoafectivo de tipo bipolar. A fin de cuentas, las últimas investigaciones sostienen que el trastorno bipolar y la esquizofrenia proceden de una causa común: una expresión defectuosa de los genes encargados de la producción de mielina en el sistema nervioso central.


En el ámbito de las letras hispanoamericanas, podríamos citar a Alejandra Pizarnik, que paralizó su corazón con 50 pastillas de secobarbital, uno de los barbitúricos empleados por Marilyn Monroe en su “probable suicidio”. Se cree que Pizarnik sufría Trastorno Límite de la Personalidad, una alteración psicológica que incluye inestabilidad afectiva, sentimientos de vacío e inutilidad, parasuicidios (autolesiones), irascibilidad. El diagnóstico diferencial atribuye a cada patología unos rasgos propios, pero reconoce que algunas enfermedades mentales pueden concurrir conjuntamente y admite que el Trastorno Límite de la Personalidad puede interpretarse como el umbral de la bipolaridad. Pizarnik escribió: “Siniestro delirio amar una sombra./La sombra no muere./Y mi amor/sólo abraza lo que fluye/como lava del infierno”. No es una mala descripción del tormento interior de los bipolares. Ni la esquizofrenia ni el trastorno bipolar se caracterizan por una doble personalidad que sólo existe en las ficciones cinematográficas.


¿Se puede convivir con el trastorno bipolar? Faulkner, Tennessee Williams, Twain, Tolstoi, Dickens, Hermann Hesse, Gorki, Schubert, Beethoven, Stevenson o Balzac lo consiguieron, no sin pagar un notable tributo de sufrimiento. Van Gogh, Schumann, Kurt Cobain, Cesare Pavese o Pier Angeli no fueron tan afortunados. Un brote de manía es como un rompehielos que embiste contra el cerebro. Durante largas noches de insomnio, las ideas crepitan como un bosque en llamas. La depresión es un atardecer interminable. Sientes que las horas no existen, que deambulas por un vacío perfecto. La muerte no es una intrusa. Es un pequeño claro donde te reencuentras con el paraíso.

No hago literatura. Convivo con esta enfermedad desde 1996 y conozco todos sus estadios. En ese tiempo, he logrado desarrollar una actividad razonable como crítico literario y docente. Mi hermano Juan Luis no tuvo tanta suerte. Se suicidó en 1982. ¿Hay alguna relación entre el trastorno bipolar y la creatividad? La manía imprime un ritmo vertiginoso al cerebro, favoreciendo la aparición de ideas y asociaciones, algunas completamente irracionales, pero que en el terreno de la poesía son verdaderas fulguraciones.

No es nada extraño que Van Gogh creara cerca de 900 obras en diez años, con interrupciones provocadas por las crisis depresivas. ¿Significa eso que el sufrimiento es el precio del arte? ¿Se equivocaba Nietzsche al afirmar que “el dolor nos hace profundos”? ¿Tenía razón Hölderlin cuando aseguraba que “sólo merecen el nombre de arte las obras capaces de expresar la experiencia del dolor”? La vida no comercia con transacciones de esta naturaleza. Nadie escoge el dolor, pero el artista bipolar, cercado por la inestabilidad, la desolación y la muerte, nos hace pensar que algunos hombres nacen -a su pesar- con un destino.



Rompehielos contra el cerebro

jueves, 23 de febrero de 2012

Extranjerismos en el cine



Hoy vamos a volver a nuestras entradas sobre lengua española. Que la tenemos un poco abandonada.

Y dentro de ella nos vamos a centrar en los extranjerismos. Nos dice el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua que extranjerismo es:

extranjerismo.

1. m. Afición desmedida a costumbres extranjeras.
2. m. Voz, frase o giro que un idioma toma de otro extranjero.


El fin de semana pasada fue la entrega de los premios Goya del cine español, dentro de nada son los Oscars de Hollywood. ¿Os habéis dado cuenta de la cantidad de palabras extranjeras que hemos adoptado en el cine? Porque te das cuenta cuando los distintos medios de comunicación hablan de ello. O incluso en una exposición que vi hace poco y de la que os hablé en este blog, sobre los 25 premios Goya, podías ver en las cartelas de las vitrinas que había muchos extranjerismos. Los utilizamos constantemente. Y lo peor es que muchas veces nosotros tenemos esa misma palabra en español, pero... nos sale la extranjera.

