viernes, 20 de enero de 2012

El paso de los escritores por Madrid: Las casas y las librerías... ¿Casualidad?





Ya sabéis, a estas alturas no os descubro nada, cuánto me gusta al ir caminando por Madrid, tropezar con algúna fachada o algún rincón donde haya huellas de escritores.

Hoy os traigo algunas de esas placas.

La de arriba es la de la casa donde murió José Zorrilla. Está en Alonso Martinez, según bajas por la calle Santa Bárbara, dirección Gran Vía, te cruzas con la calle Santa Teresa y ahí mismo en la casa que ocupa el núm. 1 está la placa. Curiosamente debajo, compartiendo espacio con el Café Bulevar, está una librería a la que yo tenía que ir algunas veces cuando estaba estudiando Psicología, la librería Paradox, especializada en libros de humanidades. Así que cómo no pensar en cuánto sabrán las paredes de esa casa, que han compartido a Zorrilla en tiempos, con esta librería ahora.




Esta foto de encima del párrafo, ya os la traje al blog, cuando el aniversario del nacimiento de Miguel Mihura. La casa donde nació Miguel Mihura, está en la calle Libertad, en pleno barrio de Chueca. Muy cerca del Café Libertad 8, un lugar que me gusta mucho, donde tantas veces hemos ido a escuchar lecturas, a hacerlas nosotros mismos, o a escuchar a cantautores. ¿Habéis leído la placa ? Está bien ¿eh?




Esta placa que pusieron con ocasión del centenario del nacimiento de León Felipe está en una casa, en pleno barrio de las Letras, en la misma calle Huertas donde hemos ido mil veces a tomarnos algo. Qué acierto hacerla peatonal... Está situada en una casa de la acera de la derecha según subes hacia la Plaza de Santa Ana.





Y por último la de Pío Baroja, que descubrí casi por casualidad en pleno centro de Madrid. Muy, muy cerquita de la puerta del Sol. Enfrente de la entrada donde ponen el Cortilandia del Corte Ingles, hay una Casa del Libro que hace esquina. Pues ahí en esa fachada de la callecita de La Misericordia, núm. 2, entre las ventanas de la librería La casa del Libro, está la placa que tenéis encima. Ahí mismo vivió Pío Baroja, a dos pasos del Monasterio de las Descalzas, muy cerca de la galería de exposiciones de Caja Madrid donde siempre hay exposiciones gratuitas que suelen estar bien, al ladito de Cortilanda... Ménudo sitio...

¿Es una casualidad que varias casas donde han nacido o vivido escritores ahora estén ocupadas por librerías?

La verdad es que da qué pensar...

5 comentarios:

Javier Díaz Gil dijo...

Bien chula esta entrada.
Rocío, tienes un blog de lujo.
Un beso

Rocío Díaz Gómez dijo...

Millones de gracias Javier!! tú sí que eres un lujo, aunque suene cursi y pelotero... No me importa, porque no es más que la absoluta verdad. Un abrazo

Iñaki dijo...

Debe ser, Rocío, porque esos espíritus tan tenaces que allí vivieron o nacieron siguen influyendo en el destino de los edificios, y seguro que han preferido favorecer la instalación de una librería a la de una pescadería, pongo por caso. Quizá, aunque no podamos verlos, se entretengan rebuscando novedades en los estantes de las librerías o releyendo alguna nueva edición de sus obras...
Por cierto, yo nací muy cerquita de la casa donde nació Miguel de Unamuno, y jugué muchísimo con mis hermanos en la plaza que ahora lleva su nombre (en aquella época llevaba otro que prefiero no recordar).
Últimamente estoy un poco liado de trabajo (apenas puedo comer mi manzana de las once) y te tengo un poco descuidada, pero será por poco tiempo. He comenzado la semana pasada uno de esos talleres literarios que te comenté, así que el poquito tiempo que me sobra lo dedico a hacer los deberes que me mandan.
Estoy de acuerdo con Javier, y te envío un abrazo muy fuerte que te ánimos para continuar con el blog.
Hasta pronto

Rocío Díaz Gómez dijo...

Iñaki!! qué alegría, te echaba de menos... Podría ser un relato lo que cuentas de los espíritus de las casas y las librerias... Qué bonito. ¿Sigues viviendo cerca de la casa donde nació Miguel de Unamuno? Si sigues cerca o pasas por allí, si puedes haz algún día una foto y me la mandas para el blog. Me gustará mucho. Espero que muy pronto tengas tiempo para tu manzana de las once y de paso ya para escribirme en ese ratito, me gustan esos correos de descanso. Ya me contarás más despacio tu experiencia con el taller literario, me interesa mucho, mucho, ya lo sabes: qué te dicen, los deberes.. dónde, cuándo, cómo... todo. No sé ahora mismo si tienes mi correo de yahoo, creo que sí, pero por si acaso: rociodiazgomezes@yahoo.es
Escríbeme cuando tengas un rato y me cuentas... Javier ha preguntado un par de veces por tí en Rascamán, me pregunta... ¿Quiéres participar en la exposición Poesario? piénsatelo. Y bueno que me enrollo... Un abrazo Iñaki, Rocío

Iñaki dijo...

Pues nada, como recién nombrado corresponsal de este estupendo blog, aprendiz de cuentista, en toda la zona norte, y aprovechando que hoy sábado he ido a comer donde mi madre, me he acercado hasta la calle Ronda, en el Casco Viejo, y he tomado alguna foto de la casa donde nació Don Miguel(las he sacado con el móvil, así que no esperemos milagros). Hacía además una típica tarde bilbaina, con su sirimiri y todo (y yo sin paraguas, pero todo sea por la causa).
Y no conforme con el reportaje, me propongo en posteriores visitas, cuando tenga un rato, desplazarme hasta la casa de otros ilustres escritores que en mi ciudad hayan nacido(así, a bote pronto, sólo recuerdo a Blas de Otero, pero si te interesan futbolistas o pelotaris, tenemos de sobra).

En fin, que ahora te envío las fotos, Rocío, un beso para la redactora jefa.