Vamos a repasar algunas de ellas:

Biopic: proviene de la expresión biographic picture; es preferible emplear biografía o película biográfica.

Gánster: Del ingl. gangster): Miembro de una banda organizada de malhechores que actúa en las grandes ciudades.
Atrezo(Del it. atrezzo).: Cinem. y Teatro. utilería.

Casting: Selección de actores o de modelos publicitarios para una determinada actuación

Cine Underground Cine Independiente, marginal...

raccord/racor. En el guión es la construcción absolutamente detallada de la historia redactada de manera literaria, escena por escena y con sus diálogos

Crédito. (por rótulos, títulos). Anglicismo innecesario que se refiere a los títulos que anteceden o siguen a una película, en la que se citan todos los datos de realización de la misma. A veces se les denomina, en redundancia, títulos de crédito

Flashback (vuelta atrás). Es un recurso narrativo por el que se cuentan hechos ya sucedidos (Ciudadano Kane, de Orson WeIles). Flashforward (ir hacia delante). Es una escena soñada, o proyectada hacia el futuro, o pensar lo que hubiera sido (los sueños de los personajes del pueblo en Bienvenido, Mister Marshall, de Luis G. Berlanga)

Gag. Es un «golpe cómico» que no se espera

Story Board. Es como un cómic con la historia dibujada de la película,

Telefilm. Es una película realizada para televisión.

Trhiller. Género cinematográfico o literario que persigue despertar la emoción, la intriga, la tensión y el suspenso.

Backstage: entre bastidores o entre bambalinas.

Celebrity: en español existen las palabras famoso y celebridad.

Glamour: glamur.Encanto sensual que fascina.

 Indie: mejor cine independiente.

Performance: es un espectáculo, representación o actuación.

Ranking: aunque se admite el uso de la forma ranquin, es más recomendable emplear lista, tabla clasificatoria, clasificación o escalafón.

Remake: según el Diccionario panhispánico de dudas puede traducirse por (nueva) versión o adaptación, según el caso.

Script: en el mundo del espectáculo, guion, libreto, argumento. También se emplea este témino para referirse al responsable de continuidad en la grabación.

Soundtrack: su equivalente en español es banda sonora.

Target o target group: tiene equivalentes como público, público objetivo, grupo objetivo o grupo de destinatarios.

TV movie: anglicismo que define ‘películas de breve duración producidas para ser transmitidas por televisión’o ‘series cortas que se suelen emitir durante varios días’. Se recomienda decir película para televisión, telefilme o miniserie, en función de cada caso.

Thriller: película de suspense o, en América, de suspenso.

Trailer: está adaptada al español escrita con tilde (tráiler) por ser una palabra llana terminada en consonante distinta de n o s; su plural es tráileres. También es adecuado empelar avance.

Western: las Academias aceptan la grafía adaptada wéstern (plural wésterns) tanto para el género cinematográfico como para la película de dicho género, aunque con este último significado recomiendan la expresión película del Oeste.


Fuentes:

http://www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/glosariocine.htm#C

http://www.fundeu.es/




miércoles, 22 de febrero de 2012

Enrique Gracia en la Tertulia Literaria Hispanoamericana Rafael Montesinos




Hoy os quería hablar de Enrique Gracia Trinidad.

A Enrique Gracia le conozco desde que yo comencé a ir al taller de creación literaria del Centro Cultural Ágata. En aquel tiempo (1998-1999) hubo un ciclo de conferencias muy amenas en ese Centro que impartía Enrique Gracia sobre Madrid. "¿Nunca has escuchado a Enrique?" me dijeron "Pues tienes que ir a alguna, seguro que te gusta...". Y me gustó. Descubrí a un conferenciante ameno, que salpicaba su lectura con numerosas anécdotas, mientras te sumergía en el tema en cuestión, que siempre terminabas por encontrar muy interesante.

Con el tiempo he tenido la oportunidad de escucharle muchas más veces. En una ocasión vino a nuestro taller del Centro Cultural Teresa de Calcuta, en el barrio La Alameda de Osuna, como poeta invitado a presentar el libro que acababa de publicar, ahora mismo no recuerdo bien si era un antología de poesía titulada "Contrafábula: Poesía 1972-2004" o el de "Sin noticias de Gato de Ursaria". En varias ocasiones asistí al Ciclo de "Poetas en Vivo" que él dirigió durante muchos años (hasta que llegaron los recortes presupuestarios) en la Biblioteca Nacional y donde era el presentador. Solo por escucharle ya merecía la pena. Y en alguna que otra ocasión he vuelto a escucharle en conferencias sobre autores en distintos homenajes.

Enrique Gracia es poeta, divulgador cultural, actor, y profesor de talleres literarios. En este momento imparte uno, dos lunes al mes, en el Café Ruiz. Por si a alguien le interesa.

Comenzando por la derecha Rafael Soler que hacía la presentación, preside Marisa Calvo directora de la Tertulia Montesinos y a la izquierda está Enrique Gracia.

Hace un par de semanas tuve de nuevo ocasión de escucharle en la Tertulia Literaria Hispanoamericana "Rafael Montesinos" que hay en el Colegio Mayor Guadalupe. Hablar de esta tertulia merecería sin duda una entrada aparte. Pero por el momento solo decir que existe ininterrumpidamente desde 1952. Se la considera la más antigua de España pues en ningún momento, como os decía, ha dejado de reunirse. A pesar de la denominación de "tertulia", consiste, por lo general, en una lectura de su obra por parte de un poeta. Su fundador fue el escritor Rafael Montesinos (Sevilla, 1920 - Madrid, 2005), quién supo darle un carácter de "independiente" desde el punto de vista literario y político.

Pues como os iba diciendo hace un par de martes se llevó a cabo la sesión 1672ª. Imaginaos... El martes, 7 de febrero 2012  a las 19´30 horas el poeta invitado fue Enrique Gracia. Como podéis ver en la foto superior, preside Marisa Calvo, Directora de la Tertulia y la presentación fue a cargo de otro escritor, Rafael Soler, cuya intervención tampoco estuvo nada mal.

Y aunque no te suelen decepcionar las lecturas de la Tertulia Montesinos, en este caso ya sabía yo que disfrutaríamos. Como más tarde así fue.

Enrique nos presentó tres de sus libros.

Uno que acaba de publicar "Mentidero de Madrid" donde habla precisamente de eso, de algunas calles, algunos lugares de Madrid históricos, curiosos... envueltos en una anécdota o una leyenda. A lo largo del libro va alternando el  verso con la prosa. Y debajo de su texto, en cada caso, Enrique ha dispuesto la historia de ese rincón.

De éste último que ha publicado nos leyó al final. Previamente nos había leído algunos extractos de otros dos libros que tiene inéditos: poemas del titulado"¿Por qué?" y pequeñas prosas de "Vivir para ver".




Reconozco que a mi me gustó mucho el de "Vivir para ver". A él pertencecen estos vídeos que os he puesto tanto delante como detrás de éste párrafo. Es un libro donde va a hablando de los objetos cotidianos, pero de forma tan ingeniosa y amena que da gusto escucharle. Las pinzas de la ropa, los tiradores de las puertas, las perchas, los imanes de la nevera, el guante... No puedes evitar no solo sonreír sino hasta en algún caso terminamos riéndonos. Por favor no dejéis de escucharlos, para que sepáis de qué os hablo.

Enrique también nos confesó que él había pasado un verano bien bueno cuando lo estuvo escribiendo. Y no me extraña porque se tuvo que entretener muchísimo. Qué lujo cuando te diviertes escribiendo.









En éste vídeo de aquí encima del párrafo nos lee una parte del libro recién publicado del que os hablaba: "Mentidero de Madrid". Hay una alusión a Enrique Badosa, poeta, de quién yo os puse una vez un artículo sobre la palabra: "Letraherido" o "lletraferit" que a mí me gusta tanto: http://rociodiazgomez.blogspot.com/2010/04/letraherido-lettreferit-que-palabra-tan.html

Se pasó volando la lectura. Al final hubo una parte de coloquio, donde varios asistentes del público intervinieron. Y donde entre otras cosas, se abordó la cuestión de la fusión cada vez más extendida entre poesía y prosa: ¿Poesía narrativa? ¿Prosa poética? En realidad ¿Existe diferencia o sus límites se superponen? Y también un asistente del público nos habló sobre la frase "De Madrid al cielo"... No fue solo entretenido sino también curioso.

Disfrutamos mucho, como siempre ocurre con las conferencias o las lecturas de Enrique Gracia.

Aquí debajo os copio un texto del libro publicado "Mentidero de Madrid", para que os hagáis una idea de cómo está organizado el libro.


EL CALLEJÓN DEL INFIERNO
(Ahora, Calle Arco del Triunfo)

“A qué extremo habrán llegado
los asuntos de este reino
cuando es preciso ensanchar
el Callejón del Infierno.”
(Gregorio de Salas)

No sirve preguntárselo: está claro
que el mundo va crecido en su locura.
El progreso de pocos es la trampa
que esconde la miseria para muchos.
¿De qué sirve que alguno se acicale
si el maquillaje va en tarro pequeño
y no es posible maquillarlo todo?

Haced más ancho el callejón angosto
y que circule toda la miseria,
pero no dejará de pasar nunca.



La calle, o más bien callejón, Arco del Triunfo, recuerda la victoria que los milicianos obtuvieron en 1822, durante el Trienio Liberal, luchando en aquella zona de la Plaza Mayor contra las tropas de la Guardia Real que, instigada por el artero Fernando VII, trataban de imponer de nuevo el absolutismo, lo que se consiguió un año después con la ayuda de los Cien Mil Hijos de San Luis franceses.
El primer nombre popular que se dio a este acceso a la Plaza Mayor fue Callejón del Infierno, porque al parecer actuó como chimenea de grandes llamaradas en uno de los varios incendios que sufrió la plaza. Tras uno de ellos, para evitar dicho peligro y para facilitar el paso de las caballerías y los carros pequeños, se hicieron obras de ensanchamiento. De ahí la copla epigramática de Gregorio de Salas que pone cita al poema (“ensanchar el infierno”)
En algún momento también se la llamó Calle del Peso Real por estar allí la oficina de pesos inmediata a la Casa de la Panadería.


El cura Martín Merino, famoso por su intento frustrado de asesinar a Isabel II vivió en el número dos de esta calle. Diremos de paso que la reina se salvó de que la cuchillada del cura fuese más profunda y mortal, por la gruesa tela recamada de su vestido y por las ballenas del corsé que sujetaba sus generosas carnes.

 
 
Por si queréis profundizar más en Enrique Gracia, en su obra, en todas esas actividades que lleva a cabo, aquí os dejo los vínculos de sus blogs. En el último en el de "Sumando voces" hay muchos más vídeos de esta lectura y de otras muy, muy interesantes. De verdad que os las recomiendo. Y mucho.


http://enriquegracia.blogspot.com/

http://enriquegraciatrinidad.blogspot.com/

http://sumandovoces.blogspot.com/

martes, 21 de febrero de 2012

Un vídeo muy especial: The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore (2011)




Si os gustan los libros, tenéis que ver este vídeo.

Pero dedicadle tiempo y tranquilidad. Dura quince minutos, y es precioso. 

No hablan, pero hay música, y libros muy especiales, voladores. 

Me lo ha recomendado un amigo, y también lo he visto en otro blog, y desde luego, merece mucho la pena, a mí me ha encantado.


The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore (2011)



domingo, 19 de febrero de 2012

Qué suerte mañana es lunes día 20 de febrero, mañana: "Cuéntame un poema y te rimo un cuento: El amor"!



 Es domingo por la tarde, anochece, seguro que estás ahí tirado en el sillón, hecho un cuatro, apático, mirando al techo, a la televisión o a cualquier punto lejano con desidia y cara de nada, más mohino que ná, pensando si te coges un trozo de chocolate, te haces unas palomitas o te preparas un humeante café... Porque tu cuerpo necesita algo dulce o algo salado, dulce o salado, ni sabes, pero en definitiva algo rico, algo que te apetezca de veras, para mientras lo saboreas despacio, mu-y des-pa-cio olvidarte de lo que no tiene remedio: es domingo por la tarde...

No le des más vueltas, no sigas rumiando que mañana es otra vez lunes, puag, qué duros son los lunes, qué rollo madrugar, ainnssss, qué rollo más grande que se termine el finde... ¿Y total que has hecho? Porque mira que tenías planes para el fin de semana... ¿Pero los has hecho? ¿Has hecho todas esas cosas que habías pensado...? ¿O al final ha sido un fin de semana como siempre? El mismo fin de semana de siempre... Y lo que queda para el siguiente...

Ay, ay, ayyyyy... Venga hombre, venga mujeerrr, que no todo está perdido...

¡Mañana es LUNES, sí, pero es un lunes diferente, es un lunes casi domingo, casi sábado, casi viernes si me apuras... Porque mañana hay algo distinto que hacer... Mañana...

Ta ta ta chin 

ta chin, ta chin

Mañana...

¡Nueva oportunidad de asistir
a la Lectura compartida:
"Cuéntame un poema
y te rimo un cuento: El amor"!
Nos hemos empeñado en darle la vuelta a los lunes,
en hacerlos más sentimentales, más emotivos, diferentes.
¿Quieres que para ti también lo sean?
¡Pues venga! ¡toma nota!
Carpe diem!

Lunes 20 febrero 2012
18.00 horas
 

Lugar: CEPA (Centro de Educación Permanente de Adultos)

Aula Magna

c/ Villalonso, 10 Villaverde Alto

Renfe: Puente Alcocer. Bus 76: Metro: Villaverde Alto

Madrid (España)

viernes, 17 de febrero de 2012

Recitando en el Café Libertad8 un 13 de febrero de 2012...




Como ocurre con casi todos los acontecimientos de la vida que te importan, se disfruta tanto con los preliminares, como con el evento en sí. El lunes, 13 de febrero de 2012, recitamos Javier Diaz Gil y yo en el Café Libertad 8 y lo disfrutamos mucho. En la foto superior de esta entrada podéis ver una de las mesas del Café antes de que empezara a llegar el público. Con el cartel tan alegre y colorista que había preparado Javier ( http://javierdiazgil.blogspot.com/) hice un programita que repartimos por todas las mesas. Piluca Martínez de Velasco (http://pilupiruletadefresa.blogspot.com/)  nos echó una mano con la decoración trayéndonos un buzón pequeñito para "las cartas de amor", haciendo esos corazoncitos de papel y adornando con más corazones el Café. Es lo que tiene un recital con el tema del amor...

El año pasado comenzamos con la aventura de recitar juntos en una serie de lecturas que titulamos: "Cuéntame un poema y yo te rimo un cuento". Entonces el tema era Las edades del hombre. Fue tan gratificante para nosotros compartir en público nuestros textos, que este año decidimos continuar con una nueva lectura más. Dado el mes que era y la proximidad de San Valentín, se nos ocurrió que un tema muy apropiado podía ser el amor.

Unimos una selección de poemas de amor que había hecho Javier Díaz, con una selección de cuatro cartas de amor que había hecho yo. Luego dejamos reposar la mezcla con la música que nos interpretó David Yunta con su violín, y allí que estuvimos en Libertad 8 compartiéndolo con todo el que quiso y pudo acercarse para estar un rato con nosotros.

Bueno, para ser sinceros, también nos llevamos los nervios. Bueno sobre todo yo. Cuesta siempre vencer la timidez y el silencio para leer tus propios relatos: A Mario Benedetti, incluso ¡le rebauticé como Mariano...! Ay....

Hicimos cuatro partes donde fuimos alternando la lectura poética con la prosa, y David Yunta nos tocó un tema de la película La Lista de Schindler para comenzar la lectura y otro titulado "La meditación de Thais" pra dividir las dos partes que tuvo la lectura. Qué bonitos son esos temas, qué ambiente crean...

Y poco más. Desde aquí os quiero agradecer de nuevo a todos los que pudisteis venir vuestra presencia, vuestro calor, y vuestras palabras. Daba mucha alegría ver ahí a tanta gente maja y con interés en las letras, reunida por y con nosotros. Gracias a Piluca por los adornos. Gracias a Piluca, otra vez, a Paloma Gómez, a Marián Crespo  por sus fotos. Gracias a Libertad 8 por dejarnos leer. Gracias a David Yunta por tocar como toca con esa seriedad y esa templaza a pesar de sus 15 años. Y gracias a Javier Díaz por ser mi compañero de escenario y mi amigo.

Os dejo algunos momentos de la lectura...





































jueves, 16 de febrero de 2012

Recreación histórica de una habitación de la Residencia de Estudiantes




Supongo que la mayoría de vosotros conocéis la Residencia de Estudiantes de Madrid, en la calle Pinar 21. Qué lugar tan tranquilo y con tanta historia en medio de Madrid, me gusta mucho.

Para los que no lo conoceis, la Residencia de Estudiantes, desde su fundación en 1910 por la Junta para Ampliación de Estudios hasta 1936, fue el primer centro cultural de España y una de las experiencias más interesantes y fructíferas de creación e intercambio científico y artístico de la Europa de entreguerras. En 1915 se traslada a su sede definitiva la Colina de los Chopos, donde sigue estando. Aunque  se clausuró en la dictadura, y su director, muchos de sus profesores y residentes tuvieron que marchar al exilio. Pero desde el año 1986 está otra vez en funcionamiento.

Entre las personalidades que acudieron a sus salones figuran Albert Einstein, Paul Valéry, Marie Curie, Igor Stravinsky, John M. Keynes, Alexander Calder, Walter Gropius, Henri Bergson y Le Corbusier, entre muchos otros. Entre sus residentes estuvieron el cineasta Luis Buñuel, el poeta Federico García Lorca, el pintor Salvador Dalí, el ingeniero Pepín Bello (el más longevo), el poeta Jorge Guillén, el científico Severo Ochoa y muchos más intelectuales de la época... que incluso llegaron a ser Premio Nobel.

Arquitéctonicamente se diseñó y se decoró inspirándose en los Colleges de las Universidades Inglesas, según el proyecto moral y pedagógico de la Institución Libre de Enseñanza. Sobria, sencilla, serena... y cómoda para los estudiantes.



El otro domingo estuve por allí y pude admirar la recreación que han hecho de una de sus habitaciones. Recreación histórica con un mobiliario característico de época y esa atmosfera estudiantil. Solo la puedes ver desde el patio a través de su cristal. Pero me gustaba.





No es la habitación de nadie en concreto. Los enseres, los muebles, son los que había para todo el mundo y se ha recreado a partir de fotografías o escritos de algunos de sus ocupantes. Por supuesto luego cada estudiante la personalizaba, se sabe por ejemplo que Lorca colgó en uno de los cuartos el cuadro "Naturaleza Muerta. La botella de ron" que le había regalado su amigo Dalí...

"Querídisimos padres: Estamos divinamente en la Residencia y ya veis qué suerte tan grande hemos tenido. En Madrid no se puede vivir en otro sitio (...). Anteanoche estuvieron en mi cuarto oyéndome leer (Enrique) Díaz-Canedo y todos los poetas jóvenes de Madrid (...).

Federico García Lorca, Carta del 9 de marzo de 1923



Ya, ya sé que se ven mucho los reflejos en las fotos que hice, pero me gustan porqué así en la misma foto se ve todo el entorno de fuera: el edificio, los árboles...


miércoles, 15 de febrero de 2012

Nueva lectura compartida: "Cuéntame un poema y te rimo un cuento: El amor" Rocío Díaz y Javier Díaz el lunes, 20 de febrero de 2012




Para los que viven cerca y les apetece,

para los que no viven cerca
pero no temen las distancias largas,

para los que les gustó tanto, tanto, que hasta quieren repetir,

para los que no vendrán nunca,
perdónales Señor,
porque no alcanzarán el Reino de las Letras...




¡Nueva oportunidad de asistir
a la Lectura compartida:
"Cuéntame un poema
y te rimo un cuento: El amor"!

Nos hemos empeñado en darle la vuelta a los lunes,
en hacerlos más sentimentales, más emotivos, diferentes.

¿Quieres que para ti también lo sean?

¡Pues venga! ¡toma nota!
Carpe diem!



Lunes 20 febrero 2012
18.00 horas






"Cuéntame un poema y te rimo un cuento:
el amor”
Lectura compartida

ROCÍO DÍAZ GÓMEZ
Narradora

JAVIER DÍAZ GIL
Poeta



Lugar: CEPA (Centro de Educación Permanente de Adultos)


Aula Magna


c/ Villalonso, 10 Villaverde Alto


Renfe: Puente Alcocer. Bus 76: Metro: Villaverde Alto


Madrid (España)



martes, 14 de febrero de 2012

Una carta de amor para San Valentín: "A dos pasos de cebra de ti". Un relato de Rocío Díaz




Qué mejor que una carta de amor para el día de San Valentín.

Ésta carta ya la colgué en este blog hace dos o tres de años, no lo recuerdo exactamente, pero me apetece volver a traerla. Y más cuando la leí de nuevo ayer, 13 de febrero de 2012, en el Recital de lectura compartida que hicimos Javier Díaz Gil y yo en el Café Libertad 8.

Le dieron el segundo premio en el Concurso de Declaraciones de amor 2007 organizado por el Ayuntamiento de Roquetas de Mar (Almería). Y fue publicado en un libro en el que reunieron las cartas premiadas con algunas más que se habían seleccionado.

Espero que os guste.



A dos pasos de cebra de ti

¿Sabes? encargado nocturno de la gasolinera,

Hace mil y una noches que estoy aquí.

Aquí, a escasos metros de ti. Aquí mismo. A dos pasos de cebra de tu persona y doscientos mil años luz de tu atención. No soy otro semáforo que cambia solo de color, ni otro aspersor que riega intermitente, ni otra farola que se ilumina sola. Aunque también cada noche, a cada poco, me puedes ver casi quieta y callada y en el mismo sitio, también sola. Ya, ya sé que no sabes. Soy tan transparente, tan invisible ante tus ojos como cualquier semáforo, cualquier aspersor, cualquier farola con la que comparto acera. Aunque yo soy parte del mobiliario físico de este polígono industrial. Una más de mi grupo. Pero tú no sabes, te has acostumbrado tanto a nosotras, que si alguna vez me viste, o quizás me desvestiste con esos ojos miopes tuyos, ya de eso, ni tan siquiera te acuerdas.

Por eso te escribo esta carta. La primera de muchas que vendrán después, si no te importa. Aunque no sé si a esta hoja arrancada de uno de mis viejos cuadernos de apuntes, apretujada de pensamientos color “azul bic cristal”, se le puede llamar carta. No he escrito demasiadas en mi vida, no sé ni como empezarlas. Hasta ahora la más difícil y la más larga solo tuvo cinco o seis renglones. Fue la que dejé sobre mi almohada para decir que me iba. Hace solo dos cursos pero es como si hubiera vivido dos vidas más después de aquella primera. Ahora sé que no era una mala vida la que dejé, ahora, que ya no tiene remedio. Lo malo fue la decisión de irme, ahora también lo sé, ahora que ya nunca hay decisiones buenas que tomar. Pero no te preocupes que no te escribo para contarte mi vida. Esa, no tiene ya interés ni para mí.

Pero supongo que lo primero es presentarme. Me llaman Filo. De filósofa, no es que sea mi nombre. El verdadero lo dejé junto a la carta sobre aquella almohada. Me llaman Filo porque dicen mis compañeras que le doy mucho a la cabeza. Por aquí, y en eso, no se pierde mucho tiempo. Soy una ratita de esquina, la ratita de ojos azules más presumida de este lado de la acera. La que malvive a dos pasos de cebra de tu gasolinera, la que cada noche barre y barre con decisión cualquier clase de polvo que se ponga por delante. Pero aunque aún debo tener años para que me sigan contando cuentos, yo ya no me creo ninguno. Por fuera parezco demasiado joven, por dentro soy demasiado, demasiado mayor para cuentos. Quizás por eso lo que se me da bien es contarlos. Me sobra experiencia. Y creo que hasta me gusta, me gusta inventarme otras vidas, probarme otras pieles y arrebujada dentro de ellas intentar sentir... Porque se me está olvidando sentir ¿sabes? no, tampoco lo sabes, ya lo sé. Pero así es. Aunque tú no lo sepas, aunque te cueste creerlo, de no sentir se me está olvidando hasta como se hacía...

Pero todavía te estarás preguntando por qué te escribo... Pues porque hace mil y una noches que quiero decirte que, junto a las farolas, tu y yo compartimos nocturnidad y alevosía. Un murciélago tú. Una luciérnaga yo. Tú oscuro para el que para a repostar y yo fluorescente para el que también para ¿a repostar? Distintos, pero los dos invisibles. Duraremos en la memoria de nuestros clientes el rato que estén con nosotros, el rato que dure nuestro servicio, no más. Eso, unido a que se me esté olvidando sentir, me hace pensar cada vez más en las gomas. Y no sonrías, no, me refiero a las de borrar... Perdóname, la verdad es que no sé si estarás sonriendo, desde aquí solo acierto a ver que estás agachado leyéndome, leyendo esta carta que una vez terminada, me habré atrevido a dejarte bajo la puerta, camino de los lavabos de la gasolinera. Perdóname si he dado por hecho que sonreirías al leer “gomas”, no son más que gajes del oficio. Pero te confieso que así me veo algunas veces, como si algo me estuviera borrando con una goma de esas de milán de mi primera vida, borrándome poquito a poco, o con una de esas blancas de nata que olían tan bien, borrándome a conciencia, por todas y de todas partes.

Por eso hoy he cogido uno de mis viejos cuadernos y me he puesto a escribirte. A ti. Encargado nocturno de la gasolinera. A ti que, aunque no lo sepas, eres a quién tengo más cerca. Porque me sobra experiencia para inventar pero me faltan oídos. Y quizás tú, quizás, me leas hasta el final. Esa es la única cosa que creo haber hecho bien desde que escapé de casa, seguir leyendo, leer mucho. Será porque quizás no es más que otro vicio, ya sabes, somos muy viciosas... Por las tardes, cuando aún no me he transformado en la ratita más presumida de esta esquina, voy a la biblioteca y leo todo lo que cae en mis manos, todo. Sí, pensarás, la ratita presumida no es más que una gris de biblioteca disfrazada. Pues sí, aunque al verme barrer en mi esquina nadie lo creería... Pero así ha sido como en uno de esos libros he conocido a Sherezade. No sé si sabrás quién era... pero que más da. Quizás hasta fui yo, yo en otra de mis vidas.

Como Sherezade he pensado cada noche contarte un cuento. Te lo escribiré por la tarde y lo dejaré bajo la puerta de tu garita cada noche camino de los lavabos. Como otro ratón, como el ratón Pérez de mi otra vida y siempre, si no te importa. Te lo contaré a ti, para quién las noches son tan eternas como para mí. A ti, que quizás también necesitas compañía, como yo. Compañía de la buena. Te lo contaré a ti, como si fueras el gran Visir de este polígono industrial.

Y te lo contaré, si tú me dejas, para sobrevivir una noche más. Para no compartir el destino de mis compañeras en esta alcantarilla. Para que los polvos que barro se vuelvan mágicos sin tener que decir “abracadabra”. Para que las gomas de nata no acaben borrándome del todo. Te lo contaré para intentar volver a sentir.

Y después... después, encargado nocturno de la gasolinera, después de mil y una noches, ¿Querrás tomar un café conmigo cuando amanezca?

© Rocío Díaz Gómez



lunes, 13 de febrero de 2012

Hoy, 13 de febrero, en Café Libertad 8, leo cartas de amor con Javier Díaz Gil


Hoy, 13 de febrero de 2012 a las 19.30h,
¡por fin!
en Café Libertad 8 leo cartas de amor
junto a Javier Díaz Gil,
que leerá poemas de amor

Esto es un vicio, no os voy a engañar.
Un cosquilleo, una debilidad,
una pasión que nos puede.

Claro, no es la primera vez
que lo hacemos...


Lo hemos hecho muchas veces a solas...
No, no nos importa confesarlo.
Y algunas más ¡incluso hasta juntos..!
hasta ahí nos arrastra esta pasión.


Y todas esas veces,
al menos para nosotros,
todas
ha estado tan bien...




Porque lo que de verdad,
de verdad nos gusta,
es hacerlo con vosotros ahí,
mirándonos,
escuchándonos,
sintiendo lo que hacemos.


Qué escándalo...

Pero ojalá eso
fuera posible,
de nuevo.


Y más,
cuando esta vez,
lo haremos
por amor